La Re­vo­lu­ción mé­di­ca. ¿Una va­cu­na con­tra el Alz­hei­mer?

¿Una va­cu­na con­tra el Alz­hei­mer?

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Mei Mei Hu.

El Alz­hei­mer se ha con­ver­ti­do en una de las en­fer­me­da­des más fre­cuen­tes a ni­vel glo­bal y afec­ta ya a 46 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. Las pre­vi­sio­nes se­ña­lan que es­te ti­po de de­men­cia con­ti­nua­rá cre­cien­do, y au­gu­ran que en 2050 ha­brá más de 130 mi­llo­nes de en­fer­mos en el mun­do. Su tra­ta­mien­to su­po­ne un gran re­to pa­ra el en­torno sa­ni­ta­rio a ni­vel in­ter­na­cio­nal, ya que has­ta el mo­men­to no exis­te cu­ra pa­ra es­ta en­fer­me­dad.

Pe­ro, ¿y si fué­se­mos ca­pa­ces de crear una va­cu­na que con­si­guie­ra pre­ve­nir­la y fre­nar su avan­ce? La in­dus­tria mé­di­co­far­ma­céu­ti­ca tra­ba­ja ya en es­te y otros su­pues­tos, no des­car­tan­do apo­yar­se en nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra po­der crear nue­vos mo­de­los de diag­nós­ti­co o ser­vi­cios. In­clu­so se ha­bla de ad­mi­nis­trar las va­cu­nas a tra­vés de dro­nes que acu­di­rían di­rec­ta­men­te a ca­sa de los pa­cien­tes. Es­ta prác­ti­ca ayu­da­ría a ge­ne­ra­li­zar el tra­ta­mien­to, y per­mi­ti­ría lle­gar a un im­por­tan­te por­cen­ta­je de la po­bla­ción.

Aun­que a prio­ri pue­da pa­re­cer un es­ce­na­rio de cien­cia fic­ción, se tra­ta de una reali­dad que es­tá ca­da vez más cer­ca, tal y co­mo se­ña­ló Mei Mei Hu, Chief Exe­cu­ti­ve Of­fi­cer de Uni­ted Neu­ros­cien­ce, du­ran­te la ce­le­bra­ción del Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity Glo­bal Summit.

Hu lle­va años tra­ba­jan­do en el sec­tor far­ma­céu­ti­co con el ob­je­ti­vo de “de­mo­cra­ti­zar la me­di­ci­na”. Li­cen­cia­da en Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia y doc­to­ra en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ha tra­ba­ja­do co­mo con­sul­to­ra en McKin­sey, don­de se en­car­ga­ba de ase­so­rar a las prin­ci­pa­les com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas pa­ra te­mas es­tra­té­gi­cos, ope­ra­ti­vos y de ges­tión; pos­te­rior­men­te fue di­rec­to­ra de Uni­ted Bio­me­di­cal, don­de su­per­vi­só el lan­za­mien­to de una de las pri­me­ras va­cu­nas en­do­body en el mun­do (aque­llas que en­tre­nan el cuer­po pa­ra tra­tar y pre­ve­nir en­fer­me­da­des), y li­de­ró la exi­to­sa es­ci­sión de la Uni­ted Bio­me­di­cal en tres com­pa­ñías.

DE­MO­CRA­TI­ZAR LA ME­DI­CI­NA

A tra­vés de los ni­ños he apren­di­do las prin­ci­pa­les lec­cio­nes de mi vi­da. Por eso, quie­ro co­men­zar es­ta di­ser­ta­ción par­tien­do de una anéc­do­ta que me ocu­rrió ha­ce al­gu­nos años con mi hi­jo, y que me ayu­dó a cris­ta­li­zar mi ac­tual plan­tea­mien­to so­bre la de­mo­cra­ti­za­ción de la me­di­ci­na. Mi hi­jo tra­bó amis­tad con un ar­te­sano que se ga­na­ba la vi­da fa­bri­can­do flo­res de pa­pel en la ca­lle. Un día el ni­ño me pre­gun­tó: “Ma­má, ¿por qué mi ami­go el fa­bri­can­te de flo­res no ga­na más que 1.000 dó­la­res al mes y tú te aca­bas de com­prar una gui­ta­rra que cues­ta 2.000 dó­la­res?” En un pri­mer mo­men­to pen­sé en res­pon­der­le que no­so­tros nos me­re­ce­mos lo que ga­na­mos por­que tra­ba­ja­mos más, pe­ro fi­nal­men­te op­té por con­tes­tar­le la ver­dad: que la vi­da es in­jus­ta. “No­so­tros te­ne­mos mu­cha suer­te por­que he­mos na­ci­do en un lu­gar que nos per­mi­te com­prar lo que que­re­mos, te­ner una bue­na edu­ca­ción y co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria, pe­ro otras per­so­nas no son tan afor­tu­na­das”, di­je.

“Lo en­tien­do –se­ña­ló él- pe­ro, ¿no de­be­ría­mos tra­tar igual a to­do el mun­do aun­que nues­tras cir­cuns­tan­cias sean di­fe­ren­tes?” Es­te plan­tea­mien­to tan sen­ci­llo me hi­zo re­fle­xio­nar. Me di cuen­ta de que las gran­des in­no­va­cio­nes siem­pre han ocu­rri­do cuan­do se ha pro­por­cio­na­do igual tra­to a to­do el mun­do. Es­to quie­re de­cir que la in­no­va­ción no es in­cre­men­tal, sino que la ver­da­de­ra in­no­va­ción es re­vo­lu­cio­na­ria y al­can­za a to­das las per­so­nas, tie­ne la ca­pa­ci­dad de lle­gar a las ma­sas.

La ver­da­de­ra in­no­va­ción es re­vo­lu­cio­na­ria y al­can­za a to­das las per­so­nas; tie­ne la ca­pa­ci­dad de lle­gar a las ma­sas

Pa­ra tras­la­dar es­te con­cep­to de in­no­va­ción al mun­do de la me­di­ci­na, y lo­grar que sea una in­no­va­ción ex­po­nen­cial, ¿qué de­be­ría­mos ha­cer?

Al ana­li­zar las ex­pec­ta­ti­vas glo­ba­les de vi­da a lo lar­go de la his­to­ria ob­ser­va­mos que en los úl­ti­mos 200 años he­mos du­pli­ca­do nues­tra ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Se tra­ta de un acon­te­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes pro­pi­cia­do por el ac­ce­so a la sa­ni­dad, el in­cre­men­to de la hi­gie­ne y el con­trol de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas en la po­bla­ción. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, la lon­ge­vi­dad no ha cam­bia­do en to­do es­te tiem­po. Só­cra­tes, por ejem­plo, fa­lle­ció con 71 años, y por­que le con­de­na­ron a muer­te. Si la ex­pec­ta­ti­va de vi­da ha cre­ci­do es por­que he­mos con­se­gui­do que la ma­yo­ría de la po­bla­ción vi­va más años. Ha­ce 300 años tam­bién ha­bía per­so­nas cen­te­na­rias…

El año pa­sa­do ba­jó la ex­pec­ta­ti­va vi­tal en Es­ta­dos Uni­dos, y si en 2018 vuel­ve a de­cre­cer se­rá la pri­me­ra vez en un si­glo –

con­cre­ta­men­te des­de la gri­pe es­pa­ño­la- que cae la ex­pec­ta­ti­va de vi­da du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos. Por eso, es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­nos qué es­tá pa­san­do.

Ha­ce 100 años las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas eran el prin­ci­pal pro­ble­ma, pe­ro he­mos con­se­gui­do neu­tra­li­zar­las de for­ma muy efi­cien­te. Ac­tual­men­te el ver­da­de­ro pro­ble­ma es­tri­ba en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Cuan­to más en­ve­je­ce­mos más ex­pues­tos es­ta­mos a desa­rro­llar una en­fer­me­dad cró­ni­ca co­mo cán­cer o pro­ble­mas car­dia­cos. Hoy en día más del 50% de los adul­tos tie­ne una en­fer­me­dad cró­ni­ca. So­lo en Es­ta­dos Uni­dos más de 140 mi­llo­nes de per­so­nas las pa­de­cen y es­tas cau­san el 70% de los fa­lle­ci­mien­tos, su­po­nien­do el 84% de los gas­tos sa­ni­ta­rios.

De en­tre to­das las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, aque­llas que afec­tan al ce­re­bro de­be­rían preo­cu­par­nos es­pe­cial­men­te, por­que las pre­vi­sio­nes in­di­can que una de ca­da dos per­so­nas va a desa­rro­llar al­gu­na en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va cuan­do al­can­ce los 85 años. De he­cho, el Alz­hei­mer se ha con­ver­ti­do en la sex­ta cau­sa de muer­te en Es­ta­dos Uni­dos, y la úni­ca que con­ti­núa cre­cien­do sin pa­rar. Se tra­ta de una en­fer­me­dad con una prog­no­sis muy ma­la, cu­yo tra­ta­mien­to su­po­ne ya un tri­llón de dó­la­res y que has­ta el mo­men­to no tie­ne cu­ra.

Al­gu­nas per­so­nas pue­den pen­sar que es un pro­ble­ma que úni­ca­men­te afec­ta al mun­do desa­rro­lla­do, pe­ro la reali­dad es que se tra­ta de una epi­de­mia glo­bal, tal y co­mo de­mues­tran los da­tos so­bre el cre­ci­mien­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas a ni­vel mun­dial. De he­cho, las en­fer­me­da­des cró­ni­cas tam­bién es­tán pre­sen­tes en los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos don­de pue­den te­ner un pe­so aún ma­yor.

En paí­ses co­mo Ja­mai­ca, Egip­to o Sri Lan­ka el im­pac­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas es ya más ele­va­do que el de las in­fec­cio­sas; en Chi­na las cua­tro quin­tas par­tes de las muer­tes es­tán cau­sa­das por en­fer­me­da­des de lar­ga du­ra­ción, y en Bra­sil mue­ren cin­co ve­ces más per­so­nas por pro­ble­mas car­dia­cos que en Reino Uni­do. Co­mo se pue­de ver, la ten­den­cia es cons­tan­te, y ac­tual­men­te so­lo en Áfri­ca se pro­du­cen más muer­tes por en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas que por cró­ni­cas, aun­que in­clu­so aquí la evo­lu­ción se es­tá re­vir­tien­do.

TRA­TA­MIEN­TOS MÁS ASEQUIBLES

La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca de­be ha­cer fren­te a es­te re­to y ya es­tá tra­ba­jan­do pa­ra re­sol­ver­lo. Los 10 fár­ma­cos que más se han ven­di­do en 2018 a ni­vel mun­dial son bio­ló­gi­cos, y es­to sig­ni­fi­ca que tie­nen ma­yor efec­ti­vi­dad por­que ata­can a la en­fer­me­dad de for­ma di­rec­ta, pe­ro tie­nen un pre­cio muy ele­va­do. Con­cre­ta­men­te, el cos­te me­dio de un tra­ta­mien­to an­ti­mo­no­clo­nal es de 96.000 dó­la­res año (la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre los fár­ma­cos ob­te­ni­dos de sín­te­sis quí­mi­ca y los bio­ló­gi­cos es que es­tos úl­ti­mos de­ri­van de un or­ga­nis­mo vi­vo y se uti­li­zan prin­ci­pal­men­te pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo el cán­cer, pro­ble­mas me­ta­bó­li­cos, he­ma­to­lo­gía, sis­te­ma ner­vio­so cen­tral o tras­torno múscu­lo es­que­lé­ti­co).

Las pre­vi­sio­nes in­di­can que una de ca­da dos per­so­nas va a desa­rro­llar al­gu­na en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va cuan­do al­can­ce los 85 años

Ha­ce 100 años las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas eran el prin­ci­pal pro­ble­ma, pe­ro he­mos con­se­gui­do neu­tra­li­zar­las y aho­ra la di­fi­cul­tad es­tri­ba en las cró­ni­cas

Úl­ti­ma­men­te es­tán apa­re­cien­do no­ve­do­sos tra­ta­mien­tos co­mo las te­ra­pias de re­em­pla­zo de en­zi­mas, con un pre­cio que os­ci­la en­tre los 50.000 y 70.000 dó­la­res al año. En las te­ra­pias ge­né­ti­cas

o la in­mu­no­te­ra­pia CAR-T pa­ra en­fer­mos de cán­cer, el cos­te de es­te tra­ta­mien­to al­can­za el me­dio mi­llón de dó­la­res al año. Es­ta can­ti­dad es in­clu­so más al­ta que el pre­cio de una vi­vien­da, el ac­ti­vo más va­lio­so de la ma­yo­ría de las fa­mi­lias.

Ob­via­men­te, muy po­cas per­so­nas pue­den per­mi­tir­se cos­tear un tra­ta­mien­to de es­te ti­po. Tam­po­co se po­drán in­cor­po­rar es­tas te­ra­pias a los sis­te­mas de sa­lud pú­bli­ca, da­do el ele­va­do pre­cio de un an­ti­cuer­po mo­no­clo­nal.

En reali­dad, es­tos me­di­ca­men­tos no son ac­ce­si­bles, y no lo se­rán has­ta den­tro de mu­cho tiem­po, aun­que de­ter­mi­na­dos in­di­vi­duos pue­dan cos­teár­se­los o al­gu­nos se­gu­ros pri­va­dos los in­clu­yan.

Si ana­li­za­mos la dis­tri­bu­ción de las per­so­nas que pa­de­cen Alz­hei­mer, nos da­mos cuen­ta de que es­ta en­fer­me­dad es­tá pre­sen­te en to­dos los lu­ga­res del mun­do. La ma­yo­ría de los ca­sos pro­ce­den de Asia y la zo­na subasiá­ti­ca de­bi­do al cre­ci­mien­to de la po­bla­ción. Son lu­ga­res don­de el gas­to me­dio sa­ni­ta­rio es muy re­du­ci­do en com­pa­ra­ción con la Unión Eu­ro­pea o Es­ta­dos Uni­dos. Si nos pa­ra­mos a ana­li­zar el cos­te del tra­ta­mien­to de to­dos los en­fer­mos de Alz­hei­mer en es­tos lu­ga­res, in­clu­so su­po­nien­do que el pre­cio de los an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les fue­ra la mi­tad del ver­da­de­ro, los re­sul­ta­dos se­rían de­vas­ta­do­res. Es­te mis­mo ejer­ci­cio su­pon­dría un 10% del cos­te sa­ni­ta­rio ac­tual en Es­ta­dos Uni­dos, un 34% en Eu­ro­pa Cen­tral y un 572% en la zo­na sur. Es de­cir, en de­ter­mi­na­das re­gio­nes ha­bría que de­di­car 600 ve­ces más re­cur­sos a la sa­ni­dad úni­ca­men­te pa­ra tra­tar el Alz­hei­mer.

En la dé­ca­da de los 50 hu­bo una gran epi­de­mia de po­lio­mie­li­tis, y la úni­ca al­ter­na­ti­va que te­nían aque­llas per­so­nas que con­traían es­ta en­fer­me­dad era uti­li­zar un pul­món de ace­ro que les ayu­da­se a res­pi­rar de for­ma me­cá­ni­ca. El cos­te de es­tos res­pi­ra­do­res ar­ti­fi­cia­les era si­mi­lar al de una ca­sa, pe­ro no se en­con­tró otro tra­ta­mien­to efec­ti­vo has­ta que el in­ves­ti­ga­dor Jo­nas Salk des­cu­brió una va­cu­na. Por aquel en­ton­ces los vi­ró­lo­gos eran muy des­con­fia­dos, y Salk tu­vo que pro­bar la va­cu­na con él mis­mo y con su fa­mi­lia an­tes de que le per­mi­tie­ran rea­li­zar una prue­ba ge­ne­ra­li­za­da. Fue el ex­pe­ri­men­to hu­mano con más vo­lun­ta­rios que ha te­ni­do lu­gar en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y con­si­guió pa­liar el pro­ble­ma in­clu­so en zo­nas don­de la pe­ne­tra­ción era muy al­ta. La ad­mi­nis­tra­ción oral de la va­cu­na lo­gró re­du­cir drás­ti­ca­men­te la en­fer­me­dad has­ta prác­ti­ca­men­te su des­apa­ri­ción en 1964, y así ha con­ti­nua­do has­ta la ac­tua­li­dad con el 80% de la po­bla­ción va­cu­na­da. Es­to cons­ta­ta que gran par­te de la po­bla­ción ya tie­ne ac­ce­so a una sa­ni­dad bá­si­ca, y hoy exis­ten más de 20 en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas que se pue­den pre­ve­nir gra­cias a las va­cu­nas.

LA RE­VO­LU­CIÓN DE LAS VA­CU­NAS

Se es­tán lle­van­do a ca­bo es­tu­dios pa­ra des­cu­brir qué di­fe­ren­cias exis­ten en­tre las per­so­nas que su­fren Alz­hei­mer y las que no, pres­tan­do es­pe­cial aten­ción a in­di­vi­duos con al­to po­ten­cial de­no­mi­na­dos “cen­tu­rio­nes” y que tie­nen un ren­di­mien­to por en­ci­ma de sus igua­les. Los in­ves­ti­ga­do­res han des­cu­bier­to que es­tas per­so­nas tie­nen en la san­gre com­po­nen­tes que les pro­te­gen de los agen­tes que cau­san de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo la pla­ca ami­loi­de del Alz­hei­mer o la alfa-si­nu­cleí­na del Par­kin­son. Po­dría­mos de­cir que, de al­gu­na ma­ne­ra, los in­di­vi­duos de al­to ren­di­mien­to se “au­to­va­cu­nan”, ya que su cuer­po lu­cha de for­ma na­tu­ral con­tra los pa­tó­ge­nos que pro­du­cen las en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

Pe­ro, ¿po­dría­mos con­se­guir que to­do el mun­do reac­cio­na­se de la mis­ma ma­ne­ra? Una com­pa­ñía sui­za es­tá ana­li­zan­do es­te fe­nó­meno a tra­vés de un pro­ce­so de an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les pro­du­ci­dos ex­ter­na­men­te. Ex­traen las ca­pa­ci­da­des in­mu­ni­ta­rias de la san­gre de per­so­nas con gran ren­di­mien­to, las am­pli­fi­can, y crean una sus­tan­cia que ya se en­cuen­tra en fa­se de prue­bas clí­ni­cas. La idea es pro­du­cir ex­ter­na­men­te las sus­tan­cias que nues­tro cuer­po no pro­du­ce, pa­ra po­der in­yec­tar­las de for­ma con­ti­nua­da.

Tam­bién se es­tá plan­tean­do en­fren­tar es­te pro­ble­ma a tra­vés de un pro­ce­so de va­cu­na­ción ac­ti­va, es de­cir, en­tre­nan­do al or­ga­nis­mo pa­ra que es­te ge­ne­re in­mu­ni­za­ción por sí so­lo, de for­ma muy si­mi­lar a có­mo se com­por­tan los in­di­vi­duos de al­to ren­di­mien­to.

Es­tán apa­re­cien­do no­ve­do­sos tra­ta­mien­tos, pe­ro es­tos no son ac­ce­si­bles y no lo se­rán has­ta den­tro de mu­cho tiem­po, aun­que de­ter­mi­na­dos in­di­vi­duos pue­dan cos­teár­se­los

En es­te pun­to, me gus­ta­ría pa­rar­me a ana­li­zar lo que con­si­de­ro que ha si­do la raíz de es­ta re­vo­lu­ción. La car­ne de los cer­dos ma­chos su­fre de un olor ca­rac­te­rís­ti­co y des­agra­da­ble, por eso la in­dus­tria cár­ni­ca so­lo tra­ba­ja con hem­bras o ma­chos cas­tra­dos.

Du­ran­te años se han cas­tra­do cer­dos pa­ra po­der con­su­mir su car­ne, y es­to ge­ne­ra­ba pro­ble­mas im­por­tan­tes por­que mu­chos ani­ma­les en­fer­ma­ban du­ran­te el pro­ce­so y, ade­más, ha­bía nu­me­ro­sas pro­tes­tas de los gru­pos ani­ma­lis­tas.

Los res­pon­sa­bles de la in­dus­tria se pu­sie­ron en con­tac­to con no­so­tros pa­ra pre­gun­tar si exis­tía la po­si­bi­li­dad de cas­trar a los cer­dos in­mu­no­ló­gi­ca­men­te, ad­mi­nis­trán­do­les una in­yec­ción. Era un pro­ble­ma com­ple­jo que im­pli­ca­ba mo­di­fi­car bio­ló­gi­ca­men­te el cuer­po nor­mal del cer­do, pe­ro lo in­ten­ta­mos y con­se­gui­mos crear una va­cu­na que con un par de in­yec­cio­nes ha­cía des­apa­re­cer los tes­tícu­los del ani­mal. Ten­go una anéc­do­ta di­ver­ti­da con es­ta his­to­ria, por­que la va­cu­na la in­ven­tó mi ma­dre y mis ci­tas se asus­ta­ban cuan­do des­cu­brían que ella ha­bía crea­do una in­yec­ción ¡que ha­cía des­apa­re­cer “las pe­lo­tas” a los hom­bres!

El de los cer­dos es un ca­so muy sin­gu­lar, por­que hay muy po­cas va­cu­nas en el mun­do que pue­dan ha­cer al­go si­mi­lar. De he­cho, so­mos el úni­co la­bo­ra­to­rio que uti­li­za una tec­no­lo­gía de va­cu­na­ción pa­ra ope­rar con­tra una pro­teí­na en­dó­ge­na.

Las va­cu­nas clá­si­cas cau­san reac­cio­nes que afec­tan a to­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co pro­du­cien­do nu­me­ro­sos efec­tos

Cree­mos que es po­si­ble sol­ven­tar a tra­vés de las va­cu­nas cual­quier en­fer­me­dad sus­cep­ti­ble de ser ata­ca­da por me­dio de an­ti­cuer­pos

se­cun­da­rios en el or­ga­nis­mo, pe­ro cree­mos que es po­si­ble tra­ba­jar con un mo­de­lo di­fe­ren­te co­mo el que he­mos crea­do pa­ra cas­trar a los cer­dos. Tras va­li­dar­la, he­mos uti­li­za­do esa tec­no­lo­gía ha­bien­do ven­di­do ya cua­tro bi­llo­nes de dó­la­res de do­sis. Hoy, va­cu­na­mos al 25% de la po­bla­ción de cer­dos y en tan so­lo tres años he­mos al­can­za­do una pe­ne­tra­ción del 50% en el mer­ca­do por­cino.

Por eso, em­pe­za­mos a plan­tear­nos si se­ría po­si­ble con­se­guir una va­cu­na con­tra el Alz­hei­mer. Ha­ce dos dé­ca­das una com­pa­ñía con­si­guió desa­rro­llar una va­cu­na que in­clu­so lle­gó a fa­se de prue­bas mé­di­cas pe­ro, des­afor­tu­na­da­men­te, no res­pon­dió co­mo se es­pe­ra­ba. Es di­fí­cil con­se­guir que el or­ga­nis­mo res­pon­da de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y, si lo ha­ce, la res­pues­ta pue­de ex­ten­der­se de for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Eso fue pre­ci­sa­men­te lo que ocu­rrió con la va­cu­na con­tra el Alz­hei­mer. Los efec­tos se pro­pa­ga­ron por to­do el cuer­po, no so­lo por el ce­re­bro, y el 50% de los pa­cien­tes pre­sen­tó pro­ble­mas se­cun­da­rios, el 6% de ellos su­frió en­ce­fa­li­tis y al­gu­nas per­so­nas in­clu­so mu­rie­ron.

En de­ter­mi­na­das re­gio­nes ha­bría que de­di­car 600 ve­ces más re­cur­sos a la sa­ni­dad úni­ca­men­te pa­ra tra­tar a los en­fer­mos de Alz­hei­mer

ESTIMULACIÓN DE AN­TI­CUER­POS

Ha­ce po­co tiem­po, un equi­po de pro­fe­sio­na­les com­pues­to por in­mu­nó­lo­gos, quí­mi­cos y bió­lo­gos, de­ci­dió po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra in­ten­tar sol­ven­tar los pro­ble­mas cau­sa­dos por esa va­cu­na. Pa­ra em­pe­zar nos pre­gun­ta­mos, ¿cuál es la ba­se de una bue­na va­cu­na? En pri­mer lu­gar, la se­gu­ri­dad. Pe­ro, ade­más, de­be pro­cu­rar una res­pues­ta rá­pi­da y po­ten­te de los an­ti­cuer­pos, ser re­ver­si­ble, efi­caz, con­tro­la­ble, se­lec­ti­va en ca­sos pa­to­gé­ni­cos de for­mas be­ta, evi­tar la me­nin­goen­ce­fa­li­tis, ser pro­fi­lác­ti­ca­men­te uti­li­za­ble pa­ra to­da la po­bla­ción, me­jo­rar la fun­ción cog­ni­ti­va, man­te­ner el QOL y el ni­vel de bio­mar­ca­do­res, re­du­cir la atro­fia pa­to­ló­gi­ca ce­re­bral y pre­ser­var los cir­cui­tos del ce­re­bro.

Con es­tas pau­tas co­men­za­mos a in­ves­ti­gar una te­ra­pia ca­paz de en­se­ñar al cuer­po a crear an­ti­cuer­pos con­tra las pla­cas ami­loi­des que se for­man en el ce­re­bro, co­mo con­se­cuen­cia de las pro­teí­nas agre­ga­das mal ple­ga­das. La va­cu­na ex­pe­ri­men­tal, de­no­mi­na­da UB-311, aca­ba de com­ple­tar la fa­se dos de es­tu­dios clí­ni­cos con se­ña­les pre­li­mi­na­res de efi­ca­cia, ya que he­mos con­se­gui­do eli­mi­nar una par­te sus­tan­cial de las pla­cas ami­loi­des. El prin­ci­pal pro­ble­ma al que nos en­fren­ta­mos es que no sa­be­mos con se­gu­ri­dad si esas pla­cas es­tán aso­cia­das con el Alz­hei­mer (ver ima­gen).

Si los re­sul­ta­dos de es­ta in­ves­ti­ga­ción son po­si­ti­vos y fi­nal­men­te so­mos ca­pa­ces de pre­ve­nir el Alz­hei­mer, de­be­ría­mos pre­gun­tar­nos, ¿po­de­mos tam­bién so­lu­cio­nar otros pro­ble­mas cró­ni­cos? ¿Es po­si­ble es­ti­mu­lar a los an­ti­cuer­pos a tra­vés de va­cu­nas pa­ra que es­tos reac­cio­nen an­te de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des? En Uni­ted Neu­ros­cien­ce es­ta­mos cen­tra­dos en el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des ce­re­bra­les co­mo Alz­hei­mer,

Pár­kin­son, do­lo­res neu­ro­pá­ti­cos, mi­gra­ñas o adic­cio­nes a opioi­des. Más allá del Alz­hei­mer es­ta­mos a pun­to de em­pe­zar a rea­li­zar prue­bas con Pár­kin­son y lle­va­mos tiem­po tra­ba­jan­do en una va­cu­na an­ti­mi­gra­ñas. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el ob­je­ti­vo, a ni­vel ge­ne­ral, de­be­ría ser sol­ven­tar a tra­vés de las va­cu­nas cual­quier en­fer­me­dad sus­cep­ti­ble de ser ata­ca­da por me­dio de an­ti­cuer­pos. Ade­más, las va­cu­nas son te­ra­pias muy eco­nó­mi­cas y de­mo­crá­ti­cas por­que tie­nen la ca­pa­ci­dad de al­can­zar a una gran can­ti­dad de per­so­nas.

La par­te más te­dio­sa de las va­cu­nas es que ne­ce­si­tan aportaciones in­tra­ve­no­sas con­ti­nua­das pe­ro, aun te­nien­do que apli­car una do­sis al año, es un tra­ta­mien­to muy con­ve­nien­te por­que es me­jor pre­ve­nir el Alz­hei­mer que tra­tar­lo des­pués. Y co­mo son se­gu­ras y fá­ci­les de apli­car, pue­den usar­se sin pro­ble­ma de for­ma pro­fi­lác­ti­ca.

Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros co­mo em­pre­sa es ese com­po­nen­te aña­di­do que pue­de ser es­ca­la­do glo­bal­men­te. No­so­tros no po­de­mos ha­cer­lo so­los; so­mos cons­cien­tes de ello. La pri­me­ra mi­sión a la lu­na no la lle­vó a ca­bo una so­la en­ti­dad. Ne­ce­si­tó de la coope­ra­ción de mu­chas in­dus­trias pa­ra crear ma­te­ria­les, tec­no­lo­gía, ro­bó­ti­ca, or­de­na­do­res… no­so­tros tam­bién re­que­ri­mos ayu­da. Necesitamos me­jo­res bio­mar­ca­do­res, nue­vas for­mas de de­tec­tar si una per­so­na tie­ne ries­go de su­frir Alz­hei­mer, de­tec­tar de for­ma pre­coz los pri­me­ros sín­to­mas… Afor­tu­na­da­men­te, ya se es­tán desa­rro­llan­do nue­vos bio­mar­ca­do­res que per­mi­ten ana­li­zar lo que pa­sa en el ce­re­bro, de­tec­tar la can­ti­dad de pla­ca que tie­ne una per­so­na y tam­bién ave­ri­guar si es­ta pla­ca es pro­ble­má­ti­ca, pe­ro son pro­ce­di­mien­tos muy ca­ros y di­fí­ci­les de rea­li­zar. Por eso, es ne­ce­sa­rio con­se­guir bio­mar­ca­do­res más sen­ci­llos, fá­ci­les de uti­li­zar, y que se pue­dan de­tec­tar con un sim­ple aná­li­sis de san­gre o a tra­vés de es­cá­ne­res re­ti­na­les.

El Alz­hei­mer afec­ta por igual a to­das las per­so­nas. Pues­to que la en­fer­me­dad no dis­cri­mi­na, tam­po­co de­be­ría ha­cer­lo la me­di­ci­na

To­do es­to nos va a ayu­dar a con­se­guir pro­du­cir va­cu­nas, pe­ro es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar una se­gun­da fa­se que com­ple­te el tra­ta­mien­to. Co­mo es im­po­si­ble que el per­so­nal sa­ni­ta­rio lle­gue a to­das las per­so­nas del mun­do, ten­dre­mos que crear nue­vos mo­de­los de va­lo­ra­ción, diag­nós­ti­co y ad­mi­nis­tra­ción del tra­ta­mien­to. Pa­ra ello se­rá im­pres­cin­di­ble ex­plo­rar las nue­vas vías que nos ofre­ce la tec­no­lo­gía, co­mo por ejem­plo la te­le­me­di­ci­na, la uti­li­za­ción re­lo­jes que mi­dan las fun­cio­nes vi­ta­les y en­víen un avi­so al mé­di­co si se pro­du­ce al­gu­na al­te­ra­ción, e in­clu­so los dro­nes. No es des­ca­be­lla­do pen­sar que den­tro de unos años un dron po­drá acer­car­se a la ca­sa del pa­cien­te, rea­li­zar un es­cá­ner de re­ti­na y va­cu­nar­le en ese mis­mo mo­men­to.

La com­pe­ten­cia es ne­ce­sa­ria pa­ra con­ti­nuar avan­zan­do en ám­bi­tos tan im­por­tan­tes. Por eso, siem­pre di­go que mis com­pe­ti­do­res son, en reali­dad, co­la­bo­ra­do­res, por­que to­dos nos en­con­tra­mos tra­ba­jan­do en una in­no­va­do­ra y apasionante mi­sión pa­ra la cual necesitamos la co­la­bo­ra­ción de to­dos crean­do así una guía de im­pac­tos ex­po­nen­cia­les.

Per­so­nal­men­te, creo que es im­por­tan­te vi­vir de acuer­do a lo que se va­lo­ra y a lo que se en­se­ña. En Uni­ted Neu­ros­cien­ce tra­ba­ja­mos pa­ra dar a las per­so­nas tra­ta­mien­tos efec­ti­vos y se­gu­ros, pe­ro tam­bién con­si­de­ra­mos esen­cial que es­tos tra­ta­mien­tos lle­guen a to­das las per­so­nas que los ne­ce­si­tan. El Alz­hei­mer afec­ta por igual a to­das las per­so­nas; no le im­por­ta cuán­to ga­na ni de qué for­ma se ga­na la vi­da. Pues­to que la en­fer­me­dad no dis­cri­mi­na, tam­po­co de­be­ría ha­cer­lo la me­di­ci­na ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.