Da­tos, el “pe­tró­leo” de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción

Opi­nión de ex­per­tos: Young Sohn.

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Las em­pre­sas lí­de­res en tec­no­lo­gía tie­nen la obli­ga­ción de ha­cer que la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial sea res­pon­sa­ble y de di­fe­ren­ciar en­tre lo que es co­rrec­to de lo que no lo es. Es­te es el prin­ci­pal men­sa­je que lan­zó Young Sohn, pre­si­den­te de Sam­sung Elec­tro­nics, du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en la Web Sum­mit, la cum­bre tec­no­ló­gi­ca que se ce­le­bró re­cien­te­men­te en Lis­boa. Sohn se mos­tró con­ven­ci­do de que la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pro­du­ci­rá gran­des cam­bios y trans­for­ma­rá to­da la in­dus­tria, pe­ro re­co­no­ció que la éti­ca es el prin­ci­pal desafío que tie­ne que abor­dar es­ta tec­no­lo­gía.

UNA ECO­NO­MÍA EN TRANS­FOR­MA­CIÓN

¿Sa­ben cuán­tas es­tre­llas exis­ten en la ga­la­xia? Apro­xi­ma­da­men­te 100 bi­llo­nes, un nú­me­ro muy si­mi­lar a la can­ti­dad de neu­ro­nas que te­ne­mos en el ce­re­bro. A tra­vés del aná­li­sis de da­tos, es­tas cé­lu­las nos ayu­dan a de­ci­dir y re­co­no­cer las po­si­bi­li­da­des que te­ne­mos an­te de­ter­mi­na­da cir­cuns­tan­cia apro­ve­chan­do nues­tras ex­pe­rien­cias.

Lle­van­do es­te ejem­plo al ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, nos da­mos cuen­ta de que en el pla­ne­ta exis­ten 340 tri­llo­nes de tri­llo­nes de tri­llo­nes de di­rec­cio­nes IP, que dan lu­gar a un in­men­so po­ten­cial de co­ne­xio­nes en­tre los pro­duc­tos co­nec­ta­bles del mun­do.

Si ana­li­za­mos el tiem­po que los usua­rios per­ma­ne­cen co­nec­ta­dos a es­tos dis­po­si­ti­vos, los da­tos son sor­pren­den­tes. En 60 se­gun­dos se ven 266.000 ho­ras de Netflix, se rea­li­zan 3,7 mi­llo­nes de bús­que­das en Goo­gle, se re­gis­tran 2,2 mi­llo­nes de li­kes y co­men­ta­rios en Fa­ce­book, se en­tre­gan 9.513 pa­que­tes de Ama­zon Pri­me, se lan­zan 481.000 tweets, se es­cu­chan 40.000 can­cio­nes en Spo­tify y se pu­bli­can 2,4 mi­llo­nes de mensajes en Snap­chat. To­do es­to es­tá im­pac­tan­do in­ten­sa­men­te en nues­tra eco­no­mía glo­bal, y aun­que es cier­to que el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías ge­ne­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en al­gu­nos ám­bi­tos, tam­bién crea al­gu­nos in­con­ve­nien­tes. Si com­pa­ra­mos los da­tos con el pe­tró­leo, lo que es­tá ocu­rrien­do en el ac­tual en­torno di­gi­tal po­dría en­con­trar pa­ra­le­lis­mos con lo su­ce­di­do en el si­glo XIX, cuan­do se in­ven­ta­ron di­fe­ren­tes for­mas pa­ra pro­ce­sar el cru­do y apli­car­lo al mo­tor de com­bus­tión. El pe­tró­leo se trans­for­mó en­ton­ces en el prin­ci­pal pi­lar de la eco­no­mía mun­dial, y así ha con­ti­nua­do has­ta el si­glo XXI. Ac­tual­men­te nos en­con­tra­mos en un pun­to de tran­si­ción en el que el cru­do fí­si­co ha si­do sus­ti­tui­do por los da­tos in­tan­gi­bles, y es­te cam­bio es­tá pro­du­cien­do una trans­for­ma­ción sus­tan­cial en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial.

Ha­ce una dé­ca­da, las em­pre­sas más va­lio­sas del mun­do eran las pe­tro­le­ras. Hoy, sin em­bar­go, siete de las diez em­pre­sas más gran­des del mun­do son com­pa­ñías ba­sa­das en pla­ta­for­mas de da­tos, una mues­tra de ha­cia dón­de se di­ri­ge nues­tra eco­no­mía. Po­dría­mos de­cir que, de al­gu­na ma­ne­ra, nos en­con­tra­mos an­te una tor­men­ta per­fec­ta.

OPOR­TU­NI­DA­DES PA­RA LA DIS­RUP­CIÓN

Los prin­ci­pa­les cam­bios que han da­do lu­gar al ac­tual es­ce­na­rio son, por un la­do, nues­tra ca­pa­ci­dad de ad­qui­rir gran can­ti­dad de da­tos pro­ce­den­tes de mul­ti­tud de en­tor­nos y, por otro, la escalabilidad de los chips de compu­tación.

Es­tos dos hi­tos, jun­to con la ca­pa­ci­dad de ges­tión de da­tos que apor­ta la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, nos dan una vi­sión y un po­der que no ha­bía­mos te­ni­do en nin­gu­na otra épo­ca de la his­to­ria, y re­pre­sen­tan una oportunidad glo­bal pa­ra la so­cie­dad a ni­vel glo­bal. Los da­tos son in­tan­gi­bles, y es­tan­do co­nec­ta­do se pue­de ac­ce­der a ellos en cual­quier par­te del mun­do, ofre­cien­do tre­men­das opor­tu­ni­da­des pa­ra la dis­rup­ción.

El pe­tró­leo fí­si­co ha si­do sus­ti­tui­do por los da­tos in­tan­gi­bles, y es­te cam­bio es­tá trans­for­man­do sus­tan­cial­men­te la eco­no­mía mun­dial

Un as­pec­to de gran ca­la­do es la im­por­tan­cia que es­tán ad­qui­rien­do los sen­so­res. Es­tos dis­po­si­ti­vos nos per­mi­ten pa­sar de un mun­do fí­si­co a un mun­do di­gi­tal. Tra­du­cen al len­gua­je di­gi­tal las sen­sa­cio­nes hu­ma­nas: lo que ve­mos, nues­tras

emo­cio­nes, nues­tros mo­vi­mien­tos… to­do es­to pue­de ser me­di­do por sen­so­res in­te­gra­dos en mul­ti­tud dis­po­si­ti­vos, y a tra­vés de ellos se pue­de ma­pear de for­ma mu­cho más pre­ci­sa to­do lo que ha­ce­mos. Las nue­vas apli­ca­cio­nes ten­drán un tre­men­do efec­to so­bre las em­pre­sas re­la­cio­na­das con el sec­tor sa­ni­ta­rio, los se­gu­ros, el transporte, o los servicios, por­que van a ex­pe­ri­men­tar una im­por­tan­te trans­for­ma­ción en sus mo­de­los de ne­go­cio.

Otra ten­den­cia crí­ti­ca es la re­duc­ción de los cos­tes que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do la compu­tación. El smartp­ho­ne que to­dos no­so­tros lle­va­mos en nues­tros bol­si­llos es hoy 40.000 ve­ces más po­ten­te que el pri­mer te­lé­fono mó­vil. En com­bi­na­ción con la co­nec­ti­vi­dad y la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, es­tos or­de­na­do­res nos per­mi­ten apro­ve­char y uti­li­zar to­da la in­for­ma­ción exis­ten­te.

Por tan­to, si los da­tos son el nue­vo pe­tró­leo, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es el nue­vo mo­tor de com­bus­tión. Es­tá dan­do for­ma a to­do nues­tro fu­tu­ro, a to­das las apli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les y es­pa­cios que po­da­mos ima­gi­nar. La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial no es al­go que sir­va úni­ca­men­te a los cen­tros de da­tos; tie­ne tam­bién apli­ca­ción en el sec­tor del transporte, ocu­pa una po­si­ción cen­tral en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, en la ges­tión ener­gé­ti­ca, en la na­ve­ga­ción, en la con­duc­ción au­tó­no­ma, en la sa­lud… En de­fi­ni­ti­va, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial va a afec­tar a prác­ti­ca­men­te to­das las áreas eco­nó­mi­cas.

UNA IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL ÉTI­CA

El po­ten­cial que ofre­ce es­ta tec­no­lo­gía plan­tea im­por­tan­tes pro­ble­mas que de­be­mos en­fren­tar. El prin­ci­pal es­co­llo es la éti­ca, es­pe­cial­men­te en to­das aque­llas áreas re­la­cio­na­das con los da­tos com­par­ti­dos y su im­pli­ca­ción con las per­so­nas.

¿Es­ta­mos for­ma­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar es­tos re­tos? ¿Im­par­ti­mos la edu­ca­ción ade­cua­da? ¿Crea­re­mos más pues­tos de tra­ba­jo de los que va­mos a des­truir? ¿Ten­dre­mos una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción, o la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial se de­fi­ni­rá por unos pa­rá­me­tros es­tre­chos? No pue­do ofre­cer res­pues­tas a es­tas pre­gun­tas, pe­ro es ob­vio que de­be­mos pa­rar­nos a pen­sar muy de­te­ni­da­men­te so­bre ello.

Los lí­de­res de em­pre­sas tecnológicas y las com­pa­ñías res­pon­sa­bles de fa­bri­car es­te ti­po de pro­duc­tos en to­do el mun­do tie­nen que ase­gu­rar­se de que van a re­co­rrer es­te via­je de una for­ma res­pon­sa­ble. La res­pon­sa­bi­li­dad re­cae

La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es­tá dan­do for­ma a to­do nues­tro fu­tu­ro, a to­das las apli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les y es­pa­cios que po­da­mos ima­gi­nar

Exis­te una “tor­men­ta per­fec­ta” pa­ra el cre­ci­mien­to de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, por­que la can­ti­dad de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble no de­ja de cre­cer

en to­dos no­so­tros, pe­ro tam­bién en los con­su­mi­do­res y en los go­bier­nos co­mo re­gu­la­do­res. Es cier­to que es­te va a ser un via­je di­fí­cil, pe­ro tam­bién se­rá tre­men­da­men­te in­tere­san­te.

Por ejem­plo, de­be­ría­mos cen­trar gran par­te de nues­tra ener­gía en es­tu­diar có­mo po­de­mos ayu­dar a re­sol­ver el pro­ble­ma del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Co­rea, jun­to con Ja­pón o Es­pa­ña, tie­nen un ele­va­do ín­di­ce de en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal. Las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da en esos paí­ses son las más al­tas del mun­do. En el ca­so de Co­rea, la po­bla­ción cre­ce por de­ba­jo del 1%, y es­to re­pre­sen­ta­rá un enor­me re­to pa­ra nues­tra so­cie­dad. ¿Po­de­mos ges­tio­nar los pre­su­pues­tos pú­bli­cos y mi­ti­gar los efec­tos de es­te fe­nó­meno apo­yán­do­nos en la tec­no­lo­gía?

Por otro la­do, el en­torno de la bio­lo­gía siem­pre se ha ins­pi­ra­do en el mun­do de la tec­no­lo­gía. Nues­tras neu­ro­nas tie­nen un enor­me po­ten­cial de uso y con­su­men muy po­ca ener­gía, ya que el con­su­mo ener­gé­ti­co de nues­tro ce­re­bro es de úni­ca­men­te 20 va­tios, así que los or­de­na­do­res lo tie­nen di­fí­cil pa­ra com­pe­tir con el ce­re­bro hu­mano. Aho­ra bien, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial nos es­tá ayu­dan­do a en­ten­der me­jor có­mo funciona nues­tro ce­re­bro.

¿EL FIN DE LA LEY DE MOO­RE?

Uno de los re­tos más preo­cu­pan­tes al que nos en­fren­ta­mos es la Ley de Eroom. A di­fe­ren­cia de la Ley de Moo­re, que ha­bla de pe­rio­dos de cre­ci­mien­to ace­le­ra­do, la ley de Eroom des­cri­be -al me­nos en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca­fac­to­res que se es­tán ra­len­ti­zan­do (por eso se le ha da­do el nom­bre de Moo­re de­le­trea­do al re­vés). La ta­sa de nuevos me­di­ca­men­tos desa­rro­lla­dos por ca­da dó­lar gas­ta­do por la in­dus­tria se ha re­du­ci­do en apro­xi­ma­da­men­te un fac­tor de 100 du­ran­te los úl­ti­mos 60 años. En la ac­tua­li­dad un nue­vo fár­ma­co cues­ta de me­dia 2,5 bi­llo­nes de dó­la­res, de­bi­do a que los pro­ce­sos son ca­da vez más com­ple­jos. Es­te he­cho tam­bién su­po­ne una gran oportunidad, por­que aun­que la vi­da es or­gá­ni­ca, tam­bién so­mos di­gi­ta­les de al­gu­na ma­ne­ra. Los pro­gre­sos ge­nó­mi­cos es­tán sien­do in­creí­bles. Sa­be­mos que nues­tra se­cuen­cia de ADN es­tá for­ma­da por cua­tro ba­ses ni­tro­ge­na­das (ade­ni­na, gua­ni­na, ci­to­si­na y ti­mi­na ACTG) y que dis­po­ne­mos de tres mi­llo­nes de pa­res de ADN se­cuen­cia­dos que apor­tan gran can­ti­dad de in­for­ma­ción.

Que­da un in­tere­san­te ca­mino por re­co­rrer en el ám­bi­to del ge­no­ma y el fe­no­ma; la ex­pan­sión de los da­tos ge­né­ti­cos avan­za mas rá­pi­do que la Ley de Moo­re, y to­do lo que apren­de­mos nos per­mi­te rea­li­zar diag­nós­ti­cos ca­da vez más acer­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en la pre­ven­ción y no só­lo en la cu­ra. Es­tas teo­rías que sos­tie­nen el fu­tu­ro desarrollo de la sa­lud ne­ce­si­tan con­tar con in­for­ma­ción y da­tos ge­né­ti­cos.

El cos­te de la pri­me­ra se­cuen­cia­ción ge­nó­mi­ca que rea­li­za­ron los in­ves­ti­ga­do­res fue de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res. Hoy, el pre­cio de la se­cuen­cia­ción ge­né­ti­ca ron­da los 1.000 dó­la­res. Den­tro de po­co, gra­cias a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, la compu­tación, el al­ma­ce­na­mien­to de da­tos y otras ta­reas que con­tri­bu­yen a re­du­cir bru­tal­men­te los cos­tes, el pre­cio ron­da­rá los 100 dó­la­res. To­da es­ta in­for­ma­ción per­mi­ti­rá co­no­cer nues­tro cuer­po en pro­fun­di­dad. Creo fir­me­men­te en la uti­li­dad de los da­tos pa­ra te­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud y se­ría con­ve­nien­te que to­dos los sec­to­res tra­ba­já­se­mos jun­tos en la crea­ción de una ba­se uni­fi­ca­da que nos ayu­da­rá a co­no­cer­nos me­jor.

GE­NE­RAN­DO ECO­SIS­TE­MAS CO­NEC­TA­DOS

La con­duc­ción au­tó­no­ma es otra ac­ti­vi­dad con gran po­ten­cial, pe­ro hoy por hoy el prin­ci­pal es­co­llo re­si­de en la se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, es só­lo cues­tión de tiem­po, por­que el desarrollo de los sen­so­res y el pro­gre­so de la tec­no­lo­gía ha­rá que den­tro de po­co nues­tra ex­pe­rien­cia en es­te ám­bi­to sea mu­cho más se­gu­ra.

La res­pon­sa­bi­li­dad de lo que ocu­rra en el en­torno di­gi­tal re­cae en las em­pre­sas tecnológicas, pe­ro tam­bién en los con­su­mi­do­res y en los go­bier­nos

Pe­ro ha­brá que pre­pa­rar a la po­bla­ción pa­ra que en el fu­tu­ro con­vi­va con esa tec­no­lo­gía, al igual que en su día ocu­rrió con los mó­vi­les. La im­plan­ta­ción de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes ne­ce­si­tó tiem­po, pe­ro en un mo­men­to da­do su uso se ge­ne­ra­li­zó dan­do lu­gar a un eco­sis­te­ma que tu­vo éxi­to, por­que con­ta­ba con las apli­ca­cio­nes, la pan­ta­lla, la ba­te­ría, la co­nec­ti­vi­dad y el sis­te­ma ope­ra­ti­vo ade­cua­do. To­dos es­tos as­pec­tos de­ben con­ver­ger si que­re­mos que la tec­no­lo­gía ten­ga éxi­to.

En el ca­so de la con­duc­ción au­tó­no­ma, los co­ches se van a trans­for­mar en lo que de­no­mi­na­mos apa­ra­tos

(ap­plian­ces) de da­tos, y van a ne­ce­si­tar tre­men­dos vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción pa­ra fun­cio­nar de for­ma ade­cua­da. Si un co­che co­nec­ta­do pro­ce­sa hoy 500 gi­gas, uno au­tó­no­mo pro­ce­sa­rá 50 te­raby­tes. Se­rá co­mo un gran cen­tro mó­vil de pro­ce­sa­mien­to de da­tos. Pa­ra que los co­ches es­tén bien co­nec­ta­dos y pue­dan na­ve­gar co­rrec­ta­men­te, se ne­ce­si­ta­rán redes de mo­vi­li­dad 5G y crear un eco­sis­te­ma don­de la in­fra­es­truc­tu­ra del vehícu­lo, las con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra y los soft­wa­res de ma­peo in­ter­ac­túen en­tre ellos. ¿Se pue­de en­se­ñar a los sis­te­mas de apren­di­za­je a co­no­cer to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles? Ten­dre­mos que es­pe­rar pa­ra sa­ber­lo, pe­ro lo más pro­ba­ble es que to­do aque­llo que ocu­rrió con los smartp­ho­nes, que con­ti­nua­ron evo­lu­cio­nan­do y me­jo­ran­do sus tec­no­lo­gías, lo vea­mos re­pli­ca­do de al­gu­na ma­ne­ra en to­do lo que ro­dea a los vehícu­los au­tó­no­mos.

Y ustedes se pre­gun­ta­rán, ¿qué es­tá ha­cien­do Sam­sung en es­te nue­vo en­torno? Se lo voy a ex­pli­car a tra­vés de una ana­lo­gía. Mu­chos se acor­da­rán de la fie­bre del oro que afec­tó a Ca­li­for­nia, y en par­ti­cu­lar a San Fran­cis­co, en el si­glo XIX. Per­so­nas de to­do el mun­do se die­ron ci­ta allí, bus­can­do el co­di­cia­do me­tal. Aun­que mu­chos de ellos en­con­tra­ron oro, quie­nes real­men­te cons­tru­ye­ron im­pe­rios fue­ron los que se cen­tra­ron en la crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y en­tor­nos pro­duc­ti­vos.

Si­guien­do es­ta lí­nea de ac­tua­ción, la es­tra­te­gia de Sam­sung se ba­sa en crear tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que per­mi­ta a la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial tra­ba­jar en to­do ti­po de apli­ca­cio­nes, des­de chips de me­mo­ria a pro­ce­sa­do­res ro­bó­ti­cos o cen­tros de da­tos en 5G. Bus­ca­mos que nues­tras te­le­vi­sio­nes, nues­tros te­lé­fo­nos y nues­tros equi­pos se vuel­van más in­te­li­gen­tes.

Nos en­con­tra­mos en un en­torno re­ple­to de opor­tu­ni­da­des. Los da­tos, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y las ca­pa­ci­da­des de compu­tación nos per­mi­ti­rán ge­ne­rar gran­des cam­bios en nues­tro mun­do. Además, la dis­rup­ción va a afec­tar a to­dos los sec­to­res y a to­das las in­dus­trias, por lo que to­dos ten­dre­mos opor­tu­ni­da­des pa­ra ga­nar y ser más efi­cien­tes.

La ex­pan­sión de los da­tos ge­né­ti­cos avan­za mas rá­pi­do que la Ley de Moo­re, y es­to nos per­mi­te rea­li­zar diag­nós­ti­cos ca­da vez más acer­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en la pre­ven­ción y no só­lo en la cu­ra

Si un co­che co­nec­ta­do pro­ce­sa hoy 500 gi­gas, uno au­tó­no­mo pro­ce­sa­rá 50 te­raby­tes. Se­rá co­mo un gran cen­tro mó­vil de pro­ce­sa­mien­to de da­tos

Los lí­de­res tec­no­ló­gi­cos que com­pe­ti­mos en el ac­tual es­ce­na­rio di­gi­tal te­ne­mos la obli­ga­ción de ser res­pon­sa­bles, de ser ca­pa­ces de dis­tin­guir en­tre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal, y de no abu­sar de nues­tra po­si­ción de pri­vi­le­gio. Por eso, uno de los prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos de Sam­sung re­si­de en ase­gu­rar­nos de que los da­tos co­rres­pon­den a las per­so­nas. La in­for­ma­ción per­te­ne­ce a los usua­rios, no a la em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.