Clien­te, em­plea­do y ne­go­cio di­gi­ta­les

Opi­nión de ex­per­tos: Ana Lle­dó.

Cinco Días - Executive Excellence - - NEWS -

De­cir que el mun­do es­tá cam­bian­do no es na­da no­ve­do­so. To­dos no­so­tros so­mos tes­ti­gos y ac­to­res al mis­mo tiem­po de es­ta evo­lu­ción que he­mos vis­to acon­te­cer des­de que te­ne­mos me­mo­ria. Lo que sí nos tie­ne más asom­bra­dos es la ve­lo­ci­dad a la que se es­tán pro­du­cien­do esos cam­bios esen­cia­les en la for­ma en la que vi­vi­mos, nos re­la­cio­na­mos y en los mo­de­los de ne­go­cio que pa­re­cían es­ta­ble­ci­dos.

Ha­blar de Trans­for­ma­ción Di­gi­tal es un te­ma cla­ve en la agen­da de los co­mi­tés de di­rec­ción de to­das las or­ga­ni­za­cio­nes, y has­ta se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de mo­da en li­bros y pren­sa, pe­ro la rea­li­dad es que el ver­da­de­ro im­pac­to so­cial y em­pre­sa­rial de al­gu­nas tec­no­lo­gías nue­vas no ha he­cho más que em­pe­zar y es im­por­tan­te que pres­te­mos mu­cha aten­ción.

Ya sa­bía­mos que la unión de las per­so­nas, de su ta­len­to y de la tec­no­lo­gía iba a mul­ti­pli­car las opor­tu­ni­da­des y las po­si­bi­li­da­des, co­mo así es­tá ocu­rrien­do. Se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial es­ta­mos en el co­mien­zo de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Si pen­sá­ba­mos que lle­va­mos “si­glos” ha­blan­do de trans­for­ma­ción di­gi­tal, lo cier­to es que to­da­vía es­ta­mos en su in­fan­cia. Tan so­lo pen­sad en la “era dot com” y en los cam­bios que ha im­pli­ca­do en 10 años.

Ma­chi­ne lear­ning, ro­bó­ti­ca, vehícu­los au­tó­no­mos, im­pre­sión en 3D, compu­tación cuántica, RTA y RTD, na­no­tec­no­lo­gía o In­ter­net de las co­sas, son al­gu­nas de las tec­no­lo­gías que han ido apa­re­cien­do y sa­be­mos que ya se es­tán usan­do, pe­ro bas­ta mi­rar a nues­tro al­re­de­dor para en­ten­der que su pe­ne­tra­ción es ca­si irre­le­van­te, muy le­jos aún de lle­gar a la ma­yo­ría de la po­bla­ción, por lo que re­sul­ta di­fí­cil me­dir to­do el tre­men­do im­pac­to que po­drían lle­gar a te­ner en la ma­ne­ra en la que hoy en­ten­de­mos el mun­do.

¿Y quié­nes es­tán li­de­ran­do es­tos cam­bios? En la era di­gi­tal, so­mos no­so­tros, los usua­rios, quie­nes es­ta­mos al man­do di­ri­gien­do el ti­món, cla­ra­men­te. La ver­da­de­ra im­por­tan­cia de lo di­gi­tal para el ne­go­cio no es la apa­ri­ción de esas tec­no­lo­gías sino so­bre to­do el em­po­wer­ment de la gen­te –clien­tes, con­su­mi­do­res o em­plea­dos– para ha­cer co­sas in­creí­bles. Y es­te po­ten­cial in­creí­ble que ad­quie­ren las per­so­nas a tra­vés de lo di­gi­tal no se de­tie­ne so­lo en al­gu­nos mo­de­los de ne­go­cio por to­dos co­no­ci­dos (Uber, Ebay, Spo­tify, Net­flix), sino que al­can­za tam­bién a co­mu­ni­da­des, paí­ses, y al mun­do el ge­ne­ral.

Ca­da con­su­mi­dor, ca­da clien­te, es po­de­ro­so e in­flu­yen­te. Hoy en día se dis­po­ne de una can­ti­dad in­fi­ni­ta de in­for­ma­ción va­lio­sa para ele­gir un pro­duc­to o un ser­vi­cio. Ca­da con­su­mi­dor por si so­lo, e in­clu­so más si lo ha­ce co­lec­ti­va­men­te, pue­de in­fluir de for­ma ca­da vez más in­me­dia­ta en el pre­cio, la evo­lu­ción y en de­fi­ni­ti­va el éxi­to y du­ra­bi­li­dad de los ar­tícu­los. Una vez ha com­pra­do, su po­der es si ca­be ma­yor ya que pue­de re­co­men­dar­los, has­ta en­sal­zar­los o cues­tio­nar­los en­tre sus se­gui­do­res, y pue­de sin du­da re­cla­mar pú­bli­ca­men­te, con el con­si­guien­te im­pac­to.

Pe­ro lo más in­tere­san­te es que los con­su­mi­do­res y sus re­des de in­fluen­cia es­tán ge­ne­ran­do ver­da­de­ras al­ter­na­ti­vas a los ne­go­cios es­ta­ble­ci­dos. Han de­ci­di­do apren­der de sus ex­pe­rien­cias y rein­ven­tar los mo­de­los para que otros les si­gan: In­ter­net, las ex­ce­len­tes co­mu­ni­ca­cio­nes y las apli­ca­cio­nes dis­po­ni­bles en la nu­be de una ma­ne­ra fle­xi­ble nos con­vier­ten en em­pren­de­do­res sin lí­mi­tes. En un mun­do ca­da vez más glo­bal y sin ba­rre­ras tec­no­ló­gi­cas, la crea­ti­vi­dad es ca­si nues­tro úni­co lí­mi­te: ¡Quién di­jo que siem­pre ha­rían fal­ta ho­te­les para crear una red de alo­ja­mien­tos en el mun­do, en

Ma­chi­ne lear­ning, ro­bó­ti­ca, vehícu­los au­tó­no­mos, im­pre­sión en 3D, compu­tación cuántica, RTA y RTD, na­no­tec­no­lo­gía o In­ter­net de las co­sas, son tec­no­lo­gías que ya se es­tán usan­do, pe­ro que es­tán muy le­jos aún de lle­gar a la ma­yo­ría de la po­bla­ción La ver­da­de­ra im­por­tan­cia de lo di­gi­tal para el ne­go­cio no es la apa­ri­ción de las tec­no­lo­gías, sino el em­po­wer­ment de la gen­te para ha­cer co­sas in­creí­bles

qué me­di­da es in­dis­pen­sa­ble acu­dir a la ban­ca para ha­cer in­ter­cam­bios, pe­que­ñas in­ver­sio­nes o prés­ta­mos!

En nues­tro “An­nual CIO Report” he­mos pre­gun­ta­do a más de 1.000 CIOs y CEOs de gran­des em­pre­sas res­pec­to a su es­tra­te­gia di­gi­tal y la úni­ca con­clu­sión cla­ra a la que he­mos lle­ga­do es que no hay “fór­mu­las má­gi­cas para trans­for­mar su ne­go­cio, pe­ro sí mu­cha ur­gen­cia”. No exis­ten pa­tro­nes cla­ros, por eso, el ver­da­de­ro re­to es pre­ci­sa­men­te sa­ber qué pre­gun­tas ha­cer y sa­ber dis­tin­guir en­tre lo que de ver­dad im­por­ta y lo que no im­por­ta. Se ne­ce­si­ta por tan­to una men­te abier­ta y de­di­car tiem­po de ca­li­dad en nues­tras agen­das para pen­sar en innovación, trans­for­ma­ción del ta­len­to y en la me­jo­ra del ne­go­cio ac­tual.

Es evi­den­te que no hay una fór­mu­la má­gi­ca o úni­ca para to­dos los ne­go­cios, por ello, ne­ce­si­ta­mos po­der equi­vo­car­nos el ma­yor nú­me­ro de ve­ces po­si­ble, en el me­nor tiem­po po­si­ble, y gas­tán­do­nos la me­nor can­ti­dad de di­ne­ro po­si­ble has­ta en­con­trar la fór­mu­la de éxi­to que nos per­mi­ta es­ca­lar cuan­to an­tes el mo­de­lo has­ta ha­cer­nos lí­de­res del mer­ca­do. Y ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo mien­tras se­gui­mos de­di­can­do un es­fuer­zo cons­tan­te a la me­jo­ra de nues­tra ba­se de cos­tes y de nues­tra pro­duc­ti­vi­dad, ya que es in­dis­pen­sa­ble para po­der com­pe­tir y ga­nar mer­ca­do.

Para so­por­tar es­tos re­tos ne­ce­si­ta­mos una “pla­ta­for­ma” que sea ágil, fle­xi­ble, efi­cien­te y des­de lue­go se­gu­ra y con un buen ren­di­mien­to, ya que los clien­tes no van a re­nun­ciar al me­jor ser­vi­cio.

En es­tas con­di­cio­nes en las que la ve­lo­ci­dad es crítica, los eco­sis­te­mas de Cloud Com­pu­ting se po­si­cio­nan co­mo ha­bi­li­ta­do­res cla­ve en es­tos nue­vos mo­de­los. Mu­chas ve­ces ele­gir pue­de ser ma­lo, pe­ro lo cier­to es que en es­te nue­vo en­torno de in­cer­ti­dum­bre el Cloud Com­pu­ting per­mi­te a CIOs/CEOs po­der to­mar elec­cio­nes en vez de de­ci­sio­nes, lo que pue­de ser de­ter­mi­nan­te para po­der com­pe­tir sien­do ca­da vez más fle­xi­bles an­te la in­cer­ti­dum­bre.

Y an­te es­te nue­vo pa­ra­dig­ma re­sul­ta cla­ve que las or­ga­ni­za­cio­nes pue­dan de­di­car su aten­ción a es­ta nue­va rea­li­dad. Nues­tro es­tu­dio de­mues­tra que, por tér­mino me­dio, los CIOs de­di­can to­da­vía más del 60% de su tiem­po a man­te­ner su ba­se ins­ta­la­da y, en esas con­di­cio­nes, es com­pli­ca­do po­der de­di­car tiem­po a in­no­var y ex­plo­rar nue­vas ideas para el ne­go­cio de uso crea­ti­vo de la tec­no­lo­gía, lo cual va a ser ca­da vez más crí­ti­co co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de los ne­go­cios.

La innovación, y es­ta me­jo­ra cons­tan­te de nues­tros ser­vi­cios y de la com­pe­ti­ti­vi­dad, es lo que ha lle­va­do a BT a desa­rro­llar la es­tra­te­gia “Cloud of Clouds”. Con ella, es­ta­mos apo­yan­do a nues­tros clien­tes glo­ba­les en su pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal en los ám­bi­tos cla­ve: el Clien­te Di­gi­tal, el Em­plea­do Di­gi­tal y el Ne­go­cio Di­gi­tal.

Par­tien­do co­mo nú­cleo de nues­tra es­tra­te­gia to­da la for­ta­le­za de nues­tra red IP Con­nect, lí­der mun­dial en más de 198 paí­ses, tra­ba­ja­mos con nues­tros clien­tes para en­con­trar la mez­cla co­rrec­ta de so­lu­cio­nes de re­des hí­bri­das que com­bi­nen op­cio­nes de MPLS e In­ter­net, así co­mo fun­cio­nes de red ca­da vez más vir­tua­li­za­das, para pro­por­cio­nar una in­fra­es­truc­tu­ra cen­tral fia­ble y fle­xi­ble que les per­mi­ta eje­cu­tar su ne­go­cio man­te­nien­do al mis­mo tiem­po el equi­li­brio ade­cua­do de ren­di­mien­to y se­gu­ri­dad.

Por otro la­do, dis­po­ne­mos de 48 da­ta cen­ters en to­do el mun­do co­nec­ta­dos a nues­tra red y con co­ne­xio­nes di­rec­tas a las nu­bes lí­de­res de ter­ce­ros co­mo Sa­les For­ce, Azu­re, Ama­zon y otros, para así po­der ofre­cer a nues­tros clien­tes las me­jo­res so­lu­cio­nes.

Sin em­bar­go, el ma­yor re­to en to­do es­te ca­mino ha con­sis­ti­do en ac­tuar des­de el ejem­plo, li­be­ran­do tiem­po de la ope­ra­ción dia­ria, sim­pli­fi­can­do y me­jo­ran­do pro­ce­sos para po­der en­fo­car­nos a tras­for­mar nues­tro ta­len­to en áreas cla­ves co­mo la se­gu­ri­dad y los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, con los que hoy en día po­de­mos acom­pa­ñar y ayu­dar a nues­tros clien­tes a con­se­guir sus pro­pios ob­je­ti­vos; y es que uno de los desafíos de mu­chas em­pre­sas es que la iner­cia del día a día no re­tra­se o pa­ra­li­ce la trans­for­ma­ción, has­ta que sea de­ma­sia­do tar­de.

Apren­der, me­jo­rar, cre­cer y cam­biar es un re­to y una obli­ga­ción per­ma­nen­te que re­quie­re proac­ti­vi­dad y agi­li­dad. En BT lo te­ne­mos cla­ro: de no ha­ber in­ver­ti­do ca­da día en me­jo­rar y adap­tar el ta­len­to, pre­sen­te en to­do el mun­do, hoy no es­ta­ría­mos en la po­si­ción de li­de­raz­go ne­ce­sa­ria para afron­tar es­ta re­vo­lu­ción. Esa es, pre­ci­sa­men­te, mi ma­yor re­co­men­da­ción a los clien­tes n

Con la es­tra­te­gia “Cloud of Clouds”, en BT es­ta­mos apo­yan­do a nues­tros clien­tes glo­ba­les en su pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal Ne­ce­si­ta­mos po­der equi­vo­car­nos el ma­yor nú­me­ro de ve­ces po­si­ble, en el me­nor tiem­po y con la me­nor can­ti­dad de di­ne­ro, has­ta en­con­trar la fór­mu­la que nos per­mi­ta es­ca­lar el mo­de­lo y ha­cer­nos lí­de­res del mer­ca­do

Opi­nión de ex­per­tos / Ana Lle­dó, VP de Port­fo­lio Eu­ro­pa en BTGS, miem­bro del Co­re SMT y pre­sen­te en el Co­mi­té de

Di­rec­ción de BT en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.