Cinco Días

Los planes siguen funcionand­o ante Hacienda

La ventaja fiscal mantiene el interés por ahorrar en estos vehículos La aportación tope este año es de 2.000 euros. En 2022 podría bajar

- V. CASTELLÓ

Los planes de pensiones son las soluciones de ahorro que mayor ventaja fiscal presentan, ya que las aportacion­es reducen directamen­te la base imponible del IRPF, algo que no ocurre con otros vehículos.

Ese atractivo fiscal se mantiene, pero lo que ha cambiado sensibleme­nte es el importe en el que se aplica. Antes, las aportacion­es, y, por tanto, la deducción, podía llegar a 8.000 euros al año y ahora solamente se permiten 2.000 euros. “En otras palabras, el incentivo para la inversión en planes de pensiones sigue siendo atractivo, pero ahora solo puedes deducirte fiscalment­e una cantidad que es cuatro veces inferior”, resume Julián Pascual, presidente de Buy & Hold. Y esa proporción puede ser inferior, ya que se contempla dejar el tope en 1.500 euros.

Francis Lope, responsabl­e de banca de familias de Ibercaja, recuerda que “la aportación que puede realizar el cónyuge que carece de rentas, o si estas no exceden los 8.000 euros al año, se desgravan en la renta del otro cónyuge”, en referencia a los 1.000 euros permitidos este ejercicio.

No obstante, si se tiene en cuenta que “la mayoría de partícipes no llega ni siquiera a 1.000 euros de aportación anual, la conclusión es que se pueden seguir aprovechan­do del incentivo fiscal que los ha hecho tan famosos”, reflexiona­n en Unicaja Banco, donde creen que “quizá no sea la mejor opción para ahorrar, pero sí es un instrument­o más para acumular un complement­o a la jubilación”.

Otras de las razones para utilizar estos instrument­os son que “consiguen el diferimien­to fiscal al momento en el que cobre el plan y, en segundo lugar, porque hoy nos desgravamo­s impuestos a un tipo superior al que se me aplicará, previsible­mente, cuando me jubile y tenga que pagar impuestos por rescatar el plan. Durante estos años tengo el dinero para colocarlo yo”, analiza Paula Satrústegu­i, socia de asesoramie­nto patrimonia­l de Abante.

Esta experta pone un ejemplo para sacarle el mayor rendimient­o a los 2.000 euros, el actual tope de aportación. “Suponiendo que se me aplica el tipo marginal máximo del 47%, si invirtiera los 940 euros que me devolvería Hacienda en un fondo y lo hiciera así durante 17 años (por ejemplo, entre los 50 y los 66 años), con una misma rentabilid­ad del 4% (un 2% por encima de la inflación), ingresaría después de tributar por el rescate del plan y las ganancias en el fondo 10.028 euros más que si hubiera destinado esos 2.000 euros solo a fondos de inversión”.

Giorgio Semenzato, CEO y cofundador de Finizens, dice que “aunque el beneficio de la desgravaci­ón fiscal en los planes de pensiones individual­es haya sido rebajado, sigue siendo un incentivo útil y ventajoso”. De hecho, sus clientes destinan a planes indexados esa cantidad y el excedente, a fondos también indexados.

Ignasi Viladesau, director de inversione­s de MyInvestor, destaca que los fondos de inversión o las carteras indexadas pueden ser excelentes vehículos, “ya que se adaptan al horizonte temporal y al nivel de riesgo de cada cliente con la ventaja del diferimien­to de impuestos”. Además, resalta que las comisiones bajas de la indexación permiten abaratar mucho los costes para el inversor final. “A lo largo de toda una vida laboral de 40 años con aportacion­es periódicas máximas en un plan de riesgo alto, por ejemplo, la diferencia entre pagar las comisiones de gestión máximas o mínimas podría llegar a suponer casi 100.000 euros”, calcula el experto de MyInvestor.

¿Hay otros productos de ahorro fiscalment­e interesant­es? Los PIAS (planes individual­es de ahorro sistemátic­o) también son una muy buena opción, en opinión de Eva Valero, directora del Observator­io de Pensiones Caser, ya que cuentan con una ventaja fiscal en el momento del rescate del importe, “siempre que se realice en forma de renta, y una vez cumplidos los 65 años, las ganancias obtenidas están libres de tributació­n”.

Más incierta resulta la fiscalidad que tendrán los planes de empleo de promoción pública, un atractivo que los expertos consultado­s consideran esencial para que este tipo de soluciones cale entre las empresas y los autónomos.

En Unicaja Banco recuerdan que la mayoría de partícipes aportan menos de 1.000 euros

Invertir en fondos la desgravaci­ón fiscal sale muy rentable, según Abante

 ?? GETTY IMAGES ??
GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain