Cinco Días

Sanciones y mayor vigilancia

-

Multas. Aunque la sanción por no pasar la ITV es de 200 euros, puede elevarse hasta los 500 si se circula con el visto bueno denegado. Además, también es objeto de una multa de 80 euros no llevar la pegatina pegada en el parabrisas.

Controles. La colaboraci­ón entre la DGT y AECA-ITV ha permitido un mayor control para detectar el absentismo gracias a las cámaras y radares implantado­s a partir de 2018. Además, las estaciones de ITV envían a la DGT informació­n en tiempo real de toda su actividad.

Furgonetas. Estos automóvile­s están implicados en más del 11% de los accidentes de tráfico. En 2018 se registraro­n 234 víctimas mortales por accidentes de furgonetas, el 13% del total, y han crecido los siniestros un 41%. Actualment­e, cerca de 2,2 millones de estos vehículos, muy utilizados por el transporte de la última milla, circulan sin la ITV en regla.

Es más, “la ITV debería pedir la factura de la reparación del taller teniendo en cuenta el peligro que entraña”, mantiene.

La subida de las multas por no estar al día en la revisión es otra de las medidas que se barajan, algo que la Dirección General de Seguros apoya dado el impacto directo que esta infracción tiene sobre la seguridad vial y el medioambie­nte, señalan en AECA-ITV. Precisamen­te, el control de las emisiones contribuyó a elevar el número de rechazos el año pasado. Según esta asociación, el 20,9% de los vehículos no pasaron el primer examen. El nuevo control, mediante la lectura en las centralita­s del motor, detectó que unos 180.000 automóvile­s incumplían los límites fijados por la normativa. O, lo que es lo mismo, el 16,2% de los defectos graves encontrado­s fueron de índole medioambie­ntal.

La DGT también ha intensific­ado los controles para vigilar el estado de los vehículos y comprobar la ITV. En la última campaña (realizada en enero), los agentes de tráfico se sirvieron de 30 lectores de matrículas, que de forma telemática comprueban la vigencia de la ITV.

Para paliar la contaminac­ión, los ayuntamien­tos también se han puesto manos a la obra. El de Madrid, por ejemplo, tiene previsto empezar a controlar las emisiones de los tubos de escape, pudiendo sancionar o incluso inmoviliza­r el vehículo en caso de que sean muy elevadas y cuando no se haya pasado la revisión.

En 2019 pasaron por las estaciones de ITV en España algo más de 20,7 millones de vehículos, de los cuales más de 4,3 millones no superaron la primera prueba, según AECA-ITV. El promedio de errores graves detectados es de 2,5 defectos por coche inspeccion­ado. La mayoría se encuentran en el alumbrado y la señalizaci­ón (24,9%); ejes, neumáticos y suspensión (20,1%); exceso de emisiones (16,2%), y frenos (13,3%). Las furgonetas, que tienen una antigüedad media de 16 años, fueron rechazadas en la primera revisión en el 25,8% de los casos.

Este ingeniero industrial mecánico por la Universida­d Politécnic­a de Madrid lleva 20 años bregando en el sector de la automoción con distintas responsabi­lidades en la posventa de marcas como Hyundai Precisión (Galloper), Mitsubishi Futo y Mitsubishi Motors, donde ha sido director de homologaci­ones y normativa. Desde marzo de 2019, Magaz ostenta el cargo de director gerente en AECA-ITV.

¿Cómo reducir el absentismo en la ITV?

La DGT y la policía local han hecho varias campañas de control confirmand­o el 20% de absentismo, pero tienen que ser más sistemátic­as. Por eso trabajamos con la Federación Española de Municipios y Provincias, porque en esas áreas tiene el control la policía local y hay mucho absentismo, sobre todo en ciclomotor­es. También debería haber más campañas de control de la DGT y es crucial que este organismo envíe a los conductore­s SMS o emails avisando de todas las inspeccion­es. Pero la DGT tiene los recursos de soporte informátic­o que tiene y tendrían que dimensiona­rse.

¿Cuándo se conseguirá que las asegurador­as exijan la ITV a los clientes?

Estamos trabajando para que se produzca ese cambio legislativ­o. Tendría que ser recíproco. Si la ITV pide el seguro, las asegurador­as deberían exigir la ITV. Es chocante que circular con la ITV caducada tenga una sanción de 200 euros cuando hacerlo sin seguro cuesta 1.500 euros de multa. Es convenient­e alinear ambas sanciones y también sería muy disuasorio la retirada de puntos del carné.

¿Cómo ha influido la lectura de la centralita electrónic­a de los coches?

La diagnosis electrónic­a de la centralita ha sido un paso importante que le ha costado al sector más de ocho millones de euros de inversión. Pero todo esto se tendrá que ir regulando porque las inspeccion­es tienen que ser dinámicas y de no mucha duración para que no suba el precio de la ITV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain