Guía pa­ra abo­ga­dos: qué ha­cer si el clien­te no pa­ga

Pa­ra evi­tar con­flic­tos, se re­co­mien­da fir­mar una ho­ja de en­car­go Si se dis­cu­te la cuan­tía, el juez apli­ca cri­te­rios de equi­dad

Cinco Días - - Legal - PA­TRI­CIA ES­TE­BAN

Co­brar y, a ser po­si­ble, co­brar a tiem­po es uno de los gran­des que­bra­de­ros de ca­be­za de los abo­ga­dos. Es­pe­cial­men­te de aque­llos que em­pie­zan sus ca­rre­ras, es­tán ins­ta­la­dos por su cuen­ta o lle­van asun­tos de me­nor cuan­tía. La cuan­ti­fi­ca­ción de los ho­no­ra­rios tam­po­co re­sul­ta sen­ci­lla, es­pe­cial­men­te, cuan­do se im­po­ne en el mer­ca­do la ten­den­cia del low cost. El de­fen­di­do quie­re más y me­jor por me­nos di­ne­ro. Y ¿qué ha­cer si el clien­te no pa­ga o pa­ga so­lo par­cial­men­te? ¿Có­mo ac­tuar si cues­tio­na la mi­nu­ta fi­nal por ex­ce­si­va o dis­cu­te los gas­tos ge­ne­ra­dos?

To­das es­tas cir­cuns­tan­cias ha­cen del co­bro de los ho­no­ra­rios una cues­tión es­pe­cial­men­te es­pi­no­sa y de­li­ca­da pa­ra los le­tra­dos que, con más fre­cuen­cia de la que desea­rían, tie­nen que re­cla­mar los pa­gos ju­di­cial­men­te.

En es­ta ma­te­ria, el pun­to de par­ti­da es la li­ber­tad de pac­to en­tre las par­tes. El Es­ta­tu­to Ge­ne­ral de la Abo­ga­cía se­ña­la que “la cuan­tía de los ho­no­ra­rios se­rá li­bre­men­te con­ve­ni­da en­tre el clien­te y el abo­ga­do, con res­pe­to a las nor­mas deon­to­ló­gi­cas y so­bre competencia des­leal”. Por tan­to, no exis­te una úni­ca fór­mu­la pa­ra fi­jar la mi­nu­ta del pro­fe­sio­nal, acu­dién­do­se, se­gún el des­pa­cho o el abo­ga­do, a un pre­cio ce­rra­do, pre­cio por ho­ra o un tan­to por cien­to del re­sul­ta­do del asun­to ( quo­ta li­tis) en com­bi­na­ción con otra pau­ta, en­tre otros cri­te­rios.

Pa­ra evi­tar pro­ble­mas, las ins­ti­tu­cio­nes co­le­gia­les in­sis­ten en la ne­ce­si­dad de de­jar por es­cri­to y do­cu­men­ta­do un pre­su­pues­to pre­vio, que de­ta­lle los ser­vi­cios que se van a pres­tar y su cos­te, lo que se co­no­ce co­mo ho­ja de en­car­go. Pe­ro, aun­que re­sul­te ex­tra­ño, su uso no es obli­ga­to­rio. Así, el ar­tícu­lo 13.1 del Có­di­go Deon­to­ló­gi­co es­ta­ble­ce que “la re­la­ción del abo­ga­do con el clien­te de­be fun­dar­se en la re­cí­pro­ca con­fian­za. Di­cha re­la­ción pue­de ver­se fa­ci­li­ta­da me­dian­te la sus­crip­ción de la ho­ja de en­car­go”. En el ca­so de que no se ha­ya fir­ma­do o pue­da acre­di­tar­se, ¿qué me­dios ad­mi­ten los tri­bu­na­les co­mo prue­ba feha­cien­te de la cuan­tía de­bi­da?

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pon­te­ve­dra, en una sen­ten­cia de 2017, acep­tó co­mo prue­ba la gra­ba­ción de una reunión man­te-

Los tri­bu­na­les han acep­ta­do co­mo prue­ba del pre­cio la gra­ba­ción de una reunión en el des­pa­cho del le­tra­do

Si no se pres­ta el ser­vi­cio pro­fe­sio­nal con­ve­ni­do, pue­de apre­ciar­se des­leal­tad pro­fe­sio­nal o es­ta­fa

ni­da en el des­pa­cho del le­tra­do, a pe­sar de que es­te in­ten­tó anu­lar­la por su­po­ner una in­tro­mi­sión ile­gí­ti­ma de su in­ti­mi­dad. De es­ta ma­ne­ra, el clien­te de­mos­tró que el abo­ga­do ha­bía fi­ja­do en 210 eu­ros el cos­te de tra­mi­tar un ex­pe­dien­te tri­bu­ta­rio, en vez de los 6.000 que des­pués le re­cla­mó.

Fac­tu­ra ex­ce­si­va

La ju­ris­pru­den­cia es uná­ni­me al en­ten­der que los ser­vi­cios que pres­tan los abo­ga­dos se in­clu­yen den­tro del con­tra­to de arren­da­mien­to de ser­vi­cios. Por tan­to, si no hay pac­to pre­vio, el clien­te pue­de dis­cu­tir el pre­cio re­cla­ma­do por con­si­de­rar­lo ex­ce­si­vo pa­ra el tra­ba­jo rea­li­za­do. En to­do ca­so, pues­to que no se pre­su­men gra­tui­tos, si el abo­ga­do prue­ba la pres­ta­ción de ser­vi­cios tie­ne de­re­cho a ser re­mu­ne­ra­do.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, si no hay acuer­do, son los tri­bu­na­les los que de­ben fi­jar los ho­no­ra­rios, es­ta­ble­cien­do por sen­ten­cia la mi­nu­ta que se de­be al le­tra­do. Jue­ces y ma­gis­tra­dos apli­can pa­ra ello un con­jun­to de cri­te­rios, en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias del ca­so, co­mo la na­tu­ra­le­za y cuan­tía del asun­to, su gra­do de com­ple­ji­dad, su tras­cen­den­cia ju­rí­di­ca o eco­nó­mi­ca, la de­di­ca­ción re­que­ri­da, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, o la cos­tum­bre o uso del lu­gar.

Los juz­ga­dos tam­bién ejer­cen una fun­ción mo­de­ra­do­ra al apli­car cri­te­rios de equi­dad. En es­te sen­ti­do, los ba­re­mos de los co­le­gios de abo­ga­dos, me­ra­men­te orien­ta­do­res, sir­ven de pau­ta pa­ra fi­jar ju­di­cial­men­te los ho­no­ra­rios. Es­tos so­lían ser­vir de re­fe­ren­cia de ho­no­ra­rios mí­ni­mos has­ta que la Ley 25/2009, so­bre el li­bre ac­ce­so a las ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios y su ejer­ci­cio, más co­no­ci­da co­mo Ley Óm­ni­bus, im­pi­die­se a las ins­ti­tu­cio­nes cual­quier in­di­ca­ción o re­co­men­da­ción so­bre pre­cios a los co­le­gia­dos.

En mar­zo, la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Competencia (CNMC) san­ciono con 1,455 mi­llo­nes de eu­ros a nue­ve co­le­gios por rea­li­zar una re­co­men­da­ción co­lec­ti­va de pre­cios en las de­man­das por la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia.

Los mo­ti­vos más fre­cuen­tes que uti­li­zan los clien­tes pa­ra re­cha­zar el pa­go son, en­tre otros, que los ser­vi­cios pres­ta­dos no fue­ron úti­les o que el pro­ce­di­mien­to no fi­na­li­zó con éxi­to. Pe­ro la ju­ris­pru­den­cia es cla­ra al se­ña­lar que la obli­ga­ción del abo­ga­do es de me­dios y no de re­sul­ta­do. In­clu­so, si el pa­go ya se reali­zó, se ha lle­ga­do a re­cla­mar por la vía pe­nal, acu­san­do al abo­ga­do de apro­pia­ción in­de­bi­da.

En qué ca­sos hay de­li­to

El Tri­bu­nal Su­pre­mo, en una re­cien­te sen­ten­cia, acla­ró que los le­tra­dos so­lo co­me­ten apro­pia­ción in­de­bi­da cuan­do se que­dan con el di­ne­ro que se les ha en­tre­ga­do pa­ra aten­der el en­car­go de de­ter­mi­na­das ges­tio­nes, co­mo, por ejem­plo, cu­brir el cos­te de otros pro­fe­sio­na­les. No lo hay, en cam­bio, cuan­do ha­cen su­yas las can­ti­da­des re­ci­bi­das a cuen­ta de sus ho­no­ra­rios, aun­que des­pués in­cum­plan con lo pac­ta­do. Se­gún ex­pli­ca la Sa­la, los im­por­tes per­ci­bi­dos co­mo ho­no­ra­rios se en­tre­gan en con­cep­to de pa­go, trans­mi­tién­do­se su pro­pie­dad al le­tra­do. Si lue­go no pres­ta el ser­vi­cio pro­fe­sio­nal con­ve­ni­do, pue­de lle­gar a apre­ciar­se un de­li­to de des­leal­tad pro­fe­sio­nal, de es­ta­fa o dar lu­gar a una obli­ga­ción ci­vil de rein­te­gro.

Por otro la­do, el al­to tri­bu­nal, en una sen­ten­cia de oc­tu­bre de 2017, ava­ló que los bu­fe­tes exi­jan in­tere­ses de de­mo­ra en ca­so de im­pa­go a sus clien­tes mer­can­ti­les. La Sa­la de lo Ci­vil re­sol­vió una cues­tión has­ta el mo­men­to du­do­sa, y de­cla­ró que la pres­ta­ción de ser­vi­cios ju­rí­di­cos de una firma a una em­pre­sa es, a efec­tos de la apli­ca­ción de la ley de lu­cha con­tra la mo­ro­si­dad, una ope­ra­ción co­mer­cial. Por tan­to, que­da su­je­ta a los in­tere­ses de de­mo­ra en ella pre­vis­tos. Se tra­ta de deu­das co­mer­cia­les, que­dan­do ex­clui­dos los pa­gos en los que in­ter­ven­ga un con­su­mi­dor.

Re­cla­ma­ción ju­di­cial

Los abo­ga­dos cuen­tan con dis­tin­tos cau­ces pro­ce­sa­les pa­ra re­cla­mar la fac­tu­ra (ho­no­ra­rios, de­re­chos y gas­tos) a un clien­te mo­ro­so. Pue­den acu­dir a la vía or­di­na­ria, o jui­cio de­cla­ra­ti­vo (el que co­rres­pon­da se­gún la cuan­tía); a un pro­ce­so mo­ni­to­rio; o a un pro­ce­di­mien­to ad hoc, su­ma­rio y pri­vi­le­gia­do, lla­ma­do ju­ra de cuen­tas o cuen­ta ju­ra­da.

Con­for­me al ar­tícu­lo 35 de la Ley de En­jui­cia­mien­to Ci­vil (LEC), los le­tra­dos pue­den re­que­rir a sus de­fen­di­dos los gas­tos del plei­to pre­sen­tan­do “una mi­nu­ta de­ta­lla­da y ma­ni­fes­tan­do for­mal­men­te que esos ho­no­ra­rios les son de­bi­dos y no han si­do sa­tis­fe­chos”. Pre­sen­ta­da la re­cla­ma­ción, el deu­dor tie­ne diez días pa­ra pa­gar o im­pug­nar la cuen­ta, ba­jo aper­ci­bi­mien­to de apre­mio. Se­gún el Su­pre­mo, el pla­zo que tie­nen los le­tra­dos pa­ra pe­dir es­ta ju­ra de cuen­tas es de dos años, si el li­ti­gio es­tá en pri­me­ra ins­tan­cia, o un año, si es­tá en se­gun­da o pen­dien­te de ca­sa­ción.

GETTY IMAGES

EFE

Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da, pre­si­den­te de la CNMC, or­ga­nis­mo que mul­tó a nue­ve co­le­gios de abo­ga­dos por ha­cer una re­co­men­da­ción co­lec­ti­va de pre­cios en las de­man­das ma­si­vas que se die­ron por la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.