“El co­che eléc­tri­co triun­fa­rá por­que es me­jor, no más lim­pio”

Ste­vens ha crea­do 15 vehícu­los eléc­tri­cos, un ‘ro­ver’ lu­nar in­clui­do “Los prin­ci­pa­les cam­bios del sec­tor se han da­do en los dos úl­ti­mos años”

Cinco Días - - Retina - MA­NUEL G. PAS­CUAL

El ca­na­dien­se Matt Ste­vens se es­tre­nó en el mundo de los vehícu­los eléc­tri­cos (VE) en 2003 di­se­ñan­do un ro­ver lu­nar. Más tar­de pre­pa­ró un SUV para Ford. Des­de en­ton­ces han sa­li­do de sus ma­nos unos 15 co­ches hí­bri­dos y eléc­tri­cos. Co­mo cuan­do em­pe­zó na­die apos­ta­ba un du­ro por los VE, el di­ne­ro lo ha he­cho desa­rro­llan­do si­mu­la­cio­nes para ter­ce­ros. “Crea­mos mo­de­los por or­de­na­dor, te de­ci­mos có­mo fun­cio­na­ría el pro­to­ti­po si lo cons­tru­ye­ras y lo per­fec­cio­na­mos. Así he­mos pro­ba­do unos 200 vehícu­los para las prin­ci­pa­les mon­ta­do­ras de co­ches”, ex­pli­ca en Bar­ce­lo­na el CEO de Fleet­Car­ma, la fir­ma de VE que fun­dó ha­ce 12 años y que ha si­do re­cien­te­men­te ab­sor­bi­da por la es­ta­dou­ni­den­se Geo­tab.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do el sec­tor des­de que em­pe­zó?

Los prin­ci­pa­les cam­bios que ha su­fri­do el sec­tor en los úl­ti­mos 15 años han su­ce­di­do en los úl­ti­mos dos años. En es­te pe­rio­do he­mos vis­to una caí­da de pre­cios dra­má­ti­ca acom­pa­ña­da de un au­men­to con­si­de­ra­ble de la au­to­no­mía. En cual­quier flo­ta en la que nos fi­ja­mos en­con­tra­mos siem­pre una pro­por­ción in­tere­san­te de VE que ha­cen bien el tra­ba­jo que se les pi­de y ade­más com­por­tan aho­rros de en­tre el 30% y el 40%. En vehícu­los de pa­sa­je­ros, nos mo­ve­mos ya en una au­to­no­mía de en­tre 250 a 500 ki­ló­me­tros. Si son tan bue­nos, ¿por qué no es­ta­mos to­da­vía ro­dea­dos de co­ches eléc­tri­cos? Re­cuer­do cuan­do ha­ce seis años me com­pré mi pri­me­ra te­le­vi­sión pla­na: fue ca­ra, pe­ro es­tu­ve dis­pues­to a pa­gar­la por­que era cla­ra­men­te me­jor que lo an­te­rior. Con los VE pa­sa­rá lo mis­mo: a me­di­da que sean más eco­nó­mi­cos, irán in­va­dien­do las ca­lles. Otro ele­men­to fun­da­men­tal es la edu­ca­ción. Quie­nes pien­san en com­prar­se uno to­da­vía no es­tán se­gu­ros de si real­men­te les ayu­da­rá a aho­rrar di­ne­ro, cuan­do la res­pues­ta es un sí ro­tun­do. Ha­ce fal­ta más pe­da­go­gía en es­te sen­ti­do.

Tam­po­co abun­dan los pun­tos de re­car­ga.

Mu­cha gen­te se cen­tra en las in­fra­es­truc­tu­ras pú­bli­cas: si vi­vo en Ma­drid y quie­ro via­jar has­ta Bar­ce­lo­na, ¿ha­brá pun­tos de re­car­ga a lo lar­go del ca­mino? Eso hay que so­lu­cio­nar­lo. No pa­sa lo mis­mo con las in­fra­es­truc­tu­ras de las ciu­da­des. No creo que se va­yan a usar de­ma­sia­do: la ma­yo­ría re­car­ga­rá el co­che en ca­sa o en el tra­ba­jo.

Los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les di­cen que no hay su­fi­cien­tes pun­tos de re­car­ga; las em­pre­sas ener­gé­ti­cas, que no hay de­man­da. ¿Có­mo rom­per es­ta es­pi­ral?

He­mos vis­to có­mo se des­blo­quea es­ta si­tua­ción en los paí­ses en los que las ins­ti­tu­cio­nes di­cen que van a in­ver­tir di­ne­ro, aun­que no en ma­sa, para po­ner en mar­cha al­gu­nos pun­tos de car­ga rá­pi­da en un par de ca­rre­te­ras cla­ve. En cuan­to la gen­te lo ve, se lan­za a por su co­che eléc­tri­co. En On­ta­rio, don­de yo vi­vo, hu­bo un au­men­to dra­má­ti­co en la ven­ta de VE en cuan­to se pu­sie­ron pun­tos de re­car­ga en la au­to­pis­ta prin­ci­pal. La gen­te so­lo ne­ce­si­ta ver que pue­de ha­cer tra­yec­tos lar­gos para de­ci­dir­se.

Cuan­do na­ció Tes­la pa­re­cía que los co­ches eléc­tri­cos iban a cam­biar el mer­ca­do para siem­pre. ¿Ha si­do así? Pue­do de­cir­le con to­tal se­gu­ri­dad que Tes­la ha cam­bia­do la vi­sión de los fa­bri­can­tes de co­ches so­bre los VE, es­pe­cial­men­te en el sec­tor del lu­jo. BMW, Mer­ce­des y el gru­po VW han lle­ga­do a la con­clu­sión de que si su mar- ca quie­re ofre­cer la me­jor ex­pe­rien­cia de con­duc­ción po­si­ble, tie­nen que apos­tar por mo­to­res eléc­tri­cos. Los de­fen­so­res de los VE sue­len ba­sar­se en el ar­gu­men­to me­dioam­bien­tal. Es im­por­tan­te, pe­ro no es el que va a ha­cer que ga­nen. ¡Van a ga­nar por­que son me­jo­res! A la gen­te le va a en­can­tar lo rá­pi­dos y sua­ves que son, lo ge­nial que es le­van­tar­se ca­da ma­ña­na con el de­pó­si­to lleno.

¿En­ton­ces los ve­re­mos an­tes en el seg­men­to del lu­jo?

Los co­ches más rá­pi­dos del mundo son eléc­tri­cos. Así que si quie­res un vehícu­lo de­por­ti­vo rá­pi­do, lu­jo­so y de con­duc­ción sua­ve, tie­ne que ser eléc­tri­co. Las mar­cas ale­ma­nas que te de­cía lo han en­ten­di­do y en los pró­xi­mos dos años va­mos a em­pe­zar a ver co­ches de al­ta ga­ma to­tal­men­te eléc­tri­cos. Si el tiem­po me­dio de desa­rro­llo de un vehícu­lo a ga­so­li­na es de unos tres años, los eléc­tri­cos que in­cor­po­ren me­jo­ras se­rias tar­da­rán unos cin­co. Los ve­re­mos, te lo ga­ran­ti­zo. En EE UU, don­de ya ha lle­ga­do el Tes­la Mo­del 3, ha caí­do en pi­ca­do la cuo­ta de mer­ca­do de BMW y Mer­ce­des. Son muy cons­cien­tes de ello y ha­ce un par de años que es­tán in­vir­tien­do se­ria­men­te para so­lu­cio­nar­lo.

En Es­ta­dos Uni­dos, don­de ya se ven­de el Tes­la Mo­del 3, ha caí­do en pi­ca­do la cuo­ta de mer­ca­do de BMW y Mer­ce­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.