La de­mo­cra­ti­za­ción del se­gu­ro a tra­vés de la tec­no­lo­gía

Cinco Días - Executive Excellence - - INDICE -

En­tre­vis­ta con An­to­nio Huer­tas.

Map­fre es una de las ase­gu­ra­do­ras más com­pro­me­ti­das con la in­no­va­ción y des­de ha­ce años man­tie­ne una orien­ta­ción mar­ca­da­men­te tec­no­ló­gi­ca. No en vano, la trans­for­ma­ción di­gi­tal se ha con­ver­ti­do en uno de los cua­tro pi­la­res es­tra­té­gi­cos de la com­pa­ñía a ni­vel glo­bal, y en es­te sen­ti­do des­ti­na anual­men­te 700 mi­llo­nes de eu­ros a pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos. Aca­ba de inau­gu­rar una ace­le­ra­do­ra de start-ups que im­pul­sa­rá so­lu­cio­nes pa­ra aten­der las so­lu­cio­nes de los clien­tes que pue­dan in­cor­po­rar­se en el me­dio pla­zo al negocio es­tra­té­gi­co del gru­po.

To­dos es­tos pro­yec­tos son fru­to del em­pe­ño de su pre­si­den­te, An­to­nio Huer­tas, por im­pul­sar las nue­vas tec­no­lo­gías. El di­rec­ti­vo pre­ten­de si­tuar al gru­po ase­gu­ra­dor co­mo uno de los “lí­de­res glo­ba­les en el nue­vo eco­sis­te­ma tec­no­ló­gi­co”.

Li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Salamanca, Huer­tas em­pe­zó a sim­pa­ti­zar con las nue­vas tec­no­lo­gías a fi­na­les de los 80, cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar en el de­par­ta­men­to de si­nies­tros de Map­fre Mu­tua­li­dad, don­de par­ti­ci­pó en un im­por­tan­te pro­ce­so tec­no­ló­gi­co. Des­de en­ton­ces el di­rec­ti­vo ex­tre­me­ño ha ocu­pa­do di­fe­ren­tes pues­tos en la es­truc­tu­ra de Map­fre tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, ya que fue pre­si­den­te y CEO de Map­fre Puer­to Ri­co y Map­fre Flo­ri­da.

En 2004 Huer­tas re­gre­só a la se­de cen­tral del gru­po en Ma­drid co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Map­fre Mu­tua­li­dad y des­de en­ton­ces ha ocu­pa­do di­fe­ren­tes car­gos co­mo el de pre­si­den­te de Map­fre Au­to­mó­vi­les, Map­fre Se­gu­ros Ge­ne­ra­les, o vi­ce­pre­si­den­te ter­ce­ro de Map­fre. Des­de fe­bre­ro de 2012 tam­bién es pa­trono de la Fun­da­ción Rei­na So­fía, la Fun­da­ción Princesa de As­tu­rias, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fun­da­cio­nes, la Fun­da­ción Ca­ro­li­na, la Fun­da­ción Mu­seo Rei­na So­fía y la Fun­da­ción Ortega Mu­ñoz, en­tre otras.

Fue el im­pul­sor del área de negocio di­rec­to de Map­fre, ins­tru­men­ta­do ini­cial­men­te ba­jo la fi­gu­ra de Ver­ti y pos­te­rior­men­te im­ple­men­ta­do en el res­to de la or­ga­ni­za­ción a tra­vés de la ven­ta on­li­ne de se­gu­ros. En el ám­bi­to de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, el pre­si­den­te de la ase­gu­ra­do­ra ha im­pul­sa­do la glo­ba­li­za­ción de la em­pre­sa rea­li­zan­do ad­qui­si­cio­nes co­mo la de Di­rect Li­ne en Ale­ma­nia e Ita­lia, o fo­men­tan­do el ini­cio de ope­ra­cio­nes en el mer­ca­do chino.

Re­cien­te­men­te ha pu­bli­ca­do jun­to a Iña­ki Ortega, di­rec­tor de Deus­to Bu­si­ness School, el li­bro La re­vo­lu­ción de las ca­nas (Ges­tión 2000) don­de abor­da las opor­tu­ni­da­des económicas que ofre­ce el fe­nó­meno de la lon­ge­vi­dad.

FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: Los ex­per­tos reuni­dos es­te año en el Eu­ro­pean Bu­si­ness Fo­rum coin­ci­die­ron al afir­mar que el po­ten­cial de la eco­no­mía se­nior es la me­jor opor­tu­ni­dad de negocio pa­ra la Unión Eu­ro­pea. Ase­gu­ra­ron que el po­der ad­qui­si­ti­vo de los ma­yo­res de 50 años en los 10 pri­me­ros paí­ses de la UE re­pre­sen­ta la ter­ce­ra eco­no­mía mun­dial. Se tra­ta de un te­ma crí­ti­co en la actualidad, y pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de negocio tre­men­da pa­ra el sec­tor se­gu­ros. ¿Có­mo afron­ta Map­fre el re­to de la eco­no­mía se­nior en es­te en­torno de tor­men­ta tec­no­ló­gi­ca per­fec­ta?

AN­TO­NIO HUER­TAS: El con­cep­to de eco­no­mía se­nior es el mis­mo que acu­ña­mos en el li­bro La Re­vo­lu­ción de las Ca­nas, y re­fle­ja la trans­for­ma­ción que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do nues­tra so­cie­dad a la ho­ra de pro­pi­ciar la con­vi­ven­cia de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes en el en­torno em­pre­sa­rial.

El mo­de­lo di­gi­tal que va a im­pul­sar Map­fre pre­ten­de ex­ten­der el con­cep­to clá­si­co del se­gu­ro pri­va­do a to­da la po­bla­ción

Cuan­do ha­ce 20 años Map­fre de­ci­dió acer­car­se a los ma­yo­res pa­ra es­tu­diar qué opor­tu­ni­da­des de negocio ofre­cían, es­tá­ba­mos mal en­fo­ca­dos por­que con­si­de­rá­ba­mos a es­te co­lec­ti­vo co­mo la eco­no­mía de la de­pen­den­cia. Pen­sá­ba­mos que ser

mayor sig­ni­fi­ca­ba ser de­pen­dien­te, y eso obli­ga­ba a crear unos ser­vi­cios asis­ten­cia­les que no eran pro­pios de nues­tra ac­ti­vi­dad.

En los úl­ti­mos años nos he­mos da­do cuen­ta de que ser mayor no sig­ni­fi­ca ser de­pen­dien­te, sino to­do lo con­tra­rio. Ha na­ci­do una nue­va ge­ne­ra­ción se­nior que se ha ido pre­pa­ran­do pa­ra vi­vir de otra for­ma du­ran­te es­ta nue­va eta­pa, son jó­ve­nes de es­pí­ri­tu, tie­nen bue­na sa­lud y quie­ren se­guir dis­fru­tan­do del mis­mo es­ti­lo de vi­da que cuan­do eran jó­ve­nes. Es aquí don­de sur­gen las nue­vas opor­tu­ni­da­des de negocio, pe­ro pa­ra ha­cer­las fren­te es ne­ce­sa­rio ajus­tar la ofer­ta, por­que los se­nior de­man­dan ocio, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, y ser­vi­cios que en el pa­sa­do es­ta­ban en­fo­ca­dos a los jó­ve­nes.

Ser glo­bal sig­ni­fi­ca te­ner la ca­pa­ci­dad de en­ten­der las ne­ce­si­da­des del clien­te en 360 gra­dos y, al mis­mo tiempo, ser un gru­po fi­nan­cie­ro con pre­sen­cia mun­dial

Nues­tra di­ver­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal nos ha per­mi­ti­do pa­sar los años de cri­sis, y aho­ra to­do fun­cio­na co­mo un me­ca­nis­mo de com­pen­sa­ción ex­tra­or­di­na­rio

Los ma­yo­res tie­nen un claro in­te­rés por ser par­te ac­ti­va de la so­cie­dad des­de el pun­to de vis­ta la­bo­ral y tam­bién de usua­rio, pe­ro pa­ra ello ne­ce­si­tan con­tar con un ni­vel de in­gre­sos su­fi­cien­te. Tam­bién las em­pre­sas de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra afron­tar es­ta nue­va reali­dad, en­ten­der que los ma­yo­res pue­den se­guir sien­do úti­les y ofre­cer una ofer­ta ade­cua­da y que les re­sul­te atrac­ti­va. Es­to su­po­ne una gran opor­tu­ni­dad que es­ta­mos con­tem­plan­do en nues­tro aná­li­sis es­tra­té­gi­co. F.F.S.: Den­tro de es­te mun­do de opor­tu­ni­da­des me lla­ma la aten­ción el con­cep­to de em­pre­sa glo­bal que ha acu­ña­do Map­fre. Creo que es una de las gran­des ventajas, y tam­bién ne­ce­si­da­des, que mu­chas em­pre­sas no tie­nen cu­bier­tas. En es­te sen­ti­do, se han to­ma­do de­ci­sio­nes fran­ca­men­te ali­nea­das con lo que se es­tá ha­cien­do fue­ra de España, es­pe­cial­men­te en to­do aque­llo re­la­cio­na­do con el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. ¿Qué ti­po de pro­yec­tos es­tá lle­van­do a ca­bo Map­fre pa­ra di­fe­ren­ciar­se de otras em­pre­sas es­pa­ño­las?

A.H.: So­mos una em­pre­sa de ori­gen es­pa­ñol, pe­ro afor­tu­na­da­men­te muy di­ver­si­fi­ca­da. Ha­ce 40 años los res­pon­sa­bles de la com­pa­ñía to­ma­ron la ini­cia­ti­va de po­ner en mar­cha un pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción pre­vien­do que, en al­gún momento, de­be­ría ser una de las pa­lan­cas mo­to­ras del cre­ci­mien­to de la em­pre­sa, y lo con­si­guie­ron. En los años 80 la de­ci­sión de des­em­bar­car en de­ter­mi­na­dos paí­ses que pre­sen­ta­ban di­fi­cul­ta­des económicas y so­cia­les im­por­tan­tes fue atre­vi­da, pe­ro la ex­pe­rien­cia que ad­qui­ri­mos en aque­llos mer­ca­dos nos ha per­mi­ti­do se­guir im­pul­san­do el cre­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

En 2012 apos­ta­mos por de­fi­nir­nos co­mo la ase­gu­ra­do­ra glo­bal de con­fian­za, e in­tro­du­ji­mos el con­cep­to glo­bal des­de dos pun­tos de vis­ta:

clien­te y em­pre­sa. Por un la­do, so­mos ca­pa­ces de en­ten­der las ne­ce­si­da­des del clien­te en 360 gra­dos, pre­ver­las y tra­ba­jar­las y, por otro, que­re­mos ser un gru­po fi­nan­cie­ro que es­tá pre­sen­te en los cin­co con­ti­nen­tes y que atien­de a los clien­tes.

Es­ta for­ma de tra­ba­jar nos per­mi­te en­ten­der el mun­do de otra for­ma, así co­mo an­ti­ci­par­nos y en­gan­char­nos a ten­den­cias que exis­ten en otras par­tes del mun­do, pe­ro tam­bién nos exi­ge mu­cho más que a otras ase­gu­ra­do­ras que tra­ba­jan en un mi­cro­cos­mos re­gio­nal o lo­cal. Nos apa­sio­na esa ten­sión que nos obli­ga a ser más exi­gen­tes, asu­mi­mos ries­gos adi­cio­na­les y ve­mos mu­chas más opor­tu­ni­da­des. Nos sen­ti­mos muy sa­tis­fe­chos de nues­tra di­ver­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal, por­que nos ha per­mi­ti­do com­pen­sar y apa­lan­car­nos en mer­ca­dos re­le­van­tes co­mo el bra­si­le­ño o el nor­te­ame­ri­cano du­ran­te los años de cri­sis, y aho­ra to­do fun­cio­na co­mo un me­ca­nis­mo de com­pen­sa­ción ex­tra­or­di­na­rio no só­lo des­de el pun­to de vis­ta de in­gre­sos, sino tam­bién de apren­di­za­je y pre­pa­ra­ción pa­ra es­ta nue­va so­cie­dad y la gran dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca que el clien­te de­man­da. F.F.S.: Ha co­men­ta­do que es ne­ce­sa­rio de­mo­cra­ti­zar la sa­lud pri­va­da, y es­to im­pli­ca tam­bién de­mo­cra­ti­zar los se­gu­ros. Map­fre ha da­do un pa­so im­por­tan­te crean­do un nue­vo la­bo­ra­to­rio pa­ra im­pul­sar la in­no­va­ción en la com­pa­ñía. ¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te fa­ci­li­tar la ac­ce­si­bi­li­dad al usua­rio?

A.H.: La ac­ce­si­bi­li­dad y co­no­ci­mien­to de los se­gu­ros es fuer­te en los mer­ca­dos más ma­du­ros, pe­ro no lo es tan­to en paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos, es­pe­cial­men­te en aque­llos que es­tán so­por­tan­do tran­si­cio­nes so­cia­les o im­por­tan­tes dis­rup­cio­nes, co­mo Bra­sil y Tur­quía, o in­clu­so en otros que han cre­ci­do y se han desa­rro­lla­do mu­cho en los úl­ti­mos años, co­mo pue­de ser Pe­rú o Ar­gen­ti­na.

Con de­mo­cra­ti­zar me re­fie­ro a po­ner a dis­po­si­ción de los usua­rios he­rra­mien­tas, ser­vi­cios y pro­duc­tos que eran inasumibles has­ta ha­ce po­co tiempo. Hoy en día, el ac­ce­so a los me­dios di­gi­ta­les pa­ra ad­qui­rir co­no­ci­mien­to, ha­bi­li­da­des y for­ma­ción es fran­ca­men­te ad­mi­ra­ble, y es ne­ce­sa­rio ha­cer ex­ten­si­va esa ac­ce­si­bi­li­dad a gran par­te de la po­bla­ción. Los se­gu­ros han si­do vis­tos tra­di­cio­nal­men­te co­mo pro­duc­tos de cla­se me­dia, me­dia-al­ta, pe­ro no es así. Los que tie­nen más re­cur­sos pue­den au­to­pro­te­ger­se, pe­ro el res­to ne­ce­si­ta ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar de su fa­mi­lia y sus in­gre­sos an­te los im­pre­vis­tos que pue­dan sur­gir.

Es ne­ce­sa­rio de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a los me­dios di­gi­ta­les pa­ra que to­das

las per­so­nas pue­dan ad­qui­rir co­no­ci­mien­to, ha­bi­li­da­des y for­ma­ción

Ac­tual­men­te el cos­te de desa­rro­llar prue­bas mé­di­cas es ri­dícu­lo fren­te a la opor­tu­ni­dad que su­po­ne po­der me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos, y en es­te pun­to la tec­no­lo­gía es esen­cial. El mo­de­lo de tec­no­lo­gía di­gi­tal que va a im­pul­sar Map­fre pre­ten­de ex­ten­der el con­cep­to clá­si­co del se­gu­ro pri­va­do a to­da la po­bla­ción. Así, el pa­cien­te po­drá ac­ce­der a con­tro­les y me­ca­nis­mos de pre­ven­ción que le per­mi­ti­rán com­pa­ti­bi­li­zar el se­gu­ro pú­bli­co con el ac­ce­so rá­pi­do, sen­ci­llo y eco­nó­mi­co a es­tas nue­vas tec­no­lo­gías, que só­lo se pue­den desa­rro­llar si el sec­tor pri­va­do co­la­bo­ra im­pul­san­do start-ups o la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción que per­mi­tan ha­cer­las ex­ten­si­bles al res­to de la po­bla­ción.

F.F.S.: Es­ta­mos vi­vien­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de las tec­no­lo­gías, pe­ro la ma­yo­ría de las em­pre­sas to­da­vía pien­san des­de un pun­to de vis­ta li­neal. Sin em­bar­go, es­te cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial va a te­ner un im­pac­to bru­tal en el ám­bi­to de la pre­ven­ción. Den­tro de 15 años to­dos los ni­ños que naz­can en España con­ta­rán con un es­tu­dio ge­nó­mi­co, se po­pu­li­za­rá el uso de wea­ra­bles… ¿Có­mo pue­den es­tos avan­ces ayu­dar a re­du­cir los cos­tes aso­cia­dos al pro­ce­so de lon­ge­vi­dad?

A.H.: Hay que ver to­dos es­tos avan­ces des­de una pers­pec­ti­va po­si­ti­va pa­ra que no se con­vier­tan en una ame­na­za o un gran her­mano que nos vi­gi­la, sino un acom­pa­ña­mien­to que nos va a per­mi­tir ade­lan­tar­nos a de­ter­mi­na­dos pro­ble­mas. En Áfri­ca por ejem­plo, ya son ca­pa­ces de con­tro­lar de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes a un cos­te ri­dícu­lo a tra­vés de un smartp­ho­ne. Cuan­do to­do es­to se es­tan­da­ri­ce, con­ta­re­mos con ele­men­tos bá­si­cos que for­ma­rán par­te de nues­tra ru­ti­na de con­trol y que nos aler­ta­rán on­li­ne de to­dos aque­llos as­pec­tos que po­de­mos cam­biar pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Es­to aba­ra­ta­rá los cos­tes de to­dos aque­llos ser­vi­cios adi­cio­na­les que po­drían ne­ce­si­tar­se sin esas ayu­das, con­tri­bu­yen­do a ha­cer una sa­ni­dad más ase­qui­ble.

Ha na­ci­do una nue­va ge­ne­ra­ción

se­nior ca­rac­te­ri­za­da por

la ju­ven­tud de es­pí­ri­tu, la bue­na sa­lud y el afán por dis­fru­tar de

la vi­da

F.F.S.: Me pa­re­ce muy edu­ca­ti­va la for­ma en la que el li­bro abor­da el te­ma de la lon­ge­vi­dad. La eli­mi­na­ción de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas es un hán­di­cap im­por­tan­te que ha in­flui­do en es­te fe­nó­meno, si bien aho­ra nos en­fren­ta­mos al cre­ci­mien­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas. ¿Có­mo de­be plan­tear­se la cro­ni­ci­dad en el en­torno ase­gu­ra­dor?

A.H.: Más allá de las cró­ni­cas, yo ha­bla­ría de la en­fer­me­dad de la ci­vi­li­za­ción. Es cier­to que vi­vi­mos más y me­jor, pe­ro tam­bién apa­re­cen nuevos ries­gos fru­to del desa­rro­llo.

Por ejem­plo, ca­mi­nar por las ace­ras an­tes no era pe­li­gro­so, pe­ro aho­ra pue­de ser­lo por­que han apa­re­ci­do nuevos ele­men­tos en las ciu­da­des que apor­tan ries­go a es­ta ac­ti­vi­dad. Tam­bién hay de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, co­mo el alz­héi­mer o al­gu­nos ti­pos de cáncer, que se­gu­ra­men­te son pro­duc­to de nues­tro ac­tual es­ti­lo de vi­da.

Sin em­bar­go, creo que es­ta­mos a pun­to de ob­ser­var un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de los avan­ces cien­tí­fi­cos y mé­di­cos que van a ayu­dar a que mu­chas preo­cu­pa­cio­nes que hoy no es­tán re­suel­tas sean so­lu­bles en un tiempo o, por lo me­nos, aten­di­bles con el ob­je­ti­vo de mi­ni­mi­zar el im­pac­to y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que su­fren esa en­fer­me­dad.

Hay afec­cio­nes que ha­ce unos años no eran ape­nas tra­ta­bles, pe­ro aho­ra pue­den ser mi­ni­mi­za­das con me­ca­nis­mos sen­ci­llos y no in­tru­si­vos. To­do es­to va a per­mi­tir que el in­cre­men­to de la lon­ge­vi­dad va­ya acom­pa­ña­do de un en­torno que per­mi­ta apro­ve­char las ventajas de es­ta nue­va so­cie­dad con pro­duc­tos, ocio y tra­ba­jos que ayu­den a los ma­yo­res a sen­tir­se úti­les.

F.F.S.: Map­fre es una de las pri­me­ras ase­gu­ra­do­ras es­pa­ño­las en tra­ba­jar con tec­no­lo­gía block­chain. ¿Có­mo pue­de im­pac­tar el uso de es­ta tec­no­lo­gía en el fu­tu­ro del sec­tor?

A.H.: Te­ne­mos que ver có­mo po­de­mos ga­ran­ti­zar en el me­nor tiempo posible que las obli­ga­cio­nes, con­tra­tos, ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes, se eje­cu­ten pa­ra ase­gu­rar una ac­ti­vi­dad plena e in­me­dia­ta tan­to al clien­te co­mo a los pro­vee­do­res y la com­pa­ñía. Des­de esa pers­pec­ti­va, cree­mos que un mun­do ideal don­de el block­chain sea un eje bá­si­co in­ser­ta­do den­tro de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les y de ser­vi­cio, po­drá ga­ran­ti­zar una pres­ta­ción in­me­dia­ta de esos ser­vi­cios en cual­quier par­te del pla­ne­ta. Esa es la gran ven­ta­ja y la gran trans­for­ma­ción que el block­chain va a apor­tar, por­que se po­drán resolver en mi­nu­tos ser­vi­cios en los que aho­ra se tar­dan días.

Gru­po Map­fre es­tá par­ti­ci­pan­do en la ini­cia­ti­va block­chain pa­ra el se­gu­ro jun­to a otras 22 en­ti­da­des, con el ob­je­ti­vo de ex­plo­rar el po­ten­cial de es­ta tec­no­lo­gía

He­mos co­men­za­do por los con­tra­tos, por­que en al­gu­nos ca­sos co­mo los rease­gu­ros exis­te una al­ta com­ple­ji­dad. En los con­sor­cios in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo, las obli­ga­cio­nes que asu­mi­mos ne­ce­si­tan un di­fe­ri­mien­to que, fren­te a los sis­te­mas ac­tua­les, con el block­chain pue­de re­sol­ver­se de ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te in­me­dia­ta y con ga­ran­tía plena.

En es­te sen­ti­do, la uni­dad de rease­gu­ro del Gru­po Map­fre es­tá par­ti­ci­pan­do en la ini­cia­ti­va block­chain pa­ra el se­gu­ro (B3i) jun­to a otras 22 en­ti­da­des, con el ob­je­ti­vo de ex­plo­rar el po­ten­cial que es­tas tec­no­lo­gías de re­gis­tro dis­tri­bui­do ofrecen a la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.