Ma­nuel Jo­ve, el car­pin­te­ro que triun­fó en el in­mo­bi­lia­rio

Ma­nuel Jo­ve com­pra el 30% que no po­seía de la so­cie­dad que com­par­tía con BBVA

Cinco Días - - Portada - CARLOS GÓMEZ ABA­JO

De los mue­bles a los in­mue­bles. Des­de una pe­que­ña par­te del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, la car­pin­te­ría y las re­for­mas, ha lle­ga­do a ser uno de los em­pre­sa­rios más ri­cos del sec­tor. Ma­nuel Jo­ve Ca­pe­llán (A Co­ru­ña, 1941) em­pe­zó sien­do car­pin­te­ro, si­guien­do la tra­di­ción fa­mi­liar, y su­po ha­cer fortuna en la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria.

Es una de las per­so­nas más ri­cas de Es­pa­ña, con 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res (1.700 mi­llo­nes de eu­ros) de pa­tri­mo­nio, se­gún la re­vis­ta For­bes, y acaba de com­prar el 30% que no po­seía de Avan­tes­pa­cia In­mo­bi­lia­ria a BBVA.

Sus há­bi­tos y sus ami­gos no han cam­bia­do, a pe­sar de su en­tra­da en la lis­ta de los más pu­dien­tes. Apar­te de es­tar con su fa­mi­lia y tra­ba­jan­do, su gran afi­ción es fa­bri­car mue­bles de ma­de­ra en un pe­que­ño ta­ller de su ca­sa, en lo que es un gran ex­per­to. Tam­bién cuen­ta con una de las co­lec­cio­nes de ar­te pri­va­do más im­por­tan­tes de Es­pa­ña.

Jo­ve em­pe­zó con 11 años a t ra­ba­jar en la car­pin­te­ría de su pa­dre, don­de él y su her­mano ma­yor, Án­gel, apren­die­ron el ofi­cio. Con 19 años, Ma­nuel abrió ta­ller pro­pio de car­pin­te­ría pa­ra pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios con su her­mano, con el que se fue a Ale­ma­nia, co­mo tan­tos emi­gran­tes de aque­lla épo­ca. Allí em­pe­za­ron ya a ven­der vi­vien­das de Galicia. A los 24 años, se ca­só.

Con el tiem­po, los dos her­ma­nos se­pa­ra­ron sus ca­mi­nos pro­fe­sio­na­les. Án­gel creó An­jo­ca, más cen­tra­da en el sec­tor ho­te­le­ro que en el in­mo­bi­lia­rio. Y a fi­na­les de los se­ten­ta, Ma­nuel fun­dó Edi­co­sa y su fi­lial Fa­de­sa, que co­men­zó ha­cien­do vi­vien­da pro­te­gi­da. Su éxi­to cre­ció en los años no­ven­ta, con pro­mo­cio­nes en Galicia y otras co­mo Gua­dal­mi­na en Mar­be­lla. Fa­de­sa aca­bó co­mién­do­se a su ma­triz y con­vir­tién­do­se en una de las prin­ci­pa­les pro­mo­to­ras es­pa­ño­las.

Una de las cla­ves de su éxi­to fue que cu­bría to­do el pro­ce­so in­mo­bi­lia­rio: bús­que­da de sue­lo, i nves­ti­ga­ción de mer­ca­dos, pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, cons­truc­ción, co­mer­cia­li­za­ción y ser­vi­cio de pos­ven­ta.

En 2002, Jo­ve su­frió el fa­lle­ci­mien­to de su hi­ja Ma­ría Jo­sé, con so­lo 37 años, de una aneu­ris­ma ce­re­bral. Era pre­ci­sa­men­te vi­ce­pre­si­den­ta de la com­pa­ñía y es­ta­ba des­ti­na­da a he­re­dar­la. Un hi­jo de su her­mano Án­gel mu­rió tam­bién por aque­lla épo­ca, de un fa­llo car­dia­co.

El des­gra­cia­do acon­te­ci­mien­to in­flu­yó en que Jo­ve sa­ca­ra el 46% de Fa­de­sa a Bol­sa en 2004 y la ven­die­ra a Mar­tin­sa en 2007 por 4.000 mi­llo­nes, con 1.400 em­plea­dos y 2.300 mi­llo­nes de eu­ros de be­ne­fi­cios. Mar­tin­sa que­bra­ría lue­go, en pleno es­ta­lli­do de la bur­bu­ja.

Des­de 2003, la Fun­da­ción Ma­ría Jo­sé Jo­ve, a la que el em­pre­sa­rio do­nó su co­lec­ción de ar­te, tra­ba­ja con la in­fan­cia y las per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal. Desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal­men­te en Galicia, don­de se ha con­ver­ti­do en una fun­da­ción de re­fe­ren­cia.

Na­da más ven­der Fa­de­sa, Jo­ve creó el hol­ding In­ve­ra­van­te pa­ra in­ver­tir en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y otros ám­bi­tos: ho­te­les, agroa­li­men­ta­ción y ener­gía –re­no­va­bles y pe­tró-

Su gran afi­ción es ha­cer mue­bles de ma­de­ra en su pe­que­ño ta­ller, y tam­bién co­lec­cio­na ar­te

leo–, aun­que es­tá desin­vir­tien­do en es­te úl­ti­mo. En­tre sus ac­ti­vos es­tán el Par­que War­ner de Ma­drid, la ca­de­na de ho­te­les ur­ba­nos At­ti­ca 21, nue­ve bo­de­gas y una em­pre­sa de quesos.

En 2017, In­ve­ra­van­te tu­vo una ci­fra de ne­go­cio de 92 mi­llo­nes de eu­ros y un be­ne­fi­cio de 36 mi­llo­nes. Cuen­ta con más de 800 em­plea­dos di­rec­tos, en­tre ellos, su hi­ja Fe­li­pa, en la par­te más cor­po­ra­ti­va y en la pre­si­den­cia de la Fun­da­ción, y su hi­jo Ma­nuel Án­gel, vol­ca­do en con­se­guir la ren­ta­bi­li­dad del pa­tri­mo­nio.

Una de sus prin­ci­pa­les in­ver­sio­nes fue pre­ci­sa- men­te la en­tra­da en el ca­pi­tal de BBVA, en­ti­dad de la que Jo­ve fue má­xi­mo ac­cio­nis­ta in­di­vi­dual con el 5% del ca­pi­tal (aho­ra no llega al 3%). Esa apues­ta le sa­lió mal du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra, aun­que lle­gó a te­ner una fortuna de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res (2.600 mi­llo­nes de eu­ros) en 2011, se­gún la re­vis­ta For­bes.

El pa­sa­do mar­tes, el em­pre­sa­rio ga­lle­go anun­ció que ad­qui­ría la to­ta­li­dad del ca­pi­tal de la so­cie­dad Avan­tes­pa­cia In­mo­bi­lia­ria, fun­da­da en 2016 con BBVA, al com­prar el 30% del ca­pi­tal que con­tro­la­ba el ban­co. El ob­je­ti­vo de Jo­ve es desa­rro­llar ca­sas de vi­vien­das en zo­nas bien ubi­ca­das de las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les de pro­vin­cia del país.

El im­por­te de la ope­ra­ción no ha si­do des­ve­la­do por las par­tes, aun­que su va­lor con­ta­ble es­ta­ba en los 17 o 18 mi­llo­nes de eu­ros. Avan­tes­pa­cia es, por el mo­men­to, una in­mo­bi­lia­ria de pe­que­ño ta­ma­ño con pro­yec­tos en va­rias ciu­da­des y en zo­nas cos­te­ras es­pa­ño­las.

A sus 77 años, Ma­nuel Jo­ve aún pa­re­ce es­tar le­jos de ju­bi­lar­se, y si­gue de­tec­tan­do opor­tu­ni­da­des en el muy cí­cli­co sec­tor in­mo­bi­lia­rio des­de su tran­qui­lo ta­ller de car­pin­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.