No eres tus cir­cuns­tan­cias, eres tus po­si­bi­li­da­des

Opi­nión de ex­per­tos: Fran­cis­co Al­cai­de.

Cinco Días - Executive Excellence - - NEWS -

Uno de los con­cep­tos más im­por­tan­tes al ha­blar de desa­rro­llo per­so­nal es el Sín­dro­me del Es­pe­jo Re­tro­vi­sor (SER), que con­sis­te en mi­rar atrás y sa­car con­clu­sio­nes a fu­tu­ro. Es pen­sar que lo que fue ayer se­gui­rá sien­do igual ma­ña­na. El SER es lo que nos lle­va a vi­vir vi­das pe­que­ñas. Y to­dos —en ma­yor o me­nor me­di­da— pa­de­ce­mos es­te sín­dro­me.

Nues­tro sub­cons­cien­te —que go­bier­na nues­tra vi­da— es una es­pe­cie de es­pe­jo re­tro­vi­sor que re­vi­ve y re­crea con­ti­nua­men­te nues­tro pa­sa­do. Cree­mos erró­nea­men­te que so­mos el que éra­mos, lo cual li­mi­ta nues­tro po­ten­cial en el pre­sen­te, a raíz de las li­mi­ta­cio­nes de nues­tro pa­sa­do. En con­se­cuen­cia, ca­da de­ci­sión que to­ma­mos vie­ne de­ter­mi­na­da por el fil­tro de las li­mi­ta­cio­nes de nues­tras ex­pe­rien­cias pa­sa­das.

De los 60.000 pen­sa­mien­tos que te­ne­mos a lo lar­go del día, más del 95% se re­pi­ten (y son ne­ga­ti­vos): ‘no soy bueno’, ‘no soy ca­paz’, ‘ellos son me­jo­res’, ‘ellos han te­ni­do suer­te’, ‘a mí na­da me sa­le bien’, ‘yo sue­lo te­ner ma­la suer­te’... Y el pro­ble­ma es que nues­tra for­ma de pen­sar de­ter­mi­na nues­tra for­ma de ac­tuar, y por tan­to, lo que con­se­gui­mos o no con­se­gui­mos.

Al ha­blar de desa­rro­llo per­so­nal, una de las co­sas más im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta es que nues­tro pa­sa­do no es fu­tu­ro; nues­tro pre­sen­te es nues­tro fu­tu­ro. Y nues­tro pre­sen­te es el con­jun­to de de­ci­sio­nes y ac­cio­nes que to­ma­mos to­dos los días cuan­do nos le­van­ta­mos de la ca­ma por la ma­ña­na. No im­por­ta tu pa­sa­do si es­tás dis­pues­to a cons­truir tu fu­tu­ro. Lo im­por­tan­te no es dón­de una per­so­na es­ta­ba ni dón­de es­tá, sino dón­de quie­re lle­gar a es­tar, por­que lo que co­nec­ta dón­de es­tá con dón­de quie­re lle­gar a es­tar es su ca­pa­ci­dad de apren­der.

Siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de cam­biar por­que siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de apren­der. Tú no eres tus cir­cuns­tan­cias, eres tus po­si­bi­li­da­des. Tus cir­cuns­tan­cias ac­tua­les de­ter­mi­nan dón­de co­mien­zas pe­ro no dón­de aca­bas. Si quie­res de­jar atrás el pa­sa­do y su­pe­rar tus li­mi­ta­cio­nes tie­nes que de­jar de vi­vir con tu es­pe­jo re­tro­vi­sor y em­pe­zar a vis­lum­brar una vi­da de po­si­bi­li­da­des.

La pre­gun­ta —la úni­ca pre­gun­ta re­le­van­te— que de­bes ha­cer­te es la si­guien­te: ¿Es­toy dis­pues­to a com­pro­me­ter­te y ha­cer lo que ha­ya que ha­cer sin nin­gún ti­po de ex­cu­sas para lle­gar don­de quie­ro lle­gar?

Y so­lo tú pue­des res­pon­der­la con sin­ce­ri­dad. Pue­des con­se­guir y lle­gar don­de quie­ras lle­gar, pe­ro hay al­go que es im­por­tan­te sa­ber: tu vi­da no me­jo­ra por azar, tu vi­da me­jo­ra por cam­biar. Si quie­res que tu vi­da me­jo­re, tú tie­nes que me­jo­rar.

Nues­tra vi­da es el re­sul­ta­do de nues­tros há­bi­tos, y los há­bi­tos so­lo se cons­tru­yen por re­pe­ti­ción, a ba­se de ha­cer una y otra vez el mis­mo com­por­ta­mien­to has­ta in­terio­ri­zar­lo. Y para ello se exi­ge dis­ci­pli­na cons­tan­te e in­te­li­gen­te: ha­cer lo que se tie­ne que ha­cer aun­que no ape­tez­ca; ha­cer lo que se tie­ne que ha­cer apli­can­do la re­gla de ce­ro ex­cu­sas. Y ade­más, la dis­ci­pli­na es siem­pre un con­cep­to aso­cia­do a me­dio y lar­go pla­zo. No se tra­ta de ir a cla­ses de chino las tres pri­me­ras se­ma­nas, sino que cuan­do pa­se un año, uno con­ti­núe yen­do a cla­ses de chino. Abun­dan las ‘per­so­nas ga­seo­sa’, que ini­cian con mu­cha fuer­za al­gu­na ac­ti­vi­dad, y al po­co tiem­po se des­in­flan. Los es­fuer­zos irre­gu­la­res no pro­du­cen re­sul­ta­dos.

Una de las fra­ses más pe­li­gro­sas para tu desa­rro­llo per­so­nal –y que to­dos nos he­mos di­cho al­gu­na vez– es: ‘por un día no pa­sa na­da’. Pe­ro sí, sí pa­sa. El día que de­jas de prac­ti­car un buen há­bi­to te em­pie­zas a ins­ta­lar en uno ma­lo. Has em­pe­za­do a crear una ten­den­cia, pe­que­ña, pe­ro una ten­den­cia, al fin y al ca­bo, ne­ga­ti­va. Nues­tro tenista más in­ter­na­cio­nal, Ra­fa Na­dal, lo ilus­tra­ba per­fec­ta­men­te du­ran­te una en­tre­vis­ta: «La ver­da­de­ra prue­ba se pro­du­ce esas ma­ña­nas que des­pier­tas y lo que me­nos deseas es le­van­tar­te y en­tre­nar sa­bien­do que vas a te­ner que tra­ba­jar muy du­ro

Dón­de es­tás es el re­sul­ta­do de quién eras, pe­ro a dón­de va­yas de­pen­de úni­ca­men­te de quién eli­jas ser

y que vas a su­dar a ma­res. Es po­si­ble que por un mo­men­to se es­ta­blez­ca un de­ba­te en tu men­te: ‘¿Y si me lo sal­to hoy, so­lo por es­ta vez?’ Pe­ro no es­cu­chas el can­to de si­re­na que sue­na en tu men­te, por­que sa­bes que de ese mo­do aca­bas ca­yen­do por una pen­dien­te pe­li­gro­sa. Si fla­queas una vez, fla­quea­rás más ve­ces».

Las ten­ta­cio­nes siem­pre exis­ten: quie­nes las ven­cen, avan­zan en la vi­da; quie­nes se de­jan ven­cer por ellas, se es­tan­can. To­do es po­si­ble, pe­ro na­da es gra­tui­to. Sí, el pro­ce­so due­le. Sí, la tra­ve­sía del de­sier­to hay que pa­sar­la. Sí, es más có­mo­do ha­cer lo que a uno le ape­te­ce en ca­da mo­men­to. Lo có­mo­do y fá­cil es siem­pre la al­ter­na­ti­va más se­duc­to­ra para el ser hu­mano, pe­ro ese ca­mino no con­du­ce a nin­gún pa­ra­je in­tere­san­te. Jim Rohn, uno de los re­fe­ren­tes del desa­rro­llo per­so­nal, siem­pre de­cía: «O pa­gas el pre­cio de la dis­ci­pli­na, o pa­gas el do­lor del arre­pen­ti­mien­to. El do­lor de la dis­ci­pli­na pe­sa ki­los; el do­lor del arre­pen­ti­mien­to pe­sa to­ne­la­das».

Ca­da vez que ha­ces lo có­mo­do y fá­cil en lu­gar de lo co­rrec­to y ne­ce­sa­rio es­tás dan­do for­ma a tu iden­ti­dad y per­so­na­li­dad para mal. Se siem­bran ac­tos y se re­co­gen há­bi­tos —buenos (vir­tu­des) o ma­los (vi­cios)— que van con­fi­gu­ran­do si­len­cio­sa­men­te nues­tra vi­da para me­jor (peor). Los há­bi­tos buenos nos con­vier­ten en per­so­nas po­de­ro­sas; los há­bi­tos ma­los nos con­vier­ten en per­so­nas dé­bi­les.

