Mu­dar de piel a tra­vés de los da­tos Mi­guel Vergara. Opi­nión de ex­per­tos:

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Vi­vi­mos en un mun­do di­gi­tal don­de cons­tan­te­men­te es­ta­mos ge­ne­ran­do y con­su­mien­do da­tos, no ya so­lo en las re­des so­cia­les, sino tam­bién des­de los ser­vi­cios en nues­tros co­ches, las nue­vas apli­ca­cio­nes de mo­vi­li­dad, las re­co­men­da­cio­nes de las pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión, la pu­bli­ci­dad per­so­na­li­za­da en ba­se a nues­tras pre­fe­ren­cias, los nue­vos se­gu­ros adap­ta­dos a nues­tras ne­ce­si­da­des o los al­ta­vo­ces con­tro­la­dos por voz. Es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos que nos recuerdan la ca­da vez ma­yor pre­sen­cia e in­fluen­cia de los da­tos en to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da co­ti­dia­na.

Sin em­bar­go, las apli­ca­cio­nes y usos que aho­ra vis­lum­bra­mos son so­lo la pun­ta del ice­berg de una re­vo­lu­ción mu­cho más pro­fun­da y de gran ca­la­do, tan­to en nues­tro ám­bi­to per­so­nal co­mo tam­bién en el mun­do em­pre­sa­rial, en la ma­ne­ra en que se ges­tio­na y se toman de­ci­sio­nes. En to­dos los sec­to­res, lle­va­mos años vien­do, ca­da vez de ma­ne­ra más fre­cuen­te, có­mo apa­re­cen nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y nue­vos com­pe­ti­do­res que, em­plean­do da­tos, es­tán trans­for­man­do la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de com­pe­tir. Ya nos he­mos acos­tum­bra­do a uti­li­zar nue­vas pla­ta­for­mas de men­sa­je­ría o de trans­por­te, vis­lum­bra­mos cam­bios relevantes en có­mo nos re­la­cio­na­mos con los ban­cos y tér­mi­nos co­mo in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, ro­bó­ti­ca o ana­lí­ti­ca pres­crip­ti­va es­tán ga­nan­do ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia en los fo­ros em­pre­sa­ria­les.

La reali­dad es que el pa­no­ra­ma com­pe­ti­ti­vo es­tá cam­bian­do rá­pi­da­men­te en to­das las in­dus­trias, im­pul­sa­do por la apli­ca­ción in­te­li­gen­te de tec­no­lo­gía y da­tos, y si que­re­mos se­guir com­pi­tien­do, de­be­mos adap­tar­nos y des­cu­brir las nue­vas for­mas de apro­ve­char to­das las ven­ta­jas que es­tos cam­bios es­tán ge­ne­ran­do.

Aque­llas com­pa­ñías que sean ca­pa­ces de abor­dar con éxi­to el pro­ce­so de con­ver­tir­se en una em­pre­sa orien­ta­da a in­sights a tra­vés de los da­tos -en lo que lla­ma­mos co­mo Da­ta Dri­ven

Com­pany (DDC)- ten­drán a su dis­po­si­ción una de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas más relevantes y sos­te­ni­bles pa­ra po­der com­pe­tir y triun­far en sus mer­ca­dos.

Trans­for­mar­se en una Da­ta Dri­ven Com­pany sig­ni­fi­ca “mu­dar de piel”. Di­cho de otra ma­ne­ra, se tra­ta de po­ner el da­to en el cen­tro de la to­ma de de­ci­sio­nes, pe­ro el cam­bio de­be ser más ambicioso y los da­tos de­ben pa­sar a for­mar par­te de la cul­tu­ra de la em­pre­sa, con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar ven­ta­jas y be­ne­fi­cios de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en la pro­pia em­pre­sa y de otras fuen­tes a su al­can­ce.

