La bur­bu­ja de block­chain

Cinco Días - Executive Excellence - - OPINIÓN DE EXPERTOS -

Hom­bre de crí­ti­ca mor­daz… y fun­da­men­ta­da. Sai­fe­dean Am­mous re­pre­sen­ta el con­tra­pun­to a to­dos aque­llos ex­per­tos e ins­ti­tu­cio­nes que loan con vehe­men­cia las múl­ti­ples apli­ca­cio­nes de la tec­no­lo­gía más re­vo­lu­cio­na­ria del mo­men­to: block­chain; a la que sí le re­co­no­ce la úni­ca cua­li­dad de ha­cer po­si­ble la crea­ción de “la pri­me­ra mo­ne­da ver­da­de­ra­men­te or­gá­ni­ca: el bit­coin”. Se­gún Am­mous, “su me­ra exis­ten­cia es una pó­li­za de se­gu­ro que re­cor­da­rá a los go­bier­nos que el úl­ti­mo ob­je­to que el es­ta­blish­ment pu­do con­tro­lar, es de­cir, la mo­ne­da, ya no es mo­no­po­lio su­yo”.

Sai­fe­dean es pro­fe­sor de Eco­no­mía en la Es­cue­la de Ne­go­cios Ad­nan Kas­sar en la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Lí­bano. Tras gra­duar­se en In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca en el mis­mo cen­tro en 2003, con­ti­nuó su for­ma­ción con un pos­gra­do en Ges­tión del Desa­rro­llo en la Lon­don School of Eco­no­mics en 2004, pa­ra des­pués doc­to­rar­se en Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, Es­ta­dos Uni­dos.

En su úl­ti­ma vi­si­ta a Es­pa­ña, con mo­ti­vo de la pro­mo­ción del li­bro El pa­trón Bit­coin. La al­ter­na­ti­va des­cen­tra­li­za­da a los ban­cos cen­tra­les, ofre­ció una con­fe­ren­cia ma­gis­tral en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, en la que ex­pli­có las bon­da­des de es­ta crip­to­mo­ne­da que “fren­te al in­ter­ven­cio­nis­mo, y gra­cias a la tec­no­lo­gía block­chain que la sus­ten­ta, ofre­ce un ser­vi­cio de pa­go con­fia­ble, se­gu­ro, lla­ma­do a plan­tar ca­ra al mo­no­po­lio mo­ne­ta­rio de los ban­cos cen­tra­les”. La di­fi­cul­tad pa­ra pro­du­cir bit­coins –de he­cho, se ha li­mi­ta­do su can­ti­dad a 25 mi­llo­nes de uni­da­des, y no es po­si­ble ge­ne­rar más– la con­vier­ten en al­go úni­co co­mo de­pó­si­to de va­lor, por­que no hay for­ma de au­men­tar su ofer­ta.

Se tra­ta de una mo­ne­da du­ra, dis­po­ni­ble a es­ca­la glo­bal, de uti­li­za­ción vo­lun­ta­ria y ne­go­cia­da, va­lo­ra­da li­bre­men­te en el mer­ca­do... y que no pier­de va­lor con el tiem­po, co­mo sí ocu­rre con las ac­tua­les. Por es­ta ra­zón, bit­coin fa­vo­re­ce el aho­rro y la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, de­ri­van­do en una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y ma­yo­res ni­ve­les de vi­da y de bie­nes­tar.

La idea de que block­chain re­vo­lu­cio­na­rá el mun­do de los ne­go­cios es ab­sur­da

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SAN­TOS: Don Taps­cott nos ex­po­nía su con­vic­ción de que la se­gun­da re­vo­lu­ción de In­ter­net se iba a ba­sar en la tec­no­lo­gía block­chain, afir­man­do que se­ría la nue­va pla­ta­for­ma ope­ra­ti­va pa­ra la eco­no­mía del si­glo XXI. ¿Cuál es su opi­nión so­bre tan aser­ti­va afir­ma­ción?

SAI­FE­DEAN AM­MOUS: Creo que es­tá com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do. To­do es­te bom­bo so­bre la tec­no­lo­gía block­chain no tie­ne ca­bi­da en la reali­dad y ocu­rre por­que la gen­te no en­tien­de có­mo fun­cio­na. Mu­chos han in­ten­ta­do en­cap­su­lar el con­cep­to de block­chain pa­ra ven­der sus pro­pias ideas, pe­ro en reali­dad no exis­te una “nue­va In­ter­net” ni si­quie­ra una ca­pa sub­ya­cen­te en In­ter­net ba­sa­da en es­to.

Block­chain no es más que otra de las tec­no­lo­gías de­no­mi­na­das ge­né­ri­cas, y que pue­de usar­se en múl­ti­ples fun­cio­na­li­da­des. Es un me­ca­nis­mo cu­yo fin es ha­cer que bit­coin sea real. Lo úni­co que real­men­te im­por­ta es el bit­coin, y block­chain so­lo tie­ne im­por­tan­cia por­que nos per­mi­te crear­lo.

Bit­coin es, esen­cial­men­te, una for­ma con­fia­ble de efec­ti­vo di­gi­tal (di­gi­tal cash), equi­va­len­te a hard mo­ney (mo­ne­da res­pal­da­da, co­mo el dó­lar an­tes de Bret­ton Woods, fren­te al con­cep­to de fiat mo­ney, so­lo res­pal­da­do por la con­fian­za en un go­bierno).

La idea de que block­chain re­vo­lu­cio­na­rá el mun­do de los ne­go­cios es ab­sur­da. Ya han pa­sa­do tres años des­de que

Don y Alex Taps­cott pu­bli­ca­sen su li­bro Block­chain Re­vo­lu­tion, y aún es­ta­mos es­pe­ran­do. Siem­pre he di­cho que la úni­ca apli­ca­ción tec­no­ló­gi­ca de block­chain es ex­clu­si­va­men­te bit­coin. Has­ta hoy na­die ha po­di­do pro­du­cir nue­vas apli­ca­cio­nes, sal­vo acu­ñar. El res­to de las mo­ne­das crip­to­grá­fi­cas co­pian “ri­tua­les” de mo­ne­das de bits, pe­ro no tie­nen lo más im­por­tan­te: una mo­ne­da que na­die con­tro­la, gra­cias a esa tec­no­lo­gía y esa es­truc­tu­ra. Si bien tie­nen fun­da­men­tos pa­re­ci­dos, to­das tie­nen de­trás en­tor­nos que las con­tro­lan, co­mer­cia­li­zan y pro­mue­ven, por lo que real­men­te no pue­den afir­mar que son con­fia­bles e in­mu­ta­bles. Bit­coin es la úni­ca neu­tral y ba­sa­da en block­chain.

F.F.S.: Sin em­bar­go, he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de leer có­mo IBM y Maersk ha­blan de un pro­yec­to, ba­sa­do en block­chain, des­ti­na­do a re­vo­lu­cio­nar el tra­ta­mien­to de la do­cu­men­ta­ción co­mer­cial re­que­ri­da en sus en­víos in­ter­na­cio­na­les (adua­nas, con­tra­tos, ma­ni­fies­tos de car­ga…), lo cual re­pre­sen­ta la quin­ta par­te del cos­te del trans­por­te.

S.A.: Hay co­mu­ni­ca­dos de pren­sa so­bre có­mo im­ple­men­ta­re­mos, po­ten­cial­men­te, mu­chas co­sas. El pro­gra­ma block­chain de IBM en par­ti­cu­lar es de bro­ma; es so­lo mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad. Es co­mo la IA y su compu­tado­ra Wat­son… La gen­te que en­tien­de de esos cam­pos se da­rá cuen­ta de que IBM so­lo es­tá ha­cien­do mar­ke­ting con su repu­tación. Si uno com­pren­de có­mo fun­cio­na la tec­no­lo­gía block­chain, es in­con­ce­bi­ble pen­sar que pue­da ofre­cer al­gu­na ven­ta­ja a cual­quier com­pa­ñía de trans­por­te.

Las adua­nas no pue­den sal­tar­se, por mu­cho que al­guien le di­ga a un país que tie­ne tec­no­lo­gía block­chain. Pue­de que es­tén de­no­mi­nan­do así a al­gún nue­vo sis­te­ma que ha­yan in­tro­du­ci­do, pa­ra que pa­rez­ca que usan di­cha tec­no­lo­gía; pe­ro la for­ma en que es­ta fun­cio­na es com­ple­ta­men­te irre­le­van­te e in­apli­ca­ble pa­ra el en­vío.

Block­chain es un re­gis­tro de transac­cio­nes que es­tá ase­gu­ra­do de for­ma in­de­pen­dien­te de cual­quier au­to­ri­dad. Si Maersk en­vía mer­can­cías, ha de con­fiar en las per­so­nas cuan­do las traen, y no hay for­ma de que block­chain me­jo­re es­te pro­ce­so. Bá­si­ca­men­te, to­do se re­du­ce a que la ca­de­na de blo­ques so­lo pue­de in­for­mar so­bre la pro­pie­dad de

Si uno com­pren­de có­mo fun­cio­na es­ta tec­no­lo­gía, es in­con­ce­bi­ble pen­sar que pue­da ofre­cer al­gu­na ven­ta­ja a una com­pa­ñía de trans­por­te

un to­ken. Si vin­cu­la­mos ese to­ken a un con­te­ne­dor, se pier­de la con­fian­za, por­que es la per­so­na quien ma­ni­fies­ta que di­cho con­te­ne­dor en­tró en un puer­to ma­rí­ti­mo. ¿Có­mo pue­de block­chain sa­ber si los con­te­ne­do­res de en­vío en­tran o sa­len? Es ne­ce­sa­rio con­fiar en al­guien, y pre­ci­sa­men­te es­to –con­fiar en al­guien– es lo que des­tru­ye el sis­te­ma.

Block­chain ofre­ce po­si­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar el di­ne­ro fue­ra del con­trol de los ban­cos cen­tra­les y sin ren­dir cuen­tas an­te los go­bier­nos

Ade­más, pa­ra cual­quier ter­ce­ro de con­fian­za que reali­ce pa­gos, co­mer­cie o re­gis­tre ope­ra­cio­nes, la block­chain es una tec­no­lo­gía muy cos­to­sa e in­efi­cien­te pa­ra ser uti­li­za­da. Fue­ra de bit­coin, com­bi­na lo peor de am­bos mun­dos: la com­pli­ca­da es­truc­tu­ra de es­ta tec­no­lo­gía, por un la­do, y el cos­te y el ries­go en ma­te­ria de se­gu­ri­dad de ter­ce­ros de con­fian­za, por el otro. No es de ex­tra­ñar que, ocho años des­pués de su in­ven­ción, block­chain no ha­ya con­se­gui­do abrir­se pa­so en al­gu­na exi­to­sa apli­ca­ción co­mer­cial lis­ta pa­ra en­trar en el mer­ca­do, apar­te de pa­ra la que fue es­pe­cial­men­te di­se­ña­da; es de­cir, bit­coin.

F.F.S.: Pa­re­ce que, en el fu­tu­ro, las tec­no­lo­gías ten­drán vi­da pro­pia. Las má­qui­nas es­tán apren­dien­do, co­nec­tán­do­se unas con otras, y to­do es­tá ocu­rrien­do a una ve­lo­ci­dad ace­le­ra­da. Las per­so­nas so­mos par­te cen­tral de es­te cam­bio, pe­ro no­so­tros no po­de­mos cre­cer de ma­ne­ra ex­po­nen­cial y pa­re­ce cla­ro que es­tas in­no­va­cio­nes sig­ni­fi­ca­rán im­por­tan­tes pro­ble­mas so­cia­les en el fu­tu­ro. ¿Có­mo ve us­ted es­te con­flic­to po­ten­cial?

S.A.: Soy un es­cép­ti­co an­te es­te ti­po de afir­ma­cio­nes. Du­ran­te si­glos he­mos ha­bla­do de có­mo las nue­vas tec­no­lo­gías iban a cam­biar y des­truir nues­tra

ca­pa­ci­dad pa­ra fun­cio­nar. La gen­te de­cía lo mis­mo so­bre la es­cri­tu­ra, la im­pren­ta, los au­to­mó­vi­les y los avio­nes... En reali­dad, la tec­no­lo­gía no es un amo que vie­ne y nos im­po­ne las co­sas. So­mos no­so­tros los amos de la tec­no­lo­gía. Las tec­no­lo­gías son “he­rra­mien­tas ton­tas que con­tro­la­mos”. Si una he­rra­mien­ta no me­jo­ra nues­tra vi­da, no la usa­mos. In­ven­ta­mos el ar­sé­ni­co, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos que be­ber­lo cuan­do nos le­van­ta­mos. No lo ne­ce­si­tas, no lo be­bas.

Son mu­chos quie­nes pre­di­cen que la tec­no­lo­gía va a cam­biar­lo to­do, y que hay po­ten­cial­men­te mu­cho va­lor y re­torno en ella; pe­ro tam­bién hay quie­nes afir­man lo con­tra­rio.

En el ca­so de bit­coin, lo úni­co que block­chain le per­mi­te ha­cer es in­te­rrum­pir el con­trol del go­bierno so­bre el di­ne­ro. Se tra­ta de una al­ter­na­ti­va a los ban­cos cen­tra­les, aun­que no sea per­ci­ba co­mo tal. La tec­no­lo­gía block­chain ofre­ce po­si­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar el di­ne­ro fue­ra del con­trol de los ban­cos cen­tra­les y sin te­ner que ren­dir cuen­tas an­te los go­bier­nos, a tra­vés de una ofer­ta de di­ne­ro que es in­de­pen­dien­te.

En con­se­cuen­cia, nues­tras vi­das me­jo­ra­rán, al evi­tar­se que los go­bier­nos in­flen sus mo­ne­das y des­tru­yan el va­lor, co­mo he­mos vis­to re­cien­te­men­te en Ve­ne­zue­la y en tan­tos otros si­tios. Bit­coin no so­lo evi­ta­ría que se fi­nan­cia­sen gue­rras in­ne­ce­sa­rias, sino que obli­ga­ría a los go­bier­nos a ser res­pon­sa­bles con sus gas­tos. No veo por qué la gen­te ha­bría de te­ner pro­ble­mas pa­ra adap­tar­se a es­to.

F.F.S.: La an­tro­pó­lo­ga di­gi­tal Rahaf Har­foush es­tu­dia la re­la­ción en­tre los al­go­rit­mos que se crean y los ses­gos (bias) que tie­nen sus crea­do­res, pues sos­tie­ne que es­tas im­per­fec­cio­nes se trans­mi­ten a la tec­no­lo­gía que ge­ne­ran. Las ma­sa­cres de Rohing­ya o la par­ti­ci­pa­ción ru­sa en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses son dos ejem­plos en los que la tec­no­lo­gía es­tu­vo in­vo­lu­cra­da, a pe­sar de que no fue di­se­ña­da pa­ra ha­cer es­to. El ex se­cre­ta­rio de De­fen­sa de los Es­ta­dos Uni­dos, Ash Car­ter, tam­bién ex­pli­có al As­pen Stra­tegy Group có­mo la dis­rup­ción en los con­flic­tos bé­li­cos, cau­sa­da por la tec­no­lo­gía nu­clear, fue con­tro­la­da des­de di­ver­sos en­tor­nos. ¿Có­mo de im­por­tan­te es su­per­vi­sar las nue­vas tec­no­lo­gías, po­ten­cial­men­te dis­rup­ti­vas, pa­ra evi­tar sus efec­tos per­ni­cio­sos?

S.A.: Nun­ca en la his­to­ria ha ha­bi­do ins­ti­tu­cio­nes me­nos éti­cas que los go­bier­nos. Los go­bier­nos son el su­ma­to­rio del com­por­ta­mien­to no éti­co en una so­cie­dad, son un con­jun­to de cri­mi­na­les irres­pon­sa­bles que no se en­fren­tan a nin­gu­na con­se­cuen­cia por sus ac­cio­nes. El go­bierno es la for­ma en la cual los so­ció­pa­tas y los de­lin­cuen­tes pue­den ex­ter­na­li­zar sus con­duc­tas sin su­frir por ello. La no­ción de que go­bierno sig­ni­fi­ca res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra mí es ri­dí­cu­la. En los úl­ti­mos si­glos, los go­bier­nos han ase­si­na­do a cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas. F.F.S.: In­clu­so acep­tan­do sus pun­tos de vis­ta –al­go ex­tre­mos–, la gen­te cons­tru­ye nue­vas tec­no­lo­gías con sus me­jo­res in­ten­cio­nes. A ve­ces sur­gen efec­tos no desea­dos y que nos po­nen en si­tua­cio­nes de­ses­pe­ra­das. ¿Exis­ten po­ten­cia­les con­se­cuen­cias pro­ve­nien­tes de bit­coin?

S.A.: Creo que la no­ción de go­bierno es la úni­ca tec­no­lo­gía que he­mos in­ven­ta­do de la cual necesitamos pro­tec­ción. Con­cre­ta­men­te el go­bierno mo­derno, que con­tro­la el ban­co cen­tral, es la for­ma de “tec­no­lo­gía” más des­truc­ti­va y per­ver­sa que ja­más ha­ya­mos in­ven­ta­do. Des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do los paí­ses eu­ro­peos pa­sa­ron del pa­trón oro al di­ne­ro con­tro­la­do por el go­bierno, las gue­rras y los ge­no­ci­dios han pa­sa­do a ser fi­nan­cia­dos. Nun­ca an­tes ha­bían exis­ti­do go­bier­nos “ge­no­ci­da” que co­me­tie­sen ase­si­na­tos en ma­sa con di­ne­ro “du­ro”. En cam­bio, re­sul­ta fá­cil ha­cer­lo cuan­do el di­ne­ro es “di­ne­ro im­pri­mi­ble”. En una eco­no­mía ba­sa­da en el hard cu­rrency, los re­cur­sos se ago­tan y los go­bier­nos se que­dan pron­to sin di­ne­ro, por­que no hay be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de­ri­va­dos del ge­no­ci­dio o la des­truc­ción. De­bi­do a la eli­mi­na­ción del pa­trón oro, la ban­ca se cen­tra­li­zó, per­mi­tien­do a los go­bier­nos to­mar el con­trol. Creo que es­ta es la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca más des­truc­ti­va del úl­ti­mo mi­le­nio, y es­to es lo que bit­coin pue­de, y quie­re, de­te­ner y re­ver­tir.

Va­mos ha­cia un mun­do don­de el di­ne­ro no pue­da ser con­tro­la­do por go­bier­nos que vi­ven del tra­ba­jo de otros. Las per­so­nas pro­duc­ti­vas fi­nal­men­te han en­con­tra­do la tec­no­lo­gía que les per­mi­ti­rá li­be­rar­se de ma­nía­cos ge­no­ci­das que ma­ne­jan sis­te­mas sin te­ner que en­fren­tar­se a las con­se­cuen­cias.

Hoy los go­bier­nos se fi­nan­cian fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de la in­fla­ción. Pue­den im­pri­mir to­dos los eu­ros y dó­la­res que quie­ran; no ne­ce­si­tan los im­pues­tos, pe­ro se ase­gu­ran de que los pa­gue­mos, de for­ma que con­ti­nue­mos usan­do su mo­ne­da y sea­mos ad­mi­nis­tra­dos por ellos (cuen­tas, sa­la­rios, etc.). En un mun­do don­de el di­ne­ro fue­se di­fí­cil de ob­te­ner, evi­ta­ría­mos que pu­die­sen in­flar­lo, ha­cien­do mu­cho más com­pli­ca­do que los go­bier­nos se fi­nan­cia­sen. Por ejem­plo, no po­drían im­pri­mir di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar ar­mas.

Si nos fi­ja­mos en la Eu­ro­pa ba­jo el pa­trón oro, la tri­bu­ta­ción del si­glo XIX era me­nor que la ac­tual y el IRPF no exis­tía. No es una coincidencia que en Es­ta­dos Uni­dos se ins­ti­tu­ye­ra el IRPF cuan­do na­ció el ban­co cen­tral. Si bit­coin pue­de

Los go­bier­nos son una su­ma de cri­mi­na­les irres­pon­sa­bles que no se en­fren­tan a nin­gu­na con­se­cuen­cia por sus ac­cio­nes

des­ha­cer un si­glo de ase­si­na­tos en ma­sa y ge­no­ci­dios, se­rá uno de los in­ven­tos más gran­des que la hu­ma­ni­dad ha­ya pre­sen­cia­do.

F.F.S.: ¿Có­mo po­dre­mos fi­nan­ciar un es­ta­do de bie­nes­tar, co­mo el que te­ne­mos aho­ra en la Unión Eu­ro­pea, si los go­bier­nos no tie­nen con­trol so­bre la mo­ne­da? Con bit­coin, los es­ta­dos no co­no­cen quién tie­ne qué y no po­drían ob­te­ner re­cur­sos me­dian­te im­pues­tos.

S.A.: ¡Oja­lá se des­fi­nan­cia­se el es­ta­do de bie­nes­tar ac­tual! La idea de que un es­ta­do de bie­nes­tar va a be­ne­fi­ciar a los po­bres es, en mi opi­nión, ri­dí­cu­la. Creo que hoy so­lo sir­ve pa­ra crear una cla­se de per­so­nas de­pen­dien­tes. Los po­bres no se be­ne­fi­cian del es­ta­do de bie­nes­tar; de­pen­den de él por­que les brin­da fuer­tes in­cen­ti­vos pa­ra se­guir sien­do po­bres.

En EE.UU., el 40% de la po­bla­ción en­fren­ta un ren­di­mien­to ne­ga­ti­vo del tra­ba­jo. La reali­dad es que ob­tie­nen mu­chos be­ne­fi­cios sin tra­ba­jar, y si lo hi­cie­sen, pa­ga­rían mu­chos im­pues­tos. Los be­ne­fi­cia­rios de es­to son los go­bier­nos, ya que el es­ta­do de bie­nes­tar jus­ti­fi­ca su con­trol to­ta­li­ta­rio so­bre cual­quier as­pec­to de la eco­no­mía. Los go­bier­nos prac­ti­can una re­dis­tri­bu­ción “es­ti­lo Ro­bin Hood”, pe­ro in­ver­ti­da: de los po­bres a los ri­cos ba­jo el man­to de un es­ta­do de bie­nes­tar.

La al­ter­na­ti­va se­rá la ca­ri­dad pri­va­da, que es más efec­ti­va que la “ca­ri­dad” del go­bierno, pues los do­nan­tes pri­va­dos eva­lua­rán a las per­so­nas que la re­ci­ban. La be­ne­fi­cien­cia pri­va­da dis­tin­gue en­tre des­gra­cias que ne­ce­si­tan re­pa­rar­se y per­so­nas que desean ser com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes de ayu­das, co­mo su­ce­de hoy en mu­chos lu­ga­res.

F.F.S.: ¿Qué ocu­rri­rá si en paí­ses co­mo

Chi­na, ba­jo un ré­gi­men co­mu­nis­ta orien­ta­do co­mer­cial­men­te, en­tra bit­coin, su­po­nien­do que pu­die­ra…?

S.A.: Bit­coin se­rá un gran pro­ble­ma pa­ra es­te ti­po de go­bier­nos, pues to­dos de­pen­den del di­ne­ro fá­cil, y se pue­den fi­nan­ciar in­flan­do sus di­vi­sas. Nun­ca han exis­ti­do go­bier­nos to­ta­li­ta­rios ba­sa­dos en di­ne­ro du­ro, por­que es­te im­po­ne una dis­ci­pli­na tre­men­da y cual­quier co­sa que no sea pro­duc­ti­va eco­nó­mi­ca­men­te re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te. Si la eco­no­mía ter­mi­na sien­do una car­ga pa­ra sus re­cur­sos, la con­se­cuen­cia es la de­bi­li­dad, tan­to fren­te a sus enemi­gos co­mo in­ter­na­men­te.

Es­to es evi­den­te cuan­do se ana­li­za el li­mi­ta­do al­can­ce de las gue­rras en Eu­ro­pa en los si­glos XVII y XVIII. Los go­bier­nos eran in­ca­pa­ces de fi­nan­ciar­se por mu­cho tiem­po. Ade­más, no era in­fre­cuen­te ver gue­rras con muy po­cas ba­jas, ¡sol­ven­ta­das in­clu­so a tra­vés de due­los! Los ejér­ci­tos eran ca­ros. Si un país no cui­da­ba a sus sol­da­dos, rá­pi­da­men­te de­ja­ba de te­ner ejér­ci­to.

En el si­glo XX, con la fi­nan­cia­ción de los go­bier­nos, po­bla­cio­nes en­te­ras de di­fe­ren­tes paí­ses fue­ron car­ne de ca­ñón. Los go­bier­nos po­dían dar­le a la má­qui­na de ha­cer bi­lle­tes, man­dan­do a la muer­te a mi­llo­nes de per­so­nas.

Si­glos atrás, el lí­mi­te lo es­ta­ble­cía la ca­pa­ci­dad de re­cau­da­ción de im­pues­tos, y siem­pre re­sul­ta­ba di­fí­cil obli­gar a la gen­te a dar di­ne­ro. Si ade­más ese di­ne­ro se gas­ta­ba mal, las per­so­nas evi­ta­ban pa­gar­lo. Se te­nía que ir de ca­sa en ca­sa re­cau­dan­do por la fuer­za. Hoy em­pie­zas a im­pri­mir, de­jan­do que la po­bla­ción car­gue des­pués con las con­se­cuen­cias. La gue­rra de Irak cos­tó a los con­tri­bu­yen­tes al­re­de­dor de dos tri­llo­nes de dó­la­res. Ima­gi­ne­mos que en 2002 el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se hu­bie­se te­ni­do que pe­dir a sus ciu­da­da­nos esa can­ti­dad, por ade­lan­ta­do, pa­ra lle­var la de­mo­cra­cia a Irak. ¡Ob­via­men­te, ha­brían di­cho que no! En cam­bio, des­de el go­bierno se en­tró en una gue­rra ase­gu­ran­do que no iba a cos­tar di­ne­ro, y ya co­no­ce­mos las con­se­cuen­cias de la in­fla­ción ge­ne­ra­da seis años des­pués. Gra­cias a las es­tú­pi­das es­cue­las eco­nó­mi­cas que hoy te­ne­mos, a na­die se le ocu­rre establecer la co­ne­xión

Hoy el es­ta­do del bie­nes­tar so­lo sir­ve pa­ra crear una cla­se

de per­so­nas de­pen­dien­tes

en­tre la in­fla­ción que su­fri­mos, con las con­si­guien­tes cri­sis ge­ne­ra­das, y su ori­gen: la fi­nan­cia­ción de las gue­rras.

F.F.S.: Uno de los pro­ble­mas del di­ne­ro es que pue­de per­der va­lor con el tiem­po. En Es­pa­ña so­lo te­ne­mos que com­pa­rar lo que po­día­mos com­prar an­tes con 166 pe­se­tas (equi­va­len­te a 1 eu­ros), y lo que po­de­mos ha­cer hoy con esa can­ti­dad. ¿Có­mo afec­ta­rá el pa­so del tiem­po al bit­coin?

S.A.: Cuan­do el di­ne­ro es di­fí­cil de pro­du­cir, es po­co pro­ba­ble que pier­da su va­lor con el tiem­po, co­mo en el ca­so del es­tán­dar oro. En un sis­te­ma mo­ne­ta­rio con pers­pec­ti­vas de apre­ciar­se, lo nor­mal es que las per­so­nas aho­rren más y con­su­man me­nos. La gen­te co­men­za­rá a pen­sar ca­da vez más en el fu­tu­ro.

En los si­glos pa­sa­do y pre­sen­te, los go­bier­nos siem­pre es­tán crean­do más di­ne­ro, con lo cual su va­lor dis­mi­nu­ye. Ade­más, las ta­sas de in­te­rés se man­tie­nen ar­ti­fi­cial­men­te ba­jas, ha­cien­do que las per­so­nas ten­gan me­nos pro­ba­bi­li­da­des de aho­rrar, más pro­ba­bi­li­da­des de pe­dir pres­ta­do y, so­bre to­do, que gas­ten más. Las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les han es­ta­do orien­ta­das pa­ra que pres­te­mos más aten­ción al pre­sen­te y me­nos al fu­tu­ro, y la evi­den­cia es que hoy las per­so­nas aho­rran e in­vier­ten me­nos.

Cu­rio­sa­men­te, es­te com­por­ta­mien­to ge­ne­ra unas im­pron­tas cul­tu­ra­les que tras­cien­den al ar­te o a la mú­si­ca. Si an­tes un con­cier­to po­día tar­dar años en com­po­ner­se, aho­ra una can­ción se pro­du­ce en po­cas ho­ras des­de ce­ro. Vi­vi­mos in­mer­sos en una cul­tu­ra fast­food que, es­toy con­ven­ci­do, re­ver­ti­rá bit­coin.

La be­ne­fi­cien­cia pri­va­da dis­tin­gue en­tre des­gra­cias que ne­ce­si­tan

re­pa­rar­se y per­so­nas que

desean ser com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes de

ayu­das

F.F.S.: Hoy te­ne­mos más ca­pi­tal dis­po­ni­ble que en cual­quier otro mo­men­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. ¿Có­mo afec­tan a bit­coin es­tas cre­cien­tes dis­po­ni­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras den­tro de una cur­va de PIB con cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial?

S.A.: Si la dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro es lo que crea el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, Zim­bab­we o Ve­ne­zue­la se­rían los paí­ses más ri­cos del mun­do..., pe­ro no lo son. El país más ri­co del mun­do es Sui­za, siem­pre asentado so­bre di­ne­ro di­fí­cil. Fue el úl­ti­mo país en aban­do­nar el pa­trón oro.

La idea de que se ne­ce­si­ta mu­cho di­ne­ro pa­ra crear cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es una fic­ción de la eco­no­mía key­ne­sia­na; esen­cial­men­te, es una for­ma de pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal pa­ra jus­ti­fi­car la im­pre­sión de di­ne­ro. Pa­ra te­ner más ri­que­za, hay que pro­du­cir más; y pa­ra pro­du­cir más, ne­ce­si­tas más gen­te tra­ba­jan­do. Si se per­mi­te que las per­so­nas ga­nen di­ne­ro sim­ple­men­te im­pri­mién­do­lo, sin te­ner que tra­ba­jar, se­rán mu­chos quie­nes no pro­duz­can. Es el ca­so de mu­chas in­dus­trias que so­bre­vi­ven so­lo gra­cias al apo­yo de los go­bier­nos.

Es­ta­mos equi­vo­ca­dos si pen­sa­mos que el avan­ce eco­nó­mi­co de los úl­ti­mos dos si­glos ha si­do gra­cias al sis­te­ma mo­ne­ta­rio; más bien ha si­do al con­tra­rio. La ma­yo­ría de los avan­ces ac­tua­les se de­ri­van de tec­no­lo­gías que se desa­rro­lla­ron en el si­glo XIX y fue ba­jo el es­tán­dar de oro que na­cie­ron el au­to­mó­vil, el avión, el sa­nea­mien­to mo­derno, el agua ca­lien­te y fría, el me­tro..., y to­das las tec­no­lo­gías que ha­cen po­si­ble nues­tro mun­do hoy en día, ta­les co­mo el plás­ti­co, los se­mi­con­duc­to­res, el te­lé­gra­fo, el te­lé­fono y la in­dus­tria de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. En el si­glo XX las he­mos me­jo­ra­do, pe­ro no he­mos si­do tan in­no­va­do­res. De en­tre to­das, las dos más im­por­tan­tes fue­ron el mo­tor de va­por y el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na, que trans­for­ma­ron la eco­no­mía mun­dial, y am­bas se crea­ron tam­bién ba­jo el es­tán­dar de oro.

F.F.S.: El cos­te de la elec­tri­ci­dad, gra­cias a la ge­ne­ra­ción fo­to­vol­tai­ca, es­tá en caí­da li­bre; lo mis­mo que la compu­tación, la me­mo­ria, el trans­por­te o los cos­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Es­tas enor­mes re­duc­cio­nes de pre­cio ten­drán un gran im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad y, co­mo con­se­cuen­cia, una caí­da de la in­fla­ción. ¿No nos da­rá más in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra res­pec­to de los go­bier­nos?

S.A.: El au­men­to de la ofer­ta de di­ne­ro des­tru­ye la ca­pa­ci­dad de una eco­no­mía pa­ra coor­di­nar su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. ¡Mi­re­mos a Ve­ne­zue­la, uno de los paí­ses más ri­cos en la dé­ca­da de 1950 y hoy bá­si­ca­men­te re­du­ci­do a una eco­no­mía de true­que! No im­por­ta cuán­to me­jo­re la tec­no­lo­gía si vi­ves en Ve­ne­zue­la, un país que al no te­ner mer­ca­do no pue­de apro­ve­char­se de es­tas nue­vas tec­no­lo­gías.

F.F.S.: En cam­bio, en la UE he­mos es­ta­do en de­fla­ción ba­jo la tu­te­la del Sr. Drag­hi.

S.A.: In­fla­ción y de­fla­ción son las dos ca­ras de un mis­mo pro­ble­ma que tie­nen los go­bier­nos ac­tua­les en es­te sis­te­ma mo­ne­ta­rio. En el mo­de­lo eco­nó­mi­co so­cia­lis­ta, ha­bía es­ca­sez y ex­ce­den­tes en la pro­duc­ción de un bien par­ti­cu­lar cons­tan­te­men­te.

En un sis­te­ma mo­ne­ta­rio don­de los su­mi­nis­tros de di­ne­ro sean ad­mi­nis­tra­dos por el go­bierno, se pro­du­ci­rán au­men­tos de pre­cios que da­rán lu­gar a si­tua­cio­nes in­fla­cio­na­rias. Es el au­men­to de la ofer­ta de di­ne­ro lo que crea las bur­bu­jas, y es­tas lue­go pro­vo­can las cri­sis fi­nan­cie­ras.

En un sis­te­ma mo­derno ba­sa­do en la deu­da, cuan­do hay una cri­sis fi­nan­cie­ra, el re­sul­ta­do es un co­lap­so de los ba­lan­ces ban­ca­rios y co­mo con­se­cuen­cia la de­fla­ción, lo que con­du­ce a la caí­da de la ofer­ta mo­ne­ta­ria.

Lo que los go­bier­nos han he­cho en los úl­ti­mos 10 años es tra­tar de de­te­ner el co­lap­so de­fla­cio­na­rio de to­do el di­ne­ro que ha­bían crea­do an­tes; un ejem­plo tí­pi­co de las ac­ti­vi­da­des con­tra­pro­du­cen­tes de los go­bier­nos: co­me­ten un error que ge­ne­ra con­se­cuen­cias desas­tro­sas y lo in­ten­tan co­rre­gir in­cu­rrien­do en nue­vos erro­res que con­du­cen a nue­vas con­se­cuen­cias... Si tu­vié­ra­mos un mer­ca­do li­bre, ob­ser­va­ría­mos fra­ca­sos pun­tua­les, pe­ro no se pro­du­ci­rían gran­des co­lap­sos co­mo los que se dan en las eco­no­mías pla­ni­fi­ca­das cen­tral­men­te.

El im­pac­to del bit­coin pa­ra so­lu­cio­nar es­tas si­tua­cio­nes pue­de ser de­ter­mi­nan­te, por­que re­pre­sen­ta el re­torno a los prin­ci­pios del di­ne­ro sano. En los úl­ti­mos 100 años, el mun­do se ha vis­to so­me­ti­do al con­trol de unas per­so­nas que pen­sa­ban, y pien­san, que el di­ne­ro se pue­de crear im­pri­mién­do­lo, lo que nos ha ge­ne­ra­do su­fri­mien­to y des­truc­ción. Por ello, bit­coin re­pre­sen­ta el re­gre­so a una eco­no­mía del si­glo XXI com­pues­ta por adul­tos res­pon­sa­bles, que les qui­ta­rán los “ju­gue­tes” a los “ni­ña­tos” del si­glo XX, res­ta­ble­cien­do una eco­no­mía ba­sa­da en el di­ne­ro sano.

Bit­coin

evi­ta­ría que se fi­nan­cia­sen

gue­rras in­ne­ce­sa­rias

Nos es­ta­mos mo­vien­do ha­cia un mun­do don­de, si quie­res di­ne­ro, ten­drás que tra­ba­jar, sin otra al­ter­na­ti­va. Un mun­do que fa­vo­re­ce­rá la me­ri­to­cra­cia. El si­glo XX dis­tor­sio­nó glo­bal­men­te la eco­no­mía, per­mi­tien­do que pros­pe­ra­se la idea de que si uno es­ta­ba co­nec­ta­do a las per­so­nas ade­cua­das y en los lu­ga­res co­rrec­tos, po­dría ga­nar di­ne­ro.

F.F.S.: Si necesitamos tra­ba­jar pa­ra ga­nar di­ne­ro, pe­ro ca­da vez hay me­nos em­pleos de­bi­do a la ro­bo­ti­za­ción y al im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías, ¿qué va a pa­sar?

S.A.: No creo en la pre­mi­sa que ex­po­ne. Du­ran­te mi­les de años he­mos es­cu­cha­do que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos des­trui­rán los pues­tos de tra­ba­jo. Si Es­pa­ña tie­ne un 50% de des­em­pleo ju­ve­nil, o si es im­po­si­ble en­con­trar tra­ba­jo con más de 55 años, es el re­sul­ta­do de los mer­ca­dos la­bo­ra­les re­gu­la­dos, cu­yas nor­ma­ti­vas tie­nen con­se­cuen­cias ne­fas­tas. Son en­tor­nos don­de las in­dus­trias prin­ci­pa­les, co­mo las de los au­to­mó­vi­les, la ener­gía o los ban­cos, se con­vier­ten, de al­gu­na for­ma, en monopolios sos­te­ni­dos por los go­bier­nos o por las per­so­nas que los con­tro­lan, im­pi­dien­do el ac­ce­so li­bre al mer­ca­do.

Los sa­la­rios mí­ni­mos, aun­que pue­dan pa­re­cer una bue­na idea, son muy con­tra­pro­du­cen­tes. To­do lo que ha­cen es no per­mi­tir que las per­so­nas de pro­duc­ti­vi­dad más ba­ja pue­dan ac­ce­der al tra­ba­jo. Ya sea uno mé­di­co, in­ge­nie­ro, abo­ga­do o ca­ma­re­ro, no se ga­na di­ne­ro en el pri­mer tra­ba­jo. Los mé­di­cos se gra­dúan des­pués de mu­chos años de es­tu­dio, y cuan­do son mé­di­cos re­si­den­tes tie­nen sa­la­rios in­clu­so por de­ba­jo de lo que ga­nan los con­ser­jes de esos mis­mos hos­pi­ta­les. ¿Por qué? Pues sen­ci­lla­men­te por­que lo que ga­nan es la ne­ce­sa­ria ex­pe­rien­cia. Lo mis­mo va­le pa­ra cual­quier otro ti­po de tra­ba­jo. Te­ner un sa­la­rio muy ba­jo en los ni­ve­les ini­cia­les es per­fec­ta­men­te ra­zo­na­ble, por­que la re­com­pen­sa es la ex­pe­rien­cia ob­te­ni­da. So­lo gra­cias a ella se ha­cen más pro­duc­ti­vos, al tiem­po que ad­quie­ren una éti­ca de tra­ba­jo que los en­ca­mi­na ha­cia sa­la­rios más ele­va­dos.

Por eso, cuan­do se es­ta­ble­cen los sa­la­rios mí­ni­mos, lo que real­men­te se ha­ce es po­ner ba­rre­ras a las per­so­nas más po­bres y me­nos pro­duc­ti­vas. Un jo­ven con la es­cue­la se­cun­da­ria re­cién ter­mi­na­da y sin tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio ten­drá pro­ba­ble­men­te una pro­duc­ti­vi­dad por de­ba­jo del sa­la­rio mí­ni­mo. ¿Quién va a es­tar in­tere­sa­do en con­tra­tar­le per­dien­do di­ne­ro? Si no le con­tra­tan, no ad­quie­re ex­pe­rien­cia pa­ra ser más pro­duc­ti­vo. Si se pier­de los pri­me­ros años for­ma­ti­vos sin desa­rro­llar una éti­ca de tra­ba­jo y sin ob­te­ner un em­pleo, ter­mi­na­rá des­em­plea­do por mu­cho tiem­po. Es­ta­mos an­te un círcu­lo vi­cio­so ge­ne­ra­do por la in­ter­ven­ción del go­bierno en la eco­no­mía. El im­pac­to en una eco­no­mía li­bre se­ría me­nor…; si no, in­fór­me­se de cuál era la ta­sa de des­em­pleo con el es­tán­dar de oro. Po­de­mos dar­le to­das las vuel­tas que que­ra­mos, pe­ro bit­coin va a ser un gran im­pul­so pa­ra nues­tra so­cie­dad ●

Si la dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro es lo que crea cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, Zim­bab­we o Ve­ne­zue­la se­rían los paí­ses más ri­cos del mun­do; en lu­gar de Sui­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.