El fu­tu­ro de las de­sigual­da­des

Cinco Días - Executive Excellence - - News -

Mul­ti­tud de tra­ba­jos em­pí­ri­cos han de­mos­tra­do el au­men­to cre­cien­te de la desigualdad en Es­ta­dos Uni­dos y otras áreas desa­rro­lla­das des­de fi­na­les de los años 70. Sin em­bar­go, has­ta 2016 no ha­bía nin­guno que dis­pu­sie­ra de da­tos sobre dis­tri­bu­ción de ren­ta y ri­que­za des­de 1774.

Jef­frey G. Wi­liam­som y Pe­ter Lin­dert pu­bli­ca­ron el año pa­sa­do el li­bro ‘Ga­nan­cias de­sigua­les: In­gre­sos Ame­ri­ca­nos des­de el si­glo XVII’. La obra ana­li­za es­tos da­tos des­de el la­do de la ren­ta, un en­fo­que que per­mi­te desafiar las es­ti­ma­cio­nes ba­jo la pers­pec­ti­va de la pro­duc­ción y, ade­más, de­ta­llar la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos por cla­se so­cio­eco­nó­mi­ca, ra­za y género, así como por re­gión y ubi­ca­ción ur­ba­na o ru­ral.

Pe­ter Lin­dert es uno de los ma­yo­res ex­per­tos del mun­do en el ám­bi­to de la desigualdad, y lle­va años es­tu­dian­do, des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, las cau­sas y efec­tos de la re­dis­tri­bu­ción fis­cal mo­der­na.

En la con­fe­ren­cia The Ri­se and Fu­tu­re of Pro­gres­si­ve Re­dis­tri­bu­tion que pro­nun­ció re­cien­te­men­te en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, el eco­no­mis­ta in­sis­tió en que el gran re­to en tér­mi­nos de desigualdad es có­mo afrontar las con­se­cuen­cias del en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal. Un re­to es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo en el que mu­chos paí­ses han fra­ca­sa­do.

La desigualdad es con­se­cuen­cia de la ideo­lo­gía, de las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas y de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca

FEDERICO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: El fi­lo­so­fo de Oxford Isaiah Ber­lin su­gi­rió que los pen­sa­do­res po­drían di­vi­dir­se en dos ca­te­go­rías: los eri­zos que sa­ben mu­cho de una co­sa, y los zo­rros que sa­ben de mu­chas co­sas. Us­ted com­pa­ra el tra­ba­jo de Tho­mas Pi­ketty con el del eri­zo y, aun­que mues­tra ad­mi­ra­ción por su tra­ba­jo, se­ña­la que no res­pal­da su vi­sión sobre las le­yes del ca­pi­ta­lis­mo. ¿No cree, como afirma Pi­ketty, que las de­sigual­da­des con­ti­núen am­plián­do­se has­ta lle­gar al mis­mo pun­to en el que es­ta­ban en el si­glo XIX?

PE­TER LIN­DERT: Tho­mas Pi­ketty for­ma par­te del equi­po de in­ves­ti­ga­ción que ha desa­rro­lla­do los ar­chi­vos em­pí­ri­cos sobre la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos en di­fe­ren­tes paí­ses. Él y su equi­po bus­can da­tos que se re­mon­tan has­ta el si­glo XVIII, eva­luan­do la ri­que­za y el pa­tri­mo­nio de los pue­blos de los paí­ses ca­pi­ta­lis­tas más gran­des, y de nue­vos paí­ses emer­gen­tes como India y Chi­na. Me pa­re­ce un tra­ba­jo muy in­tere­san­te y soy un gran ad­mi­ra­dor de la la­bor que es­tán rea­li­zan­do.

Sin em­bar­go, Pi­ketty tie­ne una vi­sión muy par­ti­cu­lar de có­mo en­ten­der la so­cie­dad en fun­ción de la re­la­ción que exis­te en­tre el ni­vel de re­torno del ca­pi­tal y el de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es­ta idea es la ba­se de to­do su tra­ba­jo, y por eso yo lo de­fino como el eri­zo de la fá­bu­la. Par­ti­cu­lar­men­te no en­cuen­tro muy útil su ar­gu­men­ta­ción, ya que pien­so que no tie­ne va­lor pre­dic­ti­vo; no po­de­mos sa­ber si la so­cie­dad del fu­tu­ro va a te­ner es­te con­di­cio­nan­te o no.

Re­co­noz­co que los pies de página del li­bro son ex­ce­len­tes, es­tán lle­nos de sa­bi­du­ría y de bue­nas ideas; pe­ro creo que, en mu­chos ca­sos, se ale­jan de su ar­gu­men­to cen­tral, que se ba­sa en apli­car una al­ta ta­sa im­po­si­ti­va a las cla­ses al­tas.

Des­de la pers­pec­ti­va del zo­rro, Pi­ketty es par­te de un gru­po de gran­des in­ves­ti­ga­do­res que in­clu­ye al fa­lle­ci­do Sir Tony At­kin­son y Em­ma­nuel Saez Ga­briel Zuc­man, am­bos de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, quie­nes desa­rro­lla­ron una ba­se de da­tos sobre la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos en di­fe­ren­tes paí­ses el mun­do (In­co­me distribution in coun­tries around the world) que es un ejem­plo mag­ni­fi­co de un buen tra­ba­jo em­pí­ri­co. Es un tra­ba­jo ad­mi­ra­ble por­que sus es­tán­da­res cien­tí­fi­cos son muy ele­va­dos y trans­pa­ren­tes.

Aho­ra bien, que las cla­ses adi­ne­ra­das ten­gan que asu­mir im­pues­tos ele­va­dos me pa­re­ce otro te­ma com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Sin em­bar­go, ellos han si­do ca­pa­ces de man­te­ner ese tra­ba­jo em­pí­ri­co. Por eso, re­pi­to que soy un gran ad­mi­ra­dor de su la­bor, aun­que no en­cuen­tre co­ne­xión en­tre re­torno y ni­vel de co­no­ci­mien­to.

Pe­ro vol­vien­do a la pre­gun­ta de si al­can­za­re­mos de nue­vo los ni­ve­les de desigualdad que exis­tían en el si­glo XIX, creo que es im­po­si­ble vol­ver a esa si­tua­ción por­que hoy en día la so­cie­dad es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Aho­ra to­do el mun­do tie­ne una voz po­lí­ti­ca, y eso es al­go que no ocu­rría el si­glo XIX. En­ton­ces, incluso sien­do una de­mo­cra­cia, só­lo po­dían vo­tar los pro­pie­ta­rios. Era ne­ce­sa­rio de­mos­trar un cier­to ni­vel de pro­pie­da­des o in­gre­sos pa­ra te­ner de­re­cho al vo­to. Ade­más, era fre­cuen­te que en los paí­ses no de­mo­crá­ti­cos exis­tie­sen per­so­nas de un gran po­der po­lí­ti­co, da­da su pro­xi­mi­dad al po­der.

Es­toy con­ven­ci­do de que no vol­ve­re­mos a esa si­tua­ción. Incluso los en­tor­nos dic­ta­to­ria­les, có­mo pue­de ser Chi­na, son hoy cons­cien­tes de que se les pue­de ex­pul­sar del po­der. Las au­to­cra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.