La gue­rra co­mer­cial se agra­va y lle­va las Bol­sas a mí­ni­mos

Was­hing­ton acu­sa a la em­pre­sa de vio­lar el blo­queo im­pues­to con­tra Irán Sus ri­va­les po­drían be­ne­fi­ciar­se de la si­tua­ción y sus pro­vee­do­res su­frir con las po­ten­cia­les san­cio­nes

Cinco Días - - Portada - MARIMAR JI­MÉ­NEZ

/ Mer­ca­dos Ale­ma­nia y Fran­cia co­ti­zan al ni­vel más ba­jo del año, el Ibex ce­de el 12,7% y Wall Street se acer­ca a pér­di­das

/ EE UU-Chi­na Vuel­ve la ten­sión, agu­di­za­da por la de­ten­ción de la he­re­de­ra de la em­pre­sa chi­na Hua­wei

/ Pe­tró­leo Fuer­te des­cen­so por el desacuer­do de la OPEP

Los cu­chi­llos se de­jan ver en la gue­rra tec­no­ló­gi­ca que vi­ven EE UU y Chi­na. Y Hua­wei es­tá en el cen­tro de la ba­ta­lla. El úl­ti­mo epi­so­dio se vi­vió es­te miér­co­les cuan­do se co­no­ció que Meng Wanz­hou, la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de la tec­no­ló­gi­ca más glo­bal de Chi­na e hi­ja de su fun­da­dor, ha­bía si­do arres­ta­da en Ca­na­dá a pe­ti­ción de Es­ta­dos Uni­dos por la su­pues­ta vio­la­ción de las san­cio­nes im­pues­tas por Was­hing­ton con­tra Irán.

La ac­ción, que fue du­ra­men­te con­tes­ta­da por la Em­ba­ja­da de Chi­na en Ca­na­dá y por el Go­bierno chino, que exi­gie­ron la li­be­ra­ción in­me­dia­ta de la di­rec­ti­va de 46 años, pro­vo­có una fuer­te caí­da en las Bol­sas an­te el te­mor a que la tre­gua co­mer­cial acor­da­da la pa­sa­da se­ma­na en­tre EE UU y Chi­na no cris­ta­li­ce en acuer­dos. La de­ten­ción, aun­que se ha co­no­ci­do aho­ra, se pro­du­jo en Van­cou­ver el pa­sa­do 1 de di­ciem­bre, el día que Do­nald Trump y Xi Jin­ping ce­na­ron en Bue­nos Ai­res du­ran­te la reunión del G20, cuan­do la di­rec­ti­va ha­cía un trans­bor­do en­tre vue­los en Ca­na­dá.

Hua­wei emi­tió una no­ta en la que ase­gu­ró que ha re­ci­bi­do muy po­ca in­for­ma­ción de los car­gos y que no tie­ne co­no­ci­mien­to de nin­gu­na in­frac­ción por par­te de la eje­cu­ti­va. La em­pre­sa aña­dió que es­pe­ra que los sis­te­mas le­ga­les de Ca­na­dá y EE UU “fi­nal­men­te lle­guen a una con­clu­sión jus­ta”. Hua­wei re­sal­tó que cum­ple con las le­yes y re­gu­la­cio­nes apli­ca­bles en los paí­ses don­de ope­ra, “in­clui­das las que apli­can so­bre el con­trol y san­ción de las ex­por­ta­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das, EE UU y la UE”. Reuters re­cor­dó, no obs­tan­te, que en 2013 Sky­com Tech, una fir­ma con se­de en Hong Kong con la que ten­dría víncu­los es­tre­chos Hua­wei, in­ten­tó ven­der tec­no­lo­gía al ma­yor ope­ra­dor de Irán. Al pa­re­cer, Wanz­hou ha­bría for­ma­do par­te de la jun­ta de Sky­com en­tre 2008 y 2009.

Was­hing­ton ya ha pe­di­do la ex­tra­di­ción de la eje­cu­ti­va, y aun­que ha­brá que es­pe­rar a ver có­mo evo­lu­cio­na el ca­so (al cie­rre de es­ta edi­ción no ha­bía si­do pues­ta en li­ber­tad ni en­via­da a EE UU), el arres­to su­po­ne un du­ro re­vés pa­ra Hua­wei. Pri­me­ro, por­que el su­ce­so re­cuer­da mu­cho al su­fri­do por ZTE en la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, cuan­do se acu­só tam­bién a es­ta com­pa­ñía de vio­lar el em­bar­go de EE UU a Irán, y po­dría des­en­ca­de­nar el mis­mo ti­po de san­cio­nes (prohi­bi­ción de com­prar com­po­nen­tes a pro­vee­do­res es­ta­dou­ni­den­ses), que le pu­so al bor­de del co­lap­so. Y se­gun­do, por­que Hua­wei lle­va años en la pi­co­ta an­te las sos­pe­chas ver­ti­das por EE UU de que sus equi­pos po­drían te­ner puer­tas tra­se­ras que per­mi­tan es­piar al Go­bierno chino (al­go que la fir­ma nie­ga ro­tun­da­men­te).

Aho­ra, el arres­to agra­va la si­tua­ción, y las po­si­bles san­cio­nes a Hua­wei po­drían te­ner im­por­tan­tes re­per­cu­sio­nes en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca glo­bal, da­do el pe­so de Hua­wei. Sus ri­va­les po­drían be­ne­fi­ciar­se de su si­tua­ción y sus pro­vee­do­res su­frir con ella. Al­gu­nos, co­mo Sunny Op­ti­cal Tech­no­logy Group, Lar­gan Pre­ci­sion y Me­diaTek, ca­ye­ron en Bol­sa.

Un gi­gan­te glo­bal

El arres­to de Wanz­hou se in­ter­pre­ta por los ana­lis­tas co­mo un ata­que a una em­pre­sa que ha si­do ca­paz de de­rro­car a Ap­ple en smartp­ho­nes y que se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal su­mi­nis­tra­dor de equi­pos de red del mun­do. Una com­pa­ñía que se es­pe­ra que fac­tu­re es­te año más de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que ame­na­za con arre­ba­tar a Sam­sung el li­de­raz­go mun­dial en mó­vi­les, con gran­des am­bi­cio­nes en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que ha en­tra­do en la fa­bri­ca­ción de chips (don­de com­pi­te con las es­ta­dou­ni­den­ses Qual­comm e In­tel) y que po­see el ma­yor nú­me­ro de pa­ten­tes re­gis­tra­das en el ám­bi­to del 5G, una de las tec­no­lo­gías que se pre­vé más van a in­fluir en la com­pe­ti­ti­vi­dad del fu­tu­ro.

El he­cho de que el fun­da­dor de Hua­wei, Ren Zheng­fei, sea un exo­fi­cial del Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción ha ali­men­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po la des­con­fian­za ha­cia el fa- bri­can­te de Shenz­hen, y el re­sul­ta­do es que Was­hing­ton ha prohi­bi­do el uso de sus equi­pos en sus re­des na­cio­na­les 5G y es­tá pre­sio­nan­do a otros paí­ses so­cios pa­ra que ha­gan lo mis­mo. Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da ya han de­ci­di­do ex­cluir a la com­pa­ñía, y Reino Uni­do se lo es­tán pen­san­do, aun­que BT ya di­jo es­te miér­co­les que de­ja­rá fue­ra del nú­cleo de su red 5G a Hua­wei.

“La de­ten­ción de Wanz­hou es un epi­so­dio más de la cam­pa­ña de hos­ti­li­dad de EE UU con­tra Hua­wei”, di­ce En­ri­que Dans, pro­fe­sor en IE Bu­si­ness School, que ase­gu­ra que no hay prue­ba al­gu­na de que la com­pa­ñía ha­ya espiado pa­ra el Go­bierno chino; so­lo hay un in­for­me del Con- gre­so de EE UU de 2012 que aven­tu­ra esa po­si­bi­li­dad”.

Pa­ra Dans, la es­tra­te­gia de EE UU bus­ca con­te­ner el pre­do­mi­nio de Chi­na en tec­no­lo­gías que pue­den cam­biar el mun­do co­mo el 5G, que per­mi­ti­rá im­pul­sar la con­duc­ción au­tó­no­ma, la me­di­ci­na pre­ven­ti­va, las ciu­da­des in­te­li­gen­tes o la reali­dad vir­tual. Ya se in­ter­pre­tó así el blo­queo de Trump a la com­pra de Qual­comm por Broad­com. Dans, co­mo otros ana­lis­tas, ad­vier­te de que “de­cir no a Hua­wei en 5G su­pon­drá des­plie­gues más tar­díos, me­nos com­pe­ti­ti­vos y, se­gu­ra­men­te, más ca­ros, y ade­más, tie­ne una jus­ti­fi­ca­ción en­tre inexis­ten­te y com­ple­ja”.

