ADRIA­NA DO­MÍN­GUEZ “EL 80% DE LOS BOL­SOS QUE VEN­DE­MOS YA SON VEGANOS”

Es la con­se­je­ra de­le­ga­da de la em­pre­sa Adol­fo Do­mín­guez Apues­ta por vol­ver al ori­gen y a la mo­da de di­se­ño, le­jos de la ma­si­fi­ca­ción

Cinco Días - - Fortuna - PA­BLO SEMPERE

Lle­va tra­ba­jan­do en Adol­fo Do­mín­guez ca­si 20 años. Al prin­ci­pio de for­ma ex­ter­na, pe­ro des­de ha­ce dos años, des­de el má­xi­mo ór­gano de go­bierno. Adria­na Do­mín­guez (Ou­ren­se, 1971) es la con­se­je­ra de­le­ga­da de la em­pre­sa de mo­da fun­da­da por su pa­dre ha­ce 43 años. La fir­ma, que cie­rra su año fis­cal en fe­bre­ro, ha me­jo­ra­do las ven­tas un 5,4% en el pri­mer se­mes­tre y ha au­men­ta­do su re­sul­ta­do ne­to en un 43,5%, a pe­sar de que es­te per­ma­ne­ce en ne­ga­ti­vo de­bi­do a los gas­tos de­ri­va­dos del pro­ce­so de fu­sión de mar­cas que im­pul­só Do­mín­guez, y que cul­mi­nó con la ab­sor­ción de U y AD+ por par­te de la lí­nea prin­ci­pal.

En su úl­ti­ma en­tre­vis­ta con Cin­coDías de­cía que la prio­ri­dad era no cen­trar­se en las ven­tas y vol­ver a be­ne­fi­cios cuan­to an­tes. Lo más im­por­tan­te es man­te­ner una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca. He­mos fu­sio­na­do las tres mar­cas en una, y co­mo en es­ta in­dus­tria di­se­ñas to­do con un año de an­te­la­ción, los re­sul­ta­dos los es­ta­mos vien­do aho­ra, con la co­lec­ción que ha en­tra­do en tien­da en sep­tiem­bre. Esos re­sul­ta­dos no son pú­bli­cos aún, pe­ro sí ve­mos que la de­ci­sión fue bue­na. Pre­vi­mos que po­día ha­ber un re­sen­ti­mien­to de ven­tas, que tam­po­co es­tá sien­do muy sus­tan­cial. Pe­ro el ebit­da, que es lo que im­por­ta, me­jo­ra. Es­ta em­pre­sa tie­ne que ga­nar di­ne­ro. Lle­va de­ma­sia­dos años en una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble, y la es­ta­mos re­vir­tien­do.

Aho­ra, con el pa­no­ra­ma al­go más en cal­ma, ¿han ana­li­za­do qué le ocu­rrió a la em­pre­sa?

An­tes de la cri­sis te­nía­mos una ex­po­si­ción muy fuer­te al mer­ca­do es­pa­ñol. To­das las tien­das ga­na­ban di­ne­ro, pe­ro con una con­trac­ción eco­nó­mi­ca tan sú­bi­ta mu­chas en­tra­ron en ne­ga­ti­vo. Fui­mos len­tos a la ho­ra de des­in­ver­tir, por­que en­ton­ces no es­ta­ba tan cla­ro que la cri­sis fue­se tem­po­ral o no. Por eso, en los úl­ti­mos años he­mos pa­sa­do de te­ner una ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal del 44% al 52%. En un con­tex­to mun­dial co­mo el ac­tual hay que re­par­tir un po­co el ries­go.

¿Qué pre­vén para el si­guien­te se­mes­tre?

Lle­va­mos en­la­za­dos tres o cua­tro se­mes­tres de muy bue­na re­cu­pe­ra­ción del ebit­da, del 70% o del 58%, co­sas no vis­tas has­ta aho­ra. Te­ne­mos el me­jor re­sul­ta­do ope­ra­ti­vo de los úl­ti­mos ocho años, aun­que si­ga en ne­ga­ti­vo. Y en el ne­go­cio de la mo­da el pri­mer se­mes­tre siem­pre es el más flo­jo. Es­pe­ra­mos que el Black Fri­day, la Na­vi­dad o las re­ba­jas de in­vierno nos den un em­pu­jón fuer­te.

¿Por qué de­ci­dió fu­sio­nar las tres mar­cas? ¿Hay una ten­den­cia a la con­cen­tra­ción?

De­pen­de de la em­pre­sa y de los años que lle­ve en el mer­ca­do. Creo que es nor­mal que cuan­do una mar­ca tie­ne éxi­to se ex­pan­da, por­que más lí­neas de ne­go­cio apor­tan más be­ne­fi­cio. Pe­ro hay olas eco­nó­mi­cas, y cuan­do lle­vas 43 años en el mer­ca­do no has co­gi­do una, sino mu­chas. Lo que era per­ti­nen­te en los no­ven­ta no lo es aho­ra. La so­cie­dad es cam­bio y hay que es­tar pen­dien­te de las ten­den­cias, de los de­seos del con­su­mi­dor y de la co­ne­xión que tie­ne con la mar­ca.

¿Quién co­nec­ta hoy con Adol­fo Do­mín­guez?

En nues­tra úl­ti­ma cam­pa­ña nos he­mos cen­tra­do en la ca­li­dad, en la du­ra­bi­li­dad del pro­duc­to. Pen­sa­mos que lo sos­te­ni­ble es in­ver­tir en una fal­da o un abri­go que du­re 10 años. Hay un pun­to de har­taz­go en la so­cie­dad, por­que la gen­te lle­va com­pran­do mu­cha can­ti­dad du­ran­te mu­chos años. Cuan­do ad­quie­res al­go quie­res que te du­re, y que no se des­tru­ya al po­co tiem­po. Es­ta­mos te­nien­do un im­pac­to muy po­si­ti­vo en es­to.

Des­de ha­ce tiem­po se cen­tran, de he­cho, en pro­mo­ver la idea de la sos­te­ni­bi­li­dad.

De­ci­di­mos apos­tar por un plan de éti­ca ani­mal. En una in­dus­tria ba­sa­da en cue­ros, an­tes, pie­les o plu­mas, no­so­tros qui­si­mos de­jar­los, por­que hay su­fi­cien­te in­no­va­ción en te­ji­dos sus­ti­tu­ti­vos que tie­nen los mis­mos re­sul­ta­dos. Ha­ce ocho o nue­ve años que no te­ne­mos piel o cue­ro den­tro de las co­lec­cio­nes de tex­til, y el 80% de los bol­sos que ven­de­mos ya son veganos.

¿Una em­pre­sa de 40 años pue­de co­nec­tar con el con­su­mi­dor más jo­ven?

Te­ne­mos un pú­bli­co que os­ci­la en­tre los 25 y los 65 años, con una con­cen­tra­ción en­tre los 35 y los 55. So­mos una mar­ca de ma­du­rez, de gen­te que com­pra me­nos pe­ro com­pra me­jor. En lo que ata­ñe al ni­vel ad­qui­si­ti­vo, no nos gus­ta ha­blar de lu­jo ase­qui­ble, eso ya pa­só. So­mos mo­da de au­tor, na­ci­mos co­mo mar­ca de di­se­ña­dor y te­ne­mos una pro­pues­ta dis­tin­ta que el clien­te co­no­ce. Otro va­lor que da­mos es que so­mos los in­for­ma­les del mundo for­mal. Nues­tra ro­pa es­tá pen­sa­da para mo­men­tos más o me­nos for­ma­les co­mo el tra­ba­jo, las reunio­nes, los cóc­te­les o una bo­da. Ofre­ce­mos esa usa­bi­li­dad du­ra­de­ra.

¿Por qué hu­yen del lu­jo ac­ce­si­ble?

Vi­vi­mos en un mundo don­de es más im­por- tan­te que nun­ca la sen­sa­ción de ni­cho, de tri­bu, de per­te­ne­cer a una pro­pues­ta que no sea ma­si­va. La gen­te bus­ca con­su­mir ser­vi­cios y pro­duc­tos más es­pe­cí­fi­cos ha­cia sus pro­pios gus­tos. Por eso las mar­cas te­ne­mos que ser más no­so­tras mis­mas que nun­ca, y te­ne­mos que ir al le­ga­do his­tó­ri­co. Nues­tro le­ga­do son las pren­das de di­se­ña­dor, nues­tros ico­nos. Eso es lo que reivin­di­ca­mos.

¿Qué tie­ne Ga­li­cia para ha­ber vis­to na­cer a tan­tas em­pre­sas del sec­tor?

Pro­mo­ve­mos la du­ra­bi­li­dad por­que en la so­cie­dad hay un pun­to de har­taz­go. La gen­te lle­va com­pran­do mu­cho du­ran­te mu­chos años

Es una pre­gun­ta que ha­cen mu­cho y que sé res­pon­der des­de ha­ce muy po­co. El otro día es­tu­ve con un ca­te­drá­ti­co de San­tia­go es­pe­cia­li­za­do en es­to y me co­men­tó que es por­que Ga­li­cia, al ser un lu­gar de in­mi­gra­ción y po­bre, tu­vo a mu­cha gen­te se fue a las Amé­ri­cas, a Ita­lia o a Ca­ta­lu­ña. Cuan­do esa gen­te re­gre­só al ca­bo de unos años, tra­jo a la tie­rra to­do lo que ha­bía apren­di­do. Es el ca­so de mi abue­lo, que emi­gró tras la gue­rra a Ca­ta­lu­ña y tra­jo to­do ese co­no­ci­mien­to.

MA­NUEL CASAMAYÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.