Una UE con­tra las cuer­das an­te el re­to mi­gra­to­rio

En­tre­vis­ta con Juer­gen B. Don­ges.

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

El es­lo­gan

Ame­ri­ca First se vende muy bien des­de el pun­to de vis­ta re­tó­ri­co, pe­ro Do­nald Trump ha pa­sa­do de la teo­ría a la ac­ción, y es­to es al­go muy pe­li­gro­so

Co­rea del Sur, Hong Kong o Tai­wan han de­mos­tra­do que con un mo­de­lo de eco­no­mía de mer­ca­do es po­si­ble pros­pe­rar in­ter­na­men­te, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se en el res­to del mun­do. Lo ade­cua­do y res­pon­sa­ble es afron­tar el re­to de la im­pa­ra­ble re­vo­lu­ción di­gi­tal, apar­te de lo que nos de­pa­re la tec­no­lo­gía del block­chain en for­ma de opor­tu­ni­da­des y ries­gos, que to­da­vía es­tá por ver. Tras dé­ca­das pro­mo­vien­do las vir­tu­des de la glo­ba­li­za­ción, el pro­tec­cio­nis­mo re­sur­ge con fuer­za en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. El vo­to a fa­vor del Bre­xit, la vic­to­ria de Do­nald Trump o el au­ge de los par­ti­dos po­pu­lis­tas que de­fien­den el el cie­rre de las fron­te­ras son una cla­ra mues­tra del des­con­ten­to que rei­na en la po­bla­ción de las eco­no­mías avan­za­das. La im­plan­ta­ción de es­tas po­lí­ti­cas lle­ga en un mo­men­to com­pli­ca­do pa­ra una Unión Eu­ro­pea ca­da vez más di­vi­di­da a causa del pro­ble­ma mi­gra­to­rio, y con una eco­no­mía que es­tá per­dien­do fue­lle, se­gún las pre­vi­sio­nes de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. La si­tua­ción pue­de ver­se agra­va­da por el des­con­trol de ries­gos adi­cio­na­les co­mo una Ita­lia a la de­ri­va li­de­ra­da por un go­bierno po­pu­lis­ta y eu­ro­es­cép­ti­co, una Es­pa­ña que no aca­ba de de­fi­nir su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, y una Ale­ma­nia con una can­ci­ller ca­da vez más de­bi­li­ta­da que pre­pa­ra su sa­li­da de la po­lí­ti­ca. Con la mar­cha de An­ge­la Merkel, Eu­ro­pa se que­da sin una de las prin­ci­pa­les im­pul­so­ras del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio -jun­to con Fran­cia- por lo que es muy pro­ba­ble que las me­di­das en­fo­ca­das a fa­vo­re­cer la in­te­gra­ción que­den pa­ra­li­za­das. Así lo con­fir­mó Juer­gen B. Don­ges, ca­te­drá­ti­co Emé­ri­to de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Se­nior Re­search Fe­llow del Ins­ti­tu­te for Eco­no­mic Po­licy de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­nia, du­ran­te una con­ver­sa­ción con Exe­cu­ti­ve Excellence tras su re­cien­te in­ter­ven­ción en la Fun­da­ción Ra­fael Ra­fael del Pino. INÉS ORIA: El pa­sa­do 6 de no­viem­bre se ce­le­bra­ron elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos. El Par­ti­do De­mó­cra­ta re­cu­pe­ró el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro no lo­gró ha­cer­se con el Se­na­do. Lla­ma la aten­ción que dos años des­pués de que Do­nald Trump fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te con­ti­núe co­se­chan­do el apo­yo de las cla­ses de in­gre­sos me­dios y ba­jos, des­pués de ha­ber im­pul­sa­do una re­ba­ja de los im­pues­tos que pe­na­li­za a la gran ma­yo­ría de sus se­gui­do­res, o tras ata­car la re­for­ma sa­ni­ta­ria im­pul­sa­da por Ba­rack Oba­ma… ¿Có­mo es po­si­ble que mu­chos si­gan jus­ti­fi­can­do la con­duc­ta y de­ci­sio­nes del pre­si­den­te? JUER­GEN B. DON­GES: Los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen una for­ma muy par­ti­cu­lar de en­ten­der la con­duc­ta de Do­nald Trump. En Eu­ro­pa no le con­si­de­ra­mos un re­pre­sen­tan­te ade­cua­do, no nos gus­ta su for­ma de ac­tuar y no en­ten­de­mos có­mo con­ti­núa co­se­chan­do apo­yos, pe­ro lo cier­to es que su po­pu­la­ri­dad es si­mi­lar a la de otros pre­si­den­tes del país a mi­tad de su man­da­to.

Las éli­tes es­ta­dou­ni­den­ses no le apo­yan, pe­ro pa­ra los ciu­da­da­nos de a pie, es­pe­cial­men­te los que vi­ven en las zo­nas ru­ra­les, Trump trans­mi­te lo que ellos con­si­de­ran que de­be­ría ser Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de un país bas­tan­te in­tro­ver­ti­do que nun­ca se ha in­tere­sa­do de­ma­sia­do por lo que pa­sa­ba de puer­tas pa­ra fue­ra, y así lo re­fle­ja el pre­si­den­te. Es­ta for­ma de ser se ha re­for­za­do en los úl­ti­mos años por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca ne­ga­ti­va que ha si­do cal­do de cul­ti­vo pa­ra el re­sur­gir del po­pu­lis­mo, y Do­nald Trump en­car­na el po­pu­lis­mo nor­te­ame­ri­cano pu­ro. Lan­za mensajes fá­ci­les a los ciu­da­da­nos y ellos le creen a pies jun­ti­llas, por­que con­si­de­ran que es lo me­jor pa­ra el país. Trump es un per­so­na­je del pue­blo y, aun­que en Eu­ro­pa nos sor­pren­dan sus mo­da­les, se com­por­ta co­mo la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos.

Fue uno de los pri­me­ros po­lí­ti­cos en co­mu­ni­car­se a tra­vés de

Twit­ter, y aho­ra lo ha­cen to­dos los re­pre­sen­tan­tes por­que han en­ten­di­do la fuer­za que tie­ne es­ta pla­ta­for­ma. Es evi­den­te que con dos fra­ses no se so­lu­cio­na un pro­ble­ma, pe­ro se pue­de crear es­pe­ran­za. Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas han de­ja­do cla­ro que la so­cie­dad se en­cuen­tra muy di­vi­di­da, pe­ro per­so­nal­men­te creo que Trump va a es­tar en la Ca­sa Blan­ca du­ran­te bas­tan­te tiem­po. I.O.: ¿Cree en­ton­ces que po­dría vol­ver a ga­nar las pre­si­den­cia­les de 2020? J.B.D.: En Eu­ro­pa nos pa­re­ce com­ple­ta­men­te im­po­si­ble, pe­ro a mi no me sor­pren­de­ría en ab­so­lu­to. En cier­to mo­do los eu­ro­peos pe­ca­mos de arro­gan­tes, pen­sa­mos que es inad­mi­si­ble que una per­so­na así sea pre­si­den­te de un país. Yo res­pe­to pro­fun­da­men­te las de­ci­sio­nes ciu­da­da­nas, y no me pa­re­ce­ría apro­pia­do cri­ti­car a los es­ta­dou­ni­den­ses si lo vuel­ven a ele­gir, a pe­sar de no ha­ber cum­pli­do sus pro­me­sas elec­to­ra­les.

Los plan­tea­mien­tos pro­tec­cio­nis­tas cons­ti­tu­yen un

serio pe­li­gro pa­ra los víncu­los co­mer­cia­les en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, que siem­pre

han si­do una im­por­tan­te fuen­te de cre­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.