La cre­cien­te re­le­van­cia de la in­for­ma­ción no fi­nan­cie­ra

La con­cien­cia eco­ló­gi­ca de la em­pre­sa pue­de re­sul­tar ren­ta­ble, aun­que re­quie­re mi­rar más allá del cor­to pla­zo

Cinco Días - - Opinión -

Un estudio re­cien­te plan­tea la sos­pe­cha de que las em­pre­sas no in­for­man ade­cua­da­men­te so­bre sus ac­ti­vi­da­des en fa­vor del me­dio am­bien­te: pa­re­ce ló­gi­co pen­sar que, si lo hi­cie­ran, mu­chas de es­tas ac­ti­vi­da­des re­por­ta­rían más rá­pi­da­men­te re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros po­si­ti­vos en for­ma de un au­men­to de su va­lor en Bolsa. Te­ne­mos mu­cho que avan­zar to­da­vía so­bre la in­for­ma­ción no fi­nan­cie­ra de las em­pre­sas y su ve­ri­fi­ca­ción, pe­ro pa­re­ce que su im­por­tan­cia es cre­cien­te.

Es un he­cho que ca­da vez se ha­bla más de sos­te­ni­bi­li­dad en el am­bien­te fi­nan­cie­ro, y em­pre­sa­rial en ge­ne­ral. Tam­bién en la uni­ver­si­dad es un cam­po de estudio muy im­por­tan­te. La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va (RSC) o la sos­te­ni­bi­li­dad son ma­te­rias que in­tere­san a las em­pre­sas, o a los in­ver­so­res (ca­da día se desa­rro­lla más la in­ver­sión so­cial­men­te res­pon­sa­ble –ISR–). Da­do que to­do es­to es po­ten­cial­men­te po­si­ti­vo pa­ra la so­cie­dad, es­ta­mos de en­ho­ra­bue­na.

Cuan­do ha­bla­mos de in­ver­sión sos­te­ni­ble de­be­mos pen­sar, por lo me­nos, en la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, so­cial y me­dioam­bien­tal. La ne­ce­si­dad de que la in­ver­sión sea sos­te­ni­ble en lo fi­nan­cie­ro pa­re­ce cla­ra: ha de ser via­ble y ren­ta­ble fi­nan­cie­ra­men­te (ex­cep­tuan­do aquí las in­ver­sio­nes fi­lan­tró­pi­cas, don­de pri­ma­mos su ren­ta­bi­li­dad hu­ma­ni­ta­ria). La sos­te­ni­bi­li­dad so­cial es muy am­plia (se re­fie­re a la res­pon­sa­bi­li­dad an­te los par­tí­ci­pes so­cia­les), y pue­de ser muy exi­gen­te; hoy pa­re­ce, a ve­ces, que es­tá me­nos de mo­da, aun­que pa­ra mí es fun­da­men­tal: es la que más nos sir­ve pa­ra apo­yar una evo­lu­ción po­si­ti­va del con­jun­to de la so­cie­dad. Res­pec­to a la sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal, yo creo que es de la que más se ha­bla hoy en día: ha­bla­mos de po­ten­ciar lo ver­de, lo eco­ló­gi­co, lo am­bien­tal…, así lo ver­de se cer­ti­fi­ca, se emi­ten bo­nos ver­des o se es eco­friendly. Sin du­da es un movimiento muy im­por­tan­te, so­bre to­do en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Y to­dos es­ta­mos a fa­vor de man­te­ner y me­jo­rar nues­tro planeta.

Re­fi­rién­do­nos a es­to úl­ti­mo, en nues­tra or­ga­ni­za­ción he­mos desa­rro­lla­do va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre te­mas de sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal. Me cen­tra­ré en una re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da en el Jour­nal of Clea­ner Pro­duc­tion que he rea­li­za­do con mis co­le­gas Woj­ciech y Justy­na Przy­chod­zen: es­tu­dia­mos la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gías ver­des de la in­for­ma­ción en em­pre­sas ale­ma­nas (un país sen­si­ble a los te­mas eco­ló­gi­cos) y su efec­to en los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros, y vi­mos que es­ta prác­ti­ca per­ju­di­ca los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros em­pre­sa­ria­les a muy cor­to pla­zo (in­clui­da su va­lo­ra­ción en Bolsa), pe­ro, un po­co más ade­lan­te, afec­ta po­si­ti­va­men­te a la ren­ta­bi­li­dad de los ac­ti­vos y a su co­ti­za­ción bur­sá­til.

Su­pues­to que es­to es así, y que es­tas con­clu­sio­nes son ge­ne­ra­li­za­bles, te­ne­mos una bue­na no­ti­cia: la con­cien­cia eco­ló­gi­ca de la em­pre­sa pue­de ser ren­ta­ble. Pe­ro tam­bién una ad­ver­ten­cia: a muy cor­to pla­zo los ma­yo­res cos­tes se tra­du­cen en unos re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros más po­bres, y pa­re­ce que eso per­ju­di­ca la co­ti­za­ción de las ac­cio­nes. Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción se su­pera un po­co más ade­lan­te. Pro­ba­ble­men­te los ac­cio­nis­tas son es­pe­cial­men­te sen­si­bles a los au­men­tos de cos­tes a cor­to pla­zo y no des­cuen­tan los be­ne­fi­cios que las nuevas tec­no­lo­gías ver­des pue­den re­por­tar más ade­lan­te, in­clui­da la me­jo­ra repu­tacio­nal. ¿Pue­de ha­ber un pro­ble­ma de fal­ta de una explicación por par­te de la em­pre­sa, que jus­ti­fi­que con ar­gu­men­tos só­li­dos sus ac­tua­cio­nes po­si­ti­vas en los te­mas am­bien­ta­les fren­te al con­jun­to de sus sta­kehol­ders? An­te ac­tua­cio­nes de las em­pre­sas en fa­vor de un me­nor im­pac­to am­bien­tal, es pro­ba­ble que los estados fi­nan­cie­ros in­me­dia­tos a la im­ple­men­ta­ción re­fle­jen unos ma­yo­res cos­tes, pe­ro se de­be tam­bién in­for­mar pú­bli­ca­men­te de los pre­vi­si­bles be­ne­fi­cios a me­dio o

FER­NAN­DO GÓMEZ-BEZARES

Ca­te­drá­ti­co de Fi­nan­zas de Deusto

Bu­si­ness School lar­go pla­zo cuan­do es­tos, co­mo ocu­rre mu­chas ve­ces, exis­ten.

De he­cho, sue­len ser pre­ci­sa­men­te las em­pre­sas con me­jo­res re­sul­ta­dos las que más se aven­tu­ran en ac­tua­cio­nes con con­te­ni­do eco­ló­gi­co po­si­ti­vo y, pre­ci­sa­men­te, pa­re­ce que ta­les ac­tua­cio­nes se tra­du­cen nue­va­men­te en me­jo­res re­sul­ta­dos en el fu­tu­ro. Se­gu­ra­men­te es­to no es to­tal­men­te ge­ne­ra­li­za­ble, pe­ro sí pa­re­ce que las em­pre­sas que se cen­tran en ha­cer más ver­des las par­tes sus­tan­cia­les de su ne­go­cio (con las po­si­bi­li­da­des que a ca­da una se le pre­sen­ten) son las que me­jor tra­du­cen es­to en re­sul­ta­dos po­si­ti­vos des­pués.

Ade­más, apar­te del in­te­rés fi­nan­cie­ro, que en mu­chos casos exis­te, des­de un pun­to de vis­ta mo­ral, tra­ba­jar por la sos­te­ni­bi­li­dad, no so­lo la eco­ló­gi­ca sino tam­bién la so­cial, es al­go desea­ble, nos ha re­cor­da­do en la en­cí­cli­ca Lau­da­to si del Pa­pa. La par­te po­si­ti­va de bas­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes es que es­to, si se ha­ce bien, pue­de ade­más re­sul­tar bueno des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro.

Sue­len ser las com­pa­ñías con me­jo­res re­sul­ta­dos las que más se aven­tu­ran en ac­tua­cio­nes me­dioam­bien­ta­les

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.