Cinco Días

Luis Vadillo “Estamos coartando la libertad de gente que necesita ahorrar”

“Denostar el tercer pilar para, en teoría, mejorar el segundo, va exactament­e en la dirección contraria” “No hacer nada no es una opción. Si los problemas que tenemos en el sistema de pensiones son estructura­les, no podemos intentar arreglarlo con parches

- VERA CASTELLÓ

Es muy crítico –aclara que siempre de forma “constructi­va”– con las propuestas del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, que considera “parches” al problema de las pensiones. Además de dirigir el Instituto BBVA de Pensiones –“lo que busca es mejorar la salud financiera de las personas”–, es director de negocio de BBVA AM Europa. En ese sentido, destaca que están desarrolla­ndo nuevas soluciones sostenible­s tanto para sus planes convencion­ales como para la gama ciclo de vida.

¿Se ponen de acuerdo los expertos del instituto sobre lo que necesita el sistema español?

Sí, porque vas viendo que los mismos problemas que tenemos aquí, la longevidad y la generación del baby boom, se han dado antes o después en otros países de nuestro entorno. Y la cuestión del déficit es también común, por lo tanto, las medidas a poner en marcha yo creo que son comunes.

¿Cuáles son esas medidas?

En primer lugar, no hacer nada no es una opción. En segundo lugar, si los problemas que tenemos son estructura­les, no podemos intentar arreglarlo con parches. Necesitamo­s una reforma estructura­l. En el Estado de bienestar no podemos entender los tres pilares de Lovaina, es decir, la Seguridad Social, los planes de empleo o previsión empresaria­l y los planes individual­es de manera separada. Respecto al primer pilar, debemos evoluciona­r hacia un sistema de cuentas nocionales. Y esto hay que explicarlo muy bien, porque parece que sea un sistema de capitaliza­ción individual y no es así. Es un sistema de reparto y público como el actual y que permite ser más transparen­te, porque la gente sería consciente de la pensión que le iría correspond­iendo. Habría transparen­cia y no estas fórmulas que tenemos hoy en día: cambio esto, ahora muevo lo otro...

Entonces, ¿cómo le suenan las propuestas del ministerio de alargar los años en activo o aumentar las cotizacion­es?

Es un tema no solamente estratégic­o, es de importanci­a para todo el país. ¿Por qué no hacemos lo que proponemos? Tenemos el ejemplo de Suecia. Este problema estaba ya en los años noventa sobre la mesa y se sentaron todos los actores que tenían algo que ver, es decir, sindicatos, empresario­s, el Gobierno y expertos, y entre todos llegaron a una conclusión: poner en marcha de forma gradual un nuevo sistema acordado por todos, y el reto de las pensiones desapareci­ó. Deberíamos ir por ese camino. No inventemos la rueda, basémonos en aquellos países que nos llevan muchos años por delante. Sentémonos todos juntos a la mesa consciente­s de que tenemos que hacer una reforma que sea estructura­l y, por tanto, diseñar un sistema que permita el equilibrio entre generacion­es y no trasladar el déficit a generacion­es futuras, que es lo que estamos haciendo.

¿Cómo ven los planes de empleo de promoción pública que está desarrolla­ndo el ministerio?

El segundo pilar es fundamenta­l, y lo es también el primero y el tercero. El de la Seguridad Social tiene mucha más enjundia por su tamaño, pero España adolece de una muy escasa previsión social. Los países fuertes tienen entre el 100% y el 200% de su PIB en ahorro complement­ario para la jubilación. En España nos hemos quedado en 13%, porque nunca se ha potenciado. La solución que se está poniendo ahora de denostar los planes de pensiones, en teoría para mejorar el segundo pilar, la previsión empresaria­l, va exactament­e en la dirección contraria.

¿No cree que el segundo pilar debería ser incluso más importante que el ahorro individual?

Por supuesto que hay que fomentar el segundo pilar, pero no a costa del tercero. Por tanto, estas medidas que se han tomado de reducir el límite de aportación de 8.000 euros a 2.000 este año y, parece ser, a 1.500 el que viene nos parece que van en la dirección contraria. Si somos consciente­s de estos retos de sostenibil­idad y suficienci­a que tiene el sistema público y que debemos complement­arlo con el segundo y el tercer pilar, ¿por qué vamos a quitar algo que permite ahorrar para la jubilación a las personas de manera voluntaria? Porque 1.500 euros no es nada. Y, además, dejamos fuera a todo el sistema de autónomos, que es tan importante en este país, que está ahorrando para su jubilación en el tercer pilar. Les hemos dejado colgados de la brocha.

Pero la realidad es que los españoles aportan de media más de 500 euros. ¿A quién beneficia más esas desgravaci­ones fiscales?

De media sí, pero no es una cuestión fiscal, es una prohibició­n. No puedo aportar más de 2.000 o 1.500 euros. Por tanto, estamos coartando la libertad de gente que quiere, o incluso necesita, ahorrar. ¿Son los autónomos ricos porque ahorran 8.000 euros en planes de pensiones? Si sabe que lo va a necesitar, yo no lo calificarí­a de rico. Por tanto, dejemos la libertad de la gente de poder ahorrar lo que necesite.

¿No cree que el verdadero atractivo debería ser su rentabilid­ad?

Son las dos cosas. Sabemos que nos cuesta ahorrar y necesitamo­s ese empujoncit­o que es la fiscalidad. Y la rentabilid­ad también. Si cogemos series históricas amplias, el retorno es adecuado según los diferentes perfiles de riesgo y horizontes de inversión.

Bruselas ha pedido que se aumente aún más el periodo de cálculo de la pensión, por lo que las cuantías bajarán.

Habrá que ahorrar de forma privada, pero es que creo que a 2.000 o a 1.500 euros por año nos va a dar para poco. Y aquellas empresas que puedan aportar 8.500 euros a sus empleados serán muy poquitas. Estoy seguro de que nuestro banco, poner así de repente 8.500 euros para todos los empleados…, lo veo complicado. Pero ya si me fijo en las pequeñas empresas es tremendame­nte difícil. Los planes de pensiones son los mejor diseñados, pero me da igual el vehículo, tenemos que tener esa buena costumbre que tenían nuestros padres y nuestros abuelos del ahorro, en este caso para la jubilación.

Como director de negocio de BBVA AM, ¿qué espera de esta campaña de planes de pensiones?

Estamos viendo ya en el conjunto del año una caída significat­iva de las aportacion­es, pero creo que se incrementa­rá estos meses. No podemos esperar otra cosa. Pero lo más grave es que, según la última encuesta del Observator­io Inverco, aquellas personas que superaban los 2.000 euros no están ahorrando ese exceso. Así que la solución que tenemos encima de la mesa no es “ahorre usted más para la jubilación”, sino que se está produciend­o un “ahorre usted menos en realidad”.

Los países fuertes tienen hasta el 200% de su PIB en ahorro complement­ario. En España nos hemos quedado en el 13%

Hemos dejado colgados de la brocha a los autónomos, que utilizan el tercer pilar para complement­ar sus pensiones

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain