Feo fi­nal pa­ra el ban­que­ro que pre­su­mía de li­de­raz­go éti­co

Va­rias fuen­tes ase­gu­ran que González di­mi­ti­rá co­mo pre­si­den­te de ho­nor de BBVA

Cinco Días - - Portada - Por Án­ge­les Gon­za­lo —

FG pa­sa los peo­res días de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Tras 22 años de ban­que­ro, po­dría di­mi­tir co­mo pre­si­den­te de ho­nor de BBVA.—

El ca­so de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas del co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo por en­car­go de BBVA en 2005 a mi­les de al­tos car­gos, ban­que­ros, pe­rio­dis­tas y un sin­fín de pro­fe­sio­na­les y per­so­na­li­da­des tie­ne re­vuel­to al mun­do eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Pa­re­ce que el es­cán­da­lo que ya ha le­van­ta­do es­te ca­so, pu­bli­ca­do por Mon­cloas.com y El Con­fi­den­cial, no ha he­cho más que em­pe­zar. Se­gún va­yan avan­zan­do los días el su­flé irá hin­chán­do­se has­ta ta­ma­ños des­pro­por­cio­na­dos. Eso es lo que ase­gu­ran va­rias fuen­tes que, de al­gu­na for­ma, co­no­cen gran par­te del con­te­ni­do de las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das por Vi­lla­re­jo.

Es cu­rio­so que BBVA ini­cia­se una in­ves­ti­ga­ción sobre es­te ca­so en ju­nio, unas se­ma­nas des­pués de que apa­re­cie­ran las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes sobre el ca­so. Y tam­bién es cu­rio­so que ya des­de ju­lio del pa­sa­do año en el ban­co se es­pe­cu­la­se con la sa­li­da de Fran­cis­co González de la en­ti­dad tras 22 años co­mo pre­si­den­te, pri­me­ro de Ar­gen­ta­ria (fue de­sig­na­do por Jo­sé Ma­ría Az­nar pa­ra pre­si­dir ese ban­co pú­bli­co) y lue­go en BBVA.

González anun­ció que de­ja­ría la pre­si­den­cia de BBVA el 27 de sep­tiem­bre, pe­ro no fue has­ta el 21 de di­ciem­bre cuan­do Car­los To­rres Vi­la jun­to a Onur Ge­nç asu­mie­ron ofi­cial­men­te los car­gos de pre­si­den­te eje­cu­ti­vo y con­se­je­ro de­le­ga­do, res­pec­ti­va­men­te, tras la co­mu­ni­ca­ción del BCE de las au­to­ri­za­cio­nes co­rres­pon­dien­tes pa­ra asu­mir esos car­gos.

El ya ex­pre­si­den­te de BBVA aban­do­nó su car­go un año an­tes de lo pre­vis­to. Po­dría ha­ber con­ti­nua­do, se­gún los es­ta­tu­tos de BBVA, has­ta mar­zo de 2020, fe­cha en la que se ce­le­bra­ría la jun­ta de ac­cio­nis­tas pa­ra apro- bar los re­sul­ta­dos de 2019, en la que se po­dría ha­ber des­pe­di­do tras ha­ber cum­pli­do los 75 años en oc­tu­bre del ejer­ci­cio an­te­rior.

Pe­ro pa­ra sor­pre­sa del mer­ca­do, González ade­lan­tó su sa­li­da. Aho­ra pue­de co­no­cer­se la ra­zón. El ex­ban­que­ro, que se ha dis­tin­gui­do por su fal­ta de em­pa­tía con sus ho­mó­lo­gos, sin em­bar­go, fue nom­bra­do pre­si­den­te de ho­nor de la en­ti­dad, car­go que le per­mi­te dis­po­ner del avión pri­va­do del ban­co, de des­pa­cho, guar­daes­pal­das y de chó­fer, ade­más de otros pri­vi­le­gios. Pe­ro aho­ra de­be­rá di­mi­tir de su pues­to ho­no­rí­fi­co, lo que pa­re­ce que ha­rá es­ta se­ma­na (González con­si­de­ra­ba que un con­se­je­ro o di­rec­ti­vo impu­tado o ba­jo sos­pe­cha de­bía aban­do­nar el ban­co, aun­que pu­die­se de­mos­trar más tar­de su inocen­cia), se­gún coin­ci­den va­rias fuen­tes.

Pe­se a que en al­gu­nos en­tor­nos, po­cos, es cier­to, man­tie­nen que lo que hi­zo González fue evi­tar que BBVA ca­ye­ra en ma­nos de Sacyr, una cons­truc­to­ra que po­co o na­da sa­bía de ban­ca, en una ope­ra­ción or­ques­ta­da con po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. Es­ta pue­de ser la de­fen­sa de BBVA.

Tris­te des­pe­di­da pa­ra el se­gun­do ban­que­ro de es­te país. González siem­pre pre­su­mía de que tan­to él co­mo BBVA so­lo ha­rían aque­llo que pu­die­ra ser pu­bli­ca­do. Pre­su­mía de or­to­do­xia, de éti­ca y ho­no­ra­bi­li­dad. Era muy nor­mal que apro­ve­cha­se las rue­das de prensa pa­ra lan­zar men­sa­jes des­ti­na­dos a sus ri­va­les, sobre to­do al San­tan­der en­ca­be­za­do por Emi­lio Botín.

“Aho­ra, el pre­si­den­te que siem­pre nos da­ba lec­cio­nes de éti­ca es el que más tie­ne que ca­llar. El que más te­nía que es­con­der”, coin­ci­dían va­rios ex­di­rec­ti­vos la se­ma­na pa­sa­da tras co­no­cer los con­te­ni­dos de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas.

El ca­so de las es­cu­chas ha lle­ga­do has­ta el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), y más en con­cre­to has­ta el Me­ca­nis­mo Úni­co de Su­per­vi­sión (MUS), que no sa­le de su asom­bro, aun­que se des­co­no­ce si ana­li­za­rá las con­se­cuen­cias de es­te es­cán­da­lo. “Sin co­men­ta­rios”, con­tes­tó el vier­nes un por­ta­voz del su­per­vi­sor eu­ro­peo. Va­rias fuen­tes fi­nan­cie­ras re­cuer­dan los des­pre­cios de González al BCE, ins­ti­tu­ción a la que nun­ca qui­so asis­tir. La Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) sí ha de­ci­di­do to­mar car­tas en el asun­to an­te las con­se­cuen­cias pa­ra la en­ti­dad del ca­so.

Ade­más, se es­pe­ran cien­tos de de­nun­cias, al­gu­nas de ellas co­lec­ti­vas, pro­ve­nien­tes de al­tos fun­cio­na­rios o di­rec­ti­vos a los que Vi­lla­re­jo es­pió sus con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas. In­clu­so el pro­pio ban­co po­dría que­re­llar­se con­tra González, co­mo co­mu­ni­có el jue­ves pa­sa­do, aun­que des­de que ini­ció su in­ves­ti­ga­ción en ju­nio no ha en­con­tra­do nin­gún in­di­cio de­lic­ti­vo, apun­tan fuen­tes del ban­co. El Go­bierno tam­bién ana­li­za el asun­to, y en bre­ve es­pe­ra te­ner una res­pues­ta al ca­so.

González siem­pre pre­su­mía tam­bién de no do­ble­gar­se a nin­gún Go­bierno. De he­cho, no par­ti­ci­pó en la co­lo­ca­ción de ac­cio­nes de Ban­kia en su pri­va­ti­za­ción, ni tam­po­co en­tró en el ca­pi­tal de Sa­reb (fue el úni­co ban­que­ro que se ne­gó). Aho­ra su dis­cur­so de prin­ci­pios pa­re­ce que se ha vuel­to con­tra él.

Fue el pri­mer ban­que­ro que de­ci­dió en­car­gar dos gran­des re­tra­tos su­yos es­tan­do en ac­ti­vo. En­ton­ces su con­se­je­ro de­le­ga­do era Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri. Un re­tra­to lo col­gó en la en­tra­da del sa­lón don­de se ce­le­bra­ban los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. El des­tino del se­gun­do fue su ca­sa.

Aho­ra, el ban­co de­be­rá en­fren­tar­se a una ava­lan­cha de que­re­llas, con el con­si- guien­te des­gas­te repu­tacio­nal. De he­cho, va­rios di­rec­ti­vos de otras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras man­te­nían el vier­nes que el ca­so de las es­cu­chas de BBVA su­ma una nue­va y pro­fun­da pun­ti­lla pa­ra la ya mal­tre­cha imagen de la ban­ca, que en­ci­ma coin­ci­de con el jui­cio por la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ser los ma­los de la pe­lí­cu­la. He­mos co­me­ti­do mu­chos erro­res en el pa­sa­do y he­mos co­mer­cia­li­za­do pro­duc­tos que no de­bían ha­ber si­do ven­di­dos, o por lo me­nos de la for­ma que lo he­mos he­cho. Pe­ro has­ta aho­ra el sec­tor no se ha­bía en­fren­ta­do a un ca­so co­mo es­te”, se­ña­la un di­rec­ti­vo.

AEB jun­to a CECA han co­men­za­do a bus­car una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que les lle­ve la imagen, esa que ha per­di­do el sec­tor. Al con­cur­so abier­to aho­ra se han pre­sen­ta­do nue­ve agen­cias. Una de ellas se­rá la ele­gi­da pa­ra in­ten­tar de­vol­ver la repu­tación a la ban­ca.

Mien­tras el BCE no sa­le de su asom­bro, por el ca­so de FG y Vi­lla­re­jo, el sec­tor bus­ca una agen­cia que le ayu­de a me­jo­rar su repu­tación

EFE

Fran­cis­co González, pre­si­den­te de ho­nor de BBVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.