Ta­sa di­gi­tal: pio­ne­ros en na­da bueno

El im­pues­to dis­tor­sio­na­rá el mer­ca­do y aca­ba­rá gra­van­do a em­pre­sas con pér­di­das

Cinco Días - - Opinión - MA­RÍA TE­RE­SA GÓ­MEZ CON­DA­DO

La fal­ta de con­sen­so a ni­vel eu­ro­peo sobre la ta­sa di­gi­tal, se­gún se de­du­jo de la reunión del Eco­fin de prin­ci­pios de di­ciem­bre –ca­li­fi­ca­da por mu­chos de “fra­ca­so”–, es una evi­den­cia más de que el im­pues­to sobre de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios di­gi­ta­les plan­tea­do por el Go­bierno es­pa­ñol pue­de traer más in­con­ve­nien­tes que ven­ta­jas.

No obs­tan­te, a pe­sar de la opo­si­ción en blo­que de Ir­lan­da, Fin­lan­dia, Sue­cia y Di­na­mar­ca, y de la pos­tu­ra con­jun­ta des­ca­fei­na­da de Ale­ma­nia y Francia, que plan­tea­ron in ex­tre­mis gra­var so­lo el ne­go­cio de la pu­bli­ci­dad on­li­ne a par­tir de 2021, aun­que es­te úl­ti­mo país plan­tea aho­ra una pro­pues­ta uni­la­te­ral am­bi­cio­sa, la ta­sa di­gi­tal, pre­vi­si­ble­men­te, sal­drá ade­lan­te en Es­pa­ña a prin­ci­pios de 2019.

De ser así, el Go­bierno es­pa­ñol es­ta­ría ac­tuan­do uni­la­te­ral­men­te, sin que exis­ta un con­sen­so in­ter­na­cio­nal en­tre paí­ses, ni a ni­vel eu­ro­peo, sobre un asun­to de gran ca­la­do que afec­ta­ría de for­ma ne­ga­ti­va a la eco­no­mía mun­dial. Des­de nues­tra aso­cia­ción nos re­afir­ma­mos en la ne­ce­si­dad de con­tar con el con­sen­so in­ter­na­cio­nal pa­ra ade­cuar el mer­ca­do a la era di­gi­tal en ma­te­ria im­po­si­ti­va, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta el ca­rác­ter glo­bal del ám­bi­to di­gi­tal.

Las so­lu­cio­nes a los re­tos eco­nó­mi­cos ac­tua­les en el ám­bi­to di­gi­tal se de­ben rea­li­zar en un de­ba­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal sobre có­mo de­sa­rro­llar un sis­te­ma im­po­si­ti­vo glo­bal mo­derno, jus­to y efi­cien­te. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te po­ner sobre la me­sa que la co­rrec­ta fis­ca­li­za­ción de los in­gre­sos di­gi­ta­les, re­quie­re de me­di­das glo­ba­les ho­mo­gé­neas y coor­di­na­das en el seno de la OCDE pa­ra mi­ni­mi­zar las in­efi­cien­cias y los efec­tos dis­tor­sio­na­do­res no desea­dos sobre el mer­ca­do.

No obs­tan­te, es­te im­pues­to se tras­la­da­rá al res­to de sec­to­res em­pre­sa­ria­les y con­su­mi­do­res, con el con­si­guien­te in­cre­men­to en el pre­cio de los pro­duc­tos y ser­vi­cios di­gi­ta­les y, por tan­to, trae­rá con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la, afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te al cre­ci­mien­to, com­pe­ti­ti­vi­dad e in­no­va­ción. La trans­for­ma­ción di­gi­tal de la in­dus­tria es vi­tal pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y, por con­si­guien­te, la ca­pa­ci­dad pa­ra me­jo­rar el ni­vel de vi­da. En es­te sen­ti­do, el cre­ci­mien­to del ín­di­ce de di­gi­ta­li­za­ción de un país es­tá re­la­cio­na­do con el in­cre­men­to del PIB y el au­men­to de la ta­sa de em­pleo. Pen­san­do a lar­go pla­zo, la ra­len­ti­za­ción del pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción de las em­pre­sas, con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de es­te gra­va­men del 3% sobre com­pa­ñías que fac­tu­ren más de 750 mi­llo­nes de eu­ros en to­do el mun­do y al me­nos tres mi­llo­nes en Es­pa­ña, res­ta­ría pro­duc­ti­vi­dad a la eco­no­mía es­pa­ño­la, ha­cién­do­la me­nos in­no­va­do­ra, me­nos em­pren­de­do­ra y, en de­fi­ni­ti­va, me­nos com­pe­ti­ti­va a ni­vel glo­bal.

