Trump, Bre­xit y otros ries­gos del po­pu­lis­mo en las em­pre­sas

Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Sh­lo­mo Ben Ami y Antonio Ga­rri­gues.

Sh­lo­mo Ben Ami es uno de los ex­per­tos con­tem­po­rá­neos que me­jor co­no­ce la si­tua­ción ac­tual de Orien­te Me­dio. Li­cen­cia­do en His­to­ria y Literatura He­brea por la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv y doc­tor en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, Ben Ami ha si­do uno de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de los gran­des pro­ce­sos ne­go­cia­do­res en­tre Is­rael y Pa­les­ti­na. For­mó par­te de la de­le­ga­ción is­rae­lí en la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Paz que se ce­le­bró en Ma­drid en 1991 y es­tu­vo a un pa­so de lo­grar la paz de­fi­ni­ti­va con los pa­les­ti­nos en el año 2000, cuan­do ocu­pa­ba el car­go de mi­nis­tro de Ex­te­rio­res is­rae­lí en el go­bierno en­ca­be­za­do por Ehud Ba­rak, li­de­ran­do las con­ver­sa­cio­nes con lí­de­res pa­les­ti­nos que se pro­du­je­ron en Camp Da­vid aus­pi­cia­das por Bill Clin­ton. Tam­bién re­pre­sen­tó a su país en las Con­ver­sa­cio­nes Mul­ti­la­te­ra­les so­bre Re­fu­gia­dos en el Me­dio Orien­te de Ota­wa (Ca­na­dá).

El po­lí­ti­co is­rae­lí es un apa­sio­na­do his­pa­nis­ta (es­cri­bió su te­sis so­bre los orí­ge­nes de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la). Su co­no­ci­mien­to de la his­to­ria y la cul­tu­ra es­pa­ño­la le lle­vó a ser nom­bra­do em­ba­ja­dor de Is­rael en Es­pa­ña en 1987 con el go­bierno de Isaac Sha­mir.

Ben Ami fun­dó el Cu­riel Cen­ter for In­ter­na­tio­nal Stu­dies en la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv, ha si­do miem­bro del Pa­tro­na­to de In­ter­na­tio­nal Crisis Group del que es, en la ac­tua­li­dad, se­nior ad­vi­sor. Asi­mis­mo, ha si­do miem­bro del Pa­tro­na­to de la Co­mi­sión Aus­tra­lo-Ja­po­ne­sa so­bre No Pro­li­fe­ra­ción Nu­clear y De­sar­me. Ac­tual­men­te dirige el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de To­le­do pa­ra la Paz, des­de don­de ase­so­ra a dis­tin­tos go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes.

Antonio Ga­rri­gues ha si­do tes­ti­go de ex­cep­ción del úl­ti­mo me­dio si­glo de la His­to­ria de Es­pa­ña. Lle­va ca­si 60 años al fren­te de una de las fir­mas de abo­ga­dos más gran­des de Eu­ro­pa, y a lo lar­go de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal ha ase­so­ra­do a gran­des mul­ti­na­cio­na­les, así co­mo al Go­bierno es­pa­ñol en ma­te­ria de le­gis­la­ción eco­nó­mi­ca. Tam­bién ha pres­ta­do ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co a go­bier­nos, co­mo el de Es­ta­dos Uni­dos y Japón, en sus re­la­cio­nes con Es­pa­ña.

Es pre­si­den­te de Ho­nor de Acnur Es­pa­ña, y se de­di­ca ana­li­zar y es­cri­bir so­bre te­mas co­mo la glo­ba­li­za­ción, el de­re­cho, la tec­no­lo­gía, o la in­mi­gra­ción.

