Nue­va vi­da pa­ra ba­te­rías de co­che eléc­tri­co

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Francisco Ca­rran­za.

Apro­xi­ma­da­men­te un 25% de los ciu­da­da­nos se plan­tea com­prar un co­che eléc­tri­co en los pró­xi­mos años, pe­ro la de­ci­sión se ve apla­za­da de­bi­do a la rá­pi­da evo­lu­ción del sec­tor y la fal­ta de in­for­ma­ción res­pec­to a las op­cio­nes que exis­ten ac­tual­men­te. Sin em­bar­go, el im­pac­to de la elec­tri­fi­ca­ción del trans­por­te po­dría ser muy po­si­ti­vo pa­ra nues­tro país. Si el 50% de los vehícu­los fue­ran eléc­tri­cos, el PIB es­pa­ñol cre­ce­ría en 3.200 mi­llo­nes de eu­ros, se crea­rían 23.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, ha­bría ma­yor ren­ta dis­po­ni­ble pa­ra los ciu­da­da­nos gra­cias al aho­rro que su­po­ne el vehícu­lo elec­tri­fi­ca­do, y el ni­vel de emi­sio­nes se re­du­ci­ría no­ta­ble­men­te: 28% de CO2 y 89% de NOx, se­gún un Es­tu­dio de Trans­port and En­vi­ron­ment en el que han par­ti­ci­pa­do las mar­cas de la Alian­za

Nis­san y Re­nault.

Es­tas fue­ron las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de la cuar­ta edi­ción del Fo­ro Nis­san ce­le­bra­do con el ob­je­ti­vo de ana­li­zar la evo­lu­ción de la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble. Aun­que el vehícu­lo eléc­tri­co es una pie­za fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de es­ta es­tra­te­gia, el con­cep­to de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble va mu­cho más allá y pre­ten­de pro­mo­ver el bie­nes­tar eco­nó­mi­co, so­cial y de trán­si­to de los ciu­da­da­nos. Por eso, la mul­ti­na­cio­nal ja­po­ne­sa tra­ba­ja des­de ha­ce tiem­po en tec­no­lo­gías que per­mi­tan do­tar de una se­gun­da vi­da a las ba­te­rías de los co­ches eléc­tri­cos, al­ma­ce­nan­do ener­gía re­no­va­ble en ellas, que des­pués su­mi­nis­tra­rán de for­ma in­te­li­gen­te a sus clien­tes.

“Si po­de­mos con­se­guir vehícu­los in­te­gra­bles en red, se po­dría re­du­cir el so­bre­cos­te de la elec­tri­ci­dad pa­ra la ciu­da­da­nía y ser más efi­cien­tes en el uso de la in­fra­es­truc­tu­ra”, se­ña­ló Francisco

Ca­rran­za, ge­ne­ral ma­na­ger de Energy

Ser­vi­ces Nis­san Eu­ro­pa, du­ran­te la ce­le­bra­ción del even­to.

SO­LU­CIO­NES IN­TE­GRA­BLES EN LA RED

La tran­si­ción ha­cia una mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble de­be rea­li­zar­se de for­ma in­te­li­gen­te, ya que la red eléc­tri­ca no fue con­ce­bi­da pa­ra car­gar vehícu­los y el cam­bio ha­cia un nue­vo mo­de­lo pue­de crear gra­ves pro­ble­mas en la red, cor­tes de co­rrien­te y ge­ne­rar un so­bre­cos­te adi­cio­nal a los ciu­da­da­nos. Por eso, es ne­ce­sa­rio con­ce­bir so­lu­cio­nes que sean por de­fi­ni­ción in­te­gra­bles en la red, que den so­por­te al sis­te­ma en vez de su­po­ner una car­ga, y que re­duz­can el po­ten­cial so­bre­cos­te que su adap­ta­ción pue­de te­ner pa­ra el ciu­da­dano.

Las ba­te­rías co­bran en es­te pun­to una es­pe­cial re­le­van­cia, y creo que no se ha co­mu­ni­ca­do lo su­fi­cien­te cuál va a ser su im­pac­to en la mo­vi­li­dad eléc­tri­ca y en la so­cie­dad en ge­ne­ral. La vi­da útil de una ba­te­ría de co­che es tan lar­ga que su­pera a la del vehícu­lo en sí. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que su ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to dis­mi­nu­ye con el tiem­po, y no son ca­pa­ces de dar al co­che el so­por­te que es­te ne­ce­si­ta. Sin em­bar­go, la ba­te­ría con­ti­núa te­nien­do una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to im­por­tan­te y tie­ne mu­chos más años de vi­da que se pue­den apro­ve­char.

Las ba­te­rías co­men­za­ron a co­mer­cia­li­zar­se ma­si­va­men­te en el año 2010, y te­nien­do en cuen­ta que su óp­ti­ma vi­da útil ron­da los 15 años, en 2025 em­pe­za­re­mos a per­ci­bir los pri­me­ros re­tor­nos. Por eso, de­be­mos em­pe­zar a di­bu­jar cuál se­rá la ges­tión más ade­cua­da de es­tos pro­duc­tos: re­ci­clar­los o dar­les una se­gun­da vi­da.

Cuan­do las ba­te­rías de­jan de dar so­por­te a los co­ches eléc­tri­cos, si­guen te­nien­do gran ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to y pue­den re­uti­li­zar­se en otros sec­to­res

Nis­san es uno de los fa­bri­can­tes con ma­yor pre­sen­cia en el ám­bi­to de la mo­vi­li­dad eléc­tri­ca y prue­ba de ello es que su mo­de­lo Leaf se ha con­ver­ti­do en el eléc­tri­co más po­pu­lar del mun­do. Pe­ro su ob­je­ti­vo es mu­cho más am­bi­cio­so, y por eso cuen­ta con la di­vi­sión Energy, un de­par­ta­men­to cu­ya mi­sión es in­te­grar el vehícu­lo eléc­tri­co den­tro de la red ur­ba­na de for­ma in­te­li­gen­te ba­jo la fir­me creen­cia de que es­tos co­ches van a te­ner un im­pac­to fun­da­men­tal en la im­pli­ca­ción las ener­gías re­no­va­bles a tra­vés de las ba­te­rías y en la in­te­gra­ción de otros sec­to­res que na­da tie­nen que ver con la mo­vi­li­dad. De he­cho, el co­no­ci­mien­to de la com­pa­ñía en es­te ám­bi­to nos ha per­mi­ti­do crear so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles a tra­vés de ba­te­rías usa­das en va­rios pro­yec­tos que es­ta­mos lle­van­do a ca­bo en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

AL­MA­CE­NA­MIEN­TO ENER­GÉ­TI­CO PA­RA EDI­FI­CIOS Y CIU­DA­DES

A tra­vés de la ini­cia­ti­va xS­to­ra­ge, Nis­san ofre­ce so­lu­cio­nes en al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía pa­ra edi­fi­cios, ciu­da­des e in­fra­es­truc­tu­ras. En el ám­bi­to do­més­ti­co, es­tos sis­te­mas per­mi­ten al­ma­ce­nar elec­tri­ci­dad en los pe­rio­dos más eco­nó­mi­cos del día, con­tro­lan­do a la vez có­mo y cuán­do se uti­li­za esa elec­tri­ci­dad, aho­rran­do di­ne­ro y me­jo­ran­do el sis­te­ma ener­gé­ti­co.

La so­lu­ción di­ri­gi­da a edi­fi­cios per­mi­te se­lec­cio­nar la fuen­te ener­gé­ti­ca ade­cua­da en fun­ción de la car­ga y li­mi­ta­cio­nes de la red, así co­mo de la dis­po­ni­bi­li­dad de fuen­tes re­no­va­bles. De es­ta for­ma, los usua­rios fi­na­les pue­den al­ma­ce­nar la elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da an­te­rior­men­te y uti­li­zar­la co­mo fuen­te de su­mi­nis­tro pa­ra la ac­ti­vi­dad del ne­go­cio en fun­ción de la de­man­da o pa­ra par­ti­ci­par en pro­gra­mas de res­pues­ta a la de­man­da, ven­dien­do la elec­tri­ci­dad de vuel­ta a la red.

Co­mo ejem­plo, Nis­san ha fa­ci­li­ta­do 148 ba­te­rías de Nis­san

Leaf (85 nue­vas y 63 usa­das) pa­ra crear uno de los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to más gran­des de Eu­ro­pa, el del es­ta­dio Johan Cruyff de Ams­ter­dam (Ho­lan­da). Esas ba­te­rías al­ma­ce­nan la elec­tri­ci­dad pro­ce­den­te de los 4.200 pa­ne­les so­la­res que in­te­gra el es­ta­dio y la red eléc­tri­ca en mo­men­tos de ba­ja de­man­da, pa­ra ga­ran­ti­zar así el su­mi­nis­tro de ener­gía in­clu­so du­ran­te un cor­te ener­gé­ti­co. Y al re­vés. El es­ta­dio pue­de su­mi­nis­trar a la red ge­ne­ral par­te de esa ener­gía al­ma­ce­na­da co­mo for­ma de in­ter­cam­bio en mo­men­tos pun­tua­les. De es­ta ma­ne­ra, se con­si­gue es­ta­bi­li­zar el su­mi­nis­tro de ener­gía en am­bos sen­ti­dos, y evi­tar pi­cos de con­su­mo cuan­do en el es­ta­dio se ce­le­bran gran­des even­tos.

Las ba­te­rías usa­das tam­bién per­mi­ten alum­brar es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad aba­ra­tan­do cos­tes, in­fra­es­truc­tu­ra y, so­bre to­do, cui­dan­do el me­dio am­bien­te. Así, en la ciu­dad de Na­mie (Fu­kus­hi­ma) he­mos pues­to en mar­cha la ini­cia­ti­va The Re­born Light, en­fo­ca­da a la re­uti­li­za­ción de ba­te­rías. En es­ta po­bla­ción, co­no­ci­da mun­dial­men­te por ser de­vas­ta­da por el tsu­na­mi y pos­te­rior te­rre­mo­to en zo­na nu­clear, se ins­ta­la­ron ha­ce ya 10 años fa­ro­las au­to­su­fi­cien­tes cu­yas ba­te­rías pro­ce­den de los pri­me­ros co­ches eléc­tri­cos. Cons­trui­das con pa­ne­les so­la­res, las fa­ro­las pú­bli­cas son au­to­su­fi­cien­tes y no re­quie­ren de co­ne­xión a la red eléc­tri­ca. To­da la ener­gía pro­ce­de del sol que car­ga du­ran­te las ho­ras diur­nas pa­ra su­mi­nis­trar luz du­ran­te la no­che. De es­ta ma­ne­ra, aun­que la vi­da útil de las ba­te­rías no es in­fi­ni­ta, se pue­den re­uti­li­zar amor­ti­zan­do así su fa­bri­ca­ción tan­to eco­nó­mi­ca­men­te co­mo me­dioam­bien­tal­men­te.

El he­cho de uti­li­zar las ba­te­rías pro­ce­den­tes de los co­ches pa­ra al­ma­ce­nar ener­gía fo­to­vol­tai­ca ha re­sul­ta­do muy útil, por­que nos he­mos da­do cuen­ta de que el 80% de los clien­tes que tie­nen un vehícu­lo eléc­tri­co tam­bién cuen­tan con pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos en ca­sa. Ade­más, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la in­te­gra­ción de am­bas tec­no­lo­gías, jun­to con la po­pu­la­ri­za­ción del co­che eléc­tri­co, son pie­zas cla­ve pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de la COP21.

Los ob­je­ti­vos so­bre mo­vi­li­dad eléc­tri­ca no se pue­den de­ter­mi­nar si, al mis­mo tiem­po, no se fi­jan las ba­ses so­bre pe­ne­tra­ción de ener­gías re­no­va­bles, por­que es im­po­si­ble com­pro­me­ter­se a te­ner un par­que mó­vil com­ple­ta­men­te eléc­tri­co en 2040 si no sa­be­mos có­mo va­mos a in­tro­du­cir es­tos vehícu­los y cuál va a ser su im­pac­to en la red eléc­tri­ca y en la so­cie­dad en ge­ne­ral. En es­te sen­ti­do, es fun­da­men­tal que la in­dus­tria co­mien­ce a pre­pa­rar­se pa­ra afron­tar el cam­bio sin es­pe­rar a que la tec­no­lo­gía se desa­rro­lle, que se com­pro­me­ta a in­ver­tir y a ge­ne­rar pro­duc­tos que nos ayu­den a avan­zar. So­lo de es­ta for­ma den­tro de 15 años po­dre­mos te­ner una mo­vi­li­dad efi­cien­te, in­te­li­gen­te y sos­te­ni­ble ●

Nis­san ha su­mi­nis­tra­do 148 ba­te­rías de Leaf pa­ra crear uno de los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to más gran­des de Eu­ro­pa, el del es­ta­dio Johan Cruyff de Ams­ter­dam (Ho­lan­da)

El co­che eléc­tri­co y la in­te­gra­ción de las ba­te­rías usa­das con la ener­gía fo­to­vol­tai­ca son pie­zas cla­ve pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de la COP21

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.