A pe­sar de que el Go­bierno es­pe­re re­cau­dar con es­te im­pues­to 1.200 mi­llo­nes de eu­ros, el ob­je­ti­vo re­cau­da­to­rio no com­pen­sa­rá los efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la. Ade­más, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los cos­tes de ins­pec­ción y con­trol de un im­pues­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se­rán muy ele­va­dos.

Con el ob­je­ti­vo de cuan­ti­fi­car el im­pac­to del im­pues­to en Es­pa­ña, PwC es­tá ela­bo­ran­do, a pe­ti­ción de nues­tra aso­cia­ción y Adi­gi­tal, un es­tu­dio. Las con­clu­sio­nes, que se pre­sen­ta­rán a prin­ci­pios de es­te año, pre­vi­si­ble­men­te pon­drán de ma­ni­fies­to la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía es­pa­ño­la y el fre­na­zo a la in­ver­sión que im­pli­ca­rá la ta­sa di­gi­tal.

Una con­se­cuen­cia, de la que po­co o na­da se ha ha­bla­do has­ta el mo­men­to, es que la ma­yor par­te del cos­te de es­te im­pues­to se­rá so­por­ta­do por las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que usan las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y por el con­su­mi­dor, se es­ti­ma que es­tas em­pre­sas ex­pe­ri­men­ta­rán una re­duc­ción en sus be­ne­fi­cios de en­tre 450 y 562 mi­llo­nes de eu­ros por el in­cre­men­to de los cos­tes y la caí­da de las ven­tas, se­gún el Es­tu­dio de PwC co­men­ta­do.

Es­to trae­ría con­si­go un in­cre­men­to del cos­te de ven­ta y de pu­bli­ci­dad on­li­ne, re­du­cien­do su mar­gen y ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción con los clien­tes. Asi­mis­mo, las ven­tas se re­du­ci­rían, en el ca­so de tras­pa­sar el cos­te al pre­cio, y se per­de­ría pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi- dad. El ni­vel de di­gi­ta­li­za­ción mer­ma­ría, tras la ven­ta­ja del ca­nal of­fli­ne fren­te al on­li­ne, y se crea­ría una si­tua­ción de des­ven­ta­ja de los ex­por­ta­do­res es­pa­ño­les fren­te a los ex­tran­je­ros. El con­su­mi­dor fi­nal, por su par­te, ve­ría re­du­ci­do su bie­nes­tar de­bi­do al in­cre­men­to en el cos­te de los pro­duc­tos por es­te im­pues­to, por lo que con bas­tan­te pro­ba­bi­li­dad, el con­su­mi­dor op­ta­rá por acu­dir a pro­duc­tos y ser­vi­cios no su­je­tos al im­pues­to. Es­to di­fi­cul­ta­rá el cre­ci­mien­to de las py­mes y star­tups 100% di­gi­ta­les que ofre­cen pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Asi­mis­mo, se tra­ta de un im­pues­to, que ha­rá que Es­pa­ña se per­ci­ba co­mo un lu­gar in­cier­to y cos­to­so pa­ra ha­cer ne­go­cios, des­alen­tan­do la in­ver­sión en nue­vas em­pre­sas es­pa­ño­las. El pa­rón en el pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la ge­ne­ra­rá un en­torno me­nos pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de em­pre­sas y star­tups. To­do ello re­dun­da­rá en me­nor pro­duc­ti­vi­dad e in­no­va­ción y, por tan­to, me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sien­do la di­gi­ta­li­za­ción clave pa­ra el cre­ci­mien­to de las py­mes, es­ta es­tá li­ga­da al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la in­ver­sión en I+D.

Con­si­de­ra­mos que la pro­pues­ta es­pa­ño­la pa­ra un im­pues­to sobre de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios di­gi­ta­les dis­tor­sio­na fuer­te­men­te el mer­ca­do, se­ña­lan­do un ni­cho muy es­tre­cho de em­pre­sas a las que se apli­ca. Con ello, pro­vo­ca­ría efec­tos re­gre­si­vos y ter­mi­na­ría gra­van­do a em­pre­sas con pér­di­das. Es­te efec­to dis­tor­sio­na­dor se vuelve difícil de en­ten­der, ade­más, por­que pe­na­li­za mo­de­los de ne­go­cio in­no­va­do­res, uno de los pi­la­res es­tra­té­gi­cos sobre los que de­be fun­da­men­tar­se el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Es­ta es una reali­dad que na­die dis­cu­te en es­te mo­men­to.

La ma­yor par­te del cos­te del tri­bu­to se­rá so­por­ta­do por pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas

REU­TERS

El lo­go­ti­po de Goo­gle en las ofi­ci­nas de Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.