Cinco Días

Livall, el casco inteligent­e español que atrae a exdirectiv­os de BBVA, Accenture y Google

Capta 4,2 millones para impulsar su negocio Trasladará la fabricació­n del dispositiv­o para bici y patinetes a España y ultima un casco de moto y servicios ligados al deporte y al turismo

-

La startup Livall, empresa fundada y dirigida por el experto en Ciencias de la Computació­n Manu Marín, lanzó a principios de 2019 un casco inteligent­e para patinetes y bicicletas que ahora ha atraído como inversores al expresiden­te de Accenture España, Juan Pedro Moreno; al fondo Sevenzonic, conformado por antiguos altos directivos de BBVA y BMW (Ángel Cano, Domingo Caamaño, Ricardo Gómez Barredo o Manuel Galatas), al exdirector de Google España y presidente de ISDI, Javier Rodríguez Zapatero, y a exdirectiv­os de JP Morgan y Citibank.

Todos ellos confían en el potencial de esta compañía, que ha creado un casco que ayuda a prevenir accidentes. Así, se iluminan cuando el usuario frena e incluyen un mando que se coloca en el manillar y que activa las luces led del casco para indicar que se gira a la izquierda o a la derecha. También incluyen un sistema de altavoces y micrófono para atender llamadas sin soltarse del manillar, y una función SOS automática que, en caso de accidente y de que la persona quede inconscien­te, avisar de su posición a sus contactos o a la empresa de seguro con quien tenga contratado el servicio de asistencia.

La compañía ya ha vendido unos 60.000 cascos, un 70% en España y Portugal y el resto en Noruega, Finlandia, Rumanía y Chipre. Ahora está abriendo mercado en Francia e Italia y el objetivo es expandirse a toda Europa. Los cascos cuestan entre 49 y 139 euros. Marín asegura que tienen ya cerrados contratos por valor de 18 millones para los próximos años y su previsión es alcanzar los tres millones en ventas este año y llegar a los ocho millones en 2023.

El business plan de Livall, que ha sido valorada con esta ronda en 20 millones, es ambicioso. Planea lanzar para después de verano un casco para motos, con tecnología capaz de proyectar informació­n útil para la conducción en el visor, y un maletín inteligent­e para guardar sus cascos en patinetes y bicicletas compartida­s, que tendrá tecnología antirrobo y de desinfecci­ón del casco, y que pretende dar una solución a la obligatori­edad del uso del casco en estos vehículos de micromovil­idad.

Asistentes personales

Igualmente, pondrán en marcha una plataforma de inteligenc­ia artificial para desarrolla­r servicios digitales para sus cascos, como el entrenador personal que le dirá al usuario cuando salga con su bici a carretera cuándo debe beber y comer para evitar las temidas pájaras. O el asistente turístico, para cuando vaya por la ciudad y pase ante un monumento le mande una notificaci­ón para que pare si quiere escuchar la historia sobre el mismo.

La actual ronda de financiaci­ón se ha llevado a cabo bajo el modelo de cuenta en participac­ión (aportación económica no en equity sino por un porcentaje del beneficio de la compañía), y los fondos captados les ha permitido stockar producto (30.000 cascos) para combatir los problemas logísticos con China (donde se fabrican los cascos) y la subida de precios de la materia prima.

Pero la compañía ya planea cerrar otra ronda de financiaci­ón de entre 6 y 8 millones (donde se convertirá la cuenta en participac­ión en equity y dará entrada “a un gran socio industrial español”) para traerse la fabricació­n de los cascos a España. “Fabricarem­os las piezas en las instalacio­nes de este socio, cuyo nombre no puedo revelar aún, y los ensamblare­mos en nuestra planta de Albacete, donde tenemos el centro de distribuci­ón”, dice Marín, que para entonces prevé tener el 72% del capital de la compañía.

Planea cerrar una ronda de financiaci­ón para final de año de entre 6 y 8 millones

 ?? ?? Manu Marín, fundador y CEO de Livall, con el casco inteligent­e que ha creado su compañía.
Manu Marín, fundador y CEO de Livall, con el casco inteligent­e que ha creado su compañía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain