2018: una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra la UE

Mano a mano: en­tre­vis­ta con Juer­gen B. Don­ges.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

La Unión Eu­ro­pea se en­fren­ta es­te año a unos cam­bios a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal de gran en­ver­ga­du­ra que mar­ca­rán el des­tino del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio. Se tra­ta de un en­torno de gran in­cer­ti­dum­bre, pe­ro que tam­bién ofre­ce im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des, pues­to que se desa­rro­lla en un es­ce­na­rio de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca más fuer­te de lo es­pe­ra­do. Así lo se­ña­ló Juer­gen B. Don­ges, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­nia y Se­nior Re­search Fe­llow del Co­log­ne Ins­ti­tu­te for Eco­no­mic Po­licy, du­ran­te su con­fe­ren­cia en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino. El pro­fe­sor con­ce­dió una en­tre­vis­ta a Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce en la que, co­mo es ha­bi­tual, ofre­ció una in­tere­san­te re­fle­xión so­bre los asun­tos más can­den­tes de la ac­tua­li­dad eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal.

FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: En el en­cuen­tro so­bre ener­gía or­ga­ni­za­do re­cien­te­men­te por ESA­DE en el que par­ti­ci­pa­ron Ja­vier So­la­na y Jo­su Jon Imaz, me lla­mó la aten­ción la pers­pec­ti­va de in­ver­sión ra­cio­nal des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co que ellos de­fen­dían. Eu­ro­pa ge­ne­ra un 12% del dió­xi­do de car­bono a ni­vel mun­dial, una ci­fra que es­tá le­jos de su im­pac­to co­mo pro­duc­to in­terno bru­to, y el pro­ce­so de me­jo­ra es más cos­to­so a me­di­da que se avan­za en la des­car­bo­ni­za­ción. La in­dus­tria eu­ro­pea, en con­cre­to la au­to­mo­ción, ha he­cho un gran es­fuer­zo pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción en el con­ti­nen­te. ¿Has­ta qué pun­to es ra­zo­na­ble pre­sio­nar en es­tos en­tor­nos des­de un pun­to de vis­ta lo­cal, cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de un pro­ble­ma glo­bal? JUER­GEN B. DON­GES: Per­mí­ta­me fe­li­ci­tar­le por la pre­gun­ta, ha pues­to el de­do en la lla­ga. Me irri­ta mu­cho la idea de que si Eu­ro­pa to­ma me­di­das pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes tó­xi­cas se con­tri­bu­ye de for­ma ex­tra­or­di­na­ria a la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, por­que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la con­tri­bu­ción del vie­jo con­ti­nen­te es mí­ni­ma, aun­que sí nos re­per­cu­te com­ple­ta­men­te en el cos­te. Las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono y de­más ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro no se pa­ran en las fron­te­ras, y de­be­ría­mos ac­tuar de for­ma glo­bal pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo más efi­cien­te a un cos­te re­la­ti­va­men­te ba­jo y con un ren­di­mien­to lo más al­to po­si­ble.

Un pri­mer pa­so pa­ra con­se­guir­lo son los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les que se cie­rran en en­cuen­tros co­mo el de Pa­rís, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que al­gu­nos paí­ses, co­mo Chi­na, son res­pon­sa­bles de gran par­te de la con­ta­mi­na­ción, por lo que ellos ten­drían que re­du­cir más sus emi­sio­nes. Es­tos acuer­dos in­ter­na­cio­na­les so­lo tie­nen sen­ti­do si to­dos re­man en la mis­ma di­rec­ción, pe­ro con­se­guir es­to es muy di­fí­cil. En Ale­ma­nia, los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos no se po­nen de acuer­do en có­mo rea­li­zar el pro­ce­so de des­car­bo­ni­za­ción, y a es­te rit­mo no van a con­se­guir el ob­je­ti­vo que ellos mis­mos se mar­ca­ron en cuan­to a re­duc­ción de emi­sio­nes. In­clu­so en un país co­mo el mío, que pre­su­me de con­cien­cia eco­ló­gi­ca, a la ho­ra de la ver­dad se im­po­nen los in­tere­ses de de­ter­mi­na­dos sec­to­res.

No se cie­rran las mi­nas de car­bón ba­jo la pre­mi­sa de que se eli­mi­na­rían mun­chos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro si real­men­te hay un pro­ble­ma de cam­bio cli­má­ti­co y se quie­re ha­cer al­go, ha­brá que crear pues­tos de tra­ba­jo en otros sec­to­res. El pro­ble­ma es que to­do es­te pro­ce­so tie­ne un cos­te, y du­ran­te mu­chos años se han dis­cu­ti­do po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les co­mo si es­tas fue­ran gra­tis y bas­ta­ra con la bue­na vo­lun­tad. F.F.S.: Las cen­tra­les nu­clea­res son uno de los asun­tos po­lí­ti­ca­men­te más in­co­rrec­tos. Lo ocu­rri­do en Ale­ma­nia con el cie­rre de to­das las plan­tas es un ejem­plo cla­ro, pe­ro los ex­per­tos del MIT ase­gu­ran que to­dos los re­si­duos nu­clea­res del mun­do ca­ben en un es­ta­dio de fút­bol me­diano. Tam­bién re­cuer­dan que en EE.UU. en los úl­ti­mos 50 años no ha ha­bi­do ni una so­la víc­ti­ma por pro­ble­mas nu­clea­res. En­ton­ces, ¿por qué es­ta ani­mad­ver­sión a una de las fuen­tes más in­tere­san­tes en cuan­to a con­ta­mi­na­ción, pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia a la ho­ra de ge­ne­rar elec­tri­ci­dad?

J.B.D.: Es un te­ma muy pa­sio­nal en el que es di­fí­cil ar­gu­men­tar ra­cio­nal­men­te. Es más, to­dos aque­llos que es­tán en con­tra de la ener­gía nu­clear co­gen co­mo ejem­plo los ac­ci­den­tes de Cher-

De­be­ría­mos ac­tuar a ni­vel glo­bal pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes tó­xi­cas de for­ma más efi­cien­te, a un cos­te re­la­ti­va­men­te ba­jo y con un ren­di­mien­to lo más al­to po­si­ble

nó­bil y Fu­kus­hi­ma, pe­se a que es­te úl­ti­mo fue de­ri­va­do de un tsu­na­mi, no un fa­llo es­tric­ta­men­te nu­clear.

Por otro la­do, es­ta­mos vien­do que al­gu­nos paí­ses co­mo Reino Uni­do es­tán vol­vien­do a abrir sus cen­tra­les nu­clea­res, por­que se han da­do cuen­ta de que pro­du­cen una ener­gía muy efi­cien­te, siem­pre y cuan­do exis­ta una es­tric­ta re­gu­la­ción que con­tro­le la se­gu­ri­dad de la pro­duc­ción. Ade­más, siem­pre es bueno que el mix ener­gé­ti­co sea di­ver­so, y no cen­trar­se úni­ca­men­te en las opor­tu­ni­da­des que ofre­cen las re­no­va­bles.

El de­ba­te nu­clear, al igual que el cam­bio cli­má­ti­co, no es­tán abier­tos a dis­cu­sio­nes, por­que lle­gan al co­ra­zón de mu­cha gen­te.

Los ex­per­tos en cien­cias na­tu­ra­les no pue­den afir­mar con ro­tun­di­dad que las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les que han ocu­rri­do en los úl­ti­mos años sean pro­duc­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal, pe­ro siem­pre que hay inun­da­cio­nes o hu­ra­ca­nes se acha­ca a es­ta pro­ble­má­ti­ca. Los por­ta­vo­ces ofi­cia­les de Na­cio­nes Uni­das, in­clui­dos los in­nu­me­ra­bles aca­dé­mi­cos de pen­sa­mien­to eco­ló­gi­co en ca­si to­dos los paí­ses, se han ad­ju­di­ca­do el mo­no­po­lio del co­no­ci­mien­to e ig­no­ran cual­quier otro diag­nós­ti­co que no sea el de ad­ver­tir so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y sus con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras. Sin em­bar­go, hay evi­den­cias de que ha­ce cien­tos de años ocu­rrie­ron otras ca­tás­tro­fes pa­re­ci­das sin que hu­bie­ra, que se se­pa, emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. La so­cie­dad no se ha pa­ra­do a pen­sar que to­dos es­tos ac­ci­den­tes pue­den ser pro­duc­to de fa­ses cí­cli­cas que atra­vie­sa el pla­ne­ta. Lo úni­co que po­de­mos ha­cer es pro­cu­rar que los pro­gra­mas y po­lí­ti­cas que se di­se­ñen en es­te sen­ti­do no co­men­tan de­ma­sia­dos erro­res y no fo­men­ten la ilu­sión en la ciu­da­da­nía de que se pue­de crear el pa­raí­so te­rre­nal, por­que no es así.

Im­po­ner me­ca­nis­mos de pre­cios pa­ra dis­mi­nuir la con­ta­mi­na­ción es la úni­ca for­ma de que las em­pre­sas y las per­so­nas cam­bien su com­por­ta­mien­to

Los po­pu­lis­mos de de­re­cha e iz­quier­da que han sur­gi­do en los úl­ti­mos años se ba­san en un re­la­to que yo con­si­de­ro in­si­dio­so, por­que no es­tá ba­sa­do en nin­gu­na evi­den­cia em­pí­ri­ca

El me­dio am­bien­te es­tá pa­ra que se le uti­li­ce, no pa­ra que se le ado­re, y lo que te­ne­mos que ha­cer es uti­li­zar­lo de una for­ma sen­sa­ta y ra­cio­nal ins­tau­ran­do me­ca­nis­mos co­mo el de pre­cios pa­ra re­du­cir emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, por­que es la úni­ca for­ma de que las em­pre­sas y las per­so­nas cam­bien su com­por­ta­mien­to, lo que ha­rán cuan­do las emi­sio­nes que ge­ne­ran no les sal­gan gra­tis.

Otro pun­to im­por­tan­te es que cuan­do tra­ta­mos es­tos te­mas, mu­chas ve­ces se nos ol­vi­da pen­sar en las al­ter­na­ti­vas. Aho­ra to­das las mi­ra­das se cen­tran en el co­che eléc­tri­co, pe­ro a lo me­jor pue­de ha­ber otras tec­no­lo­gías igual y más efi­cien­tes.

Es una ‘arro­gan­cia cien­tí­fi­ca’, co­mo de­cía Frie­drich von Ha­yek, Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 1974, que un go­bierno crea sa­ber cuál es la me­jor tec­no­lo­gía pa­ra al­can­zar un de­ter­mi­na­do ob­je­ti­vo. Si se quie­ren dis­mi­nuir las emi­sio­nes, el go­bierno de­be­ría ha­cer un ca­len­da­rio que mar­que los rit­mos de las re­duc­cio­nes y, des­pués, de­jar a la in­dus­tria que de­sa­rro­lle la idea uti­li­zan­do la tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra que con­si­de­re más ade­cua­da. De­fi­na­mos los ob­je­ti­vos y de­je­mos que sea el mer­ca­do en li­bre com­pe­ten­cia quien de­ci­da có­mo al­can­zar­los. Apro­ve­che­mos la crea­ti­vi­dad de los in­di­vi­duos.

Los go­bier­nos no pue­den -y no de­be­nes­pe­rar que la UE les sa­que las cas­ta­ñas del fue­go. La res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en pri­mer lu­gar en los go­bier­nos na­cio­na­les, no en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas

F.F.S.: Un in­tere­san­te as­pec­to que ha men­cio­na­do es el he­cho de po­ner pre­cio a la con­ta­mi­na­ción. ¿Qué im­por­tan­cia ten­dría con­tar con una po­lí­ti­ca glo­bal so­bre el pre­cio del CO2 at­mos­fé­ri­co? J.B.D.: Un mé­to­do con­sis­ti­ría en in­tro­du­cir un gra­va­men con­duc­tor co­mo el desa­rro­lla­do por el cé­le­bre pro­fe­sor bri­tá­ni­co Art­hur Pi­gou ha­ce ca­si cien años, con el fin de en­ca­re­cer el con­su­mo de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos e in­cen­ti­var así su aho­rro. Se­ría un sis­te­ma mu­cho más efi­cien­te, pe­ro ha­bría que di­se­ñar una po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal con­jun­ta pa­ra que no se pro­du­je­ran des­víos, por­que si so­lo se ac­ti­va­se es­te me­ca­nis­mo en la Unión Eu­ro­pea, la in­dus­tria el au­to­mó­vil se tras­la­da­ría a otros paí­ses y el pro­ble­ma con­ti­nua­ría.

Cuan­do tie­nen lu­gar cum­bres co­mo la de Pa­rís, el pri­mer ob­je­ti­vo es con­cien­ciar a to­do el mun­do de que hay que re­du­cir las emi­sio­nes, y eso so­lo se con­si­gue mar­can­do ob­je­ti­vos con­cre­tos. A la ho­ra de im­ple­men­tar­los, creo que se­ría mu­cho más efi­caz uti­li­zar el pre­cio que tra­ba­jar con prohi­bi­cio­nes o im­po­nien­do una de­ter­mi­na­da tec­no­lo­gía. Si to­dos los paí­ses se com­pro­me­tie­ran a en­ca­re­cer las ener­gías que más con­ta­mi­nan, es­toy se­gu­ro de que se pro­du­ci­ría un gran avan­ce. El pro­ble­ma prác­ti­co con el gra­va­men pi­gou­viano es que no sa­bría­mos de an­te­mano có­mo do­si­fi­car­lo ade­cua­da­men­te, por­que no co­no­ce­mos las elas­ti­ci­da­des-pre­cio de la de­man­da de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos por par­te de las em­pre­sas y los ho­ga­res. ¿A par­tir de qué pre­cio de la ga­so­li­na re­du­ci­ría­mos el uso de nues­tro co­che?

Otra op­ción es ne­go­ciar los de­re­chos de emi­sión en ba­se al mé­to­do su­ge­ri­do por Ro­nald Coa­se, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go y Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 1991. Los paí­ses que más con­ta­mi­nen de­ben com­prar esos de­re­chos y, de es­ta for­ma, se en­con­tra­ría el pre­cio ade­cua­do. La bol­sa de com­pra-ven­ta de ta­les de­re­chos de emi­sión que se apli­ca en la Unión Eu­ro­pea des­de 2005 es­tá ba­sa­da en es­ta idea, pe­ro no tie­ne de­ma­sia­da re­per­cu­sión, por­que úni­ca­men­te ata­ñe a los paí­ses del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio. Si se apli­ca­ra a ni­vel glo­bal, se con­se­gui­rían im­por­tan­tes re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

Sin em­bar­go, pien­so que to­da­vía es­ta­mos muy le­jos de con­se­guir al­go así, por­que los po­lí­ti­cos quie­ren ser ellos los que in­ter­vie­nen en los mer­ca­dos ba­jo el le­ma de la “su­pre­ma­cía de la po­lí­ti­ca so­bre la eco­no­mía” y no se dan cuen­ta de que es im­po­si­ble con­tro­lar to­dos los fac­to­res que de­ter­mi­nan los com­por­ta­mien­tos de los agen­tes eco­nó­mi­cos en una so­cie­dad li­bre. Es más, ni si­quie­ra se pue­de ha­cer en las no li­bres, co­mo de­mues­tra la ex­pe­rien­cia. Por eso, los me­ca­nis­mos de pre­cios son los más ade­cua­dos.

Por ejem­plo, cuan­do se pro­du­jo la pri­me­ra cri­sis del pe­tró­leo en 1973, to­dos los paí­ses, me­nos Ale­ma­nia, re­gu­la­ron los pre­cios de la ga­so­li­na, im­po­nien­do un to­pe al en­ca­re­ci­mien­to. El mi­nis­tro de eco­no­mía ale­mán, sin em­bar­go, de­jó que el pre­cio de la ga­so­li­na se dis­pa­ra­ra, y fue en­ton­ces cuan­do la in­dus­tria del au­to­mó­vil co­men­zó a fa­bri­car mo­to­res que con­su­mían mu­cho me­nos com­bus­ti­ble. Fue la me­jor for­ma de sa­car el me­jor pro­ve­cho a esa si­tua­ción crea­da por el mo­no­po­lio de la OPEP.

De­jar que la com­pe­ten­cia se re­gu­le a tra­vés del me­ca­nis­mo de pre­cios es al­go tan na­tu­ral que fun­cio­na in­clu­so cuan­do va­mos a com­prar al su­per­mer­ca­do. Una per­so­na es­tá acos­tum­bra­da a com­prar de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos, pe­ro si de re­pen­te sube mu­cho el pre­cio de un pro­duc­to que com­pra ha­bi­tual­men­te, el con­su­mi­dor de­ja de com­prar­lo o lo sus­ti­tu­ye por otro.

F.F.S.: En­ton­ces, ¿el pro­ble­ma es la re­gu­la­ción del im­pac­to so­cial?

J.B.D.: Efec­ti­va­men­te. Los gru­pos de in­te­rés rá­pi­da­men­te ins­tru­men­ta­li­zan es­ta si­tua­ción y ge­ne­ran con­fu­sión en la so­cie­dad. Ha­blan de com­pe­ten­cia des­leal, de ex­plo­ta­ción del tra­ba­ja­dor y de de­sigual­dad so­cial. Los po­pu­lis­mos de de­re­cha e iz­quier­da que han sur­gi­do en los úl­ti­mos años se ba­san en un re­la­to que yo con­si­de­ro in­si­dio­so, por­que no es­tá ba­sa­do en nin­gu­na evi­den­cia em­pí­ri­ca. El sín­dro­me de la pos­ver­dad es­tá muy en bo­ga ac­tual­men­te, co­mo ve­mos en Ca­ta­lu­ña con los ar­gu­men­tos que es­gri­men los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra jus­ti­fi­car su cau­sa, y en Es­ta­dos Uni­dos con los plan­tea­mien­tos pro­tec­cio­nis­tas del pre­si­den­te Trump.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen en es­te ám­bi­to una im­por­tan­te la­bor, pe­ro mu­chos no lo ha­cen por­que de al­gu­na for­ma es­tán eco­nó­mi­ca­men­te con­tro­la­dos. A lo lar­go de la his­to­ria se han pro­du­ci­do mu­chos cam­bios mo­ti­va­dos por la in­sis­ten­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Mu­cha gen­te cri­ti­ca el po­der es­tos tie­nen en una so­cie­dad, pe­ro ba­jo mi pun­to de vis­ta desem­pe­ñan un pa­pel im­pres­cin­di­ble, por­que la in­for­ma­ción que pu­bli­can ca­la en la so­cie­dad y aca­ba lle­gan­do a los po­lí­ti­cos.

Es­to es­tá ocu­rrien­do en al­gu­nos paí­ses con la ne­go­cia­ción del Mar­co Fi­nan­cie­ro Plu­ria­nual pa­ra la UE (2021-27). La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to de pre­su­pues­to que plan­tea un au­men­to del gas­to (en un 18,5%) y abo­ga por in­cre­men­tar la con­tri­bu­ción de ca­da país al 1,11% del PIB co­mu­ni­ta­rio (ac­tual­men­te: 1%); el Par­la­men­to Eu­ro­peo quie­re in­clu­so más, un 1,3%. Ni los co­mi­sa­rios eu­ro­peos, ni los eu­ro­dipu­tados pa­re­cen es­tar dis­pues­tos a pre­gun­tar­se si en la era de la di­gi­ta­li­za­ción es ra­zo­na­ble que la par­ti­da agrí­co­la con­ti­núe te­nien­do un enor­me pe­so en el pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio (un 30%), so­lo por­que a Fran­cia le gus­te que así sea. Tam­po­co pa­re­ce preo­cu­par­les que los

Se si­gue di­fe­ren­cian­do en­tre po­lí­ti­cas de de­re­chas y de iz­quier­das, cuan­do lo que ha­bría que ha­cer es dis­tin­guir en­tre po­lí­ti­cas bue­nas y ma­las

El es­lo­gan del ‘no es no’ es de una sim­ple­za po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual que una so­cie­dad mo­der­na no de­bie­ra to­le­rar

sub­si­dios pro­ce­den­tes de los Fon­dos Es­truc­tu­ra­les de la UE, que cons­ti­tu­yen otra de las gran­des par­ti­das del gas­to pre­su­pues­ta­rio, con­ti­núen otor­gán­do­se in­clu­so a paí­ses avan­za­dos, en vez de con­cen­trar­los ex­clu­si­va­men­te en los paí­ses más ne­ce­si­ta­dos, que son los del Es­te eu­ro­peo. Si se re­du­je­ran es­tos gas­tos, aun­que so­lo fue­ra en un 1 o 2%, que­da­rían li­be­ra­dos va­rios mi­les de mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fi­nan­ciar otros pro­yec­tos, los de fu­tu­ro. Las ne­go­cia­cio­nes van a ser du­ras, por­que los paí­ses que es­tán dis­pues­tos a in­cre­men­tar su con­tri­bu­ción fi­nan­cie­ra al pre­su­pues­to de la UE (li­de­ra­dos por Ale­ma­nia y Fran­cia, con el apo­yo de Es­pa­ña) se ven en­fren­ta­dos a nu­me­ro­sos so­cios (ca­pi­ta­nea­dos por Aus­tria y Ho­lan­da) que re­cla­man una re­duc­ción del gas­to co­mu­ni­ta­rio, da­da una fu­tu­ra UE con un Es­ta­do miem­bro me­nos (Reino Uni­do).

En nu­me­ro­sos paí­ses eu­ro­peos ya se ha abier­to el de­ba­te pú­bli­co so­bre la opor­tu­ni­dad que re­pre­sen­ta el Bre­xit pa­ra ra­cio­na­li­zar el gas­to, en vez de su­bir­lo. Es­toy se­gu­ro de que es­te in­cre­men­to no se va a ma­te­ria­li­zar, por­que en Ho­lan­da y Aus­tria ya se han for­ma­do gru­pos que apues­tan por bus­car al­ter­na­ti­vas más efi­cien­tes.

El año 2018 va a ser cru­cial pa­ra el des­tino de la UE, pues­to que hay que em­pe­zar a pre­pa­rar­se pa­ra los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que nos es­pe­ran a ni­vel eu­ro­peo en 2019, co­mo los co­mi­cios al Par­la­men­to Eu­ro­peo y la de­sig­na­ción del pró­xi­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en sus­ti­tu­ción de Jean-Clau­de Junc­ker, que no vuel­ve a pre­sen­tar can­di­da­tu­ra; la elec­ción de un nue­vo pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo (el man­da­to de Do­nald Tusk ca­du­ca el 30 de no­viem­bre de 2019); y la de­sig­na­ción del su­ce­sor de Ma­rio Drag­hi al fren­te del BCE, que to­ma­rá po­se­sión del car­go en no­viem­bre del año que vie­ne.

Se tra­ta de un mo­men­to es­pe­cial­men­te pro­pi­cio pa­ra apro­ve­char la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad, da­do que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa se ha con­so­li­da­do más de lo es­pe­ra­do. Es el mo­men­to, por tan­to, de di­se­ñar y em­pren­der con de­ter­mi­na­ción y am­bi­ción unas po­lí­ti­cas ra­cio­na­les que po­ten­cien el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y la crea­ción de em­pleo, y con­tri­bu­yan así a re­for­zar las fuen­tes de la pros­pe­ri­dad y del bie­nes­tar so­cial.

Que que­de bien cla­ro: la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en pri­mer lu­gar en los go­bier­nos na­cio­na­les, no en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Son los go­bier­nos los que me­jor co­no­cen la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial del país, las pe­cu­lia­ri­da­des de sus mer­ca­dos y los fac­to­res idio­sin­crá­ti­cos de la so­cie­dad, por lo que sa­ben per­fec­ta­men­te lo que hay que ha­cer. Los go­bier­nos no pue­den y no de­ben es­pe­rar que la UE les sa­que las cas­ta­ñas del fue­go. Si rehú­yen su res­pon­sa­bi­li­dad se les plan­tea­ría un di­le­ma: la UE o bien no pue­de re­sol­ver el asun­to por fal­ta de me­dios y com­pe­ten­cias, o bien im­po­ne me­di­das que no son de agra­do en el país en cues­tión, co­mo ha su­ce­di­do con los res­ca­tes de paí­ses ex­ce­si­va­men­te en­deu­da­dos.

