Ha­cia una Eu­ro­pa más in­te­gra­da y fuer­te Cé­sar Mo­li­nas Fer­nan­do Ra­mí­rez Ma­za­rre­do. Opi­nión de ex­per­tos: y

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Ma­cron pue­de aca­bar sien­do una fi­gu­ra pro­vi­den­cial pa­ra Eu­ro­pa -al igual que lo fue Na­po­león-, por­que su idea es dar prio­ri­dad a la po­lí­ti­ca so­bre la ges­tión del mer­ca­do co­mún

¿ Es la Unión Eu­ro­pea el pro­ble­ma o la so­lu­ción? Es­ta es la prin­ci­pal pre­gun­ta a la que pre­ten­de dar res­pues­ta el li­bro La Cri­sis exis­ten­cial de Eu­ro­pa, una obra que ra­dio­gra­fía el es­ta­do ac­tual del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio tras la úl­ti­ma gran cri­sis fi­nan­cie­ra que es­tu­vo a pun­to de des­truir­lo. Sus au­to­res, Cé­sar Mo­li­nas y Fer­nan­do Ra­mí­rez, ase­gu­ran que lo peor de es­ta cri­sis múl­ti­ple ha pa­sa­do, y que las consecuencias han si­do re­la­ti­va­men­te asu­mi­bles, ya que el po­pu­lis­mo so­lo ha ven­ci­do en el mun­do an­glo­sa­jón con Trump y el Bre­xit. Ade­más, se­ña­lan que el pro­ce­so de in­te­gra­ción eu­ro­pea ya se ha reanu­da­do, y con­fían en que el pro­yec­to se re­fuer­ce en un fu­tu­ro cer­cano.

FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: Pa­re­ce que la Unión Eu­ro­pea es­tá em­pe­zan­do a sa­lir de la cri­sis exis­ten­cial que atra­ve­sa­ba gra­cias, en par­te, al res­pal­do que es­tá mos­tran­do al pro­yec­to el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron. ¿En qué as­pec­tos se no­ta es­ta re­cu­pe­ra­ción des­de el pun­to de vis­to no eco­nó­mi­co?

FER­NAN­DO RA­MÍ­REZ: La cri­sis exis­ten­cial coin­ci­dió con la peor fa­se de la cri­sis eco­nó­mi­ca y am­bas se re­tro­ali­men­ta­ban, pe­ro ac­tual­men­te ha dis­mi­nui­do el mie­do a per­der los dos prin­ci­pa­les ele­men­tos que le­gi­ti­man la exis­ten­cia de una ins­ti­tu­ción co­mo la UE: el es­ta­do de bie­nes­tar y la se­gu­ri­dad.

Las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad im­plan­ta­das pa­ra en­fren­tar la cri­sis fi­nan­cie­ra die­ron lu­gar a los populismos de iz­quier­das, que cla­ma­ban con­tra es­ta aus­te­ri­dad. Es­ta si­tua­ción con­tri­bu­yó a ge­ne­rar sen­ti­mien­tos pe­si­mis­tas en la po­bla­ción, que co­men­zó a pen­sar que to­dos los es­fuer­zos que se es­ta­ban lle­van­do a ca­bo pa­ra sal­va­guar­dar el pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio no servían pa­ra na­da. Sin em­bar­go, en el mo­men­to que em­pie­za a aban­do­nar­se la idea de aus­te­ri­dad, los populismos de iz­quier­das se han ido apa­gan­do.

Los populismos de de­re­chas, por su par­te, son con­se­cuen­cia del otro gran eje de preo­cu­pa­ción: la se­gu­ri­dad fí­si­ca y el man­te­ni­mien­to de la cul­tu­ra. Se tra­ta de mo­vi­mien­tos más xe­nó­fo­bos, más an­ti­eu­ro­peos y más na­cio­na­lis­tas que sur­gen co­mo con­se­cuen­cia de los pro­ce­sos de in­mi­gra­ción ma­si­va, no por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos.

Pe­se a la creen­cia ge­ne­ral, la Unión Eu­ro­pea no tie­ne ca­pa­ci­dad so­bre nin­guno de es­tos pro­ble­mas. El re­to aho­ra es­tá en en­con­trar dón­de re­si­den­cia­mos su res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra po­der re­sol­ver­los. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, se­ría muy be­ne­fi­cio­so ele­var­los a ni­vel co­mu­ni­ta­rio, por­que se­ría una bue­na for­ma de acer­car el in­di­vi­duo a la co­mu­ni­dad y, ade­más, se ga­na­ría ca­pa­ci­dad de ac­ción.

F.F.S. La glo­ba­li­za­ción es­tá ha­cien­do que una par­te de la po­bla­ción se sien­ta mar­gi­na­da al no po­der in­te­grar­se en el nue­vo en­torno. Se tra­ta de la po­bla­ción de más edad, la lla­ma­da grey

re­vo­lu­tion que, ade­más, cuen­ta con un enor­me po­der de de­ci­sión. En un con­ti­nen­te con una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da, ¿có­mo se pue­de ges­tio­nar es­te pro­ce­so?

CÉ­SAR MO­LI­NAS: Nos en­con­tra­mos an­te un pro­ce­so his­tó­ri­co de cam­bio so­cial muy pa­re­ci­do al que ocu­rrió en­tre el si­glo XVIII y el XIX con la apa­ri­ción del te­lar me­cá­ni­co y de la má­qui­na de va­por. La di­fe­ren­cia es que en­ton­ces los cos­tes del cam­bio se la­mi­na­ron a lo lar­go de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, y aho­ra el pro­ce­so es tan rá­pi­do que se ha con­cen­tra­do en una so­la ge­ne­ra­ción.

Las po­lí­ti­cas del es­ta­do de bie­nes­tar se es­tán vien­do ame­na­za­das por la de­mo­gra­fía, pe­ro hay que en­con­trar la ma­ne­ra de fi­nan­ciar­las. En es­te sen­ti­do, la UE pue­de ser más efi­caz que una cons­te­la­ción de 27 es­ta­dos miem­bros.

Eu­ro­pa tie­ne que ol­vi­dar­se de ges­tio­nar úni­ca­men­te el mer­ca­do co­mún y asu­mir más com­pe­ten­cias. Es la ho­ra de la po­lí­ti­ca, de trans­for­mar esa reali­dad im­plí­ci­ta en una reali­dad más ex­plí­ci­ta y, so­bre esa ba­se, desa­rro­llar un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia que hoy es dé­bil, pe­ro muy ne­ce­sa­rio pa­ra do­tar de le­gi­ti­mi­dad al apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co eu­ro­peo.

En es­te pun­to, Ma­cron pue­de aca­bar sien­do una fi­gu­ra pro­vi­den­cial pa­ra Eu­ro­pa -al igual que en su día lo fue Na­po­león-, por­que su idea es dar prio­ri­dad a la po­lí­ti­ca so­bre la ges­tión del mer­ca­do co­mún.

F.F.S. Esa ne­ce­sa­ria in­fluen­cia que va a ejer­cer Ma­cron se po­dría con­si­de­rar co­mo una fal­ta de li­de­raz­go por par­te del res­to de paí­ses. En Es­pa­ña, por ejem­plo, no se trans­mi­te la im­por­tan­cia que tie­ne la UE en la po­lí­ti­ca. ¿Has­ta que pun­to es un error por par­te de nues­tro go­bierno?

De­be­mos tra­ba­jar por con­se­guir un pro­yec­to en el que la di­ver­si­dad se res­pe­te y se va­lo­re, pe­ro sien­do cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de con­ver­ger, so­bre to­do eco­nó­mi­ca­men­te La sa­li­da de Reino Uni­do del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio es una gran pér­di­da, pe­ro hay que re­co­no­cer que po­lí­ti­ca­men­te fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas

C. S.: La Unión Eu­ro­pea es­tá don­de es­tá pre­ci­sa­men­te por­que ha exis­ti­do un gran li­de­raz­go du­ran­te su cons­truc­ción. El pro­yec­to se fun­dó de arri­ba a aba­jo, y es­to im­pli­ca la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas que, ade­más de ser gran­des vi­sio­na­rios, te­nían la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad co­mo pa­ra arras­trar, sin le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, a un con­jun­to de paí­ses, y guiar­les has­ta don­de es­ta­mos hoy. Pe­ro esa le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca no se es­ta­ble­ció des­pués, y el pro­ce­di­mien­to se ha pa­ra­do.

No es lo mis­mo acep­tar la le­gi­ti­mi­dad de lo co­ti­diano, que con­se­guir un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia. Es­to úl­ti­mo no se ha con­se­gui­do, pe­ro los po­lí­ti­cos sa­ben que, si quie­ren ga­nar elec­cio­nes, tie­nen que cen­trar­se en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca.

Es fun­da­men­tal con­se­guir que los asun­tos im­por­tan­tes se ges­tio­nen a ni­vel su­pra­na­cio­nal. El es­ta­do de bie­nes­tar es irre­nun­cia­ble con­cep­tual y cuan­ti­ta­ti­va­men­te, pe­ro úni­ca­men­te po­drá man­te­ner­se au­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad, al­go que re­quie­re la uti­li­za­ción de estructuras más am­plias y efi­ca­ces, es de­cir, una ges­tión co­mún.