No to­das las com­pa­ñías se si­túan en el mis­mo pun­to de par­ti­da pa­ra ini­ciar es­te via­je. Si bien es cier­to que cual­quier or­ga­ni­za­ción de cual­quier sec­tor pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una

Da­ta Dri­ven Com­pany, el ca­mino has­ta lle­gar allí pa­sa por cu­brir va­rias eta­pas, que no tie­nen por qué ser su­ce­si­vas, pe­ro sí al me­nos exis­tir:

Es­ta­ble­cer las ba­ses de la em­pre­sa. Las em­pre­sas de­ben evo­lu­cio­nar en ca­pa­ci­da­des, cul­tu­ra, me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo y, en de­fi­ni­ti­va, en su mo­de­lo ope­ra­ti­vo, pa­ra dar res­pues­ta a pre­gun­tas co­mo: ¿qué da­tos ten­go ya?, ¿qué nue­vas ar­qui­tec­tu­ras tec­no­ló­gi­cas ne­ce­si­to pa­ra ges­tio­nar esos da­tos?, ¿qué per­fi­les pro­fe­sio­na­les y ha­bi­li­da­des nue­vas ne­ce­si­to? El fac­tor hu­mano y las ca­pa­ci­da­des al­re­de­dor de la ges­tión, pro­ce­sa­mien­to, análisis de da­tos y su pues­ta en va­lor en tér­mi­nos de ne­go­cio, son uno de los fac­to­res fun­da­men­ta­les de éxi­to en es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Es­ta es la eta­pa en la que se ini­cia­ron las te­le­cos y las com­pa­ñías de banca, en cier­to mo­do im­pul­sa­das por la nor­ma­ti­va re­gu­la­to­ria.

Ha­cer cre­cer tu ne­go­cio apa­lan­cán­do­te en los da­tos pa­ra ello. Es de­cir, lo que co­mún­men­te de­no­mi­na­mos “ca­sos de uso”. Una Da­ta Dri­ven Com­pany de­be su­po­ner un sal­to cua­li­ta­ti­vo en aque­llos pro­ce­sos en los que las em­pre­sas ya han desa­rro­lla­do sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas con éxi­to, co­mo op­ti­mi­zar precio, sur­ti­do, riesgos, etc. Mo­vi­li­zar es­tos pro­ce­sos con nue­vas ca­pa­ci­da­des de ges­tio­nar vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción an­tes no po­si­bles, o ha­cia es­ce­na­rios de pre­dic­ción o pres­crip­ción, su­po­ne re­for­zar aque­llos pro­ce­sos co­re de la em­pre­sa.

In­no­var a par­tir de los da­tos. Los nue­vos eco­sis­te­mas de da­tos y las nue­vas tec­no­lo­gías abren a las em­pre­sas la opor­tu­ni­dad de abor­dar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio. Los da­tos es­tán di­fu­mi­nan­do mu­chas de las ba­rre­ras de en­tra­da tra­di­cio­na­les en ne­go­cios cla­ve, es­tán crean­do nue­vos mer­ca­dos y ha­bi­li­tan­do la po­si­bi­li­dad de co­la­bo­ra­ción en­tre em­pre­sas de muy di­fe­ren­tes sec­to­res. Aque­llas em­pre­sas que, des­de la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción, sean ca­pa­ces de cons­truir nue­vas ideas y conceptos des­de los da­tos se­rán, sin du­da, em­pre­sas con un fu­tu­ro so­bre­sa­lien­te. Se tra­ta la eta­pa me­nos ma­du­ra de las tres, pe­ro sin du­da to­ma­rá un gran im­pul­so en el cor­to pla­zo alen­ta­do tam­bién por los nue­vos cam­bios re­gu­la­to­rios (GDPR) y las ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de las nue­vas tec­no­lo­gías (ar­ti­fi­cial in­te­lli­gen­ce,

ma­chi­ne lear­ning, cog­ni­ti­ve) en con­ti­nua y rá­pi­da evo­lu­ción

Trans­for­mar­se en una Da­ta Dri­ven Com­pany sig­ni­fi­ca po­ner el da­to en el cen­tro de la to­ma de de­ci­sio­nes, y que es­tos pa­sen a for­mar par­te de la cul­tu­ra de la em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.