Elon Musk, nos te­me­mos que lle­gas al­go tar­de a Chi­na

En 2019, Tes­la co­men­za­rá a fa­bri­car sus co­ches en el país asiá­ti­co Las mar­cas lo­ca­les han de­sa­rro­lla­do al­ter­na­ti­vas muy atrac­ti­vas

Cinco Días - - Retina - ZIGOR AL­DA­MA

En la se­gun­da mi­tad de 2019, Tes­la co­men­za­rá a fa­bri­car au­to­mó­vi­les en una par­ce­la de ca­si un mi­llón de me­tros cua­dra­dos si­tua­da a las afue­ras de Shang­hái. La pri­me­ra im­plan­ta­ción pro­duc­ti­va fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos de la em­pre­sa que co­man­da Elon Musk, en la que ha in­ver­ti­do unos 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­rá tan gran­de que du­pli­ca­rá la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción ac­tual: la com­pa­ñía es­pe­ra en­sam­blar has­ta 500.000 co­ches cuan­do la fá­bri­ca es­té a pleno ren­di­mien­to, en tres años.

El ob­je­ti­vo es dar es­qui­na­zo a los aran­ce­les con los que EE UU y Chi­na se es­tán apo­rrean­do en su par­ti­cu­lar gue­rra comercial y acer­car­se al pú­bli­co chino. Al fin y al ca­bo, el gi­gan­te asiá­ti­co es el país que más vehícu­los eléc­tri­cos fa­bri­ca y ad­quie­re, y la nue­va cla- se aco­mo­da­da le ha co­gi­do el gus­to a mo­ver­se pro­pul­sa­da por ba­te­rías. Pi­sar el ace­le­ra­dor y que el mo­tor ru­ja de­jan­do una es­te­la de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes a su pa­so ya no es tan cool.

Pe­ro, a pe­sar de to­do es­to, no co­rren bue­nos tiem­pos pa­ra Tes­la en Chi­na. Pe­kín aca­ba de anun­ciar una re­duc­ción sus­tan­cial de los im­pues­tos que gra­van los au­to­mó­vi­les ame­ri­ca­nos –que pa­san del 40% ac­tual al 15%–, y las ven­tas de sus co­ches si­guen sin des­pe­gar. Aun­que se en­cuen­tra en­tre las diez mar­cas que más vehícu­los eléc­tri­cos ven­den en el país, sus nú­me­ros se man­tie­nen cons­tan­tes y va ba­jan­do pel­da­ños. En 2017 ven­dió 17.670 uni­da­des, mien­tras que en­tre enero y sep­tiem­bre de 2018 co­lo­có 14.000. En no­viem­bre, ade­más, su­frió una caí­da sig­ni­fi­ca­ti­va.

Sin em­bar­go, el mer­ca­do de los au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos en Chi­na cre­ce por en­ci­ma del 100% anual y ca­da vez son más las mar­cas lo­ca­les que ame­na­zan a la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se con vehícu­los que cuen­tan con pres­ta­cio­nes más avan­za­das, me­jo­res aca­ba­dos y di­se­ños mu­cho más atrac­ti­vos. Tes­la so­lo hay una, pe­ro em­pre­sas chi­nas que quie­ren ser Tes­la hay unas cuan­tas. Y al­gu­na ya le es­tá plan­tan­do ca­ra en se­rio.

NIO es la que más se acer­ca a su mo­de­lo de ne­go­cio. El ES8, un SUV de sie­te pla­zas, se ha con­ver­ti­do en uno de los co­ches de mo­da en su ni­cho de mer­ca­do y es uno de los tres mo­de­los ele­gi­dos pa­ra par­ti­ci­par en el pro­gra­ma pi­lo­to de Shang­hái pa­ra vehícu­los au­tó­no­mos. Una ver­sión que no re­quie­re con­duc­tor se mue­ve cons­tan­te­men­te por los 30 ki­ló­me­tros de ca­lles que Shang­hái ha abier­to pa­ra ex­pe­ri­men­tar con es­tos nue­vos au­tos, en los que Chi­na quie­re lle­var la voz can­tan­te. “El fu­tu­ro es eléc­tri­co y au­tó­no­mo”, sen­ten­ció el pre­si­den­te de la em­pre­sa, Qin Lihong, du­ran­te la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la zo­na pi­lo­to. Si sus pre­vi­sio­nes se cum­plen, en 2018 la mar­ca ha­brá ven­di­do más de 10.000 uni­da­des.

Aun­que NIO se cen­tra en eléc­tri­cos de ga­ma al­ta (el ES8 se ven­de a par­tir de 60.000 eu­ros), hay otras mar­cas que han au­men­ta­do sus ven­tas con la es­tra­te­gia ha­bi­tual de las em­pre­sas chi­nas: ofre­cien­do bue­nas pres­ta­cio­nes a un pre­cio re­du­ci­do. Así, el ran­king de ven­tas de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos lo li­de­ra Bei­jing Au­to con 61.560 uni­da­des co­lo­ca­das en los nue­ve pri­me­ros me­ses de 2018. Pe­ro la ma­yo­ría de sus mo­de­los son re­la­ti­va­men­te eco­nó­mi­cos.

BYD, la se­gun­da de la lis­ta, con 45.896 co­ches ven­di­dos, quie­re as­cen­der en la es­ca­la de va­lor y ha op­ta­do por se­guir los pa­sos de Tes­la in­cre­men­tan­do no­ta­ble­men­te la ca­li­dad de sus úl­ti­mos mo­de­los. El nue­vo Tang, pro­mo­cio­na­do por el mis­mí­si­mo Leo­nar­do DiCa­prio, es un SUV muy re­sul­tón que cuen­ta con al­gu­nas de las pres­ta­cio­nes que in­tro­du­jo Tes­la, co­mo una gigantesca pan­ta­lla mul­ti­fun­ción y co­ne­xión 4,5G. Pa­sa de ce­ro a cien ki­ló­me­tros por ho­ra en 4,9 se­gun­dos, una ope­ra­ción que im­pre­sio­na por el si­len­cio con el que la lle­va a ca­bo, y aña­de tam­bién un sis­te­ma pa­ra apar­car por con­trol re­mo­to con un man­do que re­sul­ta un po­co ru­di­men­ta­rio pe­ro que cum­ple su fun­ción, y que tam­bién se pue­de uti­li­zar pa­ra lla­mar al co­che. To­do eso por so­lo 300.000 yua­nes (38.500 eu­ros), una fac­tu­ra que se re­du­ce con los sub­si­dios que ofre­ce el Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.