A ni­vel su­pra­na­cio­nal, tam­po­co hay tiem­po que per­der pa­ra en­cau­zar las gran­des ta­reas que es­tán so­bre la me­sa, co­mo son las fu­tu­ra po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, la crea­ción de un mer­ca­do di­gi­tal úni­co, y el ro­bus­te­ci­mien­to de la ar­qui­tec­tu­ra de la eu­ro­zo­na. Es­tas ta­reas ha­bría que abor­dar­las mien­tras nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos ten­gan la ca­be­za li­bre pa­ra ello y no es­tén ab­sor­bi­dos por cam­pa­ñas elec­to­ra­les eu­ro­peas, es de­cir, en es­te año.

F.F.S.: Ha­ce unos días me reuní con va­rios ex­per­tos del MIT que se en­cuen­tran desa­rro­llan­do un pro­gra­ma pa­ra in­cre­men­tar el va­lor en­tre es­tra­te­gia e im­ple­men­ta­ción. La pues­ta en mar­cha de es­tra­te­gias es una ac­ti­vi­dad crí­ti­ca, da­do que es la pri­me­ra fuen­te de pér­di­da de va­lor. En los en­tor­nos pro­fe­sio­na­les, y tam­bién en los go­bier­nos, la com­ple­ji­dad en los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te co­mo con­se­cuen­cia de las ten­sio­nes rei­nan­tes y los di­ver­sos fac­to­res que in­flu­yen en ellos. ¿Has­ta qué pun­to se es­tá ha­cien­do di­fí­cil im­ple­men­tar di­ná­mi­cas ra­cio­na­les en el es­pa­cio eu­ro­peo? J.B.D.: La evo­lu­ción po­lí­ti­ca que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do los di­fe­ren­tes paí­ses de la Unión Eu­ro­pea es­tá ha­cien­do que los par­la­men­tos es­tén ca­da vez más frag­men­ta­dos. En los úl­ti­mos años han sur­gi­do nue­vos gru­pos po­lí­ti­cos, y for­mar go­bier­nos con una ma­yo­ría ab­so­lu­ta se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil. La to­ma de de­ci­sio­nes es com­ple­ja por­que las di­fe­ren­tes for­ma­cio­nes ne­ce­si­tan con­sen­suar. Lo he­mos vis­to re­cien­te­men­te en Ale­ma­nia, y tam­bién en Ita­lia, don­de el pre­si­den­te ha re­co­no­ci­do que, pro­ba­ble­men­te, sea ne­ce­sa­rio con­vo­car nue­vos co­mi­cios.

En es­ta si­tua­ción se pue­den dar dos cir­cuns­tan­cias: que el país se ha­ga in­go­ber­na­ble (co­mo es­tá pa­san­do en Ita­lia, y co­mo tam­bién ocu­rrió en Es­pa­ña), o que se cons­ti­tu­ya un go­bierno en ba­se a acuer­dos o coa­li­cio­nes for­ma­les -co­mo ha si­do el ca­so de Ale­ma­nia- en bus­ca de un de­no­mi­na­dor co­mún que, mu­chas ve­ces, es mí­ni­mo. Al mis­mo tiem­po, to­dos los par­ti­dos o gru­pos que en­tran en una coa­li­ción quie­ren ser vi­si­bles du­ran­te la le­gis­la­tu­ra pa­ra man­te­ner su iden­ti­dad por­que, si no es así, co­rren el pe­li­gro de per­der vo­tos. Es­ta for­ma de ac­tuar com­pli­ca mu­cho la si­tua­ción.

No ten­go na­da en con­tra de las coa­li­cio­nes, pe­ro re­cuer­do que en otros tiem­pos los lí­de­res po­lí­ti­cos an­te­po­nían los ob­je­ti­vos de in­te­rés ge­ne­ral a los del par­ti­do, y eso hoy en día no es­tá ga­ran­ti­za­do. Uno tie­ne la im­pre­sión de que se an­te­po­nen los in­tere­ses par­ti­cu­la­res co­mo ha pa­sa­do con el ca­so de Es­pa­ña con Ca­ta­lu­ña.

Tam­bién se ha com­pli­ca­do con­si­de­ra­ble­men­te el pro­ce­so de eje­cu­ción. La po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, por ejem­plo, con­tem­pla que so­lo pue­dan en­trar al mes un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de per­so­nas, pe­ro a la ho­ra de lle­var es­to a la prác­ti­ca co­mien­zan a sur­gir du­das co­mo: si un mes no se al­can­za el má­xi­mo per­mi­ti­do, ¿en el si­guien­te se po­dría per­mi­tir en­trar a más per­so­nas?

Las in­cer­ti­dum­bres son nu­me­ro­sas, pe­ro es el pre­cio que te­ne­mos que pa­gar por te­ner una de­mo­cra­cia. Aho­ra, la ciu­da­da­nía apues­ta por te­ner go­bier­nos más di­ver­sos y el sis­te­ma de bi­par­ti­dis­mo es­tá que­dan­do ca­da vez más le­jos.

En otros tiem­pos, los lí­de­res po­lí­ti­cos an­te­po­nían los ob­je­ti­vos de in­te­rés ge­ne­ral a los del par­ti­do, pe­ro eso hoy en día no es­tá ga­ran­ti­za­do

F.F.S.: Ha­blan­do de los pro­ble­mas que ge­ne­ran las de­mo­cra­cias, Ngai­re Woods, de­ca­na de la Bla­vat­nik School of Go­ver­ment, ase­gu­ra­ba en una en­tre­vis­ta que nos con­ce­dió re­cien­te­men­te que los re­fe­rén­dums obs­ta­cu­li­zan es­te sis­te­ma po­lí­ti­co, por­que cuan­do los go­ber­nan­tes ele­gi­dos pa­san al pue­blo la res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­dir so­bre cues­tio­nes com­ple­jas, se es­tán ne­gan­do a asu­mir su fun­ción. ¿Qué opi­na de es­ta afir­ma­ción?

J.B.D.: La sus­cri­bo cien por cien por­que, ade­más, cuan­do se tra­ta de si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, se co­rre el ries­go de que el pue­blo no en­tien­da la cues­tión co­rrec­ta­men­te.

A la ho­ra de la ver­dad, en la ma­yo­ría de los re­fe­rén­dums los vo­tan­tes no opi­nan so­bre el asun­to en sí, sino que emi­ten un jui­cio de va­lor so­bre la la­bor ge­ne­ral del go­bierno. No es­toy se­gu­ro de que to­das las per­so­nas que vo­ta­ron a fa­vor del Bre­xit es­tu­vie­ran de acuer­do con sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, op­ta­ron por el sí por­que es­ta­ban har­tos del go­bierno de Ca­me­ron. El pri­mer mi­nis­tro no te­nía nin­gu­na ne­ce­si­dad de con­vo­car un re­fe­rén­dum, pe­ro ac­tuó mo­vi­do por plan­tea­mien­tos cor­to­pla­cis­tas con el ob­je­ti­vo de pa­liar las pre­sio­nes in­ter­nas que ha­bía den­tro de su for­ma­ción po­lí­ti­ca.

Por re­gla ge­ne­ral, se pien­sa que con­vo­car un re­fe­rén­dum es un ac­to muy de­mo­crá­ti­co, pe­ro las con­se­cuen­cias pue­den ser de­vas­ta­do­ras. Yo, per­so­nal­men­te, con­si­de­ro bas­tan­te irres­pon­sa­ble la de­ci­sión de Ca­me­ron.

Cuan­do Fran­cia or­ga­ni­zó un re­fe­rén­dum pa­ra pre­gun­tar a los ciu­da­da­nos si el país en­tra­ba o no en la Unión Mo­ne­ta­ria Eu­ro­pea, el sí sa­lió muy jus­to. Si

lle­ga a ga­nar el no, pro­ba­ble­men­te no se hu­bie­ra pro­du­ci­do es­ta in­te­gra­ción. Es­toy con­ven­ci­do de que mu­chos de los fran­ce­ses que di­je­ron “no al eu­ro” es­ta­ban di­cien­do no al go­bierno de Jac­ques Chi­rac, y ese es el pro­ble­ma de los re­fe­rén­dums.

Sin em­bar­go, hay de­ter­mi­na­dos paí­ses, co­mo Sui­za, que tie­nen es­te sis­te­ma es­tu­dia­do. Tam­bién tie­nen una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, pe­ro es­tán acos­tum­bra­dos a in­vo­lu­crar a la ciu­da­da­nía en las de­ci­sio­nes. Así, cuan­do se pre­sen­ta un ca­so con­cre­to se ini­cia un in­ten­so de­ba­te pú­bli­co, y el pue­blo lo que ha­ce es ava­lar o no una de­ci­sión que ha­bía to­ma­do an­tes el par­la­men­to. Pe­ro es­to no tie­ne por qué ser así en to­dos los si­tios.

F.F.S.: Me lla­ma la aten­ción la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca de los paí­ses del sur y los del nor­te, don­de se rea­li­zan acuer­dos por el bien co­mún. Paí­ses co­mo Ale­ma­nia son ejem­plo de acuer­dos, mien­tras que los del sur son ejem­plo de vic­to­ria. ¿Cree que los paí­ses del sur de­be­ría­mos fi­jar­nos en el con­cep­to po­lí­ti­co nór­di­co? J.B.D.: He de de­cir que, en el ca­so ale­mán, no es oro to­do lo que re­lu­ce. Sin em­bar­go, es cier­to que en Ale­ma­nia los lí­de­res po­lí­ti­cos, en ge­ne­ral, ac­túan ba­jo una pre­mi­sa: to­dos los gru­pos que es­tán en el par­la­men­to han si­do vo­ta­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te y, en prin­ci­pio, hay que ne­go­ciar con ellos. No se pue­de ve­tar a na­die y, por eso, exis­te un lar­go his­to­rial de go­bier­nos de coa­li­ción. Úni­ca­men­te ha ha­bi­do un go­bierno con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en una le­gis­la­tu­ra en los años 50, con Kon­rad Ade­nauer co­mo can­ci­ller. Ba­jo mi pun­to de vis­ta, es­ta for­ma de go­bierno tam­po­co es bue­na por­que sue­le dar lu­gar a com­por­ta­mien­tos arro­gan­tes y des­pec­ti­vos fren­te a los otros gru­pos par­la­men­ta­rios.

La úni­ca ex­cep­ción a la re­gla de ha­blar con to­dos que ha te­ni­do lu­gar en Ale­ma­nia se ha pro­du­ci­do re­cien­te­men­te con el par­ti­do ra­di­cal de ul­tra de­re­cha, la AFD, cuan­do to­das las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas en el Bun­des­tag se han ne­ga­do a ne­go­ciar con ellos, da­das las pos­tu­ras xe­nó­fo­bas y an­ti­eu­ro­peí­tas de sus lí­de­res. El par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta, por su par­te, ha re­nun­cia­do a for­mar go­bierno con tal de no te­ner que pac­tar con el par­ti­do de ex­tre­ma iz­quier­da, ya que no com­par­te con ellos ni un so­lo pi­lar esen­cial, co­mo la per­te­nen­cia de Ale­ma­nia a la OTAN y al eu­ro.

Con es­to quie­ro de­cir que no bas­ta con la dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra lle­gar a acuer­dos, tam­bién se de­be ser fiel a unos prin­ci­pios esen­cia­les. Hay cier­tas co­sas que no son ne­go­cia­bles, y aun­que se pue­da ha­blar con par­ti­dos ra­di­cal­men­te dis­tin­tos ideo­ló­gi­ca­men­te, nun­ca se po­drá for­mar un go­bierno con ellos mien­tras no com­par­tan los va­lo­res fun­da­men­ta­les.

Vol­vien­do a Es­pa­ña, me preo­cu­pa el he­cho de que los po­lí­ti­cos no sean ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do en co­sas bá­si­cas co­mo, por ejem­plo, la edu­ca­ción, que es una ma­te­ria cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de to­dos los paí­ses.

Se si­gue di­fe­ren­cian­do en­tre po­lí­ti­cas de de­re­chas y de iz­quier­das, cuan­do lo que ha­bría que ha­cer es dis­tin­guir en­tre po­lí­ti­cas bue­nas y ma­las, no cam­biar to­do el sis­te­ma en fun­ción del par­ti­do que go­bier­ne. Tam­po­co en­tien­do por qué tras las úl­ti­mas elec­cio­nes Ciu­da­da­nos no en­tró en el go­bierno y asu­mió sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Al igual que la­men­to que el PSOE no ha­ya con­si­de­ra­do la po­si­bi­li­dad de for­mar un go­bierno de gran coa­li­ción con el PP con el fin de rea­li­zar pro­yec­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les de ca­la­do en bien de la so­cie­dad es­pa­ño­la. El es­ló­gan del “no es no” es de una sim­ple­za po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual que una so­cie­dad mo­der­na no de­bie­ra to­le­rar.

La cul­tu­ra po­lí­ti­ca es­pa­ño­la to­da­vía tie­ne mu­cho re­co­rri­do pa­ra al­can­zar los ni­ve­les que te­ne­mos en otros paí­ses eu­ro­peos. En los paí­ses del nor­te los go­ber­nan­tes tie­nen asu­mi­do que no pue­den as­pi­rar a ha­cer las co­sas a su ma­ne­ra, por­que la ciu­da­da­nía es­pe­ra que se com­par­tan cri­te­rios y ob­je­ti­vos, y es­to obli­ga a las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas a ce­der mu­tua­men­te de al­gu­na for­ma. Mi es­pe­ran­za es que es­ta for­ma de ac­tuar lle­gue a Es­pa­ña tam­bién al­gún día n

Se pien­sa que con­vo­car un re­fe­rén­dum es un ac­to muy de­mo­crá­ti­co, pe­ro las con­se­cuen­cias pue­den ser de­vas­ta­do­ras. En la ma­yo­ría de los ca­sos, los vo­tan­tes no opi­nan so­bre el asun­to con­cre­to, sino que va­lo­ran la la­bor ge­ne­ral de un go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.