La cri­sis fi­nan­cie­ra que ha cam­bia­do el mun­do

Opi­nión de ex­per­tos: Adam Too­ze.

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Las con­se­cuen­cias de la cri­sis ini­cia­da en 2008 es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das a ma­ni­fes­ta­cio­nes que van des­de el co­lap­so de Gre­cia has­ta la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, pa­san­do por el Bre­xit.

Con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción de su úl­ti­mo li­bro, Crash (Edi­to­rial Crí­ti­ca), Adam Too­ze mues­tra su par­ti­cu­lar vi­sión so­bre la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca de es­ta cri­sis, la causa por la que se pro­pa­gó, y los as­pec­tos geo­po­lí­ti­cos que se ge­ne­ra­ron en el con­tex­to de las re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas.

PROS­PE­RI­DAD FÁ­CIL A TRA­VÉS DE LA ES­PE­CU­LA­CIÓN

La de 2008 ha si­do la peor cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal de la his­to­ria, mu­cho peor in­clu­so que la acon­te­ci­da du­ran­te los años de la Gran Depresión.

No fue una sim­ple fluc­tua­ción de la eco­no­mía a causa del pro­tec­cio­nis­mo im­pe­ran­te, sino un tre­men­do im­pac­to que ha­cía pa­ten­te la po­si­bi­li­dad de que se co­lap­sa­ra el sis­te­ma ban­ca­rio a ni­vel mun­dial.

En un prin­ci­pio, se in­ter­pre­tó co­mo una cues­tión que úni­ca­men­te afec­ta­ba a los ban­cos de Wall Street, pe­ro la si­tua­ción es­ta­ba ple­na­men­te in­te­gra­da con la so­fis­ti­ca­ción de la eco­no­mía fi­nan­cie­ra.

La codicia des­con­tro­la­da de la co­mu­ni­dad ban­ca­ria te­nía un com­po­nen­te po­lí­ti­co muy im­por­tan­te. Los ban­cos lan­za­ban con­ti­nua­men­te cam­pa­ñas pa­ra que la gen­te se en­deu­da­ra con la ex­cu­sa de te­ner, su­pues­ta­men­te, una vi­da más có­mo­da. Así, en 2008 se mo­vi­li­zó to­da una cul­tu­ra po­pu­lar que per­se­guía la pros­pe­ri­dad fá­cil a tra­vés de la es­pe­cu­la­ción. Es ob­vio que los ban­cos fue­ron los prin­ci­pa­les cul­pa­bles, pe­ro tam­bién ha­bía un im­por­tan­te ni­vel de codicia en la so­cie­dad.

Cuan­do ca­yó Leh­man Brot­hers, los po­lí­ti­cos eu­ro­peos se ne­ga­ron a po­ner en mar­cha me­di­das eco­nó­mi­cas que ayu­da­ran a pa­liar la si­tua­ción ale­gan­do que no era un pro­ble­ma de la eu­ro­zo­na. Mien­tras tan­to, en Es­ta­dos Uni­dos la cri­sis se ex­ten­día por to­do el país de­bi­do a la ti­tu­li­za­ción de las hi­po­te­cas, y es­to hi­zo ex­plo­tar la deu­da pri­va­da.

Inevi­ta­ble­men­te, la si­tua­ción aca­bó con­ta­gián­do­se a Eu­ro­pa, que te­nía una cri­sis de deu­da aún más gran­de que la es­ta­dou­ni­den­se, además de im­por­tan­tes bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias, que hi­cie­ron que los flu­jos de ca­pi­ta­les que­da­ran com­ple­ta­men­te con­ge­la­dos.

Pa­ra la eu­ro­zo­na fue sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más du­ro su­pe­rar es­te shock co­mún, de­bi­do a la aus­te­ri­dad y el des­equi­li­brio de los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos. Además, exis­tía el con­ven­ci­mien­to equi­vo­ca­do al con­si­de­rar que el sis­te­ma eu­ro­peo no po­día que­brar por­que no ha­bía ban­cos lo su­fi­cien­te­men­te gran­des co­mo pa­ra que su caí­da pu­die­ra con­si­de­rar­se un ries­go sis­té­mi­co.

LA RÁ­PI­DA RES­PUES­TA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE

En Es­ta­dos Uni­dos tam­bién se pro­du­jo una sor­pren­den­te con­trac­ción del gas­to fe­de­ral y fis­cal pe­ro, en ge­ne­ral, las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad fue­ron me­nos es­tric­tas. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se y el es­tan­ca­mien­to de la zo­na eu­ro es que Es­ta­dos Uni­dos con­si­guió pa­liar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la si­tua­ción, es­ta­bi­li­zan­do el sis­te­ma ban­ca­rio y man­te­nien­do

Es­ta­dos Uni­dos con­si­guió es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma ban­ca­rio, pe­se a man­te­ner una po­lí­ti­ca fis­cal con­ser­va­do­ra

una po­lí­ti­ca fis­cal con­ser­va­do­ra. La ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma reac­cio­nó rá­pi­da­men­te pro­por­cio­nan­do apo­yo in­me­dia­to a los ban­cos, re­ca­pi­ta­li­zán­do­los y su­mi­nis­tran­do es­tí­mu­los fis­ca­les. Así, el 13 de oc­tu­bre de 2009, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ro­bert Ru­bin, se reunió en Was­hing­ton con los CEOs de los nue­ve ban­cos más im­por­tan­tes del país, pa­ra anun­ciar­les que te­nían que acep­tar ne­ce­sa­ria­men­te las ayu­das que les pres­ta­ba el go­bierno. Es­ta me­di­da in­cluía a to­dos los ban­cos sin ex­cep­ción, in­clu­so a los más fuer­tes, con el ob­je­ti­vo de no crear es­tig­mas e im­pul­sar la con­fian­za en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. La me­di­da lo­gró ma­te­ria­li­zar­se gra­cias a la mag­ni­tud de re­cur­sos que mo­vi­li­zó el Te­so­ro de la mano de su se­cre­ta­rio, Ro­bert Ru­bin, quien ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te mu­chos años en ban­ca y man­te­nía una im­por­tan­te red de con­tac­tos en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro. Además, las au­to­ri­da­des ejer­cie­ron un enor­me li­de­raz­go eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co du­ran­te la cri­sis, al­go muy dis­tin­to a lo que hi­cie­ron sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos.

Otro acier­to de Es­ta­dos Uni­dos fue apli­car a la cri­sis fi­nan­cie­ra una lec­ción que ha­bía apren­di­do en la gue­rra de Viet­nam, y que con­sis­te en rea­li­zar un im­por­tan­te des­plie­gue de fuer­zas pa­ra que nada ni na­die pue­da li­mi­tar la ac­ción. Es­to le per­mi­tió ac­tuar co­mo pres­ta­mis­ta glo­bal de úl­ti­mo re­cur­so, sal­van­do con éxi­to la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y la del res­to del mun­do, por­que la ayu­da tam­bién lle­gó a los ban­cos eu­ro­peos gra­cias a las lí­neas es­pe­cia­les de swaps que la ins­ti­tu­ción creó con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

Gra­cias a ese pa­ra­guas, y a la ca­pa­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar una res­pues­ta sos­te­ni­da an­te la cri­sis, Es­ta­dos Uni­dos con­si­guió su­pe­rar la co­yun­tu­ra, y tam­bién lo hi­cie­ron otros paí­ses con gran­des ban­cos co­mo Reino Uni­do y Sui­za.

En la zo­na eu­ro, sin em­bar­go, la cri­sis ban­ca­ria se con­vir­tió en una cri­sis de deu­da so­be­ra­na. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas no fue­ron ca­pa­ces de qui­tar pre­sión a los ban­cos y ge­ne­ra­ron im­por­tan­tes pro­ble­mas de deu­da en lu­ga­res co­mo Gre­cia, que se ex­ten­die­ron a paí­ses co­mo Es­pa­ña o Ita­lia.

Aho­ra sa­be­mos que la me­jor re­ce­ta pa­ra es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma es se­guir los pa­sos de Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir, crear una fé­rrea dis­ci­pli­na fis­cal, fo­men­tar la unión ban­ca­ria e im­pul­sar la com­pra de bo­nos por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. La Unión Eu­ro­pea lle­va 10 años apli­can­do me­di­das equi­vo­ca­das, y ac­tual­men­te nos en­fren­ta­mos a una si­tua­ción muy pa­re­ci­da a la de 2008. De he­cho, mu­chos ex­per­tos co­mien­zan a pre­gun­tar­se si la co­rre­la­ción en­tre la deu­da so­be­ra­na ita­lia­na y los dos ban­cos más gran­des del país au­gu­ra el ini­cio de una nue­va cri­sis

La ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma obli­gó a to­dos los ban­cos a acep­tar las ayu­das del go­bierno pa­ra im­pul­sar la con­fian­za en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro

Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas no fue­ron ca­pa­ces de qui­tar pre­sión a los ban­cos y con­vir­tie­ron la cri­sis ban­ca­ria en una cri­sis de deu­da so­be­ra­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.