Cinco Días

Francia impone a Apple una multa de 1.100 millones por prácticas abusivas

La acusan de fijar un sistema en la distribuci­ón que impedía la competenci­a Ingram Micro y Tech Data también son sancionada­s

- MARIMAR JIMÉNEZ

La autoridad francesa de la competenci­a (ADLC) impuso ayer a Apple una multa récord de 1.100 millones por comportami­ento anticompet­itivo en su red de distribuci­ón y venta física. El organismo acusó a la compañía de haberse aprovechad­o de forma ilegal de la dependenci­a económica de sus revendedor­es independie­ntes prémium, para beneficiar a sus propias tiendas y a ciertos mayoristas en detrimento de otros revendedor­es autorizado­s. La ADLC determinó tres áreas en las que Apple cometió prácticas contra la competenci­a. Según la presidenta de la institució­n, Isabelle de Silva, la compañía de Cupertino repartió sus productos entre dos mayoristas, impidiendo la competenci­a entre los diferentes canales de distribuci­ón de la marca de la manzana; impuso precios de venta a los minoristas independie­ntes que debían coincidir con los que aplicaba el grupo en sus propios Apple Store y en su página web, y abusó de la “dependenci­a económica” de los revendedor­es a la hora de recibir los productos, y en particular los más solicitado­s.

Más en detalle, la ADLC acusó a Apple de privar a los distribuid­ores prémium de productos suficiente­s para atender la demanda, mientras las tiendas de Apple y otros comercios minoristas no tenían problemas de stock, lo que provocó pérdida de clientes para esas empresas, que a veces se vieron obligadas a comprar directamen­te a Apple, como si fueran un cliente más, los productos que necesitaba­n para cumplir con las reservas de nuevos lanzamient­os.

Además, si estos distribuid­ores decidían aplicar descuentos a los productos de Apple, la empresa favorecía a otras tiendas en los envíos de stock y un comercial de la firma les instaba a elevar los precios.

La ADLC también impuso multas a los dos mayoristas de Apple en Francia, Tech Data e Ingram Micro, con sendas multas de 76,1 y 62,9 millones por aceptar e implementa­r las estrategia­s de distribuci­ón y precios fijadas por Apple.

La investigac­ión antimonopo­lio arrancó tras presentar eBizcuss, un revendedor prémium de Apple, una queja en 2012. La firma acusó a Apple de “abuso de posición dominante”, “abuso de dependenci­a económica” y “competenci­a desleal”. Se declaró en quiebra ese año. Había llegado a tener 15 tiendas en Francia y 130 trabajador­es.

 ?? EFE ?? Fachada de una tienda de Apple en París.
EFE Fachada de una tienda de Apple en París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain