La tran­si­ción ener­gé­ti­ca, un cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial Opi­nión de ex­per­tos: Al­ber­to Amo­res, Pe­dro Li­na­res, Car­los Sa­llé, Ra­fael Ma­teo y Ra­fael Bor­ge.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

De­be­mos cam­biar las tec­no­lo­gías de usos fi­na­les, si de ver­dad que­re­mos fa­ci­li­tar la elec­tri­fi­ca­ción y la descarbonización

¿ Son lo su­fi­cien­te­men­te am­bi­cio­sos los ob­je­ti­vos pa­ra 2030 y 2050 acor­da­dos en la COP21? Es­ta fue una de las cues­tio­nes de­ba­ti­das en la me­sa “Cam­bio Cli­má­ti­co” del 15º En­cuen­tro del Sec­tor Ener­gé­ti­co or­ga­ni­za­do por De­loit­te e IESE Bu­si­ness School.

Pa­ra Al­ber­to Amo­res –so­cio res­pon­sa­ble de Es­tra­te­gia Cor­po­ra­ti­va, Ener­gía y Re­cur­sos de Mo­ni­tor De­loit­te, y mo­de­ra­dor de la me­sa–, “en­tra­mos en un se­gun­do ci­clo de re­fle­xión acer­ca de es­tos ob­je­ti­vos. Lo que pa­re­ce cla­ro tras es­tos años es que los com­pro­mi­sos plan­tea­dos por los dis­tin­tos paí­ses di­fí­cil­men­te van a per­mi­tir el cum­pli­mien­to de no in­cre­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal del pla­ne­ta por en­ci­ma de los dos gra­dos en el año 2050 y lo­grar la neu­tra­li­dad de emi­sio­nes en la se­gun­da par­te de la cen­tu­ria”. Amo­res es­tu­vo acom­pa­ña­do de per­so­na­li­da­des del mun­do em­pre­sa­rial y aca­dé­mi­co, que ana­li­za­ron la tran­si­ción ener­gé­ti­ca mun­dial, así co­mo el desa­rro­llo y las im­pli­ca­cio­nes con­cre­tas en el ca­so de la UE, y de Es­pa­ña.

En pa­la­bras del di­rec­ti­vo de De­loit­te, “mu­chos va­lo­ra­rán de for­ma dis­tin­ta có­mo nues­tro Go­bierno es­tá aco­me­tien­do las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas pa­ra la descarbonización. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios y al­gu­nos pa­pers que he­mos desa­rro­lla­do con IESE, con­ver­ge­mos en que el cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos a 2050 so­lo se pue­de con­se­guir con un cam­bio de vec­to­res ener­gé­ti­cos (des­pla­zan­do al pe­tró­leo y al car­bón por re­no­va­bles); un es­fuer­zo enor­me de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pa­ra que las in­ver­sio­nes que ha­ya que rea­li­zar en es­te pro­ce­so de descarbonización y elec­tri­fi­ca­ción sean asu­mi­bles por el país, y que nues­tra de­man­da fi­nal de ener­gía dis­mi­nu­ya o al me­nos des­aco­ple­mos el con­su­mo de ener­gía del cre­ci­mien­to del PIB. En es­te sen­ti­do, vec­to­res co­mo el gas na­tu­ral ten­drán mu­cho que de­cir pa­ra con­tri­buir a ese pro­ce­so, es­pe­cial­men­te don­de la elec­tri­ci­dad no ten­ga un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co apro­pia­do pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de los con­su­mi­do­res”. An­tes de dar pa­so a los po­nen­tes –cu­yas pa­la­bras sin­te­ti­za­mos a con­ti­nua­ción–, Amo­res qui­so des­ta­car que “si lo ha­ce­mos de for­ma in­te­li­gen­te”, la tran­si­ción ha­cia una so­cie­dad ba­ja en car­bono “pue­de ser in­clu­so más barata que un es­ce­na­rio con­ti­nuis­ta”.

Pe­dro Li­na­res (Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Co­mi­llas): “Ne­ce­si­ta­mos com­pren­der có­mo ac­ti­var la de­man­da”

Pe­dro Li­na­res es vi­ce­rrec­tor de In­ves­ti­ga­ción e In­ter­na­cio­na­li­za­ción en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas. Es tam­bién ca­te­drá­ti­co de Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial de la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de In­ge­nie­ría ICAI, co­fun­da­dor y di­rec­tor de Eco­no­mics for Energy, ade­más de in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Tec­no­ló­gi­ca (IIT) y de la Cá­te­dra BP de Ener­gía y Sos­te­ni­bi­li­dad, e in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do en MIT CEEPR.

“Me gus­ta­ría re­fle­xio­nar so­bre la mag­ni­tud del re­to que te­ne­mos y cuá­les son los es­ce­na­rios de ca­len­ta­mien­to glo­bal a los que nos lle­van las ten­den­cias ac­tua­les de evo­lu­ción del sec­tor; por­que ni si­quie­ra po­nién­do­nos op­ti­mis­tas, y su­po­nien­do que se cum­plie­sen to­das las pro­me­sas de los dis­tin­tos paí­ses del Acuer­do de Pa­rís, nin­guno de ellos nos lle­va a un es­ce­na­rio de dos gra­dos, y mu­cho me­nos a uno de gra­do y me­dio.

Uti­li­zan­do co­mo guía el úl­ti­mo “World Energy Outlook” de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía (IEA), lo in­tere­san­te es com­pa­rar el es­ce­na­rio con­ven­cio­nal (lo que se pue­de con­si­de­rar co­mo un bu­si­ness as usual), con el sus­tai­na­ble de­ve­lop­ment

sce­na­rio. Po­de­mos ver có­mo hay de­ter­mi­na­dos as­pec­tos que ne­ce­si­tan un cam­bio ten­den­cial, que pa­sa por rom­per la sen­da que es­ta­mos usan­do pa­ra el desa­rro­llo de com­bus­ti­bles fó-

Quien ha­ga an­tes la trans­for­ma­ción po­drá co­lo­car­se en una si­tua­ción pre­fe­ren­te pa­ra co­mer­cia­li­zar las tec­no­lo­gías que ha­ya desa­rro­lla­do

si­les y cam­biar­la por una ma­yor pe­ne­tra­ción de re­no­va­bles. El su­pues­to de má­xi­ma sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal im­pli­ca dos cla­ves fun­da­men­ta­les: mu­cho más aho­rro y efi­cien­cia.

El ter­cer ele­men­to, se­gún la Agen­cia, se re­fie­re al cam­bio en las in­ver­sio­nes. Por un la­do, el sec­tor eléc­tri­co ha de ser uno de los vec­to­res fun­da­men­ta­les, por­que tie­ne que so­por­tar una ma­yor cuo­ta de ener­gía fi­nal y es esen­cial pa­ra la descarbonización; por otro la­do, tie­ne que cam­biar ra­di­cal­men­te su es­truc­tu­ra. La elec­tri­fi­ca­ción no es un fin en sí mis­mo, sino un me­dio pa­ra al­can­zar la descarbonización. La IEA di­ce que te­ne­mos que evo­lu­cio­nar en 2040 ha­cia un es­ce­na­rio fun­da­men­tal­men­te re­no­va­ble, pe­ro man­tie­ne una par­ti­ci­pa­ción de los fó­si­les en el sec­tor eléc­tri­co, fun­da­men­tal­men­te aso­cia­da a la cap­tu­ra y secuestro de car­bono. Pa­ra al­gu­nos, es­ta es la úni­ca opor­tu­ni­dad.

La tran­si­ción a un desa­rro­llo sos­te­ni­ble im­pli­ca ac­tuar so­bre los usos fi­na­les, es­tan­do el re­to en la de­man­da, no en la ofer­ta. De­be­mos cam­biar las tec­no­lo­gías de usos fi­na­les si de ver­dad que­re­mos fa­ci­li­tar la elec­tri­fi­ca­ción y la descarbonización. Exis­ten un par de tec­no­lo­gías cen­tra­les: el vehícu­lo eléc­tri­co y el desa­rro­llo de la solar fo­to­vol­tai­ca. La du­da es cuál de­be ser la velocidad de des­plie­gue de es­tas so­lu­cio­nes. La Agen­cia apo­ya el ob­je­ti­vo de re­duc­ción de emi­sio­nes y de dos gra­dos, y plan­tea una se­rie de fa­ses de tran­si­ción. Cuan­to más rá­pi­do lo que­ra­mos ha­cer, más in­ver­sión evi­den­te­men­te y más ac­tua­ción so­bre las tec­no­lo­gías fi­na­les que per­mi­ti­rán desa­rro­llar el res­to de la tran­si­ción. Por lo tan­to, el de­ba­te es­tá en la velocidad que es­ta­mos dis­pues­tos a asu­mir, y en mi­ni­mi­zar los erro­res.

Si aten­de­mos a un es­ce­na­rio me­nos con­ven­cio­nal, co­mo el de Bloom­berg, que se cen­tra so­lo en el eléc­tri­co, ve­mos que la po­ten­cia ins­ta­la­da en el sec­tor eléc­tri­co en 2040 no es de­ma­sia­do dis­tin­ta de la de la Agen­cia. La úni­ca di­fe­ren­cia es la con­fian­za en la cap­tu­ra y al­ma­ce­na­mien­to de car­bono. Bloom­berg no con­si­de­ra que va­ya a ser una op­ción, y por lo tan­to las re­no­va­bles tie­nen mu­cho más re­co­rri­do.

Los más con­ven­cio­na­les y los más in­no­va­do­res coin­ci­di­mos en la trans­for­ma­ción ra­di­cal de nues­tro sec­tor ener­gé­ti­co si que­re­mos lle­gar a esos ob­je­ti­vos. Unos paí­ses ten­drán que evo­lu­cio­nar pri­me­ro, y po­drán co­lo­car­se en una si­tua­ción pre­fe­ren­te pa­ra co­mer­cia­li­zar las tec­no­lo­gías que ha­yan desa­rro­lla­do.

En Eu­ro­pa pa­re­ce que te­ne­mos cla­ro dón­de hay que ir: en­tre un 80% y un 95% de re­duc­ción de emi­sio­nes pa­ra 2050. La cues­tión es có­mo. La Co­mi­sión plan­tea una evo­lu­ción más o me­nos li­neal de esa trans­for­ma­ción; de nue­vo, la du­da es­tá en la velocidad. Sa­be­mos que pa­ra 2050 de­be­mos emi­tir por de­ba­jo de los 88 mi­llo­nes de to­ne­la­das; es­to nos de­be di­ri­gir y 2030 ser un pa­so in­ter­me­dio. No es lo mis­mo ir a un es­ce­na­rio con 88 mi­llo­nes de to­ne­la­das que ir a uno co­mo el que he­mos pro­pues­to no­so­tros (des­de la uni­ver­si­dad), don­de si que­re­mos re­du­cir un 95% nues­tras emi­sio­nes, o in­clu­so un 80% –sien­do un po­co más re­la­ja­do–, y con­ta­mos con que el sec­tor ener­gé­ti­co es so­lo uno de los que emi­te –pe­ro qui­zás el que lo ten­ga al­go más fá­cil que otros, co­mo la agri­cul­tu­ra o la in­dus­tria–, a lo me­jor el ener­gé­ti­co no pue­de emi­tir y tie­ne que ir a ce­ro, lo cual im­pli­ca un ni­vel de es­fuer­zo ma­yor. De­be­mos con­si­de­rar si es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer­lo o no, y qué consecuencias tie­ne.

El se­gun­do as­pec­to son los es­ce­na­rios a 2030. Es­pa­ña tie­ne asig­na­do pa­ra en­ton­ces un ob­je­ti­vo de re­duc­ción del 26% de emi­sio­nes en los sec­to­res di­fu­sos, en re­la­ción con los ni­ve­les de 2005; lo cual en un su­pues­to de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co pue­de ser de­ma­sia­do fá­cil. En mu­chos es­ce­na­rios, lle­gar a esa re­duc­ción del 26% de di­fu­sos pa­ra 2030 y del 43% a ni­vel de ETS, beneficia a Es­pa­ña, pues en nues­tro país es­ta­mos mi­dien­do so­bre 2005 –que fue nues­tro má­xi­mo de emi­sio­nes– y no so­bre 1990 –co­mo ha­ce la Co­mi­sión–. La cues­tión es si de­be­mos apu­rar al má­xi­mo es­te es­ce­na­rio, te­nien­do en cuen­ta dón­de te­ne­mos que lle­gar en 2050, pa­ra no te­ner pro­ble­mas.

El men­sa­je del aho­rro y la efi­cien­cia es fun­da­men­tal. Cuan­do plan­tea­mos 2030 y 2050, lo que ha­ce el sis­te­ma es in­tro­du­cir me­di­das de efi­cien­cia que son ren­ta­bles eco­nó­mi­ca­men­te, y nos per­mi­ten des­aco­plar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la de­man­da de ener­gía. En tér­mi­nos de mix, si con­si­de­ra­mos un es­ce­na­rio ambicioso de re­duc­ción de emi­sio­nes, es­ti­man­do un 40% de re­duc­ción glo­bal so­bre 1990 (pa­ra ser cohe­ren­tes con la Co­mi­sión), en­con­tra­mos una re­duc­ción gran­de de la de­man­da de pe­tró­leo, un au­men­to del pa­pel del gas, y por su­pues­to una pe­ne­tra­ción de las re­no­va­bles. En 2050, el es­ce­na­rio cam­bia­rá, yen­do a uno ab­so­lu­ta­men­te des­car­bo­ni­za­do en el sec­tor eléc­tri­co, lo cual im­pli­ca el 100% de re­no­va­bles. La du­da es qué ha­ce­mos con el trans­por­te y la in­dus­tria. Ne­ce­si­ta­mos al­go que nos per­mi­ta la descarbonización (al­go que aho­ra es­ta­mos lla­man­do bio­ma­sa, pe­ro que es una in­cóg­ni­ta). Cuan­do plan­tea­mos un es­ce­na­rio más re­la­ja­do, lo úni­co que su­ce­de es que per­mi­ti­mos al trans­por­te pe­sa­do se­guir uti­li­zan­do com­bus­ti­bles fó­si­les, pe­ro de­be­mos cam­biar to­do lo de­más.

¿Cuá­les son los gran­des desafíos? Pri­me­ro el aho­rro y la efi­cien­cia. La elec­tri­fi­ca­ción nos pue­de ayu­dar pa­ra la efi­cien­cia, pe­ro es­ta es un me­dio, no un ob­je­ti­vo en sí mis­mo. La ac­ti­va­ción de la de­man­da es ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal. Por otro la­do, la elec­tri­fi­ca­ción del trans­por­te li­ge­ro aún plan­tea mu­chas in­cóg­ni­tas (el des­plie­gue de la in­fra­es­truc­tu­ra de re­car­ga, la ra­pi­dez y la cohe­ren­cia tem­po­ral, el pa­pel de la retirada de vehícu­los an­ti­guos con­ta­mi­nan­tes…). Es­tos dos pri­me­ros desafíos son fac­ti­bles y la tec­no­lo­gía nos va a ayu­dar a lo­grar un sis­te­ma ener­gé­ti­co ase­qui­ble, si ha­ce­mos las co­sas bien.

