¿Leal­tad di­gi­tal en los ser­vi­cios de sa­lud?

Opi­nión de ex­per­tos: Pa­blo Sán­chez Cas­si­ne­llo.

Cinco Días - Executive Excellence - - NEWS - Fotos de Da­niel San­ta­ma­ría

De­sen­mas­ca­rar el au­to­en­ga­ño de la UE no sig­ni­fi­ca en ab­so­lu­to ne­gar que cons­ti­tu­ye un pro­yec­to en­co­mia­ble

Si al­go ca­rac­te­ri­za al economista Don­ges es su ca­pa­ci­dad para apor­tar luz so­bre te­mas com­ple­jos. Co­mo ya hi­cie­ra en el pa­sa­do abor­dan­do el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción o re­vi­san­do crí­ti­ca­men­te las pers­pec­ti­vas de la Eu­ro­zo­na, en su úl­ti­ma vi­si­ta a la Fun­da­ción Rafael del Pino, el 17 de no­viem­bre de 2016, ofre­ció una con­fe­ren­cia ba­jo el tí­tu­lo: “Tras el sí al Bre­xit, un no al au­to­en­ga­ño de la UE”.

Para Don­ges, los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos han de asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des y en­ten­der la ur­gen­cia de re­con­du­cir la UE ha­cia plan­tea­mien­tos rea­lis­tas, ya que “la al­ter­na­ti­va es la de­ca­den­cia de la UE y la vuel­ta a un Con­ti­nen­te con fron­te­ras na­cio­na­les, lo cual com­por­ta­ría un enor­me da­ño para la eco­no­mía (cos­tes), la sociedad (pér­di­da de bie­nes­tar) y la con­vi­ven­cia en­tre los pue­blos (con­flic­tos)”. Con­ver­sa­mos con él, tras su con­fe­ren­cia, para en­ten­der la com­ple­ji­dad de la Eu­ro­pa ac­tual y co­no­cer sus pro­pues­tas.

EXE­CU­TI­VE EX­CE­LLEN­CE: El Dic­cio­na­rio Ox­ford ha de­cla­ra­do pa­la­bra del año al tér­mino “post-truth” (post-ver­dad): “Re­la­ti­vo a o de­no­tan­do cir­cuns­tan­cias en las que he­chos ob­je­ti­vos son me­nos in­flu­yen­tes en la for­ma­ción de la opi­nión pú­bli­ca que la ape­la­ción a la emo­ción y a la creen­cia per­so­nal”. Es­ta elec­ción ha es­ta­do mo­ti­va­da, en par­te, por la gran no­to­rie­dad ad­qui­ri­da gra­cias al Bre­xit y a Do­nald Trump. La des­ho­nes­ti­dad en la po­lí­ti­ca no es na­da nue­vo, pe­ro sí re­sul­ta más alar­man­te el in­cre­men­to de la men­ti­ra y los efec­tos que es­ta pue­de te­ner so­bre nues­tra sociedad. ¿Es­tá de­jan­do de rei­nar el sen­ti­do co­mún en la UE? JUER­GEN B. DON­GES: No sé si ha de­ja­do de rei­nar el sen­ti­do co­mún, pe­ro ten­go la per­cep­ción de que mu­chos po­lí­ti­cos en nu­me­ro­sos paí­ses –co­mo aho­ra se ha ma­ni­fes­ta­do en In­gla­te­rra y en Es­ta­dos Uni­dos, y que en 2017 se po­dría re­ve­lar en otros paí­ses eu­ro­peos que afron­tan elec­cio­nes– pro­me­ten a la gen­te de­ma­sia­do, y lue­go to­man de­ci­sio­nes que o no se en­tien­den o son con­tra­rias a lo anun­cia­do.

De en­tre to­dos los ejem­plos, el que más me in­quie­ta es el de la con­ti­nua in­frac­ción de re­glas en la UE y en la zo­na eu­ro, al­go de lo que se apro­ve­chan mu­chos po­pu­lis­tas. El ac­tual par­ti­do de la ex­tre­ma de­re­cha ale­mán –Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia, AfD’– na­ció de la mano de un apre­cia­do ca­te­drá­ti­co de Ma­cro­eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ham­bur­go co­mo pro­tes­ta con­tra los pro­gra­mas de res­ca­te para paí­ses del eu­ro ex­ce­si­va­men­te en­deu­da­dos, em­pe­zan­do con Gre­cia en ma­yo de 2010. Es­to es­tá prohi­bi­do en el Tra­ta­do de Maas­tricht, con buen cri­te­rio, co­mo re­cuer­do muy bien de las ne­go­cia­cio­nes cuan­do se acor­dó es­to. La idea en­ton­ces era que los go­bier­nos prio­ri­za­ran siem­pre, con in­de­pen­den­cia de otros in­tere­ses, la im­por­tan­cia que tie­ne la sos­te­ni­bi­li­dad de las cuen­tas pú­bli­cas para afian­zar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la crea­ción de em­pleo; y es al­go que se es­tá in­frin­gien­do una vez tras otra. La úl­ti­ma, tras no ha­ber mul­ta­do a Es­pa­ña por in­cum­plir sus ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co, se­gún el pac­to eu­ro­peo de es­ta­bi­li­dad fis­cal fir­ma­do por to­dos. No pue­de ser que por un la­do los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno se reúnan y ru­bri­quen acuer­dos, pe­ro lue­go se com­por­ten con­tra­rios a ellos.

Creo que la po­lí­ti­ca vi­ve en un mun­do par­ti­cu­lar, que ha per­di­do el con­tac­to con la ciu­da­da­nía y que a ve­ces da pa­sos de­ma­sia­do rá­pi­do, co­mo ha su­ce­di­do con las am­plia­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea ha­cia el Es­te. Al fi­nal se crea un cal­do de cul­ti­vo fa­vo­ra­ble para el po­pu­lis­mo, que re­du­ce to­dos los te­mas a fór­mu­las muy sim­ples, que lle­gan al ciu­da­dano, aun­que in­clu­so sean muy ab­sur­das y en rea­li­dad no re­suel­van los pro­ble­mas, que son muy com­ple­jos. Por eso es fun­da­men­tal que los po­lí­ti­cos ha­gan mu­chí­si­ma más pe­da­go­gía y se con­cen­tren en ha­cer en­ten­der los as­pec­tos esen­cia­les.

La ma­yo­ría de los eu­ro­dipu­tados se sien­ten y com­por­tan más co­mo re­pre­sen­tan­tes de los in­tere­ses de su país de ori­gen que co­mo eu­ro­peís­tas con ob­je­ti­vos co­mu­nes

E.E.: El pre­mio No­bel y psi­có­lo­go Da­niel Kah­ne­man di­ce que las per­so­nas ten­de­mos a evi­tar to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes y he­chos que ha­cen tra­ba­jar nues­tro ce­re­bro, lo que él de­no­mi­na “cog­ni­ti­ve ea­se” (que po­dría­mos tra­du­cir co­mo “va­gan­cia cog­ni­ti­va”). ¿Por eso acep­ta­mos tan­tas fal­se­da­des? ¿Po­dría ex­pli­car es­to los “sor­pren­den­tes” re­sul­ta­dos de los úl­ti­mos re­fe­rén­dums?

J.B.D.: In­sis­to en que es fun­da­men­tal có­mo ex­pli­ca­mos los te­mas para que lle­guen a la po­bla­ción. En mi opi­nión, la po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción del go­bierno de Ra­joy en su pri­me­ra le­gis­la­tu­ra ha si­do in­su­fi­cien­te, mien­tras que un ejem­plo de bue­na la­bor pe­da­gó­gi­ca en Es­pa­ña fue la del economista y po­lí­ti­co Enrique Fuen­tes Quin­ta­na en los tiem­pos de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Él fue uno de los ar­tí­fi­ces de los Pac­tos de la Mon­cloa y de la re­for­ma eco­nó­mi­ca y fis­cal del país. Re­cuer­do cuan­do ex­pli­ca­ba en te­le­vi­sión las de­ci­sio­nes que se es­ta­ban to­man­do, y lo que im­pli­ca­ban, para que to­do el mun­do las en­ten­die­se. O pos­te­rior­men­te las ex­pli­ca­cio­nes so­bre la gran re­for­ma tri­bu­ta­ria del en­ton­ces mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fer­nán­dez Or­dó­ñez. Gra­cias a es­to, los es­pa­ño­les apren­die­ron por qué ha­bía que pa­gar im­pues­tos, y creo que hoy es al­go que to­dos com­pren­den.

Fue un au­to­en­ga­ño creer que el eu­ro, por sí so­lo, lle­va­ría el bie­nes­tar eco­nó­mi­co a to­dos los rin­co­nes del área mo­ne­ta­ria

Tam­bién re­cuer­do a Kohl en Ale­ma­nia, a prin­ci­pios de los años

80, ha­cien­do cam­pa­ña elec­to­ral para ex­pli­car por qué te­nía­mos que “apre­tar­nos el cin­tu­rón”.

To­do el mun­do lo en­ten­dió, y Ale­ma­nia sa­lió de la cri­sis. Al­guien po­dría de­cir que es­to tam­bién era po­pu­lis­mo, pe­ro en nin­gún ca­so era de­ma­gó­gi­co ni agi­ta­dor, sino al­go fruc­tuo­so.

En­tien­do que re­quie­re un es­fuer­zo tre­men­do, pe­ro hay que ha­cer­lo. A pe­sar de que Mat­teo Ren­zi lle­va­ba un año ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, los ita­lia­nos nun­ca en­ten­die­ron para qué ser­vía su re­fe­rén­dum, por­que Ren­zi y los su­yos fue­ron in­ca­pa­ces de ex­pli­car­lo de for­ma in­te­li­gi­ble.

Per­so­nal­men­te, nun­ca he si­do par­ti­da­rio de los re­fe­rén­dums, y así lo he ma­ni­fes­ta­do siem­pre. Creo que se pres­ta a la ma­ni­pu­la­ción de ca­da uno, no so­lo por có­mo se for­mu­le la pre­gun­ta sino por­que la gen­te apro­ve­cha para dar su opi­nión so­bre el go­bierno en ge­ne­ral, y no para dar su res­pues­ta so­bre el asun­to del re­fe­ren­do. Otro ries­go es con­vo­car­lo con un pu­ro ob­je­ti­vo elec­to­ra­lis­ta, co­mo hi­zo Ca­me­ron. Sin em­bar­go, sí con­si­de­ro que es una prác­ti­ca que fun­cio­na en paí­ses que lo han usa­do tra­di­cio­nal­men­te para to­mar de­ci­sio­nes con­cre­tas, co­mo Sui­za.

E.E.: ¿Có­mo in­ter­pre­ta el sí al Bre­xit? J.B.D.: No es un fe­nó­meno sin­gu­lar ni que no va­ya a afec­tar a otros Es­ta­dos, sino que es fru­to del de­sen­can­to del pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea –que ha si­do al­go muy va­lio­so des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro hoy la gen­te no se sien­te vin­cu­la­da a él–.

