El Ri­ver-Bo­ca de­ja­rá en Ma­drid cer­ca de 50 mi­llo­nes

Los ex­per­tos se­ña­lan que el par­ti­do po­dría te­ner el mis­mo efec­to que si se tra­ta­ra de la fi­nal de la Cham­pions La ocu­pa­ción ho­te­le­ra es un 20% ma­yor co­mo con­se­cuen­cia del en­cuen­tro

Cinco Días - - Portada - ANA MU­ÑOZ VI­TA

Es­te­do­min­go,Ma­drid se con­vier­te en la ca­pi­tal del fút­bol su­da­me­ri­cano. Los eternos ri­va­les del fút­bol ar­gen­tino, el Ri­ver Pla­te y el Bo­ca Ju­niors, dispu­tarán el par­ti­do de vuel­ta de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res. El en­cuen­tro, que de­bía ju­gar­se en el es­ta­dio del Ri­ver, co­no­ci­do co­mo el Mo­nu­men­tal, tu­vo que ser can­ce­la­do el pa­sa­do 25 de no­viem­bre de­bi­do a los al­ter­ca­dos oca­sio­na­dos por los ul­tras del equi­po lo­cal.

“Es­te par­ti­do es un agui­nal­do ade­lan­ta­do pa­ra la ciu­dad que ha si­do ele­gi­da”, ase­gu­ra el ex­per­to en tu­ris­mo de Esa­de Jo­sep Fran­cesc Valls, aun­que tam­bién pun­tua­li­za que pa­ra re­ci­bir es­te re­ga­lo hay que es­tar muy bien co­nec­ta­dos y sa­ber apro­ve­char­lo. No obs­tan­te, la ce­le­bra­ción de es­te en­cuen­tro en la ca­pi­tal es­pa­ño­la no ha es­ta­do exen­ta de po­lé­mi­ca, ya que en­tre otras co­sas, es­tá con­si­de­ra­do un par­ti­do de al­to ries­go, mo­ti­vo por el cual se ha te­ni­do que dispu­tar fue­ra de las fron­te­ras ar­gen­ti­nas.

La fe­cha ele­gi­da es otro de los pun­tos de de­ba­te, pues coin­ci­de con el puen­te de la Cons­ti­tu­ción, el fin de se­ma­na del año en el que Ma­drid re­ci­be un ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes. No obs­tan­te, Valls con­si­de­ra que no se­rá un pro­ble­ma, ya que si los ho­te­les más cén­tri­cos se lle­na­ran, se po­dría dis­po­ner de los de las ciu­da­des ale­da­ñas. En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sor del IESE Phi­lip Mos­co­so la­men­ta que “al ce­le­brar­se en tem­po­ra­da al­ta, no va a po­der ex­pri­mir­se tan­to el even­to”.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Em­pre­sa­rial Ho­te­le­ra de Ma­drid, Ga­briel Gar­cía, ex­pli­ca que “pa­ra el puen­te hay un ni­vel de re­ser­vas del 79,55%, lo que su­po­ne un au­men­to del 6% en com­pa­ra­ción con las ci­fras re­gis­tra­das el pa­sa­do año”. Pa­ra el sá­ba­do, la ocu­pa­ción pre­vis­ta es del 90%, un por­cen­ta­je que cae al 56,5% en el ca­so del do­min­go, el pro­pio día del par­ti­do, aun­que tam­bién el que sue­le re­gis­trar una ocu­pa­ción más ba­ja de­bi­do a la fi­na­li­za­ción del puen­te. El res­pon­sa­ble de la aso­cia­ción ho­te­le­ra ase­gu­ra que las re­ser­vas han cre­ci­do un 20% gra­cias al en­cuen­tro.

En es­ta lí­nea, el pre­si­den­te de la pa­tro­nal ma­dri­le­ña CEIM, Juan Pa­blo Lá­za­ro, ha es­ti­ma­do en 42 mi­llo­nes de eu­ros el im­pac­to eco­nó­mi­co di­rec­to del en­cuen­tro. Por su par­te, el pro­fe­sor de EAE y ex­per­to en el as­pec­to fi­nan­cie­ro del fút­bol Jai­me For­tu­ño se­ña­la que se ha­bla de un efec­to que ron­da los 25 mi­llo­nes de eu­ros. “Lo mis­mo que se ob­tie­ne or­ga­ni­zan­do el par­ti­do de fi­nal de la Cham­pions”, com­pa­ra. En el la­do opues­to, Mos­co­so es al­go más pru­den­te y ci­fra la hue­lla del even­to cer­ca de los 15 mi­llo­nes de eu­ros, pues pre­vé que mu­chos de los asis­ten­tes van a bus­car op­cio­nes al­ter­na­ti­vas de alo­ja­mien­to, co­mo tras­no­char o apu­rar al má­xi­mo con el ho­ra­rio de los avio­nes, con la in­ten­ción de mi­ti­gar lo má­xi­mo po­si­ble el des­em­bol­so eco­nó­mi­co.

Los vue­los es­pe­cia­les que ha sa­ca­do a la ven­ta Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas re­fuer­zan es­ta hi­pó­te­sis. El via­je pa­ra los afi­cio­na­dos del Ri­ver lle­ga a Ma­drid el mis­mo día del en­cuen­tro a las cin­co de la ma­ña­na y des­pe­ga rum­bo a Bue­nos Ai­res a las dos y me­dia de la tar­de del día si­guien­te. Mien­tras tan­to, la op­ción pa­ra los se­gui­do­res del Bo­ca ate­rri­za en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas a las ocho y cuar­to de la ma­ña­na del do­min­go y vuel­ve en el me­dio­día del lu­nes.

Por su par­te, el Real Ma­drid re­ci­bi­rá dos mi­llo­nes y me­dio de eu­ros por el al­qui­ler del San­tia­go Ber­na­béu. Sin em­bar­go, Valls no cree que el club va­ya a dis­fru­tar de un gran mar­gen eco­nó­mi­co. “Los in­gre­sos se­rán so­bre to­do en tér­mi­nos de repu­tación y de mar­ca”, co­men­ta. Una idea con la que se mues­tra de acuer­do For­tu­ño, pa­ra quien más allá de lo eco­nó­mi­co, el even­to tam­bién es una cues­tión po­lí­ti­ca y so­cial. “Es un be­ne­fi­cio en cuan­to a re­per­cu­sión pú­bli­ca pa­ra la ciu­dad de Ma­drid, pa­ra el Real Ma­drid co­mo se­de, pa­ra Es­pa­ña y pa­ra el Go­bierno, que se po­drá col­gar es­te tan­to”, jus­ti­fi­ca.

Una ren­ta­bi­li­dad que no pa­sa­rá fac­tu­ra siem­pre y cuan­do to­do se desa­rro­lle sin al­ter­ca­dos. “Ser ca­pa­ces de or­ga­ni­zar gran­des even­tos pro­por­cio­na una muy bue­na ima­gen de mar­ca, pe­ro si al­go sa­le mal el efec­to se­rá jus­to el con­tra­rio”, ad­vier­te Mos­co­so. Una cues­tión que Valls no po­ne en du­da. “En Es­pa­ña, es­te ti­po de even­tos ya es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra que sal­gan bien, sin pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”, ase­gu­ra.

EFE

Los afi­cio­na­dos del Ri­ver Pla­te re­ci­ben al equi­po a su lle­ga­da a Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.