F.F.S.: Javier Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, se­ña­la que ha­ce fal­ta un lí­der eu­ro­peo su­pra­na­cio­nal ca­paz de co­mu­ni­car a la po­bla­ción la im­por­tan­cia del pro­yec­to, por­que es­to ge­ne­ra­ría un pun­to de unión. ¿Es­tán de acuer­do?

C.M.: Yo creo que es­ta­mos muy cer­ca. De he­cho, no me ex­tra­ña­ría que en los pró­xi­mos años co­men­za­ran a ce­le­brar­se elec­cio­nes. Co­mo sue­le pa­sar, las co­sas co­mien­zan de ma­ne­ra im­plí­ci­ta, pe­ro el pro­ce­so de de­mo­cra­ti­za­ción de la Unión Eu­ro­pea es evi­den­te.

F.R.: La so­cie­dad ya no acep­ta una cons­truc­ción que se reali­ce ex­clu­si­va­men­te de arri­ba a aba­jo, ne­ce­si­ta par­ti­ci­par. Las mi­no­rías acep­tan el re­sul­ta­do de las ma­yo­rías por­que sa­ben que en las pró­xi­mas elec­cio­nes vol­ve­rán a te­ner otra opor­tu­ni­dad. Si no exis­te un fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co y no es­tás de acuer­do con de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes, no tie­nes ho­ri­zon­te de cam­bio. Lo que ha pa­sa­do con el Bre­xit es que los bri­tá­ni­cos no veían un po­si­ble es­ce­na­rio de cam­bio. El ac­tual pro­ce­so eu­ro­peo no per­mi­te vi­sua­li­zar que las co­sas pue­dan con­se­guir­se con agi­li­dad, y eso tie­ne que cam­biar.

F.F.S.: ¿Pue­de el Bre­xit re­pre­sen­tar una opor­tu­ni­dad pa­ra la UE?

C.M.: Ya lo es. La pró­xi­ma fa­se de in­te­gra­ción o ce­sión de so­be­ra­nía ver­sa­rá so­bre te­mas que re­quie­ran una­ni­mi­dad, ma­yor in­te­gra­ción po­li­cial, en de­fen­sa y en po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. El Reino Uni­do siem­pre se ha opues­to a to­do es­to. Su sa­li­da del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio es una gran pér­di­da, pe­ro hay que re­co­no­cer que po­lí­ti­ca­men­te fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas.

F.F.S.: Has­ta el si­glo XVIII Eu­ro­pa era un ac­tor fun­da­men­tal en los jue­gos de po­der a ni­vel mun­dial, pe­ro aho­ra el equi­li­brio ha cam­bia­do. Nues­tros com­pe­ti­do­res aho­ra son externos, el mun­do mi­ra ca­da vez más ha­cia Asia y la cos­ta del Pa­cí­fi­co… ¿Pue­de ac­tuar es­te he­cho co­mo me­ca­nis­mo de uni­fi­ca­ción?

C.M.: Tie­ne que ser­lo por­que, de lo con­tra­rio, se­re­mos irre­le­van­tes. En el mun­do ha ha­bi­do tres re­vo­lu­cio­nes: la na­ve­ga­ción trans­o­ceá­ni­ca; la re­vo­lu­ción in­dus­trial, y la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Las dos pri­me­ras fue­ron li­de­ra­das por Eu­ro­pa, pe­ro la ter­ce­ra no, y es un he­cho nue­vo en la his­to­ria eco­nó­mi­ca. Es­to nos de­be obli­gar a unir­nos por­que, aun­que ya no es­ta­mos en el epi­cen­tro, no po­de­mos re­nun­ciar a se­guir sien­do un im­por­tan­te ac­tor glo­bal.

F.R.: La his­to­ria de Eu­ro­pa siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por la al­ter­nan­cia de com­pe­ten­cia y equi­li­brio. Es fun­da­men­tal man­te­ner esas raí­ces que es­tán en nues­tro ADN, cual­quier idea uni­for­mis­ta que pre­ten­da eli­mi­nar la di­ver­si­dad, fra­ca­sa­rá. Hay que tra­ba­jar por con­se­guir un pro­yec­to en el que la di­ver­si­dad se res­pe­te y se va­lo­re, pe­ro de­be­mos ser cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de con­ver­ger, so­bre to­do eco­nó­mi­ca­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.