Are­nas mo­ve­di­zas pa­ra la in­ver­sión en ban­ca es­pa­ño­la

Cinco Días - - Inversión / En Portada - NU­RIA SALOBRAL / MI­GUEL. M. MENDIETA

La ban­ca es­pa­ño­la sal­vó es­ta se­ma­na una di­fí­cil bo­la de par­ti­do, aun­que no de for­ma tan ai­ro­sa co­mo pa­ra em­pren­der la re­mon­ta­da en Bol­sa. El sec­tor ha evi­ta­do el peor de los es­ce­na­rios po­si­bles en la po­lé­mi­ca del pa­go del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos de las hi­po­te­cas. El anun­cio del Tri­bu­nal Su­pre­mo del 18 de oc­tu­bre, por el que es­ta­ble­cía que era el ban­co quien pa­sa­ba a asu­mir ese pa­go en lu­gar del clien­te, pu­so el uni­ver­so ban­ca­rio pa­tas arri­ba y ame­na­za­ba con una fac­tu­ra que, de ha­ber­se re­co­no­ci­do una re­tro­ac­ti­vi­dad to­tal, po­dría al­can­zar los 16.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Pe­ro en un sor­pren­den­te gi­ro, el Su­pre­mo se co­rri­gió a sí mis­mo el pa­sa­do mar­tes y de­vol­vió la si­tua­ción a la ca­si­lla de sa­li­da. Tras una ajus­ta­da vo­ta­ción, el al­to tri­bu­nal de­ci­dió en pleno que era el clien­te, y no el ban­co, quien de­bía pa­gar el im­pues­to. La pe­lo­ta ha pa­sa­do des­pués al Go­bierno, que ha es­ta­ble­ci­do por real de­cre­to lo con­tra­rio. De­fi­ni­ti­va­men­te, y a par­tir de es­te lu­nes, se­rán los ban­cos quie­nes pa­guen el gra­va­men de AJD.

En es­te fre­né­ti­co ir y ve­nir, la ban­ca ha evi­ta­do el peor de los su­pues­tos, el de que el Su­pre­mo hu­bie­ra de­ci­di­do que pa­ga con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo, al me­nos por los úl­ti­mos cua­tro años en los que se pue­den re­cla­mar los im­pues­tos. Y aun­que a par­tir de aho­ra los ban­cos de­ban abo­nar el AJD, por de­ci­sión del Go­bierno, las co­ti­za­cio­nes reac­cio­na­ron con ali­vio, pe­ro sin eu­fo­ria. De he­cho, las en­ti­da­des no han re­cu­pe­ra­do en Bol­sa el ni­vel pre­vio al 18 de oc­tu­bre, sal­vo Li­ber­bank. San­tan­der sí lo lo­gró al cie­rre de la se­sión del miér­co­les, pa­ra re­tro­ce­der des­pués.

Aun­que mu­chos in­ver­so­res dan ya por zan­ja­do el im­pac­to de la po­lé­mi­ca del im­pues­to de las hi­po­te­cas, el ner­vio­sis­mo de los úl­ti­mos días ha de­ja­do cier­ta resaca en un sec­tor ya de por sí muy to­ca­do en Bol­sa y con fren­tes abier­tos no me­nos desafian­tes, co­mo la ne­ce­si­dad de re­for­zar ca­pi­tal apun­ta­da por el su­per­vi­sor, el te­mor a que Ita­lia reac­ti­ve la des­con­fian­za ha­cia la zo­na eu­ro o a que el BCE re­tra­se in­clu­so a 2020 el al­za de ti­pos de in­te­rés. En BBVA sur­ge ade­más una pro­ble­má­ti­ca nue­va en Mé­xi­co, don­de el Go­bierno quie­re eli­mi­nar co­mi­sio­nes ban­ca­rias, lo que el vier­nes pro­vo­có otra fuer­te caí­da de la ac­ción.

¿Inseguridad ju­rí­di­ca?

Los in­ver­so­res lle­ga­ron a plan­tear in­quie­tan­tes cues­tio­nes a los ban­cos es­pa­ño­les en las úl­ti­mas tres se­ma­nas. Fuen­tes fi­nan­cie­ras re­co­no­cen que se les tras­la­dó el te­mor a una po­si­ble de­ri­va po­pu­lis­ta en el Go­bierno e in­clu­so en la ju­di­ca­tu­ra y la sen­sa­ción de una cier­ta per­se­cu­ción a la ban­ca, si no ya con un im­pues­to di­rec­to –al que el Eje­cu­ti­vo ha re­nun­cia­do en sus Pre­su­pues­tos– sí con el real de­cre­to que obli­ga a las en­ti­da­des pa­gar el ADJ. “Ha si­do una po­lé­mi­ca di­fí­cil de en­ten­der pa­ra el in­ver­sor ex­tran­je­ro, ex­tra­ña­do del cam­bio de doc­tri­na del Su­pre­mo, y que no se es­pe­ra­ba de un país co­mo Es­pa­ña”, ex­pli­can en un ban­co de in­ver­sión.

La du­da es si las idas y ve­ni­das del Su­pre­mo y el de­cre­to ley del Go­bierno pue­dan lle­gar a de­jar hue­lla en los in­ver­so­res y una som­bra de inseguridad ju­rí­di­ca en Es­pa­ña. “No va a ser pa­ra tan­to. Los in­ver­so­res han es­ta­do muy preo­cu­pa­dos pe­ro es una cues­tión que no va a ca­lar, se ha re­suel­to más o me­nos rá­pi­do, por suer­te”, ase­gu­ra el res­pon­sa­ble de mer­ca­do de ca­pi­ta­les de un ban­co es­ta­dou­ni­den­se. So­bre el sec­tor ha es­ta­do so­bre­vo­lan­do en los úl­ti­mos me­ses la po­si­bi­li­dad de un im­pues­to di­rec­to –des­car­ta­da por el mo­men­to por el Go­bierno aun­que no en­te­rra­da del to­do– y la ma­te­ria­li­za­ción de una ta­sa so­bre las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Pe­ro nin­guno de es­tos dos fac­to­res ha te­ni­do el efec­to de­mo­le­dor en Bol­sa de la po­lé­mi­ca por el AJD. Aun­que la asun­ción del pa­go del gra­va­men pue­da aña­dir pre­sión so­bre los be­ne­fi­cios fu­tu­ros, el desen­la­ce de­be­ría to­mar­se co­mo po­si­ti­vo ya que eli­mi­na el peor de los es­ce­na­rios pa­ra los ban­cos, el del pa­go con re­tro­ac­ti­vi­dad, ex­pli­can des­de KBW en un in­for­me.

El cam­bio en el pa­ga­dor del im­pues­to, que aho­ra pa­sa a ser la en­ti­dad, de­ja in­te­rro­gan­tes co­mo el im­pac­to que ten­drá en be­ne­fi­cios o si ese nue­vo cos­te se tras­la­da­rá en su to­ta­li­dad al clien­te. “De­pen­de­rá de lo que de­ci­da ha­cer ca­da ban­co en un mer­ca­do hi­po­te­ca­rio en du­ra com­pe­ten­cia. No es­tá tan cla­ro que se va­ya a tras­la­dar al clien­te y eso pe­sa en las co­ti­za­cio­nes”, ad­vier­te un ana­lis­ta de ban­ca. Tam­bién pe­sa la in­quie­tud de que la cues­tión no ha­ya que­da­do en­te­rra­da del to­do y, co­mo su­ce­dió con las cláu­su­las sue­lo, ter­mi­ne lle­gan­do al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia Eu­ro­peo y que es­te pue­da re­co­no­cer la re­tro­ac­ti­vi­dad. En es­ta oca­sión sin em­bar­go, el de­ba­te no es­tá en la abu­si­vi­dad de una cláu­su­la, pues­to que se tra­ta del pa­go de un im­pues­to re­co­no­ci­do por ley, aun­que al­gu­nos con­su­mi­do­res ya se mo­vi­li­zan pa­ra re­cla­mar en to­do ca­so.

Nu­me­ro­sos fren­tes abier­tos

“Cree­mos que el im­pac­to de es­ta de­ci­sión va a ser muy re­du­ci­do pa­ra los ban­cos por­que, an­tes o des­pués, tras­la­da­rán es­te ma­yor cos­te a los clien­tes, vía ma­yo­res ti­pos de in­te­rés”, afir­ma Án­gel Fres­ni­llo, di­rec­tor de ren­ta va­ria­ble de Mu­tuac­ti­vos. Ese fue des­pués de to­do el es­ce­na­rio que es­pe­ra­ban los in­ver­so­res. El du­ro cas­ti­go ini­cial a la sen­ten­cia del Su­pre­mo des­con­ta­ba el es­ce­na­rio más ca­tas­tró­fi­co, el de la re­tro­ac­ti­vi­dad to­tal, y fue de he­cho una opor­tu­ni­dad de com­pra pa­ra al­gu­nos ges­to­res. “Apos­ta­mos por que a fu­tu­ro lo pa­ga­ría el ban­co sin re­tro­ac­ti­vi­dad y apro­ve­cha­mos las caí­das pa­ra com­prar. Nos ha sa­li­do bien pe­ro aún nos cues­ta apos­tar por la ban­ca, pue­de ha­ber más po­si­bi­li­da­des el pró­xi­mo año y aun así no es­tá muy cla­ro. Ha­brá que ver qué pa­sa con el cre­ci­mien­to”, re­co­no­ce Mi­guel Cas­tells, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de la ges­to­ra de Li­ber­bank. De he­cho, el fac­tor cla­ve a la ho­ra de de­ci­dir in­ver­tir en ban­ca si­gue es­tan­do en los ti­pos de in­te­rés del BCE.

El cam­bio de doc­tri­na del Su­pre­mo creó te­mor por la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en Es­pa­ña, un mie­do que ya ha­bría re­mi­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.