Los bu­fe­tes suspenden las re­for­mas la­bo­ra­les

Los abo­ga­dos creen que lo anun­cia­do son so­lo “par­ches” Alertan de que al­gu­nas me­di­das in­tro­du­ci­rán ri­gi­dez

Cinco Días - - Legal - I RENE COR­TÉS

El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha pues­to el fo­co en las re­for­mas en el ám­bi­to la­bo­ral. Si cum­ple con lo com­pro­me­ti­do, a la apro­ba­ción, a fi­na­les de 2018, de un con­jun­to de mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas, le acom­pa­ña­rán otras de ca­la­do a lo lar­go de es­te año. Se­gún de­fien­de el Eje­cu­ti­vo, es­tos cam­bios mejorarán la ca­li­dad del em­pleo, com­ba­ti­rán la inestabilidad la­bo­ral y reforzarán la pro­tec­ción de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res. Una vi­sión op­ti­mis­ta que no com­par­ten los la­bo­ra­lis­tas con­sul­ta­dos por Cin­coDías.

La ma­yor ob­je­ción que ex­po­nen los abo­ga­dos expertos en De­re­cho del Tra­ba­jo es que se tra­ta de me­di­das en­fo­ca­das al cor­to pla­zo. Son, ase­gu­ran, un “par­che” que so­lo abor­da de for­ma su­per­fi­cial los pro­ble­mas de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral. En es­te sen­ti­do, Em­ma Gum­bert, miem­bro de la jun­ta del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Bar­ce­lo­na (ICAB), re­cla­ma “un de­ba­te de pro­fun­di­dad en­tre par­ti­dos, sin­di­ca­tos y pa­tro­na­les”.

Por su par­te, Fer­nan­do Ba­zán, so­cio la­bo­ral en De­loit­te Le­gal, es es­pe­cial­men­te crí­ti­co con las mo­di­fi­ca­cio­nes en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad So­cial. A su jui­cio son “un ba­ti­bu­rri­llo de me­di­das in­co­ne­xas en­tre sí, que lo que bus­can úni­ca y ex­clu­si­va­men­te es re­cau­dar”. Se re­fie­re al in­cre­men­to de las ba­ses má­xi­mas y mí­ni­mas de co­ti­za­ción, tan­to ge­ne­ra­les co­mo pa­ra

Pa­ra mu­chos pro­fe­sio­na­les, los cam­bios en ma­te­ria de Se­gu­ri­dad So­cial so­lo bus­can más re­cau­da­ción y tie­nen po­ca vi­sión en el fu­tu­ro del em­pleo

au­tó­no­mos, y el au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo, en­tre otros.

Cues­tión eco­nó­mi­ca

Va­rias de las me­di­das apro­ba­das por el Con­se­jo de Mi­nis­tros es­tán di­ri­gi­das a los jó­ve­nes. Una de ellas es la obli­ga­ción a las em­pre­sas a dar de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial a quie­nes par­ti­ci­pen en sus pro­gra­mas de for­ma­ción, aun­que no se les otor­gue nin­gu­na re­mu­ne­ra­ción.

Ade­más, y con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir la pre­ca­rie­dad, el Go­bierno apro­bó un pre­cep­to por el que in­cre­men­ta­ba la co­ti­za­ción de los con­tra­tos de ca­rác­ter tem­po­ral de me­nos de cin­co días. En­ca­re­cien­do los cos­tes de es­tos con­tra­tos (tan­to de prác­ti­cas co­mo tem­po­ra­les) se pre­ten­de di­sua­dir al em­pre­sa­rio de sus­cri­bir­los

—Vie­ne de P1

de for­ma abu­si­va o frau­du­len­ta. No obs­tan­te, pa­ra Pi­lar Ló­pez, so­cia de La­bo­ral en Va­cie­ro, es­tas me­di­das ac­túan co­mo “ele­men­to di­sua­so­rio pa­ra al­gu­nas em­pre­sas pa­ra acu­dir a es­tos ti­pos de tra­ba­jo, mo­ti­va­dos a la con­tra­ta­ción de per­so­nas jó­ve­nes”. Así, la com­pa­ñía que quie­ra se­guir lle­van­do a ca­bo es­tas con­tra­ta­cio­nes de­be­rá ha­cer cuen­tas y com­pro­bar si le sa­le ren­ta­ble: “Al fi­nal se tra­ta de una cues­tión eco­nó­mi­ca”, ma­ti­za.

Cau­te­la em­pre­sa­rial

Otro de los ries­gos que con­lle­van es­te ti­po de mo­di­fi­ca­cio­nes es la des­ace­le­ra­ción del em­pleo o in­clu­so la des­truc­ción del mis­mo. Y es que, co­mo ex­pli­ca Ló­pez, a pe­sar de la ne­ce­si­dad de im­plan­tar me­di­das pa­ra evi­tar el frau­de y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, de­ben te­ner­se en cuen­ta las re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas que afec­tan a las em­pre­sas. “El en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tes y la si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre del sis­te­ma eco­nó­mi­co tan­to na­cio­nal co­mo glo­bal lle­va a las em­pre­sas a to­mar me­di­das de cau­te­la”, con­clu­ye.

Es­te mis­mo fe­nó­meno ocu­rre con la subida del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal a 900 eu­ros men­sua­les, que en­tró en vi­gor el 1 de enero. Así, y pa­ra po­der afron­tar es­ta re­for­ma de la ma­ne­ra me­nos da­ñi­na po­si­ble, Jo­sé Prie­to, so­cio de la­bo­ral de Ba­ker & McKen­zie en Ma­drid, re­co­mien­da plan­tear es­te ti­po de au­men­tos “de for­ma pro­gre­si­va”. Con un ma­yor tiempo de pla­ni­fi­ca­ción, ra­zo­na, las com­pa­ñías pue­den ela­bo­rar pre­su­pues­tos acor­de a los nue­vos cos­tes y evi­tar el “efec­to dis­rup­ti­vo en la em­pre­sa” que se po­dría ge­ne­rar por la rá­pi­da en­tra­da en vi­gor de es­ta me­di­da.

Sis­te­ma rí­gi­do

Por otro la­do, la ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va de es­te año en ma­te­ria la­bo­ral tam­bién cuen­ta con di­ver­sas pro­pues­tas que, aun­que no es­tán apro­ba­das to­da­vía, ge­ne­ra­rían gran­des re­per­cu­sio­nes a nues­tro sis­te­ma. En­tre ellas, des­ta­can la in­tro­duc­ción por ley del re­gis­tro ho­ra­rio en las com­pa­ñías (que obli­ga a lle­var una cuen­ta de las ho­ras con­cre­tas de en­tra­da y sa­li­da del tra­ba­ja­dor), la pre­emi­nen­cia de apli­ca­ción del con­ve­nio sec­to­rial sobre el co­lec­ti­vo y la equi­pa­ra­ción de las re­tri­bu­cio­nes en los pues­tos de sub­con­tra­ta­ción.

To­das es­tas me­di­das afec­tan de for­ma sen­si­ble a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la prác­ti­ca em­pre­sa­rial, por lo que “pue­den do­tar de ma­yor ri­gi­dez al mer­ca­do de tra­ba­jo”, apun­ta de nue­vo Ba­zán. El pa­no­ra­ma la­bo­ral ac­tual, ba­sa­do en un cam­bio cons­tan­te que re­quie­re una gran ra­pi­dez de adap­ta­ción, re­mar­ca la exi­gen­cia de con­tar con un sis­te­ma que fo­men­te la fle­xi­bi­li­dad. “Sin em­bar­go, la le­gis­la­ción la­bo­ral no se es­tá adap­tan­do a es­ta ne­ce­si­dad”, ase­ve­ra.

Pa­ra es­qui­var es­ta ri­gi­dez, Ba­zán re­co­mien­da di­fe­ren­ciar por ti­po­lo­gía de com­pa­ñías (cla­si­fi­can­do por ni­vel de fac­tu­ra­ción, nú­me­ro de em­plea­dos, etc.) y, de es­ta for­ma, “ela­bo­rar cues­tio­nes más adap­ta­das a ca­da reali­dad de em­pre­sa”.

Ade­más de me­di­das que abor­den los pro­ble­mas de raíz, los le­tra­dos tam­bién coin­ci­den en que una bue­na re­for­ma la­bo­ral re­quie­re de es­ta­bi­li­dad. En es­te sen- ti­do, los ju­ris­tas critican la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y la fal­ta de con­sen­so a la ho­ra de aco­me­ter es­te ti­po de mo­di­fi­ca­cio­nes.

Pro­tec­ción de da­tos

Una de las no­ve­da­des más re­mar­ca­bles in­tro­du­ci­das es­te año es el re­co­no­ci­mien­to del de­re­cho a la des­co­ne­xión di­gi­tal. “Al re­co­no­cer­se en una nor­ma con ran­go de ley or­gá­ni­ca, se obli­ga a las em­pre­sas a res­pe­tar y ga­ran­ti­zar­lo”, apun­ta Pe­re Vidal, le­tra­do en Augusta Abo­ga­dos. Así, lo que has­ta aho­ra se po­día de­fen­der con una re­cla­ma­ción de ho­ras ex­tras o compensación por tra­ba­jar fue­ra de la jor­na­da, aho­ra pue­de re­sol­ver­se in­ter­po­nien­do una de­nun­cia a Ins­pec­ción de Tra­ba­jo, por lo que “se es­tá do­tan­do de más he­rra­mien­tas al em­plea­do en ca­so de que la em­pre­sa lo vul­ne­re”, sub­ra­ya Vidal.

Re­for­ma su­per­fi­cial

A pe­sar de las nu­me­ro­sas mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas la­bo­ra­les desa­rro­lla­das a lo lar­go de es­te año, hay otros asun­tos que, de­bi­do a su fal­ta de re­gu­la­ción, es­tán generando una am­plia pro­ble­má­ti­ca en nuestros tri­bu­na­les. Es­te es el ca­so del es­ta­tus la­bo­ral de las per­so­nas que tra­ba­jan en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo Glo­vo, Uber o De­li­ve­roo.

En es­te sen­ti­do, Em­ma Gum­bert, miem­bro de la jun­ta de go­bierno del Ilus­tre Co­le­gio de la Abo­ga­cía de Bar­ce­lo­na, des­ta­ca que “es­te de­ba­te ha sur­gi­do a cau­sa de la si­tua­ción de pre­ca­rie­dad en la que se en­con­tra­ban los ri­ders”. Por tan­to, la re­gu­la­ción de­be es­tar en­fo­ca­da no tan­to en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, sino en evi­tar que los tra­ba­ja­do­res de las mis­mas se vean en si­tua­cio­nes la­bo­ra­les com­pro­me­ti­das.

Los des­pa­chos coin­ci­den en que, con el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co ac­tual, se re­quie­re un mer­ca­do de tra­ba­jo que fo­men­te la fle­xi­bi­li­dad

GETTY IMA­GES

EFE

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, du­ran­te una com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.