De­cir no a la tec­no­lo­gía 5G de la com­pa­ñía su­pon­drá des­plie­gues más tar­díos, me­nos com­pe­ti­ti­vos y se­gu­ra­men­te más ca­ros, se­gún al­gu­nos ana­lis­tas

Hua­wei se ha asen­ta­do fir­me­men­te en el ojo de una tor­men­ta geo­po­lí­ti­ca. Las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses arres­ta­ron el miér­co­les a Meng Wanz­hou, di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra del fa­bri­can­te chino de equi­pos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, por pre­sun­ta vio­la­ción de las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. El ca­so sur­ge jus­to cuan­do más paí­ses pre­sio­nan a Hua­wei por di­ver­sas ra­zo­nes. Y los pro­vee­do­res tam­bién se pon­drán ner­vio­sos. Pue­de ser un mi­cro­cos­mos de un es­fuer­zo de con­ten­ción más am­plio.

Meng, que tam­bién es hi­ja del f un­da­dor de l a em­pre­sa –Ren Zheng­fei–, po­dría ser ex­tra­di­ta­da a Es­ta­dos Uni­dos; se ha fi­ja­do una au­dien­cia pa­ra hoy. Se la acu­sa de no cum­plir con los blo­queos eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les con­tra Irán im­pues­tos por Was­hing­ton, se­gún in­for­ma­cio­nes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en lí­nea con una no­ti­cia de Reuters de abril so­bre que los fis­ca­les de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ban in­ves­ti­gan­do a Hua­wei. La Em­ba­ja­da chi­na en Ca­na­dá di­jo que se opo­ne to­tal­men­te a la de­ten­ción.

El arres­to se­gu­ra­men­te plan­tea­rá du­das so­bre si la pro­pia em­pre­sa po­dría ser se­pa­ra­da de los pro­vee­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, un cas­ti­go co­mo el que su­frió un ri­val chino, ZTE, an­tes de que se le con­ce­die­ra un in­dul­to a prin­ci­pios de año. Hua­wei di­ce que no tie­ne co­no­ci­mien­to de nin­gún com­por­ta­mien­to de­lic­ti­vo por par­te de Meng. Po­ner­la ba­jo cus­to­dia au­men­ta el pro­ble­ma pa­ra Hua­wei. En las úl­ti­mas se­ma­nas se ha en­fren­ta­do a una olea­da de pre­sio­nes po­lí­ti­cas, mien- tras los paí­ses de­ci­den qué equi­po uti­li­zar pa­ra sus re­des inalám­bri­cas ul­tra­rrá­pi­das de 5G. Was­hing­ton es­tá pre­sio­nan­do a sus alia­dos pa­ra que re­cha­cen a Hua­wei co­mo pro­vee­dor, in­for­mó el dia­rio es­ta­dou­ni­den­se

Wall Street Jour­nal el mes pa­sa­do. Aus­tra­lia ve­tó a Hua­wei y ZTE en agos­to, mien­tras que Nue­va Ze­lan­da ha he­cho un mo­vi­mien­to si­mi­lar más re­cien­te­men­te. La em­pre­sa bri­tá­ni­ca BT di­jo el miér­co­les que aban­do­na­ría el equi­po Hua­wei del nú­cleo de sus ope­ra­cio­nes mó­vi­les 3G y 4G.

El pa­no­ra­ma ge­ne­ral de­be­ría es­tar ca­da vez más cla­ro pa­ra los in­ver­so­res. Ex­cluir a Hua­wei del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se po­dría re­sul­tar de­vas­ta­dor. In­clu­so una ex­pul­sión a cá­ma­ra len­ta de Eu­ro­pa se­ría do­lo­ro­sa. La com­pa­ñía con se­de en Shenz­hen tie­ne el 40% del mer­ca­do en di­cho con­ti­nen­te, que re­pre­sen­ta al me­nos una cuar­ta par­te de las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes a ni­vel mun­dial, se­gún Jef­fe­ries. El plan de Hua­wei de ge­ne­rar 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res (88.000 mi­llo­nes de eu­ros) en in­gre­sos es­te año po­dría ser ca­da vez más di­fí­cil de lo­grar.

Es más, es pro­ba­ble que el arres­to de Meng so­bre­car­gue las ya ten­sas ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. El ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos Henry Paul­son, un en­la­ce ha­bi­tual en­tre los dos paí­ses, ad­vir­tió el mes pa­sa­do so­bre la pers­pec­ti­va de un “te­lón de ace­ro eco­nó­mi­co” in­ter­na­cio­nal. Pue­de que es­té ca­yen­do pri­me­ro so­bre Hua­wei.

Ex­cluir a la com­pa­ñía del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se po­dría ser de­vas­ta­dor, al igual que una ex­pul­sión a cá­ma­ra len­ta del eu­ro­peo

EFE

Meng Wanz­hou, di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei, en una fo­to de ar­chi­vo.

REUTERS

Tien­da de Hua­wei en Sin­ga­pur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.