Tam­po­co se en­tien­de por qué pi­lló a to­dos por sor­pre­sa, por­que hu­bo bas­tan­te cam­pa­ña y dis­cu­sión. Pa­re­ce que ni la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ni el Par­la­men­to Eu­ro­peo to­ma­ron en se­rio a los po­pu­lis­tas bri­tá­ni­cos que pre­co­ni­za­ban la rup­tu­ra con Eu­ro­pa; la can­ci­ller Mer­kel y el pre­si­den­te Ho­llan­de, tam­po­co.

Con in­de­pen­den­cia de los efec­tos eco­nó­mi­cos del sí al Bre­xit y de las fu­tu­ras re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, lo más re­le­van­te para el fu­tu­ro de la UE es que sus di­ri­gen­tes to­men no­ta de que el re­fe­rén­dum ha des­en­mas­ca­ra­do el au­to­en­ga­ño al que se han ve­ni­do en­tre­gan­do por sis­te­ma, y que de aho­ra en ade­lan­te tie­nen opor­tu­ni­dad de co­rre­gir. E.E.: ¿A qué au­to­en­ga­ño se re­fie­re? J.B.D.: Li­mi­tán­do­me a la eco­no­mía y no en­tran­do en los cam­pos de de­fen­sa, se­gu­ri­dad y po­lí­ti­ca ex­te­rior –don­de la UE en su con­jun­to tam­po­co ac­túa con efi­ca­cia–, de­tec­to va­rios “es­pe­jis­mos”.

El pri­me­ro es creer que el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea es irre­ver­si­ble, co­mo tam­bién lo era con res­pec­to al eu­ro. Con el Bre­xit es­te mi­to se ha ro­to de un plu­ma­zo. La Eu­ro­zo­na to­da­vía se ha sal­va­do, pe­ro las dis­cre­pan­cias fun­da­men­ta­les en­tre los paí­ses del cen­tro/

Se ha­bla de com­pe­ten­cia des­leal de Ir­lan­da, pe­ro na­die im­pi­de a nin­gún Es­ta­do ba­jar sus im­pues­tos y te­ner esa ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va

norte y sur so­bre los re­qui­si­tos de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y de efi­cien­cia mi­cro­eco­nó­mi­ca (mer­ca­dos, ins­ti­tu­cio­nes) ha­cen que exis­ta un ries­go real so­bre una im­plo­sión de la zo­na eu­ro.

Otro au­to­en­ga­ño es creer que se pue­de con­fi­gu­rar y de­cre­tar des­de arri­ba –por el Con­se­jo Eu­ro­peo de Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno, sin con­tar con los sen­ti­mien­tos y las idio­sin­cra­sias de los ciu­da­da­nos– una unión po­lí­ti­ca en­tre los di­fe­ren­tes Es­ta­dos miem­bros. Me pre­gun­to quién quie­re esa unión po­lí­ti­ca.

La rea­li­dad es que 65 años des­pués de ha­ber­se ini­cia­do el pro­ce­so de la in­te­gra­ción eu­ro­pea en lo eco­nó­mi­co, no exis­te un pue­blo eu­ro­peo en sen­ti­do es­tric­to. Los ale­ma­nes se sien­ten en pri­mer lu­gar ale­ma­nes, los fran­ce­ses lo su­yo, tam­bién los es­pa­ño­les, aun­que en al­gu­nas Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas ni eso. Tam­po­co hay una opi­nión pú­bli­ca eu­ro­pea en for­ma de la lla­ma­da vo­lon­té gé­né­ra­le que pue­da guiar el dis­cur­so po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co para Eu­ro­pa y for­ta­le­cer a ni­vel su­pra­na­cio­nal el sis­te­ma de con­tro­les y equi­li­brios (checks and ba­lan­ces) para mi­ni­mi­zar los erro­res de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

En las cam­pa­ñas elec­to­ra­les al Par­la­men­to Eu­ro­peo ape­nas hay un de­ba­te so­bre te­mas eu­ro­peos; lo ha­bi­tual es re­pro­du­cir los de­ba­tes na­cio­na­les en­tre los par­ti­dos en el Go­bierno y los de la opo­si­ción; y los eu­ro­dipu­tados se sien­ten y com­por­tan más co­mo re­pre­sen­tan­tes de los in­tere­ses de su país de ori­gen que co­mo eu­ro­peís­tas que se ol­vi­dan de su pa­sa­por­te y tra­ba­jan para ob­je­ti­vos co­mu­nes (con una que otra ex­cep­ción).

El ter­cer au­to­en­ga­ño es creer que el eu­ro se­ría un pro­yec­to de la con­cor­dia y la coope­ra­ción en­tre los Es­ta­dos miem­bros y que, por sí so­lo, lle­va­ría el bie­nes­tar eco­nó­mi­co a to­dos los rin­co­nes del área mo­ne­ta­ria. Mu­chos eco­no­mis­tas, apli­can­do la teo­ría de las áreas mo­ne­ta­rias óp­ti­mas, ad­ver­ti­mos en su día de los ries­gos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que en­tra­ña­ría la apli­ca­ción de so­lo los cin­co cri­te­rios de con­ver­gen­cia no­mi­nal es­ta­ble­ci­dos en el Tra­ta­do de Maas­tricht, y nin­guno de con­ver­gen­cia real que hu­bie­ra guia­do me­jor la se­lec­ción de paí­ses ap­tos para la mo­ne­da úni­ca. Pe­ro los po­lí­ti­cos, el can­ci­ller Kohl el pri­me­ro, hi­cie­ron ca­so omi­so a las ad­ver­ten­cias y nos con­si­de­ra­ron unos agua­fies­tas. La ex­pe­rien­cia nos ha da­do la ra­zón.

La amal­ga­ma bu­ro­crá­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas es eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te y per­ci­bi­da por em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos co­mo fuen­te de in­je­ren­cias no desea­das

El cuar­to es­pe­jis­mo es creer que el Mer­ca­do Úni­co Eu­ro­peo so­la­men­te pue­de fun­cio­nar si se ex­tien­de so­bre él una red de di­rec­ti­vas eu­ro­peas que lo ar­mo­ni­zan to­do “des­de arri­ba”. Los eco­no­mis­tas li­be­ra­les abo­ga­mos por la ar­mo­ni­za­ción de re­gu­la­cio­nes y nor­mas “des­de aba­jo”, pe­ro a tra­vés de la com­pe­ten­cia de sis­te­mas a par­tir de unos es­tán­da­res co­mu­nes mí­ni­mos, por­que nin­gún go­bierno ni tam­po­co la Co­mi­sión Eu­ro­pea o los eu­ro­dipu­tados pue­den sa­ber cuá­les son los me­jo­res sis­te­mas tri­bu­ta­rios y re­gu­la­to­rios para sus­ten­tar las eco­no­mías. Tie­ne gra­cia que se cri­ti­que a Ir­lan­da por te­ner im­pues­tos ba­jos y se ha­ble de com­pe­ten­cia des­leal. Na­die im­pi­de a nin­gún Es­ta­do ba­jar sus im­pues­tos, pe­ro hay una gran pre­sión para que los ir­lan­de­ses se des­ha­gan de esa ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Cuan­do nos plan­tea­mos la com­pe­ten­cia en­tre sis­te­mas, lo que pre­do­mi­na es ar­mo­ni­zar­lo to­do des­de arri­ba, pe­ro na­die sa­be cuál es el me­jor sis­te­ma. La con­se­cuen­cia de es­te au­to­en­ga­ño es una im­pre­sio­nan­te amal­ga­ma bu­ro­crá­ti­ca en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, al­go eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te y per­ci­bi­da por em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos co­mo fuen­te de in­je­ren­cias no desea­das en sus asun­tos.

Ade­más, el po­pu­lis­mo an­ti-eu­ro­peo en di­fe­ren­tes Es­ta­dos miem­bros tie­ne

La UE ca­re­ce hoy de fia­bi­li­dad y pre­dic­ti­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra para sus so­cios Si EE.UU. apli­ca­se el pro­tec­cio­nis­mo, y le si­guie­ran otros paí­ses, se echa­ría a per­der uno de los lo­gros más be­ne­fi­cio­sos de los úl­ti­mos 50 años, co­mo es la aper­tu­ra de mer­ca­dos

en es­ta bu­ro­cra­ti­za­ción una de sus raí­ces, y por su­pues­to no cuen­tan que la ma­yor par­te de las re­gu­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias no son un in­ven­to de los eu­ró­cra­tas, sino pro­pi­cia­das por los go­bier­nos, es­pa­ñol y ale­mán in­clui­dos.

E.E.: Ya ha ci­ta­do cua­tro au­to­en­ga­ños..., ¿aún que­dan más?

J.B.D.: Al­guno más. Otro es­pe­jis­mo es creer que para con­ver­tir la UE en el es­pa­cio eco­nó­mi­co “más com­pe­ti­ti­vo y di­ná­mi­co del mun­do” bas­ta­ba con acor­dar­lo en Cum­bres Eu­ro­peas, co­mo si en una eco­no­mía de mer­ca­do la ac­ti­vi­dad fun­cio­na­ra a gol­pe de vo­lun­ta­ris­mos po­lí­ti­cos y ejer­ci­cios key­ne­sia­nos; cuan­do to­do de­pen­de de lo que de­ci­dan y ha­gan los em­pren­de­do­res en ma­te­ria de in­ver­sión y de I+D+i, es de­cir, si tie­nen un es­pí­ri­tu schum­pe­te­riano y no te­men la com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos. Crear un en­torno po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co afa­ble es cru­cial, y aquí nues­tros go­bier­nos de­jan bas­tan­te que desear. Por eso la Eu­ro­zo­na ca­re­ce de di­na­mis­mo eco­nó­mi­co. Mu­chos ciu­da­da­nos de­cep­cio­na­dos, los brei­xi­teers los pri­me­ros, cri­ti­can la in­ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos para ha­cer una bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca a me­dio pla­zo.

Ade­más, la cri­sis de los re­fu­gia­dos ha pues­to de ma­ni­fies­to la im­po­si­bi­li­dad de la UE para tra­mi­tar efi­caz­men­te so­li­ci­tu­des de asi­lo po­lí­ti­co o de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal por par­te de per­so­nas de paí­ses ter­ce­ros (o apá­tri­das), otro au­to­en­ga­ño más. Ca­da go­bierno ha­ce lo que con­si­de­ra opor­tuno des­de una pers­pec­ti­va pu­ra­men­te na­cio­nal (elec­to­ra­lis­ta), y los paí­ses del Es­te no quie­ren ni oír ha­blar de una coope­ra­ción in­ter­eu­ro­pea. Es­tos com­por­ta­mien­tos han pues­to a la UE con­tra las cuer­das. El Acuer­do de Schen­gen es­tá en el ai­re, y con ello el fu­tu­ro del Mer­ca­do Úni­co Eu­ro­peo, que en lo eco­nó­mi­co es una pie­za an­gu­lar de la UE.

Aho­ra bien, para que no ha­ya ma­len­ten­di­dos, de­sen­mas­ca­rar el au­to­en­ga­ño de la UE no sig­ni­fi­ca en ab­so­lu­to ne­gar que cons­ti­tu­ye un pro­yec­to en­co­mia­ble. Nun­ca en la his­to­ria ha ha­bi­do un pe­río­do de paz tan pro­lo­gan­do co­mo el que los que so­mos ve­te­ra­nos he­mos po­di­do dis­fru­tar des­de que aca­ba­ra la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y es­to hay que man­te­ner­lo.

