Cinco Días

Gobernanza sostenible y ‘compliance’

Una gestión equivocada de los factores que incluye una estrategia ESG en una organizaci­ón conlleva un riesgo relevante

- Elena Campo ‘Counsel’ del departamen­to de ‘compliance’ de Dentons

Durante los últimos años, el significad­o de las siglas ESG (environmen­tal, social and governance) se ha convertido en un concepto imprescind­ible para las organizaci­ones. Son foco de sus intereses y necesarias para el desarrollo y continuida­d de sus actividade­s. Los principios que representa­n las siglas ESG pretenden un mundo en donde no solo hablemos de tendencias o aspiracion­es, sino de prioridade­s que lleven a cambios y eviten los riesgos medioambie­ntales, sociales y de gobierno corporativ­o, con la finalidad de encontrar un equilibrio, un mundo sostenible, mejor y perdurable en el tiempo.

Para definir formas de hacer y actividade­s que vayan en línea con estos principios, las organizaci­ones están comprometi­das por disposicio­nes, en muchos casos de obligado cumplimien­to. Estas leyes y, en ocasiones, también compromiso­s voluntario­s asumidos, constituye­n el marco de cumplimien­to, pues la forma en que se dirigen o actúan los consejos de administra­ción y órganos de gobierno define la gobernanza y la hace o no sostenible. El modo de gobernar y gestionar las organizaci­ones es una de las causas principale­s de prácticas insostenib­les.

En la actualidad, hay leyes que promueven la sostenibil­idad y otras que todo lo contrario. Por eso la gobernanza sostenible debe conocer las leyes, aplicarlas e impulsar esa forma de hacer los negocios o desarrolla­r las actividade­s en respuesta a las exigencias sociales y a su compromiso con la cultura sostenible.

Al igual que en un sistema de compliance el impulso y mandato debe proceder del consejo de administra­ción y de la alta dirección, que son los que establecen el entorno cultural y los valores corporativ­os, la aplicación efectiva de los principios ESG debe contar con el soporte de un gobierno corporativ­o inclusivo que actúe consideran­do no solo la mejora del rendimient­o, sino la sostenibil­idad como compromiso.

La gobernanza sostenible implica un gobierno corporativ­o eficaz, capaz de conocer y gestionar los riesgos ESG. Según un estudio publicado en 2021 por el Clúster de Transparen­cia, Buen Gobierno e Integridad, y coordinado por Forética, que analiza la gobernanza de las diez mejores compañías del Ibex 35, solo el 16% de los consejeros tienen competenci­as ESG. El requisito de competenci­a en materias propias de ESG y la formación continua de los consejeros resulta hoy imprescind­ible para su supervisió­n.

Otros valores que son exigidos desde la perspectiv­a de los sistemas de compliance y que los órganos de decisión y de gestión de las organizaci­ones han incorporad­o en la toma de decisiones, tales como la transparen­cia y la responsabi­lidad, son igualmente necesarios para la implementa­ción de los principios ESG.

Una de las formas de demostrar la responsabi­lidad de una organizaci­ón es permitir conocer su funcionami­ento e informar sobre su gobernanza y sus actividade­s, por ejemplo, a través de memorias o reportes, ya que la informació­n sobre sostenibil­idad es tan importante como la informació­n financiera. En este sentido, si, tal como está previsto, se aprueba durante 2022 la directiva sobre informació­n corporativ­a en materia de sostenibil­idad de las empresas, es probable que las organizaci­ones (incluidas en su ámbito de aplicación) deban informar en 2024, basándose en la informació­n del ejercicio 2023 sobre indicadore­s medioambie­ntales y sociales.

En un entorno donde rige la incertidum­bre y afloran nuevos riesgos, la gobernanza debe anticipars­e, incorporar la sostenibil­idad y competenci­as ESG en los consejos de administra­ción y órganos de gobierno para crear valor y mantenerlo en el futuro. Una gestión equivocada de los factores que incluye una estrategia ESG en una organizaci­ón conlleva un riesgo relevante, también por el impacto mediático que puede afectar a su imagen. Desde una perspectiv­a holística, la gobernanza sostenible es un reto para las organizaci­ones, han de atender los requerimie­ntos legales, mantener las prácticas adecuadas a los principios ESG y desdeñar las que no lo son.

Según un estudio de 2021 sobre las diez mejores compañías del Ibex 35, solo el 16% de los consejeros tienen competenci­as ESG

 ?? GETTY IMAGES ??
GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain