For­mar en com­pe­ten­cias pa­ra un fu­tu­ro di­gi­tal

Cinco Días - Executive Excellence - - INDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Mon­tse­rrat Go­men­dio.

La di­gi­ta­li­za­ción va a dar lu­gar a una im­por­tan­te ex­clu­sión que es ne­ce­sa­rio ana­li­zar. Los pri­me­ros da­tos que se pu­bli­ca­ron so­bre el im­pac­to de la trans­for­ma­ción di­gi­tal en el mer­ca­do la­bo­ral se­ña­la­ban que en 20 años el 50% de los tra­ba­jos se iban a des­truir. Es­tas pre­vi­sio­nes ge­ne­ra­ron una sen­sa­ción de pá­ni­co so­bre có­mo se­ría la tran­si­ción pa­ra aque­llas per­so­nas cu­yos em­pleos iban a ser au­to­ma­ti­za­dos.

Se­gún los cálcu­los de la OCDE, el 14% de los tra­ba­jos se­rán to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­dos y des­apa­re­ce­rán en los pró­xi­mos años. Aun­que se tra­ta de una ci­fra bas­tan­te más re­du­ci­da que la que apor­ta­ban las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes, evi­den­cia la ra­pi­dez con la que se es­tán su­ce­dien­do los cam­bios y ur­ge a to­mar me­di­das pa­ra que las per­so­nas pue­dan adap­tar­se al nue­vo es­ce­na­rio.

La OCDE tam­bién se­ña­la que un 34% de los em­pleos van a ex­pe­ri­men­tar un ni­vel muy al­to de au­to­ma­ti­za­ción que exi­gi­rá nue­vas com­pe­ten­cias a quie­nes quie­ran con­ti­nuar en su pues­to. En su­ma los dos por­cen­ta­jes al­can­zan un 50%, una ci­fra exac­ta­men­te igual a la que apor­ta­ban los pri­me­ros in­for­mes so­bre di­gi­ta­li­za­ción.

Es­ta si­tua­ción da lu­gar a dos cues­tio­nes. Por un la­do, de­ter­mi­nar ha­cia qué em­pleos pue­den tran­si­tar y qué ti­po de for­ma­ción ne­ce­si­tan las per­so­nas que pier­dan su tra­ba­jo y, por otro, de­fi­nir el ti­po de for­ma­ción que de­ben re­ci­bir aque­llos cu­yos tra­ba­jos se van a trans­for­mar.

Plan­tear es­tos asun­tos te­nien­do en cuen­ta el ám­bi­to com­pe­ten­cial im­pli­ca dis­tin­guir las ha­bi­li­da­des que se es­tán vien­do afec­ta­das por la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas, te­nien­do en cuen­ta que to­das las ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias o no cog­ni­ti­vas dis­mi­nu­yen en de­man­da, mien­tras que au­men­tan muy rá­pi­da­men­te las ana­lí­ti­cas e in­ter­per­so­na­les no ru­ti­na­rias que son im­po­si­bles de au­to­ma­ti­zar. Des­de el pun­to de vis­ta for­ma­ti­vo, se pue­de con­cluir que las per­so­nas van a ne­ce­si­tar un ni­vel de com­pe­ten­cias cog­ni­ti­vas no ru­ti­na­rias mu­cho más ele­va­do, y tam­bién van a re­que­rir ha­bi­li­da­des di­fe­ren­cia­les que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo no in­te­gra­ba co­mo, por ejem­plo, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas com­ple­jos, el tra­ba­jo en equi­po, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la re­si­lien­cia y la adap­ta­bi­li­dad al cam­bio.

El mayor re­to de es­ta trans­for­ma­ción es có­mo pa­sar de un mo­de­lo edu­ca­ti­vo tra­di­cio­nal (que aca­ba en la edu­ca­ción se­cun­da­ria o ter­cia­ria) a un apren­di­za­je con­ti­nuo. Es­te cam­bio se es­tá pro­du­cien­do de for­ma ex­po­nen­cial, ya que aque­llas per­so­nas que quie­ran con­ti­nuar en su tra­ba­jo van a te­ner que se­guir apren­dien­do a lo lar­go de su vi­da me­dian­te nue­vas prác­ti­cas que pro­mue­van la edu­ca­ción no co­mo un pri­vi­le­gio o un asun­to de un úni­co gru­po eta­rio, sino de for­ma uni­ver­sal y per­ma­nen­te.

Se­gún la OCDE, un 14% de los tra­ba­jos ac­tua­les des­apa­re­ce­rá y un 34% ten­drá un ni­vel muy al­to de au­to­ma­ti­za­ción

RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL VS. DI­GI­TAL

La re­vo­lu­ción in­dus­trial y la di­gi­tal coin­ci­den en va­rios as­pec­tos. A me­dia­dos del si­glo XIX, la in­tro­duc­ción de la ma­qui­na­ria en las fá­bri­cas des­tru­yó gran can­ti­dad de em­pleos, dan­do pa­so a otros nuevos pa­ra los que la po­bla­ción no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da. La res­pues­ta del sis­te­ma pa­ra ha­cer fren­te a es­te pro­ble­ma fue dar ac­ce­so uni­ver­sal a la edu­ca­ción, brin­dan­do así las com­pe­ten­cias que re­que­rían los nuevos pues­tos.

Hoy en día tam­bién es­tán des­apa­re­cien­do tra­ba­jos, y fal­tan pro­fe­sio­na­les con las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des que de­man­da el nue­vo es­ce­na­rio di­gi­tal. Ya es­tán em­pe­zan­do a per­ci­bir­se al­gu­nos efec­tos de es­ta trans­for­ma­ción co­mo, por ejem­plo, la bre­cha cre­cien­te en­tre el uso in­ten­si­vo de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y la in­ten­si­fi­ca­ción de cier­tas ta­reas no ru­ti­na­rias que no se pue­den au­to­ma­ti­zar. Co­mo en otros pe­rio­dos históricos, co­rre­mos el ries­go de en­fren­tar­nos a una cri­sis

cu­ya du­ra­ción de­pen­de­rá de la ra­pi­dez con la que reac­cio­ne el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y la so­cie­dad en ge­ne­ral, a la ho­ra de me­jo­rar la ca­li­dad y la me­to­do­lo­gía, equi­pa­ran­do a las per­so­nas a tra­vés de com­pe­ten­cias trans­ver­sa­les.

CAM­BIO TEC­NO­LÓ­GI­CO POR PAÍ­SES

Sin­ga­pur es, con ele­va­da di­fe­ren­cia, el país de la OCDE que re­gis­tra me­jo­res da­tos en cuan­to a com­pe­ten­cias, pe­se a que los ma­yo­res de 55 años em­pe­za­ron ha­ce cin­co dé­ca­das con un ni­vel muy po­bre que han con­se­gui­do me­jo­rar has­ta con­ver­tir­se en el top per­for­man­ce. Otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Ja­pón, te­nían un pun­to de par­ti­da muy su­pe­rior, pe­ro en los úl­ti­mos 50 años no han ex­pe­ri­men­ta­do nin­gu­na me­jo­ra.

Res­pec­to a España, los da­tos que apa­re­cen en el in­for­me Get­ting skills right: Spain no son del to­do bue­nos. El ni­vel com­pe­ten­cial de la po­bla­ción ha ido me­jo­ran­do con los años, pe­ro to­da­vía no se con­si­gue al­can­zar la uni­ver­sa­li­za­ción de ac­ce­so y, ade­más, se ob­ser­va un im­por­tan­te atas­co en­tre la po­bla­ción más jo­ven y el gru­po de has­ta 44 años.

Co­rre­mos el ries­go de en­fren­tar­nos a una cri­sis cu­ya du­ra­ción de­pen­de­rá de la ra­pi­dez con la que se do­te a las per­so­nas de las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias

El mayor re­to de la edu­ca­ción es pa­sar del sis­te­ma tra­di­cio­nal a un apren­di­za­je a lo lar­go de la vi­da

En­tre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del país des­ta­ca la ele­va­da ta­sa de aban­dono edu­ca­ti­vo, que se ha in­cre­men­ta­do en los cin­co úl­ti­mos años, y el ba­jo ni­vel com­pe­ten­cial de los adul­tos en ta­reas bá­si­cas co­mo la com­pren­sión lec­to­ra y la ca­pa­ci­dad ma­te­má­ti­ca.

Tam­bién es cru­cial la ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, ya que las di­fe­ren­cias en­tre paí­ses son enor­mes. Tan­to es así que la en­cues­ta Pi­sa 2015 se­ña­la que la dis­tan­cia en­tre Sin­ga­pur, el país con me­jo­res re­sul­ta­dos en es­te ám­bi­to, y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, que ob­tu­vo las peo­res ci­fras, equi­va­le a sie­te años de es­co­la­ri­za­ción. Es­ta bre­cha po­ne de re­lie­ve las di­fi­cul­ta­des a las que se en­fren­tan los paí­ses, in­clui­dos al­gu­nos de los más ri­cos, pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a una edu­ca­ción in­clu­si­va y equi­ta­ti­va que pre­ser­ve an­te to­do el ni­vel de ca­li­dad.

DES­AJUS­TE EN­TRE FOR­MA­CIÓN Y EM­PLEO

Aun­que es cier­to que te­ner un mayor ni­vel edu­ca­ti­vo pro­te­ge con­tra el des­em­pleo, no lo ha­ce de la mis­ma for­ma en España que en otros paí­ses. Es­to quie­re de­cir que la in­ver­sión que se ha rea­li­za­do pa­ra in­cre­men­tar el ac­ce­so a ni­ve­les su­pe­rio­res de edu­ca­ción, al no ir acom­pa­ña­da de un au­men­to de ca­li­dad en los dis­tin­tos ni­ve­les del sis­te­ma, no ha te­ni­do el im­pac­to desea­do en el ám­bi­to com­pe­ten­cial, dan­do lu­gar a un im­por­tan­te des­ajus­te en­tre las com­pe­ten­cias de los tra­ba­ja­do­res y el em­pleo que es­tos desa­rro­llan.

Es­ta bre­cha que exis­te en­tre las com­pe­ten­cias que bus­can los em­pre­sa­rios y la pre­pa­ra­ción for­ma­ti­va es­tá mo­ti­va­da prin­ci­pal­men­te por dos fac­to­res:

1.- Des­ajus­te en­tre la es­pe­cia­li­za­ción ele­gi­da por los alum­nos que ac­ce­den a la edu­ca­ción ter­cia­ria y las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do. Gran par­te de los es­tu­dian­tes se de­can­tan por ca­rre­ras de hu­ma­ni­da­des o cien­cias so­cia­les, mien­tras que el por­cen­ta­je de uni­ver­si­ta­rios que eli­gen dis­ci­pli­nas STEM se en­cuen­tra por de­ba­jo del 10%.

2.- So­bre­cua­li­fi­ca­ción. Apro­xi­ma­da­men­te un 20% de la po­bla­ción tie­ne un ni­vel edu­ca­ti­vo su­pe­rior al del pues­to que ocu­pa y, sin em­bar­go, no cuen­ta con las com­pe­ten­cias ade­cua­das pa­ra el tra­ba­jo que desem­pe­ña.

Ca­da vez se ha­ce más pa­ten­te, por tan­to, la im­por­tan­cia que la for­ma­ción con­ti­nua es­tá ad­qui­rien­do en el en­torno di­gi­tal.

Los em­plea­dos que tra­ba­jan en en­tor­nos ri­cos en tér­mi­nos di­gi­ta­les son los más ac­ti­vos en tér­mi­nos de for­ma­ción o en­tre­na­mien­to, mien­tras que los tra­ba­ja­do­res que tie­nen un me­nor ni­vel edu­ca­ti­vo, que no han con­se­gui­do ter­mi­nar la se­cun­da­ria, acep­tan di­chas opor­tu­ni­da­des en una pro­por­ción muy ba­ja.

Es­ta si­tua­ción pro­du­ce una re­tro­ali­men­ta­ción ne­ga­ti­va, por­que quie­nes tie­nen un mayor ni­vel de com­pe­ten­cias re­co­no­cen cla­ra­men­te los be­ne­fi­cios de se­guir for­mán­do­se y apro­ve­chan las opor­tu­ni­da­des pa­ra se­guir apren­dien­do, mien­tras que las per­so­nas con me­nor ni­vel de com­pe­ten­cias, que desa­rro­llan los tra­ba­jos con mayor ries­go de ser au­to­ma­ti­za­dos, son los me­nos pro­pen­sos a acep­tar­la.

Lo cier­to es que la po­bla­ción ac­ti­va di­gi­tal­men­te con­ti­núa for­mán­do­se y am­plian­do sus com­pe­ten­cias, pe­ro de una for­ma que di­fie­re sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te del sis­te­ma tra­di­cio­nal. Los cu­rrícu­los no re­co­gen la in­for­ma­ción real res­pec­to al ni­vel de com­pe­ten­cias, y los em­plea­do­res en­cuen­tran más di­fi­cul­ta­des que nun­ca a la ho­ra de re­co­no­cer las com­pe­ten­cias de un can­di­da­to, por lo que es ne­ce­sa­rio apli­car apli­car un nue­vo sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción que per­mi­ta me­dir de for­ma fia­ble el ni­vel de com­pe­ten­cias de ca­da per­so­na.

TEC­NO­LO­GÍA EN EL AU­LA

En gran can­ti­dad de paí­ses, in­clui­do España, se ha in­ver­ti­do gran can­ti­dad de re­cur­sos a la com­pra de ta­blets u or­de­na­do­res en los co­le­gios con el ob­je­ti­vo de per­mi­tir a los es­tu­dian­tes ac­ce­der a los me­jo­res pro­fe­so­res del mun­do. Sin em­bar­go, se ha de­mos­tra­do que los re­sul­ta­dos es­co­la­res de los alum­nos em­peo­ran a me­di­da que au­men­ta el nú­me­ro de ho­ras que pa­san fren­te a la pan­ta­lla.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre los es­tu­dian­tes que tie­nen un buen y un mal ren­di­mien­to es­tri­ba, prin­ci­pal­men­te, en que los pri­me­ros sa­ben có­mo resolver un pro­ble­ma me­dian­te el or­de­na­dor (na­ve­gar, con­sul­tar fuen­tes de ca­li­dad, lo­ca­li­zar las pá­gi­nas más con­ve­nien­tes), mien­tras los se­gun­dos se pier­den en el pro­ce­so de bús­que­da de in­for­ma­ción.

Por tan­to, el he­cho de en­viar or­de­na­do­res a las au­las no sir­ve de na­da, ya que los es­tu­dian­tes los des­ti­nan a pro­pó­si­tos que ge­ne­ral­men­te no tie­nen na­da que ver con el apren­di­za­je. Sir­va co­mo mo­de­lo el ca­so de Aus­tra­lia, don­de la com­pra de or­de­na­do­res des­ti­na­dos al au­la ha ido acom­pa­ña­da de cur­sos de for­ma­ción pa­ra el pro­fe­so­ra­do, de for­ma que es­tos pue­dan apo­yar­se en la tec­no­lo­gía pa­ra im­par­tir una en­se­ñan­za in­di­vi­dua­li­za­da que equi­pe a los es­tu­dian­tes con un ni­vel ade­cua­do de com­pe­ten­cias horizontales (re­so­lu­ción de con­flic­to, pen­sa­mien­to crí­ti­co, etc.).

Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de España son la ele­va­da ta­sa de aban­dono escolar y el ba­jo ni­vel de com­pe­ten­cial de los adul­tos en ta­reas bá­si­cas

Ne­ce­si­ta­mos un nue­vo sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción que per­mi­ta me­dir de for­ma fia­ble el ni­vel de com­pe­ten­cias de ca­da per­so­na

El po­ten­cial que tie­ne la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar el apren­di­za­je es enor­me, pe­ro siem­pre y cuan­do va­ya de la mano del do­cen­te y par­tien­do de su for­ma­ción.

APREN­DI­ZA­JE A LO LAR­GO DE LA VI­DA

Nos en­fren­ta­mos a un cam­bio de pa­ra­dig­ma que nos obli­ga­rá a pa­sar del sis­te­ma edu­ca­ti­vo tra­di­cio­nal a un apren­di­za­je con­ti­nuo a lo lar­go de to­da la vi­da la­bo­ral. No só­lo es­tá des­apa­re­cien­do el con­cep­to de tra­ba­jo pa­ra to­da la vi­da, sino que tam­bién es­tá cam­bian­do la me­to­do­lo­gía for­ma­ti­va de la po­bla­ción ha­cia un sis­te­ma me­nos es­pe­cia­li­za­do y más trans­ver­sal que per­mi­ta ac­ce­der a di­fe­ren­tes em­pleos en dis­tin­tos sec­to­res a lo lar­go de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

El po­ten­cial que tie­ne la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar el apren­di­za­je es enor­me, siem­pre y cuan­do va­ya acom­pa­ña­da de la for­ma­ción del do­cen­te

De­be­mos en­cau­zar de ma­ne­ra con­jun­ta a las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad y equi­par a los alum­nos con un al­to ni­vel com­pe­ten­cial

Es­ta mu­ta­ción de­man­da di­se­ñar una nue­va go­ber­nan­za que im­pul­se po­lí­ti­cas ali­nea­das en­tre los di­fe­ren­tes ni­ve­les: prees­co­lar, edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria, for­ma­ción pro­fe­sio­nal, edu­ca­ción ter­cia­ria y apren­di­za­je de adul­tos.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio ofre­cer for­ma­ción a las per­so­nas des­em­plea­das y a to­das aque­llas que por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias se en­cuen­tran fue­ra de la em­pre­sa. Es­te ti­po de en­tre­na­mien­to sue­le re­caer en el go­bierno, pe­ro de­be­rían crear­se in­cen­ti­vos que per­mi­tie­ran al sec­tor em­pre­sa­rial in­vo­lu­crar­se en es­ta ta­rea, dan­do re­le­van­cia a las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias que per­mi­tan ac­ce­der a los tra­ba­jos que no se ve­rán au­to­ma­ti­za­dos.

Es com­ple­ta­men­te in­efi­cien­te que quie­nes es­tén en ries­go de per­der su pues­to ten­gan que pa­sar por un pe­rio­do de des­em­pleo pa­ra ser en­tre­na­dos por el go­bierno y así con­se­guir un nue­vo tra­ba­jo. Se­ría más ló­gi­co ana­li­zar el mer­ca­do pa­ra co­no­cer qué sec­to­res van a des­apa­re­cer a cau­sa de la au­to­ma­ti­za­ción, y brin­dar una for­ma­ción an­ti­ci­pa­da pa­ra evi­tar que los tra­ba­ja­do­res se que­den sin em­pleo. Las me­di­das im­plan­ta­das de for­ma ais­la­da tie­nen un pe­que­ño im­pac­to, mien­tras que las po­lí­ti­cas ali­nea­das dan lu­gar a los cam­bios ade­cua­dos. Por eso es ne­ce­sa­rio en­cau­zar de ma­ne­ra con­jun­ta las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad y equi­par a los alum­nos con un ni­vel com­pe­ten­cial ca­da vez más exi­gen­te. Pe­ro tam­bién se ne­ce­si­ta fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad al cam­bio des­de el en­torno la­bo­ral, po­lí­ti­cas de trans­por­te y vi­vien­da que faciliten la mo­vi­li­dad en fun­ción de la de­man­da, po­lí­ti­cas de mi­gra­ción pa­ra atraer ta­len­to, y me­di­das pa­ra in­cen­ti­var el pa­pel de las em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.