Hay otros re­tos más com­pli­ca­dos, co­mo la descarbonización del trans­por­te pe­sa­do. Ca­si to­dos te­ne­mos cla­ro que en 2050 el sec­tor eléc­tri­co de­be es­tar to­tal­men­te des­car­bo­ni­za­do, pe­ro có­mo se ges­tio­na ese sis­te­ma, de dón­de sa­ca­mos la iner­cia en un es­ce­na­rio 100% re­no­va­bles. La de­man­da de­be ayu­dar a ges­tio­nar un sis­te­ma eléc­tri­co más fle­xi­ble, y a res­pon­der en el sec­tor trans­por­te y re­si­den­cial. De to­do, lo que más me preo­cu­pa es la in­dus­tria, por­que al­gu­na se pue­de elec­tri­fi­car, co­mo la si­de­rur­gia, pe­ro ¿có­mo elec­tri­fi­ca­mos otra com­po­nen­te in­dus­trial que re­quie­re de ener­gía tér­mi­ca de me­dia y al­ta tem­pe­ra­tu­ra que no se pue­de con­se­guir aho­ra mis­mo con la elec­tri­ci­dad?

Hay un úl­ti­mo desafío, trans­ver­sal, que tie­ne que ver con una ade­cua­da ges­tión de los tiem­pos, las in­ver­sio­nes y la tran­si­ción pa­ra cum­plir en 2030, y tam­bién en 2050.

Co­mo aca­dé­mi­cos, nues­tro pa­pel es po­ner los nú­me­ros en­ci­ma de la me­sa. Son los po­lí­ti­cos quie­nes han de ha­cer las pro­pues­tas, pe­ro me gus­ta­ría com­par­tir al­gu­nos men­sa­jes que afec­tan a to­dos los es­ce­na­rios:

- Ne­ce­si­ta­mos una se­ñal del precio de CO2, pe­ro tam­bién pa­ra

otros con­ta­mi­nan­tes, o las in­ver­sio­nes no van a ocu­rrir.

- El con­su­mi­dor no siem­pre res­pon­de al precio, y qui­zá en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos ha­ga fal­ta una re­gu­la­ción más du­ra. - De­be­mos plan­tear un diseño ins­ti­tu­cio­nal de ta­ri­fas es­ta­ble, pre­de­ci­ble y ro­bus­to.

- Pre­ci­sa­mos ca­na­li­zar la fi­nan­cia­ción que va a ha­cer fal­ta pa­ra to­das las in­ver­sio­nes. En es­te sen­ti­do, el te­ma de la fi­nan­cia­ción cli­má­ti­ca qui­zá ayu­de.

- Hay que em­pe­zar a to­mar de­ci­sio­nes. Aho­ra mis­mo hay una cier­ta so­bre­ca­pa­ci­dad en el sec­tor eléc­tri­co y en el in­dus­trial, pe­ro en un par de años ten­dre­mos que re­no­var equi­pos, y de­be­mos dis­cu­tir los nú­me­ros cuan­to an­tes.

- Ur­ge un es­fuer­zo de edu­ca­ción, de cam­bio de mo­de­los cul­tu­ra­les, de pa­tro­nes eco­nó­mi­cos en el fon­do. La tec­no­lo­gía so­lo nos va a lle­var has­ta de­ter­mi­na­do pun­to, pe­ro ne­ce­si­ta­mos com­pren­der có­mo ac­ti­var la de­man­da”.

Car­los Sa­llé (Iber­dro­la): “La tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble ha ro­to pa­ra­dig­mas de cos­tes con res­pec­to a la tra­di­cio­nal”

Sa­llé es di­rec­tor de Po­lí­ti­cas Ener­gé­ti­cas y Cam­bio Cli­má­ti­co de Iber­dro­la. In­ge­nie­ro in­dus­trial eléc­tri­co por la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, es co­fun­da­dor de la ONG Ener­gías Sin Fron­te­ras y pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ener­gía de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña.

“Es­ta­mos an­te una reali­dad que ca­si na­die po­ne en du­da, y que es ur­gen­te. 17 de los 18 úl­ti­mos años han si­do los más ca­lien­tes des­de la épo­ca prein­dus­trial. Al­gu­nos es­tu­dios, en el es­ce­na­rio de IPCC –In­ter­go­vern­men­tal Pa­nel on Clima-

Hay que plan­tear ya un diseño ins­ti­tu­cio­nal de ta­ri­fas es­ta­ble, pre­de­ci­ble y ro­bus­to Sien­do Es­pa­ña uno de los paí­ses más afec­ta­dos, de­be­ría ir por de­lan­te en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la descarbonización

El cam­bio cli­má­ti­co es­tá sien­do con­si­de­ra­do por los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les y ha­cien­do que sea un fac­tor im­por­tan­te en la de­ci­sión de las em­pre­sas Los cam­bios del pa­ra­dig­ma ener­gé­ti­co van a mo­di­fi­car la he­ge­mo­nía de los paí­ses

te Chan­ge o Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co–, plan­tean que so­lo que­dan cin­co años pa­ra al­can­zar el su­pues­to de 1,5 gra­dos, y sien­do Es­pa­ña uno de los paí­ses más afec­ta­dos, de­be­ría ir por de­lan­te en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y la descarbonización.

Qui­sie­ra pro­fun­di­zar en la idea de cam­bio de pa­ra­dig­mas en dos va­rian­tes. Pri­me­ro, en lo re­la­ti­vo a la dis­rup­ción en la tec­no­lo­gía, por­que al­gu­nos si­guen pen­san­do que las re­no­va­bles cues­tan lo mis­mo que ha­ce un lus­tro, cuan­do no es así. Es­to ra­len­ti­za la to­ma de de­ci­sio­nes acer­ca de los pro­ce­sos de descarbonización. En los úl­ti­mos me­ses en las subas­tas in­ter­na­cio­na­les de re­no­va­bles, los cos­tes es­tán por de­ba­jo de los 20 eu­ros/me­ga­va­tio/ho­ra. Es una dis­rup­ción im­pre­sio­nan­te de una tec­no­lo­gía que es cla­ve.

Se­gun­do, hay que te­ner lu­ces lar­gas so­bre el te­ma de los cos­tes futuros que pa­ra Es­pa­ña tie­ne la no descarbonización. Un in­tere­san­te es­tu­dio del Ban­co Mun­dial ex­pli­ca que mu­chas de las tec­no­lo­gías ba­jas en car­bono ya son com­pe­ti­ti­vas con res­pec­to a las tra­di­cio­na­les, pe­ro otras no; aho­ra bien, ¿qué pa­sa­ría si con­si­de­ra­mos la pér­di­da de PIB que se pro­du­ce en las eco­no­mías glo­ba­les –en Es­pa­ña se­ría ma­yor por ser el país más afec­ta­do por el cam­bio cli­má­ti­co–, si trae­mos el va­lor ac­tual ne­to de esos so­bre­cos­tes que se ge­ne­ran en un país en el que por ejem­plo su te­ji­do pro­duc­ti­vo –el tu­ris­mo, las cos­tas, etc.– va a ser mer­ma­do si no aten­de­mos los pro­ble­mas del cam­bio cli­má­ti­co? Pues re­sul­ta que esas tec­no­lo­gías ba­jas en car­bono au­men­tan mu­chí­si­mo su com­pe­ti­ti­vi­dad res­pec­to a las otras. Por lo tan­to, no es­tar in­clu­yen­do es­to en la ecua­ción de análisis, y usar per­ma­nen­te­men­te el cos­te ra­bio­so ac­tual, ha­ce que la tra­yec­to­ria pa­ra la descarbonización no sea la ade­cua­da en un país o en una em­pre­sa.

Los ele­men­tos con los que cuen­ta Iber­dro­la, co­mo com­pa­ñía glo­bal e in­ver­so­ra en dis­tin­tos mer­ca­dos, en re­la­ción al cam­bio cli­má­ti­co sir­ven ca­si exac­ta­men­te pa­ra un país.

Por una par­te, los fir­man­tes del Acuer­do de Pa­rís van a es­tar adap­tan­do nue­vas le­yes de descarbonización, y por tan­to pe­na­li­zan­do aque­llas es­tra­te­gias no des­car­bo­ni­zan­tes. Por otra, es­tá la pro­pia reali­dad. El IPCC si­gue di­cien­do –y los fe­nó­me­nos ad­ver­sos así lo cons­ta­tan– que hay que em­pe­zar a pro­te­ger las ins­ta­la­cio­nes y adop­tar me­di­das con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

La gran no­ti­cia es que ya exis­te una tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble que ha ro­to pa­ra­dig­mas de cos­tes con res­pec­to a las tec­no­lo­gías tra­di­cio­na­les, y es­to de­be­ría es­tar sien­do ana­li­za­do por in­ver­so­res a lar­go pla­zo. Se­ría necio pa­ra una em­pre­sa, pe­ro tam­bién pa­ra un país, des­co­no­cer es­ta reali­dad.

Ca­da vez hay más se­ña­les de CO2 en di­fe­ren­tes paí­ses. En Reino Uni­do ha caí­do la ta­sa, lo que ha ge­ne­ra­do reacciones de los agen­tes y de­ci­sio­nes de cie­rre de cen­tra­les. Ade­más, la ca­li­dad del ai­re es­tá en­tran­do co­mo dri­ver adi­cio­nal de descarbonización, es­tan­do las ciu­da­des más in­vo­lu­cra­das y sien­do más ági­les que los go­bier­nos en su to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra aten­der el pro­ble­ma de la des­con­ta­mi­na­ción lo­cal.

El úl­ti­mo ele­men­to es el sec­tor fi­nan­cie­ro. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá sien­do con­si­de­ra­do por mer­ca­dos de ca­pi­ta­les y ha­cien­do que sea un fac­tor im­por­tan­te en la de­ci­sión de las em­pre­sas, pe­ro tam­bién de­be­ría ser­lo en las es­tra­te­gias de los paí­ses. Apa­re­cen nue­vos ele­men­tos que ha­cen va­lo­rar el pro­ble­ma de in­ver­tir, o no des­in­ver­tir, en tec­no­lo­gías de fuer­te car­bo­ni­za­ción. La ges­to­ra de fon­dos Blac­kRock de­man­da ac­cio­nes pa­ra que las em­pre­sas le pre­sen­ten sus pla­nes de descarbonización. Por no men­cio­nar al fi­nan­cial dis­clo­su­re, que ca­da vez pre­sio­na­rá más en ese sen­ti­do.

En Es­pa­ña ne­ce­si­ta­mos cam­biar y au­nar vo­lun­ta­des. En Iber­dro­la he­mos ela­bo­ra­do nues­tros pro­pios es­ce­na­rios con ba­se a 2050, y si el país y las Ad­mi­nis­tra­cio­nes se fo­ca­li­zan en que las tec­no­lo­gías re­no­va­bles, las bom­bas de ca­lor, las ba­te­rías, el vehícu­lo eléc­tri­co… se desa­rro­llen aquí y no ten­ga­mos que im­por­tar, se ge­ne­ra­ría un cre­ci­mien­to de PIB muy re­le­van­te. Ade­más, esa ten­den­cia de re­duc­ción de cos­tes y la en­tra­da de las re­no­va­bles van a ba­jar la ta­ri­fa eléc­tri­ca; y en se­gu­ri­dad del su­mi­nis­tro, la pro­pia dis­mi­nu­ción de la de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca nos ale­ja de la problemática de los cho­ques de pre­cios.

Con res­pec­to a la de­man­da, ha­ce fal­ta que la fuer­za del mer­ca­do em­pie­ce a ma­que­tar una ofer­ta en fun­ción de lo que so­li­ci­ten los con­su­mi­do­res que es­tán en su zo­na de ac­tua­ción, ade­más de con­tar con la co­la­bo­ra­ción de los ope­ra­do­res de re­des, tam­bién in­vo­lu­cra­dos en es­te de­ba­te”.

Ra­fael Ma­teo (Ac­cio­na): “La tran­si­ción no es el des­tino, es el via­je”

Ra­fael Ma­teo es consejero delegado de Ac­cio­na Ener­gía des­de enero de 2010 y miem­bro del Co­mi­té de Di­rec­ción de la com­pa­ñía. Su­ma más de tres dé­ca­das años en el sec­tor eléc­tri­co y gran ex­pe­rien­cia en mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, ejer­cien­do va­rios años co­mo al­to di­rec­ti­vo de En­de­sa, en di­ver­sas

po­si­cio­nes. Es in­ge­nie­ro in­dus­trial de la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les de Zaragoza.

“Voy a ha­blar des­de el pun­to de vis­ta de una em­pre­sa que por ter­cer año con­se­cu­ti­vo ha si­do con­si­de­ra­da co­mo la utility más ver­de del mun­do, y que ope­ra en 20 paí­ses, lo cual nos da vi­si­bi­li­dad en dis­tin­tos tipos de mer­ca­do. No co­rres­pon­de a las em­pre­sas ha­cer po­lí­ti­cas de re­gu­la­ción, sino in­ver­tir y ope­rar allá don­de las re­gu­la­cio­nes son con­for­ta­bles.

No hay du­da de que la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca nos per­mi­te ha­blar de que el fu­tu­ro va a ser re­no­va­ble (por ejem­plo, en los pa­ne­les so­la­res es­ta­mos ha­blan­do de cos­tes de la in­ver­sión de 0,6 o 0,65 dó­la­res por va­tio pi­co en paí­ses de me­diano cos­te, o de tur­bi­nas eó­li­cas sú­per efi­cien­tes). Es­ta­mos en el mo­men­to ce­ro de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. Hoy las tec­no­lo­gías re­no­va­bles han al­can­za­do su ma­du­rez, pe­ro la tran­si­ción no es el des­tino, es el via­je; y ha­ce fal­ta el vehícu­lo, el di­ne­ro, los pa­sa­je­ros y los ma­pas.

Nues­tro úni­co ob­je­ti­vo es li­de­rar el cam­bio cli­má­ti­co y con­se­guir que la ener­gía sea ase­qui­ble y, so­bre to­do, ac­ce­si­ble, por­que hay to­da­vía al­go más de un bi­llón de po­ten­cia­les con­su­mi­do­res que no tie­nen ac­ce­so.

Otro fac­tor son las fi­nan­zas. Es in­gen­te la can­ti­dad de fon­dos que quie­ren in­ver­tir en re­no­va­bles. Hay mu­cho más di­ne­ro pa­ra in­ver­tir en re­no­va­bles que pro­yec­tos ban­ca­bles pa­ra que se in­vier­ta en ellos. Es­to su­ce­de, por­que los fon­dos se han da­do cuen­ta del ba­jí­si­mo ries­go de es­te pro­duc­to ener­gé­ti­co: no tie­ne vo­la­ti­li­dad, no es­tá so­me­ti­do al ries­go cli­má­ti­co ni al ries­go del precio de los com­mo­di­ties. Sim­ple­men­te hay que in­ver­tir una vez y es­pe­rar “n” años. Es­ta­mos en un cla­ro es­ce­na­rio de cos­tes fi­jos, por­que los va­ria­bles de las re­no­va­bles son mí­ni­mos.

La tran­si­ción es tam­bién una dis­rup­ción tam­bién so­cial, pues ten­dre­mos que sa­lir de un en­torno pa­ra ir a otro. Por ejem­plo, Chi­na ha con­se­gui­do mo­dé­li­ca­men­te ha­cer una rá­pi­da tran­si­ción. Ha cerrado plan­tas de car­bón des­em­plean­do a un mi­llón y me­dio de chi­nos, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te ha he­cho un plan quin­que­nal de crea­ción de re­no­va­bles, ocu­pan­do a 30 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. La so­cie­dad tie­ne que per­ci­bir que la tran­si­ción ener­gé­ti­ca es una opor­tu­ni­dad de crea­ción em­pleo.

La de­man­da es fun­da­men­tal en tres ám­bi­tos: uno, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, por­que si no des­aco­pla­mos el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los usos de la ener­gía, por mu­cho es­fuer­zo y descarbonización que hagamos va a ser prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble cum­plir el lí­mi­te de emi­sio­nes; se­gun­do, cam­bio ha­cia vec­to­res ener­gé­ti­cos di­ri­gi­dos a la elec­tri­fi­ca­ción –re­no­va­bles y gas–, me­nos con­ta­mi­nan­tes y más efi­cien­tes; y tres, la ges­tión de la de­man­da, con­si­guien­do que sea mu­cho más ac­ti­va.

Por úl­ti­mo, las po­lí­ti­cas de­ben de­fi­nir có­mo ha de ser la tran­si­ción y fi­jar la velocidad, que de­be ser la má­xi­ma. En Ac­cio­na te­ne­mos la suer­te de ope­rar en mu­chos paí­ses. En aque­llos don­de las re­glas del mer­ca­do fun­cio­nan so­las, los ope­ra­do­res e in­ver­so­res es­tán dis­pues­tos y apa­re­cen me­ca­nis­mos de subas­ta pú­bli­ca o privada; son paí­ses que es­tán al­can­zan­do una en­tra­da in­te­li­gen­te en la tran­si­ción.

Tam­bién hay otros mer­ca­dos don­de es­ta­mos bien ser­vi­dos o in­clu­so te­ne­mos más ener­gía de la que ne­ce­si­ta­mos, en los que la tran­si­ción se tie­ne que for­zar, por­que lo que ne­ce­si­ta­mos es ha­cer una sus­ti­tu­ción. Ahí es don­de de­ben en­trar las po­lí­ti­cas, y por su­pues­to go­ber­nan­tes con lu­ces lar­gas. La tran­si­ción no es so­lo sus­ti­tuir com­bus­ti­bles fó­si­les por re­no­va­bles, es un cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co.

Tal y co­mo apunta Bloom­berg, los cam­bios del pa­ra­dig­ma ener­gé­ti­co van a cam­biar la he­ge­mo­nía de los paí­ses. En es­te mo­men­to, to­dos tie­nen ac­ce­so a los mis­mos re­cur­sos. Por ejem­plo, Bo­li­via, uno de los paí­ses más po­bres del mun­do, que has­ta ha­ce po­co ex­por­ta­ba al­go de gas a Ar­gen­ti­na, quie­re ser una eco­no­mía he­ge­mó­ni­ca y ha in­ver­ti­do ma­si­va­men­te en fuen­tes de ener­gía solar pa­ra te­ner ac­ce­so a una ener­gía muy barata, que le per­mi­ta ex­por­tar el gas que que­da y so­bre to­do desa­rro­llar una eco­no­mía a ba­se de sus re­cur­sos na­tu­ra­les. En el pa­sa­do, he­mos vis­to có­mo aque­llos paí­ses he­ge­mó­ni­cos eran los que te­nían re­cur­sos ener­gé­ti­cos (car­bón, pe­tró­leo o gas). Aho­ra de­pen­de­rá de có­mo se en­fo­que y có­mo de in­te­li­gen­te y rá­pi­da sea la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, co­mo pa­ra que Bo­li­via se con­vier­ta en la Ara­bia Sau­dí del li­tio o Chi­na con­si­ga me­jo­rar su ca­li­dad de ai­re y con­ver­tir­se en una po­ten­cia de re­no­va­ble. Por su par­te, Es­pa­ña ne­ce­si­ta atre­ver­se a ajus­tar el mer­ca­do, pa­ra que to­do flu­ya y los clien­tes quie­ran com­prar su ener­gía a lar­go pla­zo”.

Ra­fael Bor­ge (UPM): “La ca­li­dad del ai­re es una pa­lan­ca pa­ra ins­tru­men­ta­li­zar me­di­das lo­ca­les que pue­den te­ner un efec­to glo­bal”

Ra­fael Bor­ge es pro­fe­sor ti­tu­lar en la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y coor­di­na­dor de la­bo­ra­to­rio de mo­de­li­za­ción am­bien­tal en el de­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca In­dus­trial y del Me­dio Am­bien­te de la mis­ma uni­ver­si­dad.

“La ca­li­dad del ai­re es una res­tric­ción fun­da­men­tal, e im­po­ne una ne­ce­si­dad de ac­tua­ción in­me­dia­ta. Se­gún la OMS, una ma­la ca­li­dad del ai­re ex­te­rior es­tá ge­ne­ran­do del or­den de 3,7 mi­llo­nes de muer­tes pre­ma­tu­ras al año. In­clu­so Eu­ro­pa, don­de te­ne­mos bue­na ca­li­dad del ai­re, re­gis­tra del or­den de me­dio mi­llón de muer­tes pre­ma­tu­ras. La es­ti­ma­ción so­lo de cos­tes di­rec­tos en sa­lud es­tá en­tre los 200.000 y 800.000 mi­llo­nes de eu­ros en Eu­ro­pa, lo que pue­de lle­gar a su­po­ner has­ta el 2% del PIB.

Hay mu­cho más di­ne­ro pa­ra in­ver­tir en re­no­va­bles que pro­yec­tos ban­ca­bles pa­ra que se in­vier­ta en ellos

Una ma­la ca­li­dad del ai­re ex­te­rior es­tá ge­ne­ran­do del or­den de 3,7 mi­llo­nes de muer­tes pre­ma­tu­ras al año Hay que me­jo­rar el ais­la­mien­to en la edi­fi­ca­ción y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca

Los efec­tos es­tán su­ce­dien­do en las gran­des ciu­da­des. A mi­tad de si­glo, el 70% de la po­bla­ción mun­dial va a vi­vir en las ciu­da­des, y dos ter­ce­ras par­tes del con­su­mo ener­gé­ti­co fi­nal se pro­du­cen en ellas. De­be­mos ac­tuar des­de la ges­tión de la de­man­da, por­que es real­men­te el mo­tor de las emi­sio­nes. La ca­li­dad del ai­re es una pa­lan­ca muy bue­na pa­ra ins­tru­men­ta­li­zar me­di­das lo­ca­les que pue­den te­ner un efec­to glo­bal. Te­ne­mos que com­pren­der que, en el fon­do, los pro­ble­mas de ca­li­dad del ai­re y de cam­bio cli­má­ti­co tie­nen un arran­que co­mún. Los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y la po­lu­ción de la ca­li­dad de ai­re tie­nen en co­mún que en gran me­di­da las emi­sio­nes se pro­du­cen den­tro de las gran­des ur­bes.

En Ma­drid, el 75% de los ni­ve­les lo­ca­les de NO2 que res­pi­ra­mos pro­ce­den del tráfico ro­da­do. El plan de ca­li­dad del ai­re y cam­bio cli­má­ti­co del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid con­si­de­ra que es­te te­ma ne­ce­si­ta más so­lu­cio­nes des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co y de la de­man­da. La re­duc­ción del nú­me­ro de vehícu­los mer­ma la emi­sión del res­to, ya que la ta­sa de emi­sión es­pe­cí­fi­ca de­pen­de del gra­do de con­ges­tión, y aquí no hay na­da de tec­no­lo­gía. Con eso va­mos a te­ner un efec­to muy im­por­tan­te so­bre el NO2 y las par­tí­cu­las, te­nien­do en cuen­ta que un ter­cio de la ma­sa de las par­tí­cu­las de los co­ches fun­da­men­tal­men­te son black carbon. Por otro la­do, va­mos a ac­tuar so­bre el ter­cio que su­po­ne el sec­tor del trans­por­te en ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Es­to hay que com­ple­men­tar­lo con me­di­das tec­no­ló­gi­cas. La más ma­du­ra y avan­za­da es la elec­tri­fi­ca­ción del par­que móvil, que ten­drá un efec­to im­por­tan­te so­bre el NO2, en la me­di­da en que sea­mos ca­pa­ces de lo­grar una pe­ne­tra­ción po­ten­te. Tam­bién va­mos a re­du­cir las par­tí­cu­las, en es­te ca­so me­nos por­que mu­chas de las que res­pi­ra­mos no vie­nen del tu­bo de escape sino de la pro­pia ca­lle y de la red de sus­pen­sión, y los co­ches eléc­tri­cos –igual que los con­ven­cio­na­les– tie­nen fric­ción y abra­sión, y esas par­tí­cu­las van a es­tar ahí.

No po­de­mos des­acom­pa­sar es­ta ac­tua­ción de una re­no­va­ción to­tal­men­te re­no­va­ble en la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca. Mis dudas es­tán re­la­cio­na­das con có­mo se ges­tio­na e im­ple­men­ta es­to a ni­vel de go­ber­nan­za. Jun­to a esa mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, es­tá la re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na, con ac­tua­cio­nes so­bre sec­to­res co­mo el doméstico, el re­si­den­cial y el co­mer­cial, esen­cial­men­te las re­la­cio­na­das con el ca­lor en el ám­bi­to ur­bano –que tie­ne unas emi­sio­nes muy im­por­tan­tes por el con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les di­rec­ta­men­te–, y el sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción –don­de hay mu­cho desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co–, así co­mo me­jo­ras en el ais­la­mien­to en la edi­fi­ca­ción y en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

A pe­sar de que re­gu­la­do­res lo­ca­les –los ayun­ta­mien­tos– tie­nen mu­cha ca­pa­ci­dad re­gu­la­to­ria y de ac­ción rá­pi­da y di­rec­ta, en la práctica hi­lar un plan que sea razonable en tér­mi­nos de me­jo­ra de ca­li­dad del ai­re y de re­duc­ción de emi­sio­nes lo­ca­les es muy com­pli­ca­do, por­que obli­ga a to­mar me­di­das de­ci­di­das y po­co po­pu­la­res. Es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar mo­de­los de in­cen­ti­vos pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de vi­vien­das, o al me­nos pa­ra el cam­bio de ais­la­mien­to, la ins­ta­la­ción de cal­de­ras más efi­cien­tes, etc., pe­ro tam­bién afron­tar las me­di­das im­po­pu­la­res, co­mo res­trin­gir el tráfico, ra­cio­na­li­zar el uso de cier­tos re­cur­sos de la ciu­dad, etc. To­do es­to pa­sa por con­cien­ciar al ciu­da­dano so­bre sus há­bi­tos de con­su­mo y el efec­to que tie­nen”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.