Cinco Días

Covid-19: la primera crisis compleja del nuevo tiempo

El entorno de vasos comunicant­es y multiplici­dad de factores y variables del mundo actual dificulta las reglas de juego conocidas hasta ahora

- Helena López-Casares Pertusa

Alo largo de la historia de la humanidad ha habido cambios y retos que han transforma­do pensamient­os, posibilida­des, creencias colectivas y que han sido capaces de modificar el modelo de vida existente en el momento o de abrir nuevas realidades. Pensemos, por ejemplo, en la Revolución Industrial que desde finales del siglo XVII transforma la estructura de clases de los países europeos y crea una nueva división internacio­nal del trabajo. El desarrollo industrial tuvo sus detractore­s, sus conflictos, sus tensiones sociales y sus enfrentami­entos violentos.

Cada ola de cambio ha llevado a la humanidad a una nueva línea de avance. Sin embargo, nunca habíamos estado ante el desafío de un fenómeno global tan sensible, nuevo, inesperado y veloz, y sobre todo con un impacto directo en la salud, como el Covid-19 en la era de la complejida­d y de la expansión informativ­a.

La revolución de la globalizac­ión, la intensidad de las transforma­ciones, la velocidad de los movimiento­s, la disposició­n en red de las distintas variables de la realidad y la interdepen­dencia de las mismas, además de la hegemonía de la informació­n, son palancas de aceleració­n de la sociedad actual.

Una de las claves del éxito en cualquier área de la vida es la capacidad de adaptación a las circunstan­cias mediante respuestas sensatas, organizada­s, estratégic­as y beneficios­as. El macroentor­no que nos envuelve incluye los elementos generales que afectan a la toma de decisiones estratégic­as como las variables económicas, políticas, demográfic­as, de salud e higiene, medioambie­ntales, sociocultu­rales, legales o tecnológic­as. Los elementos del macroentor­no están en constante interacció­n y evolución, siendo esta una de las caracterís­ticas más importante­s de la era de la complejida­d.

El Covid-19 es un asunto complejo, pues en su gestión entran en juego variables diversas como las relacionad­as con la salud, la economía, la política, las propias del ámbito emocional o psicológic­o personal y colectivo, así como las de la vertiente empresaria­l y todos sus componente­s. Este es un macroasunt­o de números vertiginos­os que se traducen en millones de personas en diferentes puntos del planeta con distintas circunstan­cias: contagiada­s, en cuarentena, en observació­n, teletrabaj­ando, aprendiend­o a través de la tecnología, readaptand­o sus modalidade­s de negocio a formato online o reajustand­o sus horarios y costumbres; en definitiva, cambiando sus vidas. Y es que El Covid-19 ha traspasado las fronteras de su propia definición y se ha convertido en una cues

Doctora en Neurocienc­ia Cognitiva Organizaci­onal. Profesora de la Universida­d Nebrija tión global de dimensione­s mareantes. Nos hallamos ante un escenario inquietant­e, revuelto y confuso, en el que las flechas apuntan hacia direccione­s desconocid­as hasta el momento.

Nuestro entorno es un mundo interconec­tado y conformado por un entramado de variables que se entrelazan como una red y componen un tablero de ajedrez cuyas piezas realizan movimiento­s no previstos e insólitos, lo que complica las reglas del juego conocidas hasta el momento.

El Covid-19 es una pieza ajena que se ha colado como un huésped incómodo al que nadie ha invitado desajustan­do nuestra forma de proceder y obligando a aprender nuevas jugadas no recogidas en los manuales de instruccio­nes. Nos está retando con su rapidez de transmisió­n y distribuci­ón geográfica y con sus alcances entrelazad­os que afectan a las defensas inmunológi­cas de la economía global.

El cambio es una agitación continua propia de la era de la complejida­d. Si en el siglo XX reinaba la estabilida­d y la previsibil­idad, si la certeza era una necesidad, si se era reactivo al cambio y enemigo del riesgo; el siglo XXI abraza el cambio como una variable permanente, tolera la ambigüedad del entorno, fomenta la creativida­d y responde rápido, asumiendo que los cambios traen un contexto ambiental impregnado de turbulenci­a e imprevisib­ilidad que hay que afrontar.

¿Es tiempo de cambios o es un cambio de tiempos? Estamos ante un nuevo tiempo, un nuevo modelo o paradigma, en el que las ondas de cambios explosivos conforman la norma. En el modelo de la complejida­d la incertidum­bre sustituye a lo predecible, la turbulenci­a a la calma y las relaciones entre causas y efectos dejan de ser determinab­les por más informació­n que se tenga.

Todo apunta a que la crisis desatada por la propagació­n del Covid-19 puede ser la primera crisis compleja de vasos comunicant­es de nuestro nuevo tiempo. La gestión de los cambios complejos requiere de vista larga, apertura de miras e innovación colectiva. Vamos a necesitar más creativida­d que nunca y más fuerza que nunca ante una época de dinámica complejida­d y llena de cambios, en la que el futuro no tiene por qué ser una necesaria continuida­d del presente.

Vamos a necesitar más creativida­d que nunca y más fuerza ante un futuro que no tiene necesariam­ente que ser una continuida­d del presente

 ?? GETTY IMAGES ?? Pacientes dados de alta del Covid-19 salen de uno de los hospitales temporales habilitado­s en Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China.
GETTY IMAGES Pacientes dados de alta del Covid-19 salen de uno de los hospitales temporales habilitado­s en Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain