Una con­duc­ta sos­te­ni­ble en jue­go

Opi­nión de ex­per­tos: Ger­mán Gu­sano.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

El mi­to del ca­rrua­je ala­do de Pla­tón, mez­clan­do ele­men­tos ra­cio­na­les e irra­cio­na­les en el go­bierno vi­tal in­di­ca­ba, sin­té­ti­ca­men­te, que la edu­ca­ción (pai­deia) con­sis­tía en el pro­ce­so hu­mano que im­pul­sa­ba el trán­si­to des­de el plano de la per­cep­ción sim­ple y la ig­no­ran­cia, has­ta re­fle­xio­nes ra­cio­na­les y com­ple­jas sus­ten­ta­das en un co­no­ci­mien­to más am­plio.

La men­te es una ta­bu­la ra­sa lo que ex­pli­ca­ría, me­ta­fó­ri­ca­men­te, su fun­cio­na­mien­to ba­sa­do en la su­ma de sa­be­res. Es un li­bro en blan­co que, a tra­vés de ex­pe­rien­cias y apren­di­za­jes, va re­lle­nan­do sus con­te­ni­dos. Los se­gui­do­res de es­ta doc­tri­na em­pi­ris­ta ex­pli­can los pen­sa­mien­tos, las emo­cio­nes y los com­por­ta­mien­tos co­mo re­sul­ta­dos de la so­cia­li­za­ción. Ba­jo es­ta con­cep­ción, la so­cie­dad es ple­na­men­te ca­paz de con­for­mar, trans­for­mar e in­clu­so des­orien­tar al in­di­vi­duo.

Por su par­te, en­tre los ra­cio­na­lis­tas, Des­car­tes se­ña­ló que exis­te una di­fe­ren­cia en­tre men­te y cuer­po. La pri­me­ra se­ría in­di­vi­si­ble, ca­paz de ra­zo­nar y ele­gir li­bre­men­te; mien­tras que el cuer­po es­ta­ría re­ple­to de pro­ce­sos me­cá­ni­cos de­pen­dien­tes de los vai­ve­nes na­tu­ra­les. Nos equi­vo­ca­mos co­mo con­se­cuen­cia de nues­tro con­tex­to, so­cial y cul­tu­ral, que nos in­du­ce a ac­tuar erró­nea­men­te. Tam­bién por des­co­ne­xio­nes o de­pen­den­cias en­fer­mi­zas. Por su par­te, el neu­ró­lo­go Da­ma­sio re­fle­xio­na am­plia­men­te so­bre emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos co­mo fac­to­res pri­mor­dia­les e inevi­ta­bles en ca­da de­ci­sión. Pri­me­ro sen­ti­mos y lue­go pen­sa­mos.

En­mar­can una con­cep­ción de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na con di­le­mas con­ti­nuos en­tre la ra­cio­na­li­dad, pro­pia de la men­te, y las emo­cio­nes, im­pul­sos y de­seos, más pro­pios del cuer­po. Ideal­men­te, la ra­zón de­be­ría triun­far pa­ra to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes en ca­da mo­men­to.

Sin em­bar­go, de­bi­do a la im­per­fec­ción men­tal, de­be ilu­mi­nar­se el ca­mino. En nues­tros días es­tá ma­du­ran­do la de­no­mi­na­da “ar­qui­tec­tu­ra de la de­ci­sión” que agru­pa aque­llas ac­tua­cio­nes que pre­ten­den in­fluir en la con­duc­ta, in­du­cien­do a de­ci­sio­nes de ma­yor bie­nes­tar, mez­clan­do esen­cial­men­te psi­co­lo­gía y eco­no­mía. El ar­gu­men­to prin­ci­pal de­fien­de que la crea­ti­vi­dad es ne­ce­sa­ria pa­ra apro­ve­char la iner­cia hu­ma­na o las fuer­zas men­ta­les, cons­cien­tes e in­cons­cien­tes, con el fin de ge­ne­rar com­por­ta­mien­tos con­si­de­ra­dos so­cial­men­te más ra­cio­na­les.

La con­duc­ta es­tá en el cen­tro de mu­chos de los re­tos ac­tua­les en ma­te­ria de po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Es ha­bi­tual que los in­di­vi­duos reali­cen di­fe­ren­tes ac­cio­nes per­ju­di­cia­les. En es­tos ca­sos, se es­pe­ra que go­bier­nos y em­pre­sas in­ter­ven­gan pa­ra cam­biar y co­rre­gir los com­por­ta­mien­tos que ge­ne­ran ex­ter­na­li­da­des e im­pac­tos ne­ga­ti­vos, apli­can­do dis­tin­tas me­di­das orien­ta­do­ras. Hay ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les, ta­les co­mo re­gu­la­cio­nes, prohi­bi­cio­nes, uso de in­cen­ti­vos o la trans­mi­sión de in­for­ma­ción. Más no­ve­do­so son los di­se­ños ins­ti­tu­cio­na­les que apro­ve­chan el co­no­ci­mien­to so­bre los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos, con­so­li­dán­do­se una ten­den­cia co­no­ci­da co­mo nud­ges o “pe­que­ños em­pu­jo­nes” com­por­ta­men­ta­les, que for­man par­te del es­pec­tro de ac­cio­nes in­no­va­do­ras cu­yo re­sul­ta­do, tras la in­ter­ac­ción tan­to so­cial y bio­ló­gi­ca, co­mo neu­ro­ló­gi­ca y psi­co­ló­gi­ca, per­mi­te cons­truir o en­fo­car el me­jor mar­co de de­ci­sión.

Cons­ti­tu­yen pe­que­ñas al­te­ra­cio­nes en el con­tex­to de elec­ción de los agen­tes, cu­yo ob­je­ti­vo es mo­di­fi­car el com­por­ta­mien­to de for­ma pre­vi­si­ble, sin prohi­bir otras op­cio­nes ni al­te­rar los in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos. In­ter­ven­cio­nes de dis­tin­ta ín­do­le cum­plen es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, por ejem­plo, las op­cio­nes por de­fec­to, en­mar­car de­ter­mi­na­da in­for­ma­ción o re­co­lo­car el en­torno pa­ra ha­cer ac­ce­si­bles cier­tas al­ter­na­ti­vas be­ne­fi­cio­sas. Su uso es una reali­dad ca­da vez más ex­ten­di­da. Exis­ten uni­da­des con­duc­tua­les y equi­pos de­di­ca­dos a su desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción en to­do el mun­do, ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Fran­cia, Aus­tra­lia, Ja­pón o Sin­ga­pur, res­pal­da­dos por re­co­no­ci­das or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y aca­dé­mi­cas. Su apli­ca­ción des­ta­ca en dis­tin­tos ám­bi­tos y, par­ti­cu­lar­men­te, a la ho­ra de po­ten­ciar los há­bi­tos y con­su­mos con­si­de­ra­dos más sa­lu­da­bles o res­pon­sa­bles.

Las en­ti­da­des, pú­bli­cas o pri­va­das, se orien­tan en las en­tra­ñas men­ta­les del con­su­mi­dor. Los avan­ces en neu­ro­cien­cia son fun­da­men­ta­les en su im­pul­so y en el apren­di­za­je. Se­gún la Web of Scien­ce y el Jour­nal Ci­ta­tion Re­ports, los ar­tícu­los y re­fe­ren­cias en es­ta ca­te­go­ría se han pro­di­ga­do am­plia­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da. Ade­más, la sim­bio­sis psi­co­lo­gía-eco­no­mía, con­tri­bu­ye a di­fe­ren­ciar el su­je­to ideal del real, es­to es, la de­li­be­ra­ción ra­cio­nal de la au­to­ma­ti­za­ción emo­cio­nal. Au­to­res co­mo Kah­ne­man

La crea­ti­vi­dad es ne­ce­sa­ria pa­ra apro­ve­char la iner­cia hu­ma­na o las fuer­zas men­ta­les, cons­cien­tes e in­cons­cien­tes, con el fin de ge­ne­rar com­por­ta­mien­tos con­si­de­ra­dos so­cial­men­te más ra­cio­na­les

y Tversky apo­ya­dos, en­tre otros apor­tes cien­tí­fi­cos, en Si­mon y Allais, in­ten­tan des­ci­frar el pen­sa­mien­to len­to y el rá­pi­do, in­ten­tan­do re­cons­truir los ata­jos men­ta­les que se pro­du­cen con­ti­nua­men­te en las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les e im­pul­si­vas.

