UNA CA­SA DE ÉPO­CA

Cinco Días - - Fortuna - P. SEMPERE

Los mu­seos Ce­rral­bo, Lá­za­ro Gal­diano, Ar­tes De­co­ra­ti­vas, Ro­man­ti­cis­mo y So­ro­lla, ade­más de al­ber­gar obras de ar­te, tie­nen en co­mún otros ele­men­tos. Los cin­co se ubi­can en pa­la­ce­tes de Ma­drid de los si­glos XIX y XX, y an­tes de ser mu­seos sir­vie­ron co­mo ho­ga­res. Sin em­bar­go, a pe­sar de ser con­ce­bi­dos co­mo vi­vien­das, sus vi­das pos­te­rio­res han he­cho que al­gu­nas de sus es­tan­cias no se con­ser­ven. Por eso, en una ini­cia­ti­va que lan­zan por pri­me­ra vez, pe­ro que tie­ne in­ten­ción de re­pe­tir­se más ade­lan­te, los cin­co cen­tros se unen pa­ra con­for­mar una ca­sa com­ple­ta, su­man­do ca­da uno de ellos las es­tan­cias que me­jor man­tie­nen. Cin­co mu­seos ha­cen una ca­sa es un pro­yec­to que na­ce del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, con el apo­yo del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, y que ve­rá la luz del 14 al 18 de no­viem­bre, con di­fe­ren­tes vi­si­tas pro­gra­ma­das en ca­da uno de ellos.

Es­tos es­pa­cios, que re­crean la vi­vien­da de la épo­ca, son tan­to ex­ter­nos co­mo in­ter­nos, des­de el jar­dín y el pro­pio edi­fi­cio del Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano al sa­lón de bai­le y la sa­la del ba­ño del Mu­seo Ce­rral­bo, la es­ca­le­ra de ho­nor y co­ci­na va­len­cia­na del Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas, el co­me­dor y dor­mi­to­rios del Mu­seo del Ro­man­ti­cis­mo y el sa­lón y es­tu­dio del pin­tor del Mu­seo So­ro­lla. Ba­jo es­ta idea, ex­pli­ca Luis Al­ber­to Pé­rez Velarde, con­ser­va­dor del Mu­seo So­ro­lla, “la ac­ti­vi­dad se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te di­fe­ren­te a la de la vi­si­ta con­ven­cio­nal”.

Cuan­do al­guien acu­de a un mu­seo, pro­si­gue, la vi­si­ta sue­le cen­trar­se en las obras y en el es­ti­lo ar­tís­ti­co de es­tas. Es­ta vez, sin em­bar­go, el pro­ta­go­nis­mo se tras­la­da tam­bién a los es­pa­cios his­tó­ri­cos, a la ar­qui­tec­tu­ra y a los re­cuer­dos que que­dan pe­ren­nes en el edi­fi­cio. Hay que te­ner en cuen­ta que “es­tos no son mu­seos de ga­le­rías y pa­re­des blan­cas y li­sas. En ellos per­ma­ne­cen la de­co­ra­ción y el am­bien­te en el que vi­vie­ron los ar­tis­tas y co­lec­cio­nis­tas”, aña­de Pé­rez Velarde.

El Mu­seo So­ro­lla ha ele­gi­do pa­ra mos­trar el ta­ller del ar­tis­ta y el sa­lón de la ca­sa. “El ta­ller es uno de los me­jo­res con­ser­va­dos de to­da Eu­ro­pa. En él se ven los pin­ce­les, las pa­le­tas, las co­lec­cio­nes, la bi­blio­te­ca y có­mo tra­ba­ja el pin­tor”, aña­de. El sa­lón, por su par­te, con­ser­va la cris­ta­le­ra, el sue­lo de már­mol y otros ma­te­ria­les no­bles tí­pi­cos de la épo­ca.

“No­so­tros apor­ta­mos el jar­dín y el edi­fi­cio en sí”, ex­pli­ca Elena Her­nan­do, di­rec­to­ra del Lá­za­ro Gal­diano. El es­pa­cio ver­de,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.