¿Rein­ven­tar la ban­ca o me­jo­rar su ges­tión?

Cinco Días - Executive Excellence - - INDICE -

Opi­nión de ex­per­tos:

Pablo Her­nán­dez de Cos, Car­los To­rres, Gon­za­lo Gortázar y Jo­sé An­to­nio Ál­va­rez.

La ges­tión de la repu­tación es un gran desafío al que se en­fren­tan hoy las en­ti­da­des, y es cla­ve pa­ra ge­ne­rar un mar­co de con­fian­za ade­cua­do

Pablo Her­nán­dez de Cos

Un año más, los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la ban­ca es­pa­ño­la se die­ron ci­ta en el En­cuen­tro del Sec­tor Ban­ca­rio or­ga­ni­za­do por IESE-CIF, en co­la­bo­ra­ción con

EY. Re­gu­la­do­res, aca­dé­mi­cos, con­sul­to­res y al­tos di­rec­ti­vos del sec­tor tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de con­fron­tar sus opi­nio­nes so­bre un pa­no­ra­ma exi­gen­te, que en la úl­ti­ma dé­ca­da ha mo­ti­va­do cam­bios pro­fun­dos en es­ta in­dus­tria. En­tre to­dos, per­fi­la­ron la res­pues­ta del gran in­te­rro­gan­te lan­za­do por IESE, y que dio tí­tu­lo a la 14ª edi­ción de es­ta ci­ta: es ho­ra de “¿rein­ven­tar la ban­ca o me­jo­rar su ges­tión?”.

Pa­ra el go­ber­na­dor del Ban­co de España, Pablo Her­nán­dez de Cos, “tras la úl­ti­ma cri­sis, la ban­ca es­pa­ño­la ha lle­va­do a ca­bo un in­ten­so pro­ce­so de sa­nea­mien­to, re­ca­pi­ta­li­za­ción y re­es­truc­tu­ra­ción que, en los úl­ti­mos cua­tro años y me­dio, ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te la si­tua­ción del sec­tor en pa­rá­me­tros bá­si­cos co­mo la ca­li­dad de sus ac­ti­vos o sus ni­ve­les de ren­ta­bi­li­dad y sol­ven­cia”. Pe­se a to­do, “si­gue en­fren­tán­do­se a re­tos de ca­la­do, que, en gran me­di­da, com­par­te con otros sis­te­mas ban­ca­rios de la UEM. En­tre es­tos, des­ta­can la ne­ce­si­dad de: pro­fun­di­zar en la re­duc­ción de los ac­ti­vos im­pro­duc­ti­vos, in­cre­men­tar la ren­ta­bi­li­dad, re­for­zar la repu­tación del sec­tor, cul­mi­nar la adap­ta­ción al nue­vo mar­co re­gu­la­to­rio y re­for­zar las ra­tios de ca­pi­tal de mayor ca­li­dad, ade­más de competir en un nue­vo en­torno de­ri­va­do de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la apa­ri­ción de nuevos ac­to­res”.

Con res­pec­to al re­to de la ren­ta­bi­li­dad, el go­ber­na­dor pre­ci­só que “aun­que ha re­tor­na­do a va­lo­res po­si­ti­vos (7% en ju­nio de 2018), y se si­túa por en­ci­ma de la me­dia de la Unión Eu­ro­pea, con­ti­núa por de­ba­jo de los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis y de las es­ti­ma­cio­nes dis­po­ni­bles so­bre la ren­ta­bi­li­dad exi­gi­da por los in­ver­so­res (o cos­te del ca­pi­tal). Ade­más, es in­fe­rior a la de otros sis­te­mas ban­ca­rios de eco­no­mías desa­rro­lla­das”. En es­te pun­to, des­ta­có la ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal de los ban­cos es­pa­ño­les, “que su­pu­so una im­por­tan­te di­ver­si­fi­ca­ción de ries­gos y va­lio­sa fuen­te de ren­ta­bi­li­dad du­ran­te la cri­sis”, pe­ro que se con­cen­tra en unas po­cas en­ti­da­des y no es­tá exen­ta de re­tos. “Ac­tual­men­te, al­gu­nas de las eco­no­mías emer­gen­tes en las que las en­ti­da­des es­pa­ño­las es­tán ex­pues­tas –co­mo Tur­quía y Ar­gen­ti­na– es­tán atra­ve­san­do di­fi­cul­ta­des con­si­de­ra­bles. Con to­do, la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca de los ban­cos es una fuen­te de va­lor aña­di­do y es­ta­bi­li­dad a me­dio y lar­go pla­zo y es re­le­van­te pa­ra eva­luar la ren­ta­bi­li­dad y el ries­go”.

En pa­la­bras de Her­nán­dez de

Cos, “la ges­tión de la repu­tación es un desafío de pri­me­ra mag­ni­tud al que se en­fren­tan hoy las en­ti­da­des, y es cla­ve pa­ra ge­ne­rar el ade­cua­do mar­co de con­fian­za en que se de­ben desen­vol­ver las re­la­cio­nes en­tre las en­ti­da­des y sus clien­tes. La repu­tación ban­ca­ria se vio ero­sio­na­da du­ran­te

la úl­ti­ma cri­sis de­bi­do no só­lo a los fa­llos de ges­tión en una par­te del sis­te­ma, sino tam­bién por inade­cua­das prác­ti­cas de co­mer­cia­li­za­ción con clien­tes, que me­nos­ca­ba­ron la con­fian­za. De he­cho, el nú­me­ro de re­cla­ma­cio­nes de los clien­tes an­te los pro­pios ser­vi­cios de re­cla­ma­cio­nes de las en­ti­da­des se ha mul­ti­pli­ca­do ca­si por seis en­tre 2014 y 2017. En con­se­cuen­cia, se ha sus­ci­ta­do una cre­cien­te preo­cu­pa­ción por el ries­go de con­duc­ta des­de el ám­bi­to so­cial, po­lí­ti­co, su­per­vi­sor y, có­mo no, del pro­pio sec­tor”.

En es­te sen­ti­do, el Ban­co de España re­for­zó ha­ce cua­tro años su ac­ti­vi­dad su­per­vi­so­ra en ma­te­ria de con­duc­ta. “Es­ta mayor pre­sen­cia su­per­vi­so­ra, jun­to con las exi­gen­cias re­gu­la­to­rias, la ne­ce­si­dad de adap­tar­se a nuevos y más exi­gen­tes clien­tes y las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les en de­fen­sa de los con­su­mi­do­res es­tán ha­cien­do reac­cio­nar a las en­ti­da­des, que vie­nen ha­cien­do un es­fuer­zo por im­plan­tar las me­di­das pre­ci­sas pa­ra co­rre­gir es­tas prác­ti­cas”. Du­ran­te to­da la jor­na­da, ca­da uno de los al­tos di­rec­ti­vos de los ban­cos par­ti­ci­pan­tes en el En­cuen­tro com­par­tie­ron las prác­ti­cas que es­tán desa­rro­llan­do pa­ra se­guir re­cu­pe­ran­do y for­ta­le­cien­do la con­fian­za de la so­cie­dad; una con­fian­za más ne­ce­sa­ria que nun­ca, si se tie­ne en cuen­ta que la in­cor­po­ra­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías a la ban­ca ha de­ri­va­do, en­tre otras co­sas, en un mayor po­der del clien­te.

El go­ber­na­dor del Ban­co de España pu­so el acen­to so­bre el im­pac­to de­fi­ni­ti­vo de las nue­vas tec­no­lo­gías en la es­truc­tu­ra del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, al que ca­li­fi­có de “su­ma­men­te in­cier­to, ya que de­pen­de­rá de dis­tin­tos fac­to­res, in­clui­do el tra­ta­mien­to re­gu­la­to­rio fu­tu­ro de los nuevos ac­to­res”. Lo que pa­re­ce claro es que la ace­le­ra­ción ex­po­nen­cial pro­pia de los nuevos mo­de­los di­gi­ta­les obli­ga­rá a la ge­ne­ra­ción de sis­te­mas nor­ma­ti­vos más ági­les y fle­xi­bles, ca­pa­ces de acom­pa­sar es­te rit­mo y ser efec­ti­vos en la ta­rea de su­per­vi­sión y con­trol de nuevos ries­gos ope­ra­cio­na­les y repu­tacio­na­les.

Po­de­mos en­ten­der me­jor los ob­je­ti­vos de vi­da de las per­so­nas y de negocio de las em­pre­sas, y les po­de­mos dar he­rra­mien­tas de ges­tión de su di­ne­ro ali­nea­das con es­tos ob­je­ti­vos

Car­los To­rres

Aun con to­das las in­cer­ti­dum­bres, las nue­vas tec­no­lo­gías ofrecen gran­des opor­tu­ni­da­des a los ban­cos, tan­to en tér­mi­nos de negocio co­mo de po­ten­cia­les ga­nan­cias en efi­cien­cia. Así lo cons­ta­tó Car­los To­rres, con­se­je­ro de­le­ga­do de BBVA, pa­ra quien la trans­for­ma­ción di­gi­tal de­be co­men­zar en el in­te­rior de las or­ga­ni­za­cio­nes, pa­ra des­pués pro­yec­tar­se en el ex­te­rior.

CAM­BIO IN­TE­GRAL DE LA GES­TIÓN

An­tes de com­par­tir los por­me­no­res la es­tra­te­gia di­gi­tal de BBVA, su con­se­je­ro de­le­ga­do ra­ti­fi­có dos gran­des re­tos de la ban­ca ex­pues­tos por el go­ber­na­dor: la ren­ta­bi­li­dad –afec­ta­da por los ba­jos ti­pos de in­te­rés, la re­duc­ción del cré­di­to y el au­men­to de la car­ga re­gu­la­to­ria–, y la repu­tación. Jun­to con el cam­bio ex­terno que des­pués de­ta­lló, To­rres lla­mó la aten­ción so­bre el cam­bio cul­tu­ral que el ban­co es­tá afron­tan­do, apo­ya­do en va­rias pa­lan­cas. Por un la­do, los va­lo­res (“el clien­te es lo pri­me­ro, pen­sa­mos en gran­de, so­mos un so­lo equi­po”), de los que re­sal­tó su “enor­me po­der de trans­for­ma­ción”; por otro, una or­ga­ni­za­ción más di­ná­mi­ca y con una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo agi­le; y, en ter­cer lu­gar, la re­duc­ción de los tiem­pos de en­tre­ga de so­lu­cio­nes a los clien­tes. Asi­mis­mo, el di­rec­ti­vo

Nues­tro pro­pó­si­to es apro­ve­char las tec­no­lo­gías pa­ra crear opor­tu­ni­da­des de ca­ra a los clien­tes, y po­ner­las a su al­can­ce

Car­los To­rres

Fo­tos de Ja­vier Arias (IESE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.