E.E.: Ha men­cio­na­do la com­pe­ten­cia des­leal en­tre sis­te­mas, y es­te es un te­ma que pre­ci­sa­men­te Do­nald Trump ha te­ni­do co­mo ban­de­ra. Vi­vi­mos en un en­torno su­je­to a una con­ti­nua des­lo­ca­li­za­ción y a una pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, pro­mo­vi­da por el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías –muy po­si­ti­vas para la efi­cien­cia, pe­ro que re­quie­ren ca­da vez de me­nos mano de obra–. ¿Con qué for­ta­le­zas cuen­ta la UE? ¿Es­ta­mos en­tran­do en un círcu­lo vi­cio­so?

J.B.D.: Se­ría un círcu­lo vi­cio­so si no su­pié­se­mos en­con­trar res­pues­tas a es­te te­ma, y te­ne­mos que ser muy cui­da­do­sos con có­mo lo ana­li­za­mos y per­ci­bi­mos. Cuan­do hay com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos, y so­bre to­do cuan­do es glo­ba­li­za­da, siem­pre hay per­de­do­res, es­pe­cial­men­te los tra­ba­ja­do­res de po­ca cua­li­fi­ca­ción. Aquí vie­ne el pri­mer pro­ble­ma, por­que si uno pier­de su pues­to de tra­ba­jo o ve re­du­ci­do su suel­do por la im­por­ta­ción cre­cien­te de pro­duc­tos ba­ra­tos de Chi­na, nos re­be­la­mos con­tra “el ma­lo de la pe­lí­cu­la” y le po­ne­mos un aran­cel –que, por cier­to, no es Trump el que em­pie­za con los aran­ce­les a los chi­nos sino la Co­mi­sión Eu­ro­pea, y es­to es al­go que siem­pre se nos ol­vi­da–; pe­ro si yo pier­do mi pues­to de tra­ba­jo por­que al la­do se me ha co­lo­ca­do otra fá­bri­ca o co­mer­cio, lo to­ma­mos co­mo al­go nor­mal de la eco­no­mía de mer­ca­do. Por cier­to, co­mo con­su­mi­do­res no te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma con com­prar en las tien­das to­do ti­po de pro­duc­tos chi­nos, atraí­dos por los pre­cios com­pa­ra­ti­va­men­te ba­jos.

La com­pe­ten­cia no pue­de dar mar­cha atrás. Aun­que me preo­cu­pan los au­ges del pro­tec­cio­nis­mo, creo que al fi­nal la glo­ba­li­za­ción va se­guir ade­lan­te sim­ple­men­te por­que hay mu­chos paí­ses, no so­lo Chi­na sino tam­bién del mal lla­ma­do ter­cer mun­do, que quie­ren me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da y lle­gar a unos ni­ve­les de pros­pe­ri­dad más ele­va­dos, lo más cer­ca­nos a los nues­tros; tal y co­mo no­so­tros les he­mos en­se­ña­do.

Ade­más, la ofer­ta de la mano de obra de las eco­no­mías en desa­rro­llo es com­ple­ta­men­te elás­ti­ca, y du­ran­te bas­tan­te tiem­po se van a po­der apro­ve­char de sus sa­la­rios, pues son mu­cho más ba­jos que los nues­tros. Por lo tan­to, ol­vi­dé­mo­nos de que­rer com­pe­tir por pre­cios, y cen­tré­mo­nos en otros pa­rá­me­tros: ca­pi­tal hu­mano, tec­no­lo­gía, atri­bu­tos me­dioam­bien­ta­les, ser­vi­cios al clien­te post-ven­ta, etc. A los co­lec­ti­vos que se sien­ten per­de­do­res ya no les po­de­mos so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, si no es a ba­se de apo­yo so­cial o de re­ci­cla­jes vía po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo; pe­ro a los que na­cen hoy, a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, es im­por­tan­tí­si­mo que des­de los co­le­gios, y du­ran­te to­da su for­ma­ción, se ge­ne­re co­no­ci­mien­to. Si real­men­te le da­mos una con­tes­ta­ción vía edu­ca­ción, po­dre­mos dis­fru­tar de un círcu­lo vir­tuo­so.

En al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos, he­mos he­cho ca­so a las eva­lua­cio­nes PISA de la OCDE, y he­mos me­jo­ra­do. Por­que, si hay co­no­ci­mien­to, tam­bién hay ca­pa­ci­dad para adap­tar­se y asu­mir los re­tos de la glo­ba­li­za­ción, y di­luir el des­con­ten­to

La UE de­be per­se­guir sus gran­des ob­je­ti­vos de paz, li­ber­tad y bie­nes­tar

que aho­ra exis­te, pues so­lo se per­ci­be que uno ha per­di­do su pues­to de tra­ba­jo y la cul­pa es de los chi­nos.

Por eso me re­sul­ta sor­pren­den­te que en Es­pa­ña los pa­dres pro­tes­ten por los de­be­res que los ni­ños tie­nen que ha­cer en ca­sa o por­que se les exi­ge de­ma­sia­do, cuan­do no ha­cer­lo con­lle­va­ría se­rios pro­ble­mas para el ni­ño, que no ten­dría las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­ta si, el día de ma­ña­na, cam­bia el en­torno. Y vol­ve­mos al prin­ci­pio de es­ta con­ver­sa­ción: en­ton­ces so­lo ne­ce­si­ta­re­mos a al­guien que se­pa ca­na­li­zar ese des­con­ten­to, y ge­ne­re más po­pu­lis­mo.

Con res­pec­to a la ac­ti­tud de Trump, ten­go una con­fian­za qui­zá de­ma­sia­do in­ge­nua –lo re­co­noz­co–, en el me­ca­nis­mo de check and ba­lan­ces que siem­pre ha fun­cio­na­do en EE.UU.; aun­que me in­qui­ta el pro­tec­cio­nis­mo. Apar­te de que da­ña­ría a Es­ta­dos Uni­dos, si fi­nal­men­te can­ce­la los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, tam­bién afec­ta­ría al res­to de la eco­no­mía. Te­ne­mos que ser sin­ce­ros, por­que aho­ra se le cri­ti­ca por ha­ber di­cho que no le gus­ta el TTIP (por sus si­glas en in­glés, Tran­satlan­tic Tra­de and In­vest­ment Part­ners­hip; un acuer­do co­mer­cial en­tre la Unión Eu­ro­pea y Es­ta­dos Uni­dos), cuan­do los eu­ro­peos he­mos si­do los pri­me­ros en ma­ni­fes­tar­nos en con­tra.

La repu­tación de la UE si­gue ca­yen­do con el es­pec­tácu­lo de desunión con res­pec­to a la fir­ma de unos nue­vos acuer­dos de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién con Ca­na­dá (CETA). Hoy la UE ca­re­ce de fia­bi­li­dad y pre­dic­ti­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra para sus so­cios.

Por otra par­te, la des­lo­ca­li­za­ción es al­go que ya ha te­ni­do lu­gar mu­cho an­tes en Es­ta­dos Uni­dos, en los años 70 y 80, y des­de lue­go no des­pués de los aten­ta­dos de 2001. Lo que su­ce­de es que en mu­chos Es­ta­dos, co­mo Pen­sil­va­nia, no se ha lle­va­do a ca­bo una re­es­truc­tu­ra­ción ha­cia otras ac­ti­vi­da­des, sino que sim­ple­men­te han vis­to có­mo se les ha ido la in­dus­tria y se han em­po­bre­ci­do, pe­ro eso es una con­se­cuen­cia de la de­ja­dez de va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res.

Si EE.UU. apli­ca­se el pro­tec­cio­nis­mo, y le si­guie­ran otros paí­ses, se echa­ría a per­der uno de los lo­gros más gran­des y be­ne­fi­cio­sos de los úl­ti­mos 50 años, co­mo es la aper­tu­ra de mer­ca­dos. Es un asun­to que a mu­chos no les lle­ga,

El nú­cleo a con­ser­var y for­ta­le­cer es el Mer­ca­do Úni­co Eu­ro­peo, in­clui­do el Acuer­do de Schen­gen

pe­ro es esen­cial. Para mí, el gran triun­fo de la in­te­gra­ción eu­ro­pea en lo eco­nó­mi­co es el Mer­ca­do

Úni­co Eu­ro­peo. He­mos crea­do un gran mer­ca­do con mu­cha com­pe­ten­cia que nos be­ne­fi­cia a to­dos, y que aho­ra es­ta­mos po­nien­do en pe­li­gro con el te­ma de los re­fu­gia­dos. No en vano, los fa­vo­ra­bles al Bre­xit pien­san que en las ne­go­cia­cio­nes po­drán man­te­ner el li­bre ac­ce­so a mer­can­cías, ser­vi­cios y ca­pi­ta­les, pe­ro no a per­so­nas, pues ellos quie­ren ce­rrar su mer­ca­do la­bo­ral a in­mi­gran­tes de la UE. Es­to, cla­ro es­tá, la UE no va a acep­tar.

E.E.: La lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es otro de esos ca­pí­tu­los don­de pa­re­ce que la UE tam­bién de­be asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, y no so­lo cul­par a Trump. Ni Es­pa­ña, con la ma­la ges­tión de los cos­tes de la ener­gía so­lar, ni Ale­ma­nia, con su apo­yo al car­bón, pa­re­cen un ejem­plo. ¿Có­mo ana­li­za es­ta si­tua­ción an­ti­té­ti­ca?

J.B.D.: Des­pués del acuer­do del Pa­rís, to­dos nos fe­li­ci­ta­mos; in­clu­so Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na se ha­bían pues­to de acuer­do. Re­cien­te­men­te se reunían en Ma­rrue­cos, don­de en prin­ci­pio to­do es­ta­ba cla­ro y úni­ca­men­te ha­bía que en­trar en de­ta­lle, y el pri­mer go­bierno que tie­ne pro­ble­mas para pre­sen­tar su pro­pio plan de eje­cu­ción es el ale­mán. Es de­cir, pa­re­ce que los gran­des acuer­dos in­ter­na­cio­na­les no sir­ven para mu­cho, cuan­do lue­go lle­ga el mo­men­to de la eje­cu­ción y no se ha­ce lo pac­ta­do.

En cier­to mo­do, la ac­ti­tud de Trump fren­te al acuer­do de Pa­rís nos ha ve­ni­do bien. Él ha afir­ma­do que no le in­tere­sa, pe­ro no­so­tros mis­mos, los eu­ro­peos, ni si­quie­ra he­mos he­cho lo pri­me­ro que acor­da­mos; es de­cir, no cum­pli­mos. Al prin­ci­pio los ale­ma­nes nos sen­ti­mos muy com­pro­me­ti­dos, pe­ro nues­tro plan cli­má­ti­co tie­ne tan­tos ca­bos suel­tos, to­do es­tá ba­sa­do en com­por­ta­mien­tos vo­lun­ta­rios por par­te de las em­pre­sas, que no va a fun­cio­nar.

El go­bierno ale­mán ha di­cho que para 2030 úni­ca­men­te ha­brá co­ches eléc­tri­cos, pe­ro es­to so­lo tie­ne sen­ti­do si po­de­mos ga­ran­ti­zar que to­da la ca­de­na de pro­duc­ción uti­li­ce ener­gía re­no­va­ble,

No es fun­ción del BCE apo­yar a los go­bier­nos con me­di­das no con­ven­cio­na­les que man­ten­gan ar­ti­fi­cial­men­te ba­jas las pri­mas de ries­go Nue­vas am­plia­cio­nes de la UE ha­cia la Pe­nín­su­la Bal­cá­ni­ca y Tur­quía lle­va­rían el gra­do de he­te­ro­ge­nei­dad eco­nó­mi­ca a ni­ve­les in­sos­te­ni­bles

por­que la hue­lla de car­bono de fa­bri­ca­ción del co­che eléc­tri­co es muy ele­va­da. Igual su­ce­de con el cam­bio de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca des­pués del ac­ci­den­te nu­clear de Fu­kus­hi­ma, a fa­vor de la ener­gía re­no­va­ble, pe­ro has­ta hoy ni si­quie­ra se ha de­ci­di­do cla­ra­men­te por dón­de van a ir las re­des de trans­mi­sión de es­ta ener­gía des­de el norte del país –el ori­gen de la ener­gía eó­li­ca– al sur.

Anun­ciar una de­ci­sión para be­ne­fi­ciar­se so­lo del efec­to anun­cio y con­se­guir tran­qui­li­zar a la gen­te, es no pen­sar en el me­dio pla­zo ni en los po­si­bles efec­tos co­la­te­ra­les ad­ver­sos, en­tre ellos la pér­di­da de cre­di­bi­li­dad de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, que es su prin­ci­pal ca­pi­tal.

E.E.: Si­guien­do con los re­co­no­ci­mien­tos, tras el shock del Bre­xit, los di­ri­gen­tes han te­ni­do que asu­mir que el en­tu­sias­mo por el pro­yec­to eu­ro­peo se ha esfumado, y bus­can re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos. ¿Com­par­te las op­cio­nes que se es­tán ba­ra­jan­do para con­se­guir­lo?

J.B.D.: Por una par­te, el dúo con­duc­tor de la UE Ho­llan­de/Mer­kel pro­pug­na el pro­fun­di­zar el pro­ce­so de in­te­gra­ción, tam­bién en ma­te­ria po­lí­ti­ca (con el le­ma de “más Eu­ro­pa”). Es­to equi­va­le a se­guir con el au­to­en­ga­ño de que los eu­ro­peos que­re­mos “más Bru­se­las” y has­ta un Go­bierno co­mu­ni­ta­rio con po­de­res de ver­dad en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y fis­cal, en­tre otras, cuan­do el sen­tir ciu­da­dano es to­do lo con­tra­rio y la UE es­tá in­mer­sa en una cri­sis de con­fian­za.

Por otra par­te, los Es­ta­dos miem­bros del Es­te (gru­po de Vi­se­gra­do), es­pe­cial­men­te Po­lo­nia y Hun­gría, apues­tan por re­ce­tas na­cio­na­lis­tas. Para ellos el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea se re­du­ce a te­ner ac­ce­so a los Fon­dos Es­truc­tu­ra­les, y po­co más. Es co­mo si qui­sie­ran dar ex post la ra­zón a aque­llos que en su día con­si­de­rá­ba­mos que la am­plia­ción de la UE al Es­te era pre­ma­tu­ra.

Lue­go es­tán los paí­ses del Sur, que abo­gan por re­la­jar las re­glas del eu­ro, con­cre­ta­men­te las fis­ca­les res­pec­to del dé­fi­cit pú­bli­co y la deu­da pú­bli­ca per­mi­ti­dos (3% y 60% so­bre el PIB, res­pec­ti­va­men­te) y quie­ren que se man­co­mu­nen a ni­vel eu­ro­peo las deu­das de ca­da uno de los Es­ta­dos miem­bros, mien­tras que los ciu­da­da­nos de otros paí­ses (los ale­ma­nes se­gu­ro) se pre­gun­ta­rán, con ra­zón, por qué de­ben de ava­lar los efec­tos ne­ga­ti­vos de po­lí­ti­cas pre­su­pues­ta­rias o ges­tio­nes ban­ca­rias desa­cer­ta­das con las que na­da tie­nen que ver. En con­clu­sión, nin­gu­na de las tres op­cio­nes lle­va­ría a la UE a buen puer­to.

E.E.: ¿Có­mo en­fo­car en­ton­ces el fu­tu­ro de la Unión?

J.B.D.: Creo que el mo­de­lo para afian­zar el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea de­be ser uno dis­tin­to, ba­sa­do en man­te­ner el nú­cleo de la UE y res­pe­tar los re­gla­men­tos es­ta­ble­ci­dos. Para es­to, ten­go al­gu­nas pro­po­si­cio­nes. En pri­mer lu­gar, aca­bar con el tan arrai­ga­do au­to­en­ga­ño. La UE de­be per­se­guir sus gran­des ob­je­ti­vos de paz, li­ber­tad y bie­nes­tar, con sin­ce­ri­dad, cohe­ren­cia y mu­cha la­bor de pe­da­go­gía ha­cia los ciu­da­da­nos.

Tam­bién hay que rom­per la ru­ti­na de in­frin­gir las nor­mas que sus­ten­tan la zo­na del eu­ro (co­mo pla­nes de res­ca­te a paí­ses in­sol­ven­tes, el no mul­tar a Es­pa­ña y Por­tu­gal por in­cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pú­bli­co, el atri­buir­se por par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea la fun­ción de una au­to­ri­dad fis­cal para la Eu­ro­zo­na y dar por aca­ba­das las po­lí­ti­cas de ajus­te pre­su­pues­ta­rio, etc.). Es de­cir, lo acor­da­do, acor­da­do es­tá, y quien no quie­ra acep­tar las re­glas es­tá en su de­re­cho a aban­do­nar la UE (o la Eu­ro­zo­na), a no ad­he­rir­se a la UE (co­mo hi­cie­ron No­rue­ga, Sui­za e Is­lan­dia) o a no adop­tar el eu­ro (co­mo Di­na­mar­ca y Sue­cia, ade­más del Reino Uni­do).

Mi ter­ce­ra pro­po­si­ción es que el nú­cleo a con­ser­var y for­ta­le­cer es el Mer­ca­do Úni­co Eu­ro­peo, in­clui­do el Acuer­do de Schen­gen. El prin­ci­pio de la com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos es esen­cial para lo­grar unos má­xi­mos ni­ve­les de efi­cien­cia en la eco­no­mía, lo cual a su vez es la fuen­te para ge­ne­rar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios para apli­car con efi­ca­cia po­lí­ti­cas so­cia­les y edu­ca­ti­vas, ade­más de me­dioam­bien­ta­les.

Igual­men­te de­be apli­car­se con ma­yor ri­gor el prin­ci­pio de la sub­si­dia­rie­dad del Tra­ta­do de Lis­boa. Se­gún es­te, la in­te­gra­ción so­lo se pro­fun­di­za­rá en aque­llos cam­pos en los que de­ci­sio­nes su­pra­na­cio­na­les ge­ne­ran me­jo­res re­sul­ta­dos que las na­cio­na­les, por­que in­ter­na­li­zan los “efec­tos externos” que pue­den ge­ne­rar las po­lí­ti­cas na­cio­na­les en per­jui­cio de las em­pre­sas y los ciu­da­da­nos de otros Es­ta­dos miem­bros. Ade­más de la po­lí­ti­ca ex­te­rior y de se­gu­ri­dad, hay una ne­ce­si­dad de plan­tea­mien­tos su­pra­na­cio­na­les en las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas y so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, la po­lí­ti­ca

La acep­ta­ción del pro­yec­to eu­ro­peo me­jo­ra­ría si los go­bier­nos apos­ta­ran por abrir los mer­ca­dos a em­pren­di­mien­tos ba­sa­dos en el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co

so­bre el co­mer­cio ex­te­rior, la po­lí­ti­ca de com­pe­ten­cia, la po­lí­ti­ca di­gi­tal o las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias. Aun­que los par­la­men­tos na­cio­na­les tie­nen ya hoy el de­re­cho de blo­quear, con una ma­yo­ría sim­ple, ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas de la Co­mi­sión Eu­ro­pea que con­tra­di­gan al prin­ci­pio de sub­si­dia­rie­dad, los par­la­men­ta­rios de­be­rían ser más con­tun­den­tes.

La si­guien­te pro­po­si­ción tie­ne que ver con la im­por­tan­cia de la Eu­ro­zo­na de cui­dar la lí­nea di­vi­so­ria en­tre la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, que es­tá ba­jo la so­be­ra­nía de los Es­ta­dos miem­bros, y la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria eu­ro­pea del BCE. Los go­bier­nos tie­nen que to­mar­se en se­rio la sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas y even­tua­les fa­llos en ma­te­ria pre­su­pues­ta­ria tie­nen que ir a cuen­ta de los paí­ses co­rres­pon­dien­tes. Ne­ce­si­ta­mos un me­ca­nis­mo de re­gu­la­ción or­de­na­da de una in­sol­ven­cia de Es­ta­do. El BCE de­be con­cen­trar­se en los asun­tos que tie­ne en­co­men­da­do, prin­ci­pal­men­te la es­ta­bi­li­dad del ni­vel de pre­cios en la zo­na eu­ro a me­dio pla­zo. No es su fun­ción, ni es­ta­tu­ta­ria­men­te le es­tá per­mi­ti­do, apo­yar a los go­bier­nos a tra­vés de la com­pra ma­si­va de bo­nos so­be­ra­nos y otras me­di­das no con­ven­cio­na­les que man­ten­gan ar­ti­fi­cial­men­te ba­jas las pri­mas de ries­go y fa­ci­li­ten así la fi­nan­cia­ción de los pre­su­pues­tos con deu­da (co­mo lo lle­va ha­cien­do des­de un tiem­po has­ta es­ta par­te).

Por úl­ti­mo, el Con­se­jo Eu­ro­peo de Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno ha de to­mar con­cien­cia del he­cho de que nue­vas am­plia­cio­nes de la UE ha­cia la Pe­nín­su­la Bal­cá­ni­ca y Tur­quía lle­va­rían el gra­do de he­te­ro­ge­nei­dad eco­nó­mi­ca a ni­ve­les in­sos­te­ni­bles. Lo apro­pia­do se­ría con­so­li­dar eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal­men­te la UE-27 (ya sin el Reino Uni­do) y con­fi­gu­rar las fu­tu­ras re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas con los Paí­ses Bal­cá­ni­cos en ba­se a Acuer­dos Pre­fe­ren­cia­les de co­mer­cio, in­ver­sio­nes y ayu­da al desa­rro­llo.

Asi­mis­mo, la acep­ta­ción en la sociedad del pro­yec­to eu­ro­peo me­jo­ra­ría si los go­bier­nos de los Es­ta­dos miem­bros apos­ta­ran por for­ta­le­cer los fac­to­res del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y abrir los mer­ca­dos a nue­vos em­pren­di­mien­tos ba­sa­dos en el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co. Ade­más, en ca­si to­dos los paí­ses eu­ro­peos hay que me­jo­rar el mer­ca­do de ca­pi­tal-ries­go para que las start-ups pue­dan fi­nan­ciar sus pro­yec­tos con ca­pi­tal pro­pio n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.