Es­pa­ña se man­tie­ne a res­guar­do del efec­to con­ta­gio

Los in­ver­so­res mar­can cla­ras dis­tan­cias en­tre la deu­da so­be­ra­na de Es­pa­ña y la de Ita­lia

Cinco Días - - Inversión - G. E.

La his­to­ria re­cien­te mues­tra có­mo las ten­sio­nes en el mer­ca­do de deu­da de la zo­na eu­ro han co­rri­do co­mo la pól­vo­ra y lo que en prin­ci­pio era un pro­ble­ma de un so­lo país pron­to aca­bó inun­dan­do al res­to. Eso fue lo que su­ce­dió con el es­ta­lli­do de la cri­sis de deu­da que en­con­tró en Gre­cia su fo­co, pe­ro que ter­mi­nó las­tran­do al res­to de pe­ri­fé­ri­cos.

Des­de el in­só­li­to pac­to de Go­bierno en­tre la Li­ga y 5 Es­tre­llas, en el mes de ma­yo, el ren­di­mien­to del bono ita­liano se ha dis­pa­ra­do del 1,7% al 3,4% y son mu­chos los que se pre­gun­tan cuán­do lle­ga­rá el efec­to con­ta­gio, más aún cuan­do Ita­lia per­sis­te en su desafío pre­su­pues­ta­rio an­te Bru­se­las. El te­mor no es ba­la­dí ya que Ita­lia es la ter­ce­ra eco­no­mía de la zo­na eu­ro, por lo que cual­quier sa­cu­di­da pue­de pro­vo­car un te­rre­mo­to ma­yor.

El FMI ad­vir­tió el jue­ves de que has­ta la fe­cha “los efec­tos in­di­rec­tos en otros mer­ca­dos han es­ta­do bas­tan­te con­tro­la­dos, pe­ro hay una apre­cia­ble in­cer­ti­dum­bre y el con­ta­gio de fu­tu­ras ten­sio­nes po­dría ser no­ta­ble, es­pe­cial­men­te pa­ra las eco­no­mías con fun­da­men­ta­les ma­cro­eco­nó­mi­cos más dé­bi­les y li­mi­ta­dos col­cho­nes fis­ca­les”. Rá­pi­da­men­te, a mu­chos se le vino a la men­te Es­pa­ña. Pe­ro los ex­per­tos afir­man que a prio­ri no de­be­ría ha­ber efec­to con­ta­gio por­que las si­tua­cio­nes de uno y otro país son muy di­fe­ren­tes. No obs­tan­te, co­mo re­cuer­dan des­de Self Bank la eti­que­ta de pe­ri­fé­ri­co si­gue sin ol­vi­dar­se y “los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les en oca­sio­nes lo me­ten en el mis­mo sa­co”.

Los ren­di­mien­tos de la deu­da es­pa­ño­la con­ti­núan es­ta­bles, si bien es cier­to que en las úl­ti­mas se­ma­nas el bono a 10 años ha re­pun­ta­do al 1,6% y la pri­ma de ries­go se si­túa por en­ci­ma de los 100 pun­tos bá­si­cos. Pe­ro más que a efec­to con­ta­gio es­to pue­de de­ber­se a que las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias del BCE, aun­que se­gui­rán sien­do ul­tra­la­xas, em­pie­zan a te­ner los días con­ta­dos. En ene­ro es­tá pre­vis­to que Ma­rio Drag­hi pon­ga fin al pro­gra­ma de com­pra de deu­da y la pri­me­ra subida de ti­pos po­dría lle­gar en la se­gun­da mi­tad de 2019.

Por el mo­men­to, Es­pa­ña se man­tie­ne a res­guar­do de la pre­sión ita­lia­na. Ade­más de las di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre las pri­mas de ries­go de am­bos paí­ses (la ita­lia­na se si­túa en los 300 pun­tos bá­si­cos fren­te a los 119 de la es­pa­ño­la), el di­fe­ren­cial en­tre la deu­da trans­al­pi­na a diez años y la es­pa­ño­la al mis­mo pla­zo arro­ja un ba­lan­ce muy fa­vo­ra­ble pa­ra Es­pa­ña. En con­cre­to, es­te al­can­za los 179 pun­tos, ni­ve­les que no se veían des­de co­mien­zos de 2012. Ade­más de las di- fe­ren­cias que exis­ten en­tre am­bas eco­no­mías, en es­ta oca­sión la zo­na eu­ro se en­cuen­tra ba­jo la pro­tec­ción del BCE que ayu­da a fre­nar los ata­ques es­pe­cu­la­ti­vos de in­ver­so­res ba­jis­tas. No obs­tan­te, si el pro­ble­ma se en­quis­ta es­te aca­ba­ría con­ta­gian­do a la pe­ri­fe­ria. To­do va a de­pen­den de has­ta dón­de es­tén dis­pues­tos a ten­sar la cuer­da Bru­se­las y Roma.

Con el efec­to con­ta­gio li­mi­ta­do en el mer­ca­do de deu­da, el sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol, que aglu­ti­na 28.000 mi­llo­nes en bo­nos ita­lia­nos en su car­te­ra, no ha es­ta­do exen­to de las pre­sio­nes. Pe­se al re­vue­lo cau­sa­do, las prin­ci­pa­les fir­mas de aná­li­sis in­ter­na­cio­na­les se­ña­lan que el con­su­mo en ca­pi­tal por esa te­nen­cia de deu­da es li­mi­ta­do. Ade­más son mu­chas las en­ti­da­des que ya en la pri­me­ra mi­tad de 2018 em­pe­za­ron a re­ba­jar su exposición en vis­tas a las du­das que des­per­ta­ba el Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.