Per­so­nas y em­pre­sas, un mun­do por des­cu­brir

Cinco Días - - Opinión - ELE­NA MÉNDEZ DÍAZ-VILLABELLA

En­tre un “mo­de­ra­da­men­te sa­tis­fe­cho” y un “par­cial­men­te en desacuer­do” pue­de ha­ber un im­por­tan­te ma­tiz. Un “NS/NC” no sig­ni­fi­ca no te­ner na­da que de­cir, más bien to­do lo con­tra­rio… Y, sin em­bar­go, mu­chas em­pre­sas con­ti­núan pa­ra­me­tri­zan­do a sus em­plea­dos con en­cues­tas que po­co ayu­dan a en­ten­der qué es­tá ocu­rrien­do real­men­te en ellas.

Si al­go he apren­di­do a lo lar­go de 20 años de tra­ba­jo en el área de ges­tión y desa­rro­llo de per­so­nas en las em­pre­sas es que en esa es­ca­la del 1 al 10 hay to­do un mun­do de ma­ti­ces ca­paz de re­ve­lar­nos có­mo se sien­ten los pro­fe­sio­na­les de una or­ga­ni­za­ción, qué les mue­ve, por qué se le­van­tan ca­da ma­ña­na, qué bus­can en la em­pre­sa, qué es­pe­ran… En­tre ese 1 y 10 hay cien­tos de re­co­ve­cos en los que ha­bi­tan las emo­cio­nes. Y es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­da de que pa­ra me­jo­rar es ahí don­de hay que mi­rar. O, me­jor di­cho, es­cu­char.

Pues bien, he si­do testigo de có­mo mu­chas ex­pe­rien­cias, opi­nio­nes e ideas cla­ves pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les nun­ca lle­ga­ron a los oí­dos de la di­rec­ción o no se plas­ma­ron en las en­cues­tas de cli­ma. Si una bue­na es­cu­cha co­mien­za por ha­cer las pre­gun­tas adecuadas, ¿de­be­ría­mos em­pe­zar por cam­biar los cues­tio­na­rios?

Eso pre­ci­sa­men­te nos mo­ti­vó, jun­to con el IE Bu­si­ness School y Bul­jan & Part­ners, a lan­zar el Pri­mer Ba­ró­me­tro de Ex­pe­rien­cia de Em­plea­do en Es­pa­ña (BEX 2018). Se tra­ta de un in­no­va­dor sis­te­ma de me­di­ción pa­ra co­nec­tar con ca­si 8.000 em­plea­dos de 51 em­pre­sas per­te­ne­cien­tes a 13 sec­to­res.

Nues­tras pre­gun­tas han fun­cio­na­do a mo­do de am­pli­fi­ca­dor pa­ra ha­cer re­so­nar as­pec­tos que has- ta aho­ra per­ma­ne­cían en si­len­cio. Aho­ra sa­be­mos a “qué sue­nan” es­tas em­pre­sas. Nos ha en­se­ña­do que en­ten­der el mo­men­to vi­tal y pro­fe­sio­nal de los em­plea­dos es fun­da­men­tal. Las res­pues­tas de­pen­den de la fa­se que atra­ve­sa­mos: lo que hoy im­pul­sa ma­ña­na fre­na; lo que hoy es in­ne­go­cia­ble ma­ña­na pue­de ser el prin­ci­pio de un acuer­do. Ayer fui­mos can­di­da­tos, hoy em­plea­dos y ma­ña­na ex­tra­ba­ja­do­res. Tam­bién nos ha re­cor­da­do as­pec­tos que pa­re­cen ob­vios, pe­ro que los em­plea­dos echan en fal­ta: más del 90% de em­plea­dos con­si­de­ra im­por­tan­te el apo­yo pres­ta­do por su com­pa­ñía en si­tua­cio­nes per­so­na­les di­fí­ci­les.

Y ¿có­mo me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del em­plea­do y con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­dos? Creo que no es po­si­ble una ma­du­rez or­ga­ni­za­ti­va, sin la ma­du­rez per­so­nal de sus pro­fe­sio­na­les. Así que es im­por­tan­te ges­tio­nar las as­pi­ra­cio­nes y ne­ce­si­da­des sin crear una es­pi­ral de ex­pec­ta­ti­vas cre­cien­tes y fe­li­ci­dad de­cre­cien­te. No es difícil. Los cua­tro fac­to­res que más in­flu­yen pa­ra que un em­plea­do pres­cri­ba a su em­pre­sa no re­quie­ren de gran­des in­ver­sio­nes: re­la­ción en­tre com­pa­ñe­ros, re­co­no­ci­mien­to, tra­to y opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je.

Eso sí, la per­cep­ción del es­fuer­zo que ha­ce la com­pa­ñía pa­ra cui­dar la ex­pe­rien­cia del em­plea­do dis­mi­nu­ye se­gún se des­cien­de por el or­ga­ni­gra­ma: hay que co­mu­ni­car más y me­jor. Y, aun­que hay ca­mino por recorrer, tam­bién hay da­tos pa­ra mo­ti­var­se: el 40% de em­plea­dos son pro­mo­to­res de su em­pre­sa; el 80% aprue­ba el es­fuer­zo de sus com­pa­ñías y el 64% de los sen­ti­mien­tos que ma­ni­fies­tan son po­si­ti­vos. La mú­si­ca tra­ta de es­cu­char, di­ce Evelyn Glen­nie…¿Sa­bes qué mú­si­ca sue­na en tu em­pre­sa?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.