Re­co­men­da­cio­nes para la com­pra

Cinco Días - - Empresas / Finanzas -

El día an­te­rior. El me­jor mo­men­to para com­prar en­tra­das, ya sea para un par­ti­do de fút­bol, co­mo es­te ca­so, o un con­cier­to mu­si­cal es el día an­te­rior al even­to, se­gún Ma­ría Re­que­na, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Nacional del Tic­ke­ting (Ana­tic), com­pues­ta por em­pre­sas que se de­di­can a la re­ven­ta. “Es el mo­men­to en el que el re­ven­de­dor quie­re dar sa­li­da para no per­der di­ne­ro”, ase­gu­ra Re­que­na.

Ac­ti­vi­dad arries­ga­da. Re­que­na sos­tie­ne que, al con­tra­rio de lo que se sue­le pen­sar, la ac­ti­vi­dad de re­ven­ta clá­si­ca, es de­cir, com­prar una en­tra­da y ven­der­la a un pre­cio ma­yor para con­se­guir un be­ne­fi­cio, “es una ac­ti­vi­dad bas­tan­te arries­ga­da y po­co re­co­men­da­ble”.

En­tra­das per­so­na­li­za­das.

La pre­si­den­ta de la aso­cia­ción afir­ma que si las en­tra­das tie­nen el nom­bre y ape­lli­do de la per­so­na que la ha ad­qui­ri­do, esa per­so­na no pue­de po­ner­la en ven­ta si le sur­ge un im­pre­vis­to o no pue­de asis­tir al even­to. “Es una pe­na”, di­ce Re­que­na. Pe­ro tam­bién re­co­no­ce que es una bue­na ma­ne­ra de evi­tar que se re­ven­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.