Du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el Con­gre­so de Di­rec­ti­vos (CE­DE), Ben Ami y Ga­rri­gues aler­ta­ron so­bre las con­se­cuen­cias que pue­de te­ner el ac­tual au­ge de los po­pu­lis­mos en el mun­do. Am­bos ad­vir­tie­ron de que la com­ple­ji­dad so­cio­eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca mun­dial re­quie­re di­rec­ti­vos ca­pa­ces de li­de­rar sus or­ga­ni­za­cio­nes su­peran­do desafíos a es­ca­la glo­bal. Es­tas fue­ron al­gu­nas de las re­fle­xio­nes de Ben Ami:

Las em­pre­sas no es­tán ais­la­das

Jo­sé Or­te­ga y Gasset de­cía “yo soy yo y mis cir­cuns­tan­cias”. Con es­ta frase, el fi­ló­so­fo es­pa­ñol in­sis­tía en la im­por­tan­cia que tie­ne to­do lo que está en torno al hom­bre, to­do aque­llo que le ro­dea y que, irre­me­dia­ble­men­te, afec­ta a ma­ne­ra de ser y de ac­tuar. Se tra­ta de un plan­tea­mien­to que tam­bién se pue­de apli­car al en­torno em­pre­sa­rial, por­que las com­pa­ñías no son in­mu­nes a los acon­te­ci­mien­tos ex­ter­nos. Los cam­bios que ac­tual­men­te se es­tán pro­du­cien­do en el ám­bi­to po­lí­ti­co, geo­es­tra­té­gi­co o tec­no­ló­gi­co son ver­ti­gi­no­sos y es ne­ce­sa­rio que las em­pre­sas se preparen pa­ra en­fren­tar­los con éxi­to. Ca­da día, los di­rec­ti­vos de­ben li­diar con dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias que, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, im­pac­tan con fuer­za en sus ne­go­cios.

El po­pu­lis­mo es in­he­ren­te a la de­mo­cra­cia, pe­ro pue­de con­ver­tir­se en una fuer­za in­ma­ne­ja­ble

Al­gu­nos de es­tos es­ce­na­rios que afec­tan al en­torno em­pre­sa­rial irán cam­bian­do, pe­ro otros se que­da­rán du­ran­te mu­cho tiem­po. Así creo que ocu­rri­rá, por ejem­plo, con los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas que es­tán sur­gien­do en Eu­ro­pa y en el res­to del mun­do y que pue­den afec­tar al futuro del eu­ro im­pac­tan­do, por tan­to, en las em­pre­sas.

El po­pu­lis­mo es in­he­ren­te a la de­mo­cra­cia, pe­ro pue­de con­ver­tir­se en una fuer­za ma­lig­na e in­ma­ne­ja­ble. Es­te mo­vi­mien­to se ca­rac­te­ri­za por pre­sio­nar a los go­bier­nos, y al en­torno eco­nó­mi­co en ge­ne­ral, a dar res­pues­tas in­me­dia­tas. Pe­ro tan­to a las em­pre­sas co­mo a los go­bier­nos les be­ne­fi­cia más la pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo. Es­ta ten­sión en­tre la in­me­dia­tez que exi­gen unos y la pru­den­cia que pre­fie­ren los otros va a ser una cons­tan­te en los pró­xi­mos años, por­que el po­pu­lis­mo no va a des­apa­re­cer. Ni si­quie­ra Ale­ma­nia, que siem­pre se ha con­si­de­ra­do un país es­ta­ble, es in­mu­ne a es­te mo­vi­mien­to, y es muy pro­ba­ble que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que vi­ve el país ger­mano afec­te al res­to de la Unión Eu­ro­pea. Hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, que el po­pu­lis­mo ale­mán es par­ti­cu­lar­men­te pe­li­gro­so por­que no es un po­pu­lis­mo eco­nó­mi­co, sino de cla­se me­dia y al­ta que, al igual que ocu­rre con el fe­nó­meno na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán, tie­ne in­ten­sas raí­ces his­tó­ri­cas e iden­ti­ta­rias. Tan­to es así que el par­ti­do Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) ha con­se­gui­do con­ver­tir­se en la ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca del país en las úl­ti­mas elec­cio­nes.

Si el po­pu­lis­mo si­gue avan­zan­do, Eu­ro­pa se va a ver muy afec­ta­da, por­que el blo­que co­mu­ni­ta­rio es ca­paz de re­sis­tir el Bre­xit, pe­ro no po­dría aguan­tar la sa­li­da de un país co­mo Ale­ma­nia. Ade­más, sin el apo­yo de Berlín se­rá muy di­fí­cil dar respuesta al fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción en Eu­ro­pa. Se tra­ta de un pro­ble­ma reciente pa­ra el que to­da­vía no se tie­nen so­lu­cio­nes. Al igual que ocu­rre con las per­so­nas, las na­cio­nes tie­nen un ca­rác­ter mar­ca­do por di­fe­ren­tes fac­to­res en los que se ha desa­rro­lla­do su his­to­ria. Así, por ejem­plo, los in­gle­ses no des­car­tan una po­si­ble se­ce­sión de Escocia, pe­ro en la psi­co­lo­gía es­pa­ño­la es im­pen­sa­ble la se­pa­ra­ción de Ca­ta­lu­ña. Exis­ten nu­me­ro­sos ata­vis­mos na­cio­na­les que con­di­cio­nan las cul­tu­ras de los di­fe­ren­tes paí­ses y con­ti­nen­tes.

Fue­ra del vie­jo con­ti­nen­te tam­bién se es­tán re­gis­tran­do mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas. Si las ideas pro­tec­cio­nis­tas que plan­tea Do­nald Trump llegan a im­plan­tar­se, to­do el mun­do em­pre­sa­rial su­fri­ría un im­por­tan­te cam­bio. El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ba­sa­do en acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les se ve­ría in­ten­sa­men­te afec­ta­do, por­que Trump bus­ca acuer­dos bi­la­te­ra­les, y es­to ten­dría un gran efec­to so­bre los plan­tea­mien­tos eco­nó­mi­cos es­ta­ble­ci­dos. Las com­pa­ñías de­ben es­tar muy aten­tas a to­dos es­tos cam­bios por­que, por ejem­plo, si fi­nal­men­te el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se eje­cu­ta su estrategia pa­ra la re­cons­truc­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras del país, que im­pli­ca dar más li­ber­tad de ac­ción a las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y lo­ca­les, y con­tar con apo­yo del sec­tor pri­va­do pa­ra crear em­pleos, las em­pre­sas es­pa­ño­las, que son lí­de­res mun­dia­les en es­te ám­bi­to, ten­drán una gran opor­tu­ni­dad.

Por otro la­do, no hay que de­jar de la­do la im­por­tan­cia cre­cien­te que está te­nien­do Chi­na en la economía glo­bal. La caí­da de los re­gí­me­nes de iz­quier­das y el ago­ta­mien­to del mo­de­lo de cre­ci­mien­to ba­sa­do en las ma­te­rias pri­mas que en los úl­ti­mos años se ha re­gis­tra­do en Amé­ri­ca La­ti­na es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el au­men­to del con­su­mo in­terno en Chi­na, pro­pi­cia­do por las re­for­mas del pre­si­den­te Xi Jin­ping. Sin em­bar­go, a to­dos nos gus­ta­ría que Chi­na si­guie­ra sien­do ese gran país que pro­du­ce y de­man­da des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, si bien ideo­ló­gi­ca­men­te no es una na­ción que piensa en tér­mi­nos li­be­ra­les.

To­dos es­tos ele­men­tos for­ma­rán par­te del di­ri­gen­te em­pre­sa­rial, por­que las em­pre­sas no es­tán ais­la­das.

Trump ol­vi­da que la hu­ma­ni­dad se ha for­ja­do a ba­se de mi­gra­cio­nes. Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca son pro­duc­to de la mi­gra­ción eu­ro­pea

Vul­ne­ra­bi­li­dad a los ata­ques

El avan­ce de la tec­no­lo­gía es im­pa­ra­ble. Pe­ro, en mu­chas oca­sio­nes, no son las em­pre­sas las que ge­ne­ran ideas in­no­va­do­ras, por­que normalmente los avan­ces vie­nen im­pues­tos des­de Si­li­con Va­lley. Se tra­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios in­no­va­do­res que no siem­pre res­pon­den a una de­man­da con­cre­ta, pe­ro que se im­po­nen con tan­ta fuer­za que obli­gan a las em­pre­sas a adap­tar­se a ellos. Por ejem­plo, na­die pi­dió que

se crea­ra Fa­ce­book, pe­ro hoy en día se ha con­ver­ti­do en el hac­ker más gran­de del mun­do y en la prin­ci­pal agen­cia de pu­bli­ci­dad a ni­vel glo­bal, ya uti­li­zan­do los da­tos de los sus­crip­to­res es ca­paz de ofre­cer una pu­bli­ci­dad per­so­na­li­za­da.

Es­te mun­do ca­da vez más tec­no­ló­gi­co en el que vi­vi­mos es tam­bién muy vul­ne­ra­ble a los ata­ques. Es in­ne­ga­ble que las nue­vas tec­no­lo­gías y el big da­ta tie­nen mu­chas ven­ta­jas, pe­ro tam­bién tie­nen in­con­ve­nien­tes, es­pe­cial­men­te en to­do lo re­la­cio­na­do con el te­rro­ris­mo, ya que los te­rro­ris­tas se sir­ven de es­tas he­rra­mien­tas pa­ra ex­pan­dir su men­sa­je, mul­ti­pli­car el te­rror y cap­tar a jó­ve­nes in­tere­sa­dos en ad­he­rir­se a su cau­sa.

El efec­to Snow­den, los ci­be­ra­ta­ques de Ru­sia y de Co­rea del Nor­te pue­den dar pa­so a una nue­va era di­gi­tal don­de los sis­te­mas se ha­gan ca­da vez más in­mu­nes a la pe­ne­tra­ción.

Tam­bién los co­ches au­tó­no­mos, si fi­nal­men­te son au­to­ri­za­dos, po­drían con­ver­tir­se en ar­mas le­ta­les, ya que los te­rro­ris­tas po­drían lle­nar­los de ex­plo­si­vos y pro­gra­mar­los pa­ra que ac­tua­ran co­mo bom­bas au­to­guia­das y que al­can­za­ran su ob­je­ti­vo sin nin­gún con­duc­tor a bor­do.

Dé­fi­cit de li­de­raz­go fe­me­nino

Por su par­te, Antonio Ga­rri­gues lla­mó la aten­ción so­bre el dé­fi­cit de mu­je­res di­rec­ti­vas y so­bre al­gu­nos fac­to­res de im­pac­to mun­dial. Es­tas fue­ron sus pa­la­bras:

La revista Har­vard Bu­si­ness Re­view nom­bró el pa­sa­do mes de oc­tu­bre a Pa­blo Is­la, pre­si­den­te de In­di­tex, me­jor CEO del mun­do. La lis­ta ‘los 100 me­jo­res CEOs del mun­do 2017’ tam­bién in­clu­ye a otros di­rec­ti­vos es­pa­ño­les, pe­ro úni­ca­men­te cuen­ta con el nom­bre de dos mu­je­res en su ha­ber.

Es evi­den­te, por tan­to, que si­gue exis­tien­do un te­cho de cris­tal im­por­tan­te en el ám­bi­to em­pre­sa­rial que fre­na el as­cen­so de las mu­je­res a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Creo fir­me­men­te que es­te es uno de los asun­tos más ur­gen­tes que de­be­mos abor­dar. De­be­mos de em­pe­zar a acep­tar que la pre­sen­cia fe­me­ni­na en los ám­bi­tos de to­ma de de­ci­sio­nes va a ser el fac­tor que más im­pac­te en la con­vi­ven­cia so­cial, el mo­de­lo eco­nó­mi­co y de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca mun­dial.

Re­cha­zo a las éli­tes

En los úl­ti­mos años se ha crea­do una fuer­te re­sis­ten­cia a las éli­tes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, re­li­gio­sas o cul­tu­ra­les por­que se piensa que no es­tán cum­plien­do con el pa­pel que la so­cie­dad les ha demandado his­tó­ri­ca­men­te, que es el de ofre­cer un mo­de­lo eco­nó­mi­co lo más jus­to po­si­ble o afron­tar los pro­ble­mas con prag­ma­tis­mo.

Es­ta­dos Uni­dos es el país con más de­sigual­da­des del mun­do, pe­ro Do­nald Trump está pro­mo­vien­do una re­for­ma fis­cal que va a fo­men­tar la con­cen­tra­ción de ri­que­za en­tre los más ri­cos, mien­tras los po­bres si­guen em­po­bre­cién­do­se.

El re­to de la in­mi­gra­ción

Exis­ten va­rios fac­to­res que, ba­jo mi pun­to de vis­ta, van a te­ner un gran im­pac­to a ni­vel mun­dial.

Uno de ellos es la in­mi­gra­ción. El fac­tor mi­gra­to­rio ha in­flui­do mu­cho en la elección de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, ya que pro­pu­so ce­rrar fron­te­ras pa­ra li­mi­tar la en­tra­da de ex­tran­je­ros en el país. Trump ol­vi­da, sin em­bar­go, que la hu­ma­ni­dad se ha for­ja­do a ba­se de mi­gra­cio­nes. De he­cho, Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca son pro­duc­to de la mi­gra­ción eu­ro­pea.

Tam­bién el Bre­xit ha si­do, en gran par­te, con­se­cuen­cia de un in­ten­to por con­tro­lar la in­mi­gra­ción y, fi­nal­men­te, el mie­do a es­te mo­vi­mien­to ha ven­ci­do; aun­que no hay que ol­vi­dar que el 70% de los jó­ve­nes no vo­ta­ron el Bre­xit, por lo que es­ta de­ci­sión ha si­do to­ma­da por per­so­nas que per­te­ne­cen a ge­ne­ra­cio­nes an­ti­guas.

Asi­mis­mo, las di­fi­cul­ta­des pa­ra for­mar go­bierno en Ale­ma­nia han es­ta­do pro­pi­cia­das por la in­mi­gra­ción, y a es­to hay que su­mar el cre­ci­mien­to de la ex­tre­ma de­re­cha en paí­ses co­mo Hun­gría, Po­lo­nia o Fran­cia. La hos­ti­li­dad a la in­mi­gra­ción es el le­ma cen­tral de to­dos es­tos par­ti­dos po­pu­lis­tas. Si Eu­ro­pa no crea pron­to una po­lí­ti­ca co­mún y no sa­be ne­go­ciar el te­ma de los re­fu­gia­dos, se aca­ba­rá con­vir­tien­do en un con­ti­nen­te vie­jo y de­ca­den­te n

La in­no­va­ción que se genera en Si­li­con Va­lley no siem­pre res­pon­de a una de­man­da con­cre­ta, pe­ro obli­ga a las em­pre­sas a adap­tar­se A to­dos nos gus­ta­ría que Chi­na si­guie­ra sien­do ese gran país que pro­du­ce y de­man­da des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, si bien ideo­ló­gi­ca­men­te no piensa en tér­mi­nos li­be­ra­les Se está ge­ne­ran­do un re­cha­zo a las éli­tes por no es­tar cum­plien­do el pa­pel que la so­cie­dad de­man­da: ofre­cer un mo­de­lo eco­nó­mi­co lo más jus­to po­si­ble o afron­tar los pro­ble­mas con prag­ma­tis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.