Edi­to­rial

Cinco Días - Executive Excellence - - NEWS - Fe­de­ri­co Fer­nán­dez de San­tos Or­tiz Edi­tor de Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce

Co­men­za­mos el año con un nú­me­ro que es­ta­mos se­gu­ros les va a re­sul­tar ilu­mi­na­dor. Los cur­sos que la Fun­da­ción CE­DE imparte a tra­vés del ICLD (In­ter­na­tio­nal Cen­ter for Lea­ders­hip De­ve­lop­ment) son al­go es­pe­cial y ya han apa­re­ci­do en la re­vis­ta con an­te­rio­ri­dad. El ta­len­to y la ca­li­dad de es­tos cur­sos no tie­nen pa­ran­gón. Con mo­ti­vo de la dé­ci­ma edi­ción –la edi­ción BAN­KIA– le ofre­ce­mos al­gu­nas de las in­ter­ven­cio­nes que de­fi­nen la ca­li­dad de los lí­de­res que en ellos par­ti­ci­pan, co­mo las de José Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri, pre­si­den­te de Ban­kia; Antonio Bru­fau, pre­si­den­te de Rep­sol, y Sal­va­dor Ale­many, pre­si­den­te de Aber­tis. En di­ser­ta­cio­nes ve­mos có­mo los efec­tos de la cri­sis, uni­dos a la ma­la ges­tión ban­ca­ria (en par­te cau­sa­da por po­lí­ti­cos), nos lle­va­ron un es­ce­na­rio de muy di­fí­cil re­so­lu­ción. Ban­kia fue uno de esos gran­des pro­ble­mas, de di­fí­cil arre­glo. Aho­ra se ha trans­for­ma­do en un ca­so de éxi­to, y no por ca­sua­li­dad. A ve­ces el des­tino pa­re­ce pre­pa­rar a cier­tas per­so­nas para mo­men­tos crí­ti­cos; José Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri es una de ellas. Su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal pa­re­ce ha­ber­le cons­cien­te­men­te pre­pa­ra­do para el re­to de trans­for­mar uno de los prin­ci­pa­les ries­gos de Es­pa­ña en un ejem­plo de ges­tión. En unos mo­men­tos de cua­si in­ter­ven­ción, don­de to­das las pre­vi­sio­nes eran ca­tas­tro­fis­tas, Goi­ri­gol­za­rri en­con­tró el ca­mino a se­guir, do­tán­do­nos de una con­duc­ta y ejem­plo a imi­tar. Si­guien­do con lí­neas ar­gu­men­ta­les ali­nea­das con las del pre­si­den­te de Ban­kia, el pre­si­den­te de los an­ti­guos alum­nos de la es­cue­la más eli­tis­ta del mun­do, la Éco­le Na­tio­na­le d’Ad­mi­nis­tra­tion, nos trans­mi­te su opi­nión so­bre la si­tua­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa, ex­tra­po­la­ble a la nues­tra: “Los po­lí­ti­cos tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de po­ner en mar­cha un sis­te­ma ba­sa­do en la efi­ca­cia, en to­dos los ni­ve­les de la Ad­mi­nis­tra­ción y del sec­tor pú­bli­co”. Pa­la­bras co­mo ren­ta­bi­li­dad, pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia, que pa­re­cen mal­so­nan­tes en el en­torno de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, han de ser res­ca­ta­das y pues­tas en va­lor. Los ciu­da­da­nos –nos di­ce Saint-Geours– de­be­ría­mos ser tra­ta­dos co­mo clien­tes (que no súb­di­tos) de la Ad­mi­nis­tra­ción, con to­do lo que ello im­pli­ca. Es­tas de­fi­cien­cias de plan­tea­mien­tos no so­lo ocu­rren en su país. “La amal­ga­ma bu­ro­crá­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas es eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te y per­ci­bi­da por los em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos co­mo una fuen­te de in­je­ren­cias no desea­das”, re­ma­cha Juer­gen Don­ges en su dis­cur­so, que tam­bién in­clui­mos. Vi­vi­mos en un mun­do don­de re­sul­ta im­pres­cin­di­ble abra­zar las opor­tu­ni­da­des que apor­ta la pro­duc­ti­vi­dad po­nien­do en mar­cha po­lí­ti­cas ba­sa­das en la me­ri­to­cra­cia que es­ti­mu­len el pro­gre­so y la innovación. En vez de apro­bar le­gis­la­cio­nes que per­mi­tan el cre­ci­mien­to, es­ti­mu­len la evo­lu­ción y ayu­den a las ins­ti­tu­cio­nes (y a sus tra­ba­ja­do­res) a adap­tar­se a los nue­vos es­ce­na­rios por los cua­les es­ta­mos irre­me­dia­ble­men­te tran­si­tan­do, nos en­con­tra­mos con un en­torno po­lí­ti­co que tie­ne otras prio­ri­da­des. En es­ta in­ca­pa­ci­dad de adap­tar­se al nue­vo con­tex­to al que se en­fren­ta nues­tra sociedad del bie­nes­tar, ra­di­ca gran par­te de nues­tros ma­les. Las per­cep­cio­nes que nos co­men­ta Don­ges son ca­da vez más evi­den­tes, pe­ro las so­lu­cio­nes no es­tán tan dis­tan­tes. Por ello, los po­lí­ti­cos de­be­rían ins­pi­rar­se en ac­ti­tu­des y prin­ci­pios co­mo los de Goi­ri­gol­za­rri para en­con­trar so­lu­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.