El ex­ten­so e im­pa­ra­ble desa­rro­llo de las TICs y los efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre gru­pos vul­ne­ra­bles, es­pe­cial­men­te en me­no­res de edad, es bas­tan­te cla­ra y exis­ten es­tu­dios que mues­tran tal co­rre­la­ción. Es­ta reali­dad, jun­to a la dis­po­ni­bi­li­dad, ac­ce­si­bi­li­dad e in­clu­so des­con­trol en cier­tos en­tor­nos en los que se in­fil­tran pre­ma­tu­ra­men­te, per­mi­te ob­ser­var y pre­ver una cre­cien­te co­rrien­te so­cial que de­fien­de am­pliar la in­for­ma­ción, sen­si­bi­li­za­ción, re­gu­la­ción y vi­gi­lan­cia, an­te la pre­sión de di­ver­sos agen­tes preo­cu­pa­dos por la pro­yec­ción del pro­ble­ma.

Es­ta opi­nión pú­bli­ca fa­ci­li­ta que las au­to­ri­da­des au­men­ten sus nor­ma­ti­vas so­bre el con­su­mo aun­que, en oca­sio­nes, sin un ver­da­de­ro aná­li­sis ni eva­lua­ción de los re­sul­ta­dos so­cio­eco­nó­mi­cos pos­te­rio­res. El ob­je­ti­vo de en­viar men­sa­jes be­ne­fi­cio­sos pa­ra los con­su­mi­do­res pue­de en­con­trar vías más efi­ca­ces y me­nos in­tru­si­vas, con­tri­bu­yen­do a in­terio­ri­zar la con­duc­ta más ade­cua­da que au­men­te su bie­nes­tar.

Las ad­ver­ten­cias u orien­ta­cio­nes ha­cia la sa­lud o la res­pon­sa­bi­li­dad son cla­ros ejem­plos de nud­ges en los tér­mi­nos de­fi­ni­dos por la pu­bli­ca­ción ho­mó­ni­ma es­cri­ta por Suns­tein y Tha­ler. Cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta que se ubi­ca en un pun­to me­dio en­tre la li­ber­tad y la prohi­bi­ción. Bus­can guiar la de­ci­sión de las per­so­nas ha­cia pro­duc­tos, ser­vi­cios o con­su­mos más res­pon­sa­bles, equi­li­bra­dos, sa­lu­da­bles o se­gu­ros pa­ra ellos, sin im­pe­dir que se pue­da ele­gir li­bre­men­te otra op­ción. Las orien­ta­cio­nes pro­pues­tas se ofre­cen co­mo las de­ci­sio­nes más acer­ta­das si hu­bie­sen te­ni­do in­for­ma­ción com­ple­ta y per­fec­ta, una fuer­za de vo­lun­tad ili­mi­ta­da o es­tu­vie­sen li­bres de de­ter­mi­na­das emo­cio­nes o dis­tor­sio­nes cog­ni­ti­vas.

Es­tas me­di­das se ba­san en es­tu­dios de cien­cias con­duc­tua­les que mues­tran co­mo nues­tras de­ci­sio­nes se ven ses­ga­das, en gran me­di­da, por la for­ma en có­mo se nos pre­sen­tan las di­fe­ren­tes op­cio­nes y en el mo­derno “pa­ter­na­lis­mo li­ber­ta­rio”.

Asi­mis­mo, la exi­gen­cia ac­tual de los con­su­mi­do­res res­pec­to a la inocui­dad de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos o ser­vi­cios ha ido en con­ti­nuo au­men­to. La so­cie­dad es ca­da vez más crí­ti­ca y cons­cien­te. Ma­xi­mi­zar lo sa­lu­da­ble es un atri­bu­to no ne­go­cia­ble. Sin em­bar­go y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las des­via­cio­nes hu­ma­nas si­guen oca­sio­nan­do al­tos cos­tos, mu­chas ve­ces in­tan­gi­bles. Sien­do

En nues­tros días es­tá ma­du­ran­do la de­no­mi­na­da “ar­qui­tec­tu­ra de la de­ci­sión” que agru­pa aque­llas ac­tua­cio­nes que pre­ten­den in­fluir en la con­duc­ta, in­du­cien­do a de­ci­sio­nes de ma­yor bie­nes­tar, mez­clan­do esen­cial­men­te psi­co­lo­gía y eco­no­mía

rea­lis­tas, la com­ple­ta erra­di­ca­ción de los im­pac­tos ne­ga­ti­vos re­sul­ta im­po­si­ble o es muy di­fi­cul­to­sa, in­clu­so apli­can­do los más avan­za­dos sis­te­mas o es­tra­te­gias pa­ra mi­ti­gar­los. Las ex­ter­na­li­da­des tam­bién se re­nue­van.

Ries­gos adi­cio­na­les es­tán sur­gien­do por di­ver­sas ra­zo­nes, ta­les co­mo cam­bios en los mer­ca­dos y sus pro­ce­sos o por mo­di­fi­ca­cio­nes en los va­lo­res so­cia­les y cul­tu­ra­les en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y en sus há­bi­tos. Ade­más, el irre­fre­na­ble cam­bio tec­no­ló­gi­co ha si­do un fac­tor que mul­ti­pli­ca y di­se­mi­na pe­li­gros en múl­ti­ples en­tor­nos, en tan­to que la pro­pia glo­ba­li­za­ción tam­bién agra­va y di­fi­cul­ta las po­si­bles so­lu­cio­nes.

Ed­gar Mo­rin, icono del pen­sa­mien­to com­ple­jo, con­si­de­ra que exis­te un en­tra­ma­do so­cial, am­plio y he­te­ro­gé­neo, que es­tá in­se­pa­ra­ble­men­te aso­cia­do e im­pi­de la sim­pli­fi­ca­ción. Igual ocu­rre en las de­ci­sio­nes hu­ma­nas. La com­ple­ji­dad es hoy nues­tro con­tex­to, re­ple­to de in­ter­ac­cio­nes, emo­cio­nes, de­ter­mi­na­cio­nes y aza­res.

Hay cla­ras evi­den­cias que al ex­po­ner o eti­que­tar cier­tos pro­duc­tos o ser­vi­cios co­mo sa­lu­da­bles o li­bres de ne­ga­ti­vi­da­des, las per­so­nas sue­len to­mar es­ta de­cla­ra­ción o mues­tra cien­tí­fi­ca co­mo una li­cen­cia pa­ra con­su­mir más, ge­ne­ran­do un efec­to re­bo­te cu­ya con­se­cuen­cia no es la desea­da. Es de­cir, se ge­ne­ran cos­tos aso­cia­dos a la nue­va pre­fe­ren­cia, al in­tro­du­cir un nud­ge sin eva­luar ex an­te los po­si­bles ries­gos y efec­tos. La in­for­ma­ción de­be ser com­ple­ta y cla­ra, en­fo­ca­da ha­cia el ob­je­ti­vo mar­ca­do.

Es cier­to que las op­cio­nes nun­ca se pre­sen­tan de for­ma neu­tral, sino que siem­pre vie­nen con­di­cio­na­das. Se in­tro­du­ce una va­ria­ble, sin trans­pa­ren­tar­la com­ple­ta­men­te, pa­ra que real­men­te fun­cio­ne. Al­gu­nos pen­sa­do­res con­si­de­ran que li­mi­ta la li­ber­tad in­di­vi­dual, con la po­si­ble afec­ción de de­ter­mi­na­dos de­re­chos. Real­men­te, se lle­va rea­li­zan­do du­ran­te dé­ca­das con un fin esen­cial­men­te eco­nó­mi­co y con­su­mis­ta, sim­ple­men­te hay que re­con­du­cir­lo ha­cia una elec­ción que con­tri­bu­ya a un ma­yor bie­nes­tar y sos­te­ni­bi­li­dad, in­di­vi­dual y so­cial.

Tras el avan­ce de las adic­cio­nes, su pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de­man­da más in­ves­ti­ga­ción en re­gu­la­ción cog­ni­ti­va, me­jo­ran­do los pro­ce­sos emo­cio­na­les y con­duc­tua­les. El bi­no­mio téc­ni­co aten­ción-es­ti­mu­la­ción tam­bién es útil en la sen­si­bi­li­za­ción, el apren­di­za­je y la pro­tec­ción. El re­to es­tá en la crea­ti­vi­dad de la in­no­va­ción so­cial.

Co­mo ex­po­ne Mo­rin, el co­no­ci­mien­to sur­ge na­ve­gan­do en un océano de in­cer­ti­dum­bres en el que va­mos des­cu­brien­do ar­chi­pié­la­gos de cer­te­zas. La men­te es un con­ti­nuo mun­do por des­cu­brir y, por tan­to, tam­bién el com­por­ta­mien­to que de ella se de­ri­va. El pro­gre­so de las cien­cias con­duc­tua­les nos ha­rá más pre­de­ci­bles, trans­pa­ren­tan­do las ca­de­nas de cau­sa­li­dad de los im­pul­sos des­con­tro­la­dos y plan­teán­do­nos sus po­si­bles ajus­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.