Sí: sal­va los mue­bles pe­ro, aun así, la eco­no­mía su­fri­ría

El triun­fo del acuer­do crea­ría eu­fo­ria en los mer­ca­dos, pe­ro el PIB per­de­ría un 3,9% en los pró­xi­mos 15 años

Cinco Días - - Inversión -

Sal­vo un cam­bio drás­ti­co de úl­ti­ma ho­ra, to­do apun­ta a que es­te mar­tes The­re­sa May no con­se­gui­rá los apo­yos ne­ce­sa­rios para dar luz ver­de al di­vor­cio de la UE. No obs­tan­te, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca dis­pon­dría de 21 días para vol­ver a la Cá­ma­ra con otro plan, y lo­grar a la de­ses­pe­ra­da el res­pal­do de los Co­mu­nes en una se­gun­da vo­ta­ción, an­te el pre­ci­pi­cio de lle­gar al 29 de mar­zo sin acuer­do. Ese es, al me­nos, el es­ce­na­rio que mu­chos ana­lis­tas –en­tre ellos UBS, No­mu­ra, JP Mor­gan o Gold­man Sachs– es­pe­ran que su­ce­da, aun­que na­die se atre­ve a pre­de­cir los so­bre­sal­tos que po­drían ocu­rrir has­ta en­ton­ces. En­tre ellos, May po­dría con­se­guir una ex­ten­sión del pla­zo de sa­li­da, el Par­la­men­to po­dría re­be­lar­se con­tra ella, po­dría ce­le­brar­se un se­gun­do re­fe­rén­dum, o in­clu­so, unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Pe­se a que el acuer­do del Bre­xit siem­pre se­rá mu­cho me­jor que una rup­tu­ra en se­co en­tre Lon­dres y Bru­se­las, el pro­pio Go­bierno con­ser­va­dor ya ha re­co­no­ci­do que sa­lir­se de la UE tam­bién su­pon­drá un du­ro va­ra­pa­lo para la eco­no­mía a fu­tu­ro. En el cor­to pla­zo, en cam­bio, la no­ti­cia da­rá una ale­gría a los mer­ca­dos.

A pe­sar de que May no se ha can­sa­do de re­pe­tir que el acuer­do “pro­te­ge­rá el em­pleo y la eco­no­mía”, las pers­pec­ti­vas de su pro­pio Eje­cu­ti­vo re­co­no­cen que, en el me­jor de los ca­sos, el im­pac­to del Bre­xit en el lar­go pla­zo no se­rá neu­tro, pe­ro sí me­nos ma­lo que el ca­ta­clis­mo de aban­do­nar la UE sin acuer­do, sin tra­ta­dos, y sin pe­rio­do de tran­si­ción. Se­gún un es­tu­dio di­vul­ga­do la pa­sa­da semana por el Go­bierno tory, el di­vor­cio res­ta­ría has­ta el 3,9% del PIB bri­tá­ni­co en un pla­zo de 15 años, en el ca­so de res­trin­gir la en­tra­da de in­mi­gran­tes. De man­te­ner­se la puer­ta abier­ta a tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, el re­cor­te en el cre­ci­mien­to se­ría al­go me­nor, del 2,1% en tres lus­tros.

En el me­dio pla­zo, las pers­pec­ti­vas rea­li­za­das por el Ban­co de In­gla­te­rra son al­go me­nos som­brías. Se­gún sus cálcu­los, en los pró­xi­mos cin­co años, el PIB bri­tá­ni­co cre­ce­rá un 1%, en el ca­so de que Lon­dres con­si­guie­ra man­te­ner unos víncu­los eco­nó­mi­cos fuer­tes con la UE, mien­tras que de re­sul­tar unas re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les más dé­bi­les, la eco­no­mía bri­tá­ni­ca per­de­ría un 0,75% del PIB de aquí a 2023. La pre­vi­sión para el mer­ca­do de tra­ba­jo es neu­tra, y re­ve­la que el des­em­pleo se man­ten­dría en torno al 4%, y la in­fla­ción des­cen­de­ría li­ge­ra­men­te y ron­da­ría el 2%.

Más dis­tin­to se­ría el efec­to in­me­dia­to que es­ta no­ti­cia ten­dría en los mer­ca­dos. Si el Par­la­men­to ra­ti­fi­ca el acuer­do de sa­li­da en pri­me­ra vo­ta­ción, al­go bas­tan­te im­pro­ba­ble, Bar­clays ade­lan­ta que la Bol­sa bri­tá­ni­ca y la libra po­drían fir­mar a la par un rally por la eu­fo­ria de los in­ver­so­res. De dar­se es­ta si­tua­ción, los ban­cos bri­tá­ni­cos se llevarían las ma­yo­res al­zas, des­pués de que los in­ver­so­res ya han des­con­ta­do en un 40% la pro­ba­bi­li­dad de que el acuer­do sea re­cha­za­do en un pri­mer mo­men­to. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras del país, es­pe­cial­men­te Lloyds, se be­ne­fi­cia­rían de unos re­pun­tes de en­tre el 10% y el 15%. El la­dri­llo se­ría el otro gran be­ne­fi­cia­do. Bar­clays cal­cu­la que las cons­truc­to­ras bri­tá­ni­cas, en­tre ellas Ber­ke­ley Group y Crest Ni­chol­son, ten­drían un rally de has­ta el 10%, ya que el mer­ca­do ha des­con­ta­do en­tre un 26% y un 35% en su pre­cio un re­cha­zo al acuer­do.

La apro­ba­ción del acuer­do es­te mar­tes no es, a día de hoy, el es­ce­na­rio que ba­ra­jan la ma­yo­ría de ex­per­tos. Y no les preo­cu­pa tan­to el fra­ca­so de la vo­ta­ción co­mo el ca­li­bre de ese re­cha­zo. Si fra­ca­sa el res­pal­do al acuer­do por un es­tre­cho mar­gen de di­fe­ren­cia, Bar­clays cree que la res­pues­ta de los mer­ca­dos ten­de­rá a ser “si­len­cio­sa”, ya que la ma­yo­ría de in­ver­so­res cuen­ta con que se ce­le­bra­rá una se­gun­da vo­ta­ción que desem­bo­que en un desen­la­ce po­si­ti­vo. Un re­sul­ta­do con­tra­rio al acuer­do al­go más evi­den­te, tam­po­co ge­ne­ra­ría, se­gún Bar­clays, un shock en los mer­ca­dos, aun­que re­co­no­ce que la si­tua­ción tam­po­co ayu­da­ría, ya que aña­di­ría más pre­sión a las fir­mas más ex­pues­tas al mer­ca­do do­més­ti­co. No obs­tan­te, una libra más dé­bil po­dría ayu­dar al re­la­ti­vo desem­pe­ño de las ex­por­ta­cio­nes bri­tá­ni­cas.

UBS tam­bién cuen­ta con que fi­nal­men­te se lo­gre un acuer­do, y cree que con él la eco­no­mía de Reino Uni­do po­dría re­pun­tar en 2019, lo que abri­ría la puer­ta a que el Ban­co de In­gla­te­rra subie­ra ti­pos dos ve­ces. Pe­ro mien­tras per­sis­ta la in­cer­ti­dum­bre, No­mu­ra avi­sa que la libra se­gui­rá su­frien­do una gran vo­la­ti­li­dad y la ren­ta­bi­li­dad de los bo­nos so­be­ra­nos se­gui­rá al al­za. Gold­man Sachs apues­ta, igual­men­te, por que ha­ya luz ver­de, lo que da­ría mar­gen de ma­nio­bra para im­pul­sar la eco­no­mía bri­tá­ni­ca y su­bir ti­pos. Pre­vé que el PIB re­pun­te has­ta el 1,5% en 2019 y un 1,4% en 2020 (dos y una dé­ci­ma más, res­pec­ti­va­men­te, que en 2018). No obs­tan­te, la fir­ma de in­ver­sión sos­tie­ne que el cre­ci­mien­to se­gui­ría sien­do in­fe­rior al de la eu­ro­zo­na has­ta 2021.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.