4.0, el ‘com­plian­ce’ que vie­ne

Cinco Días - - Legal / Legal -

Po­cos fe­nó­me­nos e mpre s a r i a l e s han ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio tan ver­ti­gi­no­so en los úl­ti­mos años co­mo el com­plian­ce. Cuan­do los pro­gra­mas de pre­ven­ción pe­nal em­pe­za­ban a pe­dir pa­so, tras la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 2015, se to­pa­ron con el des­dén y es­cep­ti­cis­mo, es­pe­cial­men­te, de las pe­que­ñas y me­dia­nas. Los co­men­ta­rios más co­mu­nes de los em­pre­sa­rios eran del es­ti­lo de: ¿y es­to, en reali­dad, pa­ra qué me sir­ve?; ¿ten­go yo que ha­cer ne­go­cios con to­dos es­tos con­tro­les y bu­ro­cra­cia? Y, ade­más, ¿cuán­to me va a cos­tar?

El mer­ca­do se inun­da­ba en­ton­ces con aque­llas ofer­tas de com­plian­ce low cost, cor­ta y pe­ga, y com­ple­ta­men­te inú­ti­les. Las com­pa­ñías más gran­des de­sig­na­ban co­mo com­plian­ce of­fi­cer, ge­ne­ral­men­te a su pe­sar, al abo­ga­do in­terno, asig­nán­do­le la fun­ción de con­trol co­mo una más, sin que a na­die se le pa­sa­ra por la ca­be­za do­tar­le de au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia fren­te al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción. Los ju­ris­tas in­ten­tá­ba­mos aler­tar a los em­pre­sa­rios, con po­co éxi­to, de que es­tá­ba­mos an­te un es­ce­na­rio nue­vo que trans­for­ma­ría por com­ple­to la for­ma de com­por­tar­se en el mer­ca­do, y en el que no ha­bría vuel­ta atrás.

Han pa­sa­do so­lo tres años y re­me­mo­rar aque­llo sue­na ya co­mo re­mon­tar­se a la prehistoria del com­plian­ce.

Tras los ti­tu­beos y mie­dos ini­cia­les, la explosión del fe­nó­meno en­tre 2016 y 2018 ha su­pe­ra­do cual­quier pre­vi­sión. Las ra­zo­nes de la trans­for­ma­ción son múl­ti­ples, pe­ro de en­tre ellas, yo me que­do con es­tas.

Pri­me­ro, el enor­me efec­to mul­ti­pli­ca­dor de las cláu­su­las de cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo en los con­tra­tos. Es de­cir, aque­llas por las cua­les las gran­des, o no tan gran­des, com­pa­ñías co­men­za­ron a im­po­ner a ter­ce­ros o sub­con­tra­tis­tas la obli­ga­ción de do­tar­se a sí mis­mos de pro­gra­mas que ga­ran­ti­za­sen su cum­pli­mien­to de la le­ga­li­dad. De for­ma que los con­tra­tos pue­dan re­sol­ver­se por cual­quier in­cum­pli­mien­to le­gal gra­ve de la otra par­te, aun­que no ten­ga re­la­ción con las pres­ta­cio­nes con­ve­ni­das en el con­tra­to.

Por ejem­plo, re­sol­ver un con­tra­to de dis­tri­bu­ción, por­que el dis­tri­bui­dor, aun­que es­té cum­plien­do ejem­plar­men­te con el fa­bri­can­te, ha in­cu­rri­do en frau­de con sus im­pues­tos o ha da­ña­do gra­ve­men­te el me­dio am­bien­te. Mi­tad por con­ven­ci­mien­to y mi­tad por no que­dar­se fue­ra del mer­ca­do de los gran­des con­tra­tos, las py­mes han com­pren­di­do la ne­ce­si­dad de abra­zar la cul­tu­ra del com­plian­ce.

En se­gun­do lu­gar, la in­va­sión, por par­te del com­plian­ce, de ca­si to­das las áreas de ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa.

Lo que fue con­ce­bi­do, en un prin­ci­pio, co­mo al­go des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a neu­tra­li­zar de­li­tos sus- cep­ti­bles de trans­mi­tir res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal a la em­pre­sa, ha mu­ta­do en una es­pe­cie de he­rra­mien­ta in­te­gral, ap­ta pa­ra pre­ve­nir cual­quier ile­ga­li­dad que pue­da ge­ne­rar san­cio­nes o res­pon­sa­bi­li­da­des a la em­pre­sa (in­cum­pli­mien­tos la­bo­ra­les, en com­pe­ten­cia, igual­dad etc.).

Ter­ce­ro, el ace­le­rón tec­no­ló­gi­co y la in­cor­po­ra­ción de los al­go­rit­mos y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a los procesos pro­duc­ti­vos, ha­cien­do na­cer ries­gos nue­vos e ins­tru­men­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra con­tro­lar­los ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos.

Cuar­to, el au­ge del fe­nó­meno de las cer­ti­fi­ca­cio­nes de los pro­gra­mas de com­plian­ce y el pro­gre­si­vo con­ven­ci­mien­to so­cial de que, efec­ti­va­men­te, un pro­gra­ma ava­la­do por una cer­ti­fi­ca­do­ra de pres­ti­gio se­rá nor­mal­men­te efi­caz y, ade­más, bien va­lo­ra­do por los tri­bu­na­les si la em­pre­sa se ve en­vuel­ta en un pro­ce­so.

Y por úl­ti­mo, y qui­zá el más im­por­tan­te, el au­men­to, en fre­cuen­cia y en gra­ve­dad, de las ame­na­zas que ace­chan des­de in­ter­net (ci­be­ra­ta­ques, in­tru­sio­nes, se­cues­tros de in­for­ma­ción, etc.), que de­man­dan nue­vas ba­rre­ras de pro­tec­ción, le­gal y tec­no­ló­gi­ca, que in­ter­ac­túan con los con­tro­les in­ter­nos, mar­can­do el ca­mino ha­cia un con­cep­to de com­plian­ce úni­co e in­te­gral. Pro­tec­ción fren­te a ata­ques ex­ter­nos y pro­tec­ción fren­te a irre­gu­la­ri­da­des y ex­ce­sos ori­gi­na­dos des­de den­tro. Una nue­va di­men­sión del con­trol, en que la fi­gu­ra del com­plian­ce of­fi­cer (esa mis­ma de la que ca­si to­dos huían ha­ce tres años) se agi­gan­ta y se con­vier­te en pie­za esen­cial de la or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial.

Lo que en ini­cio fue con­ce­bi­do pa­ra neu­tra­li­zar de­li­tos, ha mu­ta­do en una he­rra­mien­ta in­te­gral

GETTY IMA­GES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.