La re­ven­ta para la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res lle­ga a los 6.000 eu­ros

Un 10% de las en­tra­das para el en­cuen­tro se­rá ven­di­do de ma­ne­ra no ofi­cial Los clu­bes con más se­gui­do­res de Ar­gen­ti­na de­fi­nen el cam­peón de Amé­ri­ca en Ma­drid

Cinco Días - - Empresas / Finanzas - J. M. GRANDA / I. SAN ROMÁN

Unos 6.000 eu­ros por una en­tra­da para asis­tir a un par­ti­do de fút­bol. Pe­ro no es cual­quier par­ti­do, al me­nos para los ar­gen­ti­nos. La iné­di­ta fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca que jue­gan es­te do­min­go los dos equi­pos con más se­gui­do­res del país aus­tral, Ri­ver y Bo­ca, en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu ha dis­pa­ra­do la re­ven­ta has­ta pre­cios que mul­ti­pli­can por vein­te el va­lor ofi­cial.

Pla­ta­for­mas on­li­ne de re­ven­ta de en­tra­das, co­mo Stub­Hub –ex Tic­ket­bis– y Via­go­go, en­tre otras, y re­ven­de­do­res par­ti­cu­la­res de en­tra­das co­men­za­ron a ven­der los ti­ques la semana pa­sa­da cuan­do el Real Ma­drid ha­bi­li­tó 7.000 en­tra­das para sus so­cios.

Pe­ro a par­tir de es­ta semana, des­pués de que la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol (Con­me­bol), el equi­va­len­te su­da­me­ri­cano de la UEFA, ha­ya pues­to a la ven­ta 20.000 ti­ques exclusivos para las afi­cio­na­dos de Ri­ver el pa­sa­do do­min­go, la ofer­ta se dis­pa­ró y tam­bién la de­man­da.

Ma­ría Re­que­na, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Nacional de Tic­ke­ting (Ana­tic), des­ta­ca que es­te miér­co­les no­tó que hu­bo una im­por­tan­te ba­ja­da en el pre­cio del Ri­ver-Bo­ca. El mar­tes sa­lie­ron a la ven­ta las 20.000 en­tra­das so­lo des­ti­na­das a los afi­cio­na­dos de Bo­ca.

La de­fi­cien­te or­ga­ni­za­ción de la Con­me­bol ha con­tri­bui­do a las fa­llas en la ven­ta de ti­ques. La ins­ti­tu­ción su­da­me­ri­ca­na dis­pu­so la semana pa­sa­da que los sim­pa­ti­zan­tes de Ri­ver no sean ad­mi­ti­dos es­te do­min­go en el fon­do sur, asig­na­do al Bo­ca, al igual que los de Bo­ca no pue­dan ocu­par el fon­do nor­te, don­de es­ta­rá su clá­si­co ri­val.

Sin em­bar­go, al com­prar el ti­que no ha­bía nin­gu­na pre­gun­ta ni pe­di­do de al­gún do­cu­men­to que acre­di­te que el com­pra­dor es hin­cha de al­guno de los dos clu­bes. Por eso, mi­nu­tos des­pués de que se ha­yan pues­to ala ven­ta los ti­ques de Ri­ver, ya es­ta­ban dis­po­ni­bles en las pla­ta­for­mas de re­ven­ta a pre­cios, en al­gu­nos ca­sos, exor­bi­tan­tes.

Re­que­na cal­cu­la que “en torno a un 10% de las en­tra­das de la fi­nal se­rán re­ven­di­das”. Y sos­tie­ne que no per­ci­be el mis­mo cli­ma que el de un clá­si­co Ma­drid-Ba­rça, en lo que res­pec­ta a la ven­ta de en­tra­das, por lo que cree que el es­ta­dio no se lle­na­rá.

Una fi­nal en­tre Ri­ver y Bo­ca don­de el es­ta­dio no es­té lleno de hin­chas se­ría im­pen­sa­do en Ar­gen­ti­na. Las pos­ta­les de la fi­nal de ida del 11 de no­viem­bre en el es­ta­dio de Bo­ca y la vuel­ta del 24 de no­viem­bre en el cam­po de Ri­ver (que fi­nal­men­te no se dis­pu­tó por el ata­que al au­to­bús que trans­por­ta­ba a los ju­ga­do­res de Bo­ca) son la prue­ba de la fi­de­li­dad de la afi­ción ar­gen­ti­na.

El al­tí­si­mo cos­te para los ar­gen­ti­nos de las en­tra­das, del bi­lle­te de avión y de la es­ta­día, su­ma­do a que 22.000 ti­ques se­rán de pro­to­co­lo o ven­di­das al pú­bli­co ge­ne­ral, ava­la la teo­ría de Re­que­na. Al me­nos, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­dió en Ar­gen­ti­na, no es­ta­rá a re­bo­sar de afi­cio­na­dos.

La si­tua­ción en la que se en­cuen­tra el país, “crí­ti­ca”, se­gún ha re­co­no­ci­do el pre­si­den­te, Mauricio Ma­cri, con un res­ca­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal a cues­tas y una in­fla­ción del 45% anual im­pi­de que la in­men­sa ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos ar­gen­ti­nos dis­pon­gan de los re­cur­sos para via­jar a Ma­drid. De igual ma­ne­ra, la re­duc­ción de los sa­la­rios, que ha pa­sa­do del mí­ni­mo de 511 eu­ros men­sua­les en 2013, du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, a los 350 eu­ros ac­tua­les, frus­tran sus po­si­bles as­pi­ra­cio­nes.

La aso­cia­ción de re­ven­ta

Ana­tic es una aso­cia­ción com­pues­ta por 20 em­pre­sas que de una u otra ma­ne­ra re­ven­den en­tra­das. En la aso­cia­ción se en­cuen­tran agen­cias de via­jes, que por ejem­plo pue­den ofre­cer una vi­si­ta a un lu­gar de va­ca­cio­nes y ade­más asis­tir a un even­to cul­tu­ral o de­por­ti­vo; pla­ta­for­mas de in­ter­cam­bio de en­tra­das, que las in­ter­me­dia­rias en­tre ven­de­do­res y com­pra­do­res; y com­pa­ñías de ges­tión de even­tos, en­tre otras.

“En Ana­tic hay pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de­di­ca­das al mer­ca­do se- cun­da­rio de ven­ta de en­tra­das. No nos gus­ta ha­blar de re­ven­ta por­que es un con­cep­to que se per­ci­be de ma­ne­ra ne­ga­ti­va. Hay com­pa­ñías que tra­ba­jan bien, de ma­ne­ra éti­ca, no que­re­mos que to­do el sec­tor se con­ta­mi­ne por ma­las prác­ti­cas”, di­ce Re­que­na, que de­fien­de la idea de la re­ven­ta. En paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos se en­tien­de co­mo al­go na­tu­ral y el pre­cio no es mu­cho ma­yor que el de una en­tra­da nor­mal, ase­gu­ra.

“La co­mi­sión por la ven­ta de en­tra­das es de en­tre un 20% y un 30%”, sub­ra­ya Re­que­na, que ade­más pi­de que es­te mer­ca­do se re­gu­la­ri­ce de­bi­do a que aho­ra “hay un va­cío le­gal”.

La por­ta­voz de la aso­cia­ción afir­ma que mu­chas per­so­nas que in­ten­tan re­ven­der cuel­gan va­rias ve­ces las mis­mas en­tra­das en di­fe­ren­tes pá­gi­nas webs a di­fe­ren­tes pre­cios. “Eso es lo que pro­vo­ca que vea­mos ti­ques ca­rí­si­mos en el tí­pi­co anuncio de ‘ ven­do dos bo­lí­gra­fos más dos en­tra­das a 500 eu­ros”. Re­que­na con­clu­ye al ase­gu­rar que es pro­ba­ble que ese ti­que no se ter­mi­ne ven­dien­do o se ha­ga por un pre­cio me­nor.

A pe­sar de las mi­les de en­tra­das de re­ven­ta, el San­tia­go Ber­na­béu no se lle­na­rá, se­gún una es­pe­cia­lis­ta en re­ven­tas

REU­TERS

Dos afi­cio­na­dos de Ri­ver (iz­quier­da) y Bo­ca po­san jun­tos en las in­me­dia­cio­nes del es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu, el viernes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.