¿Un cam­bio de dis­cur­so de la Re­ser­va Fe­de­ral?

Cinco Días - - Opinión - OLI­VIER DE BERRANGER Di­rec­tor de ges­tión de ac­ti­vos de La Fi­nan­ciè­re de l’Echi­quier

Ave­ces, la vi­da de los mer­ca­dos no es más que una cues­tión de se­mán­ti­ca. En su rue­da de pren­sa del pa­sa­do 8 de no­viem­bre, el res­pon­sa­ble de la Fed, Je­ro­me Po­well, anun­ció que los ti­pos de in­te­rés es­ta­ban “pro­ba­ble­men­te le­jos aún del ti­po neu­tro”. Una de­cla­ra­ción en lí­nea con el po­si­cio­na­mien­to más bien agre­si­vo del ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se y su pro­gra­ma de en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que pre­veía has­ta tres subidas de los ti­pos en 2019. Sin em­bar­go, ha­ce unos días, Po­well de­cla­ra­ba en una con­fe­ren­cia en el Club Eco­nó­mi­co de Nue­va York que los ti­pos de in­te­rés es­ta­ban “jus­to de­ba­jo” de la hor­qui­lla de es­ti­ma­ción del ni­vel neu­tral, y que “los efec­tos eco­nó­mi­cos de la subida gra­dual de los ti­pos son in­cier­tos”. Es­tas pa­la­bras, per­ci­bi­das co­mo muy aco­mo­da­ti­cias por los mer­ca­dos, han oca­sio­na­do una fuer­te subida de las ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

En efec­to, en cuan­to a es­tas dos úni­cas fra­ses, se pue­de te­ner la sen­sa­ción de que hay un cam­bio im­por­tan­te en el dis­cur­so de la Fed. Pe­ro el men­sa­je de fon­do no ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te: para 2019 to­do es po­si­ble. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Fed se­gui­rá li­ga­da a la evo­lu­ción de los da­tos eco­nó­mi­cos, y los miem­bros del FOMC mos­tra­rán fle­xi­bi­li­dad en sus fu­tu­ras de­ci­sio­nes. Es tam­bién lo que han con­fir­ma­do las ac­tas de la úl­ti­ma reunión de la Fed, pu­bli­ca­das al día si­guien­te de la in­ter­ven­ción de Po­well. Co­mo mu­cho, sus de­cla­ra­cio­nes no son, por lo tan­to, más que una con­fir­ma­ción de que la Fed se man­tie­ne aler­ta para ra­len­ti­zar el rit­mo de la nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria si la si­tua­ción lo exi­gie­ra, al­go so­bre lo que cier­tos in­ver­so­res qui­zá du­da­ban.

Es cier­to que una bue­na par­te del ca­mino ya se ha re­co­rri­do, y Po­well ha que­ri­do, sin du­da, ma­ti­zar sus co­men­ta­rios de oc­tu­bre y no­viem­bre, per­ci­bi­dos co­mo muy res­tric­ti­vos y co­mo fac­to­res de es­trés so­bre los mer­ca­dos. Pe­ro in­ter­pre­tar­los co­mo una in­fle­xión des­ta­ca­da en la tra­yec­to­ria de la Fed es pro­ba­ble­men­te exa­ge­ra­do.

Por una par­te, se­rá ne­ce­sa­rio que los da­tos eco­nó­mi­cos, y so­bre to­do las ci­fras so­bre la in­fla­ción, con­fir­men es­ta ten­den­cia. Es ver­dad que las úl­ti­mas pu­bli­ca­cio­nes van en es­te sen­ti­do, con una in­fla­ción sub­ya­cen­te ( co­re CPI) y una in­fla­ción de los pre­cios al con­su­mo me­di­dos por los gas­tos de los ho­ga­res ( co­re PCE) que han re­sul­ta­do no so­lo por de­ba­jo de las pre­vi­sio­nes so­bre el mes de oc­tu­bre, sino igual­men­te en re­tro­ce­so con res­pec­to al mes de sep­tiem­bre. Sin em­bar­go, ha­brá que es­tu­diar cui­da­do­sa­men­te el in­for­me del viernes so­bre el em­pleo, por­que una ace­le­ra­ción de la in­fla­ción sa­la­rial se opon­dría a las pru­den­tes pa­la­bras de Po­well. Por otra par­te, aun­que la Fed po­dría even­tual­men­te ra­len­ti­zar su rit­mo de subida de los ti­pos, que­da des­car­ta­do que fre­ne la re­duc­ción del ta­ma­ño de su ba­lan­ce. Así pues, el des­cen­so de la li­qui­dez mun­dial, prin­ci­pal con­se­cuen­cia del fi­nal de las po­lí­ti­cas aco­mo­da­ti­cias de los ban­cos cen­tra­les, si­gue de ple­na ac­tua­li­dad.

En vis­ta de los da­tos re­cien­tes, na­da jus­ti­fi­ca que la Fed adop­te una po­si­ción más res­tric­ti­va y es­to es, sin du­da, lo que su di­rec­tor ha desea­do co­mu­ni­car. Pe­ro na­da jus­ti­fi­ca, sin em­bar­go, que se mues­tre mu­cho más fle­xi­ble de for­ma in­me­dia­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.