Las pri­sas nun­ca han si­do bue­nas con­se­je­ras

Los fle­cos del con­flic­to de las hi­po­te­cas ha­rán que ad­quie­ra ran­go de en­fren­ta­mien­to en po­cos me­ses

Cinco Días - - Inversión -

La po­lé­mi­ca so­bre el pa­go del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos d o c u men­ta d o s en los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios ad­qui­ri­rá el ran­go de en­fren­ta­mien­to en los pró­xi­mos me­ses. Tan­to en lo po­lí­ti­co co­mo en lo ju­rí­di­co. En lo po­lí­ti­co por­que, a fal­ta de ar­gu­men­ta­cio­nes más só­li­das, lo que no se pue­de ne­gar a nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos es la cin­tu­ra pa­ra re­ga­tear es­te ti­po de si­tua­cio­nes y ca­pi­ta­li­zar­las co­mo ré­di­to elec­to­ral. Sir­va de ejem­plo la ini­cia­ti­va de la con­cen­tra­ción pre­vis­ta an­te las puer­tas del Tri­bu­nal Su­pre­mo es­te fin de se­ma­na, que ha si­do neu­tra­li­za­da, cor­ta­da de cua­jo se di­ría en cas­te­llano, con una re­for­ma le­gis­la­ti­va por el Go­bierno es­pa­ñol.

Lo que ocu­rre es que, cuan­do se quie­re apa­gar un fue­go, po­lí­ti­co en es­te ca­so, se aca­ba en­cen­dien­do otro, aho­ra ju­di­cial. El Go­bierno es­pa­ñol ha si­do el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do del fa­llo de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo, que po­dría aca­bar in­clu­yen­do has­ta 13 vo­tos par­ti­cu­la­res que fun­da­men­ta­rán cual­quier vía de re­cur­so pos­te­rior. Efec­ti­va­men­te, evi­ta el im­pac­to de la re­tro­ce­sión del im­pues­to con car­go a las ar­cas pú­bli­cas, aun­que sean au­to­nó­mi­cas, y evi­ta tam­bién con ello, aho­ra sí en in­te­rés pro­pio, una des­via­ción al­cis­ta del dé­fi­cit pú­bli­co, im­pre­vis­ta pe­ro sus­tan­cial, evi­tan­do con ello cual­quier ajus­te pre­su­pues­ta­rio adi­cio­nal.

Pe­ro el Go­bierno no so­lo evi­ta el im­pac­to de ese cos­te adi­cio­nal, sino que, po­lí­ti­ca­men­te, mo­di­fi­ca la re­gu­la­ción del im­pues­to pa­ra que a par­tir de aho­ra sea asu­mi­dos por el ban­co y no por los es­pa­ño­les, al­go que no se co­rres­pon­de­rá con la reali­dad. Cier­ta­men­te, la oca­sión la pin­ta­ban cal­va y ese ré­di­to po­lí­ti­co no se po­día de­jar es­ca­par. Lo que ocu­rre es que la impu­tación del im­pues­to al ban­co re­pre­sen­ta, aho­ra sí, un cos­te adi­cio­nal en el ac­ce­so al cré­di­to. El re­me­dio es peor que la en­fer­me­dad, pues si an­tes ha­bía du­das so­bre quién era el be­ne­fi­cia­rio de la hi­po­te­ca a efec­tos de la tri­bu­ta­ción, pro­vo­can­do el vai­vén ju­ris- pru­den­cial, aho­ra no lo hay so­bre quién sea el be­ne­fi­cia­rio úl­ti­mo del ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción.

Con el agra­van­te de ex­cluir la de­du­ci­bi­li­dad fis­cal del gas­to pa­ra el ban­co que so­por­ta la tri­bu­ta­ción. No ha­ber­lo he­cho su­pon­dría asu­mir el ries­go de una me­nor re­cau­da­ción en el im­pues­to so­bre so­cie­da­des del sec­tor. Pe­ro con­ven­drán en las du­das de su le­ga­li­dad. Y, ade­más, pa­ra que el ban­co no cai­ga en la ten­ta­ción de su tras­la­ción, se ad­vier­te de la po­ten­cial abu­si­vi­dad al am­pa­ro de la le­gis­la­ción so­bre pro­tec­ción de con­su­mi­do­res y usua­rios.

Sin em­bar­go, la re­per­cu­sión del gas­to por el ban­co, ade­más de su ló­gi­ca em­pre­sa­rial, tie­ne to­da su ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca en tan­to que, con la nue­va nor­ma­ti­va del im­pues­to, pa­sa a re­pre­sen­tar un cos­te adi­cio­nal en el ac­ce­so al cré­di­to hi­po­te­ca­rio. Co­mo he­mos di­cho, quien se be­ne­fi­cia del ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción, aho­ra de ma­ne­ra mu­cho más cla­ra que cuan­do se cues­tio­na­ba el be­ne­fi­cio úl­ti­mo de la hi­po­te­ca, es el clien­te y no el ban­co fi­nan­cia­dor. Aho­ra sí es­ta­rá jus­ti­fi­ca­do que las en­ti­da­des no so­lo bus­quen fór­mu­las pa­ra su re­per­cu­sión en los con­tra­tos de fi- nan­cia­ción, per­ju­di­can­do esa mis­ma se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que to­dos que­rían pre­ser­var, sino que im­pug­nen ju­di­cial­men­te la ex­clu­sión de la de­du­ci­bi­li­dad fis­cal del nue­vo gas­to in­cu­rri­do en su ac­ti­vi­dad.

El re­cur­so del Go­bierno al ar­gu­men­to de la com­pe­ten­cia ban­ca­ria pa­ra aven­tu­rar que las en­ti­da­des no re­per­cu­ti­rán el cos­te im­po­si­ti­vo al clien­te fi­nal pue­de no ser ver­dad. El ra­zo­na­mien­to aca­ba­ría fa­vo­re­cien­do la con­cen­tra­ción de en­ti­da­des, más aún que en la ac­tua­li­dad tras la re­cien­te re­es­truc­tu­ra­ción sec­to­rial. Y la com­pe­ten­cia se re­sen­ti­ría aún más.

Aho­ra sí es­ta­rá jus­ti­fi­ca­do que las en­ti­da­des im­pug­nen ju­di­cial­men­te la ex­clu­sión de la de­du­ci­bi­li­dad fis­cal

Ade­más, el en­torno de ti­pos de in­te­rés, al que aún le res­ta, con bas­tan­te pro­ba­bi­li­dad, una anua­li­dad cuan­do me­nos en su ni­vel ac­tual, agu­di­za­rá el in­ge­nio ban­ca­rio pa­ra el bau­ti­zo de co­mi­sio­nes que, en bue­na ló­gi­ca, no su­pon­drán in­cre­men­to de cos­te al clien­te res­pec­to a la si­tua­ción an­te­rior, don­de asu­mía el cos­te tri­bu­ta­rio de la fi­nan­cia­ción. La de­ci­sión del Go­bierno, aho­ra, re­pro­du­ce aque­lla si­tua­ción y, en con­tra de la vo­lun­tad del Go­bierno, la jus­ti­fi­ca mu­cho me­jor. En re­su­men, se cam­bia to­do, pe­ro to­do si­gue igual.

Las pri­sas nun­ca su­pie­ron acon­se­jar.

GETTY IMA­GES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.