Ade­más, la dis­ci­pli­na no so­lo es im­por­tan­te a la ho­ra de cons­truir há­bi­tos, sino tam­bién a la ho­ra de man­te­ner­los. Al­go que mu­cha gen­te ol­vi­da es que los há­bi­tos igual que se ad­quie­ren, se pier­den. Si uno es dis­ci­pli­na­do para ir al gim­na­sio y po­ner­se en for­ma, y cuan­do es­tá en for­ma de­ja de ir al gim­na­sio, el múscu­lo pier­de vo­lu­men; si uno ha­bla muy bien in­glés, y de­ja de prac­ti­car­lo, uno se sien­te po­co ágil; si uno ha­bla en pú­bli­co y de­ja de ha­cer­lo, em­pie­za a sen­tir­se in­có­mo­do... Y así pa­sa con to­do.

Tu ma­yor alia­do es la dis­ci­pli­na; y tu ma­yor enemigo es la pe­re­za. Tú de­ci­des a qué quie­res ju­gar: si al jue­go de la ‘me­dio­cri­dad’ o al jue­go del ‘ga­na­dor’. Es tu res­pon­sa­bi­li­dad de­ci­dir y es tu res­pon­sa­bi­li­dad ac­tuar. El gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad que acep­tes de to­do lo que te pa­sa en la vi­da es in­di­ca­ti­vo de tu gra­do de po­der per­so­nal. No vi­vas por de­ba­jo de tus po­si­bi­li­da­des, in­vier­te en tu desa­rro­llo per­so­nal y vi­ve la vi­da que quie­res. En re­su­men: dón­de es­tás es el re­sul­ta­do de quién eras, pe­ro a dón­de va­yas de­pen­de úni­ca­men­te de quién eli­jas ser n Tu ca­pa­ci­dad de apren­der es tu ac­ti­vo más va­lio­so, y la me­jor for­ma de apren­der es ‘apren­dien­do de los me­jo­res’, de aque­llos que ya han lle­ga­do don­de tú tam­bién quie­res lle­gar.

‘Apren­dien­do de los me­jo­res’ (Alien­ta) –ya en su 11ª edi­ción, más de 25.000 ejem­pla­res ven­di­dos y úni­co li­bro de un au­tor es­pa­ñol en­tre los 25 me­jo­res li­bros de ne­go­cios y desa­rro­llo per­so­nal a ni­vel in­ter­na­cio­nal– re­co­ge en un so­lo li­bro to­das las cla­ves del éxi­to de 50 co­no­ci­das re­co­no­ci­das per­so­na­li­da­des –diez por ca­da una de ellas– con el co­rres­pon­dien­te aná­li­sis por par­te del au­tor en torno a cin­co te­mas: Desa­rro­llo Per­so­nal, Em­pren­di­mien­to, Li­de­raz­go y Ma­na­ge­ment, Li­ber­tad Fi­nan­cie­ra y Es­pi­ri­tua­li­dad.

En la obra se pue­de apren­der de em­pre­sa­rios (Aman­cio Or­te­ga o Ri­chard Bran­son), di­rec­ti­vos (Jack Welch o Bill Ga­tes), spea­kers (Ant­hony Rob­bins o Brian Tracy), ex­per­tos in­ver­so­res (Ro­bert Ki­yo­sa­ki o Wa­rren Buf­fet) o fi­gu­ras que han de­ja­do hue­lla en la his­to­ria (Nel­son Man­de­la o la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta), en­tre otros mu­chos.

Tu vi­da no me­jo­ra por azar, me­jo­ra por cam­biar. Si quie­res que tu vi­da me­jo­re, tú tie­nes que me­jo­rar No im­por­ta tu pa­sa­do si es­tás dis­pues­to a cons­truir tu fu­tu­ro

www.apren­dien­do­de­los­me­jo­res.es

Opi­nión de ex­per­tos / Fran­cis­co Al­cai­de Her­nán­dez, con­fe­ren­cian­te, es­cri­tor y for­ma­dor en li­de­raz­go y mo­ti­va­ción. Au­tor de Apren­dien­do de los me­jo­res (11ª edic.) y Tu fu­tu­ro es HOY (2ª edic.). www.apren­dien­do­de­los­me­jo­res.es | www.tu­fu­tu­roes­hoy.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.