Un cre­ci­mien­to in­mo­bi­lia­rio que so­lo pue­de fre­nar la in­cer­ti­dum­bre

Cinco Días - - Empresas / Finanzas -

La caí­da y re­cu­pe­ra­ción del sec­tor in­mo­bi­lia­rio en Es­pa­ña tie­ne to­dos los ele­men­tos pa­ra en­se­ñar­se en las es­cue­las de ne­go­cios –tam­bién en las otras– co­mo mo­de­lo sobre los ma­les que pro­du­cen los ex­ce­sos y los be­ne­fi­cios que traen con­si­go la es­tra­te­gia y la mo­de­ra­ción. Tras el desas­tre que res­que­bra­jó la ga­lli­na de oro en que lle­gó a con­ver­tir­se es­te mer­ca­do, cu­ya caí­da arras­tró no so­lo a las em­pre­sas del sec­tor, sino a otras mi­les de pe­que­ñas com­pa­ñías re­la­cio­na­das con él, la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria ha afron­ta­do, pri­me­ro, una lar­ga se­quía y, des­pués, una len­ta pe­ro cons­tan­te re­cu­pe­ra­ción. Des­de 2014, el sec­tor avan­za a un rit­mo no­ta­ble, en un en­torno de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ral y de me­jo­ra del mer­ca­do la­bo­ral, y se ha con­ver­ti­do en un po­de­ro­so atrac­ti­vo pa­ra la in­ver­sión, aun­que le­jos de los ex­ce­sos que lle­va­ron al desas­tre en el pa­sa­do. En 2018, los in­mo­bi­lia­rios no so­lo fue­ron los ac­ti­vos que ex­pe­ri­men­ta­ron una ma­yor re­va­lo­ri­za­ción en Es­pa­ña, sino que fue­ron los úni­cos que re­gis­tra­ron ga­nan­cias en su va­lo­ra­ción. El mer­ca­do ca­si se ha re­cu­pe­ra­do en las zo­nas de ma­yor di­na­mis­mo –Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Ba­lea­res–, aun­que en el res­to si­gue le­jos de los má­xi­mos al­can­za­dos en los años pre­vios al es­ta­lli­do de la bur­bu­ja.

Des­de las gran­des in­mo­bi­lia­rias se es­pe­ra con ra­zo­na­ble op­ti­mis­mo que es­tos años de desa­rro­llo se pro­lon­guen al me­nos has­ta 2022, con es­pe­cial hin­ca­pié en la cons­truc­ción de vi­vien­da nue­va, una vez que des­de 2014 la re­cu­pe­ra­ción se ha fo­ca­li­za­do prin­ci­pal­men­te en el sec­tor ter­cia­rio –ofi­ci­nas, re­tail, ho­te­les y lo­gís­ti­ca– gra­cias a las so­ci­mis y la fuer­te apues­ta de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. El sec­tor ha he­cho sus de­be­res con so­li­dez su­fi­cien­te co­mo pa­ra apos­tar por man­te­ner esas ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, que so­lo po­drían em­pa­ñar una ma­te­ria­li­za­ción de ries­gos geo­po­lí­ti­cos ex­cep­cio­na­les, co­mo al­gún gran con­flic­to mun­dial, una fuer­te re­ce­sión en Es­ta­dos Uni­dos o una des­ace­le­ra­ción ma­yor de lo pre­vis­to del cre­ci­mien­to en Chi­na que ter­mi­na­se con­ta­gian­do a Eu­ro­pa. Preo­cu­pan tam­bién las in­cer­ti­dum­bres in­ter­nas, co­mo un mal ma­ne­jo del desafío se­ce­sio­nis­ta en Ca­ta­lu­ña o una si­tua­ción po­lí­ti­ca de­ma­sia­do ines­ta­ble co­mo pa­ra po­der apro­bar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que la eco­no­mía es­pa­ño­la ne­ce­si­ta pa­ra se­guir cre­cien­do.

Am­bos fac­to­res, los ex­ter­nos y los in­ter­nos, es­tán fue­ra de la ca­pa­ci­dad de con­trol de los ac­to­res del mer­ca­do. Pe­ro es­tos tie­nen su pro­pia e im­por­tan­te ta­rea por de­lan­te: la de se­guir apos­tan­do por un cre­ci­mien­to no so­lo sos­te­ni­do, sino tam­bién sos­te­ni­ble, que evi­te los erro­res del pa­sa­do y sea ca­paz de ver las ore­jas al lo­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.