En bus­ca de las mi­nas del fa­raón, Su­sa­na So­ler Po­lo.

Clío especial - - EL SUMARIO - SU­SA­NA SO­LER PO­LO His­to­ria­do­ra. Es­pe­cia­lis­ta en el an­ti­guo Egip­to.

A LOS FA­RAO­NES NUN­CA LES FAL­TÓ EL ORO. AL SUR DE SUS DO­MI­NIOS EXIS­TÍAN GRAN­DES YA­CI­MIEN­TOS QUE LOS EJÉR­CI­TOS REALES CON­QUIS­TA­BAN PA­RA MAN­TE­NER SIEM­PRE BIEN PRO­VIS­TAS LAS AR­CAS DE EGIP­TO. CON EL ME­TAL PRE­CIO­SO DE LAS MI­NAS DE LA RE­GIÓN DE NU­BIA SE ELA­BO­RA­RON LAS PIE­ZAS DE SUS TE­SO­ROS, CO­MO EL DE TU­TAN­KA­MÓN.

Los en­cla­ves au­rí­fe­ros se con­cen­tra­ban en los va­lles del de­sier­to orien­tal

y en Nu­bia, cu­yo nom­bre qui­zá de­ri­va de “ne­bu”, que sig­ni­fi­ca “oro”.

LA LE­YEN­DA DEL ORO DE LOS FA­RAO­NES ha ali­men­ta­do fan­ta­sías y ha des­per­ta­do la co­di­cia des­de épo­cas re­mo­tas. Las tum­bas em­pe­za­ron a ser sa­quea­das ha­ce 3.000 años, al co­men­zar el de­cli­ve del Im­pe­rio Egip­cio. En épo­ca ára­be me­die­val, se des­va­li­ja­ron las gran­des pi­rá­mi­des, de mo­do que ya so­lo po­de­mos ima­gi­nar los te­so­ros que cus­to­dia­ría la mo­nu­men­tal se­pul­tu­ra de Keops.

Las ban­das de ca­za­do­res de te­so­ros fue­ron sus­ti­tui­das por la ra­pi­ña sis­te­má­ti­ca de los em­ba­ja­do­res oc­ci­den­ta­les, que ven­die­ron en los paí­ses eu­ro­peos las co­lec­cio­nes que hoy ve­mos en los mu­seos. El oro es­ta­ba pre­sen­te por do­quier: Illahun, Tanis, Me­roe… Por su­pues­to tam­bién en el ajuar de Tu- tan­ka­món, co­mo re­la­tó el pro­pio Ho­ward Car­ter: “Al prin­ci­pio no po­día ver na­da. El ai­re ca­lien­te que es­ca­pa­ba de la cá­ma­ra del te­so­ro ha­cía va­ci­lar la lla­ma de la ve­la. Pe­ro lue­go mis ojos se fue­ron acos­tum­bran­do. De­ta­lles del in­te­rior de la sa­la fue­ron emer­gien­do len­ta­men­te de la ne­bli­na. Ex­tra­ños ani­ma­les, es­ta­tuas… y oro, por to­das par­tes el bri­llo del oro”.

EL BRI­LLO DEL SOL

El oro es si­nó­ni­mo de be­lle­za, ma­gia y po­der. En Egip­to, ex­qui­si­tas jo­yas ador­na­ban a no­bles y prin­ce­sas, y de he­cho la voz oro ro (ne­bu) se re­pre-sen­ta­ba con un je­ro­glí­fi­co en for­ma de co­llar.

El va­lio­so me­tal es­ta­ba vi ncu­la­do a l fa­raón, en es­pe­cial en el reino de ul­tra­tum­ba, pues suu co­lor y su bri­llo­lo se re­la­cio­na­ban con el del Sol, al cua­lal el rey de Egip­to se aso­cia­bao­cia­ba pa­ra par­ti­ci­par de su po­der de re­ge­ne­ra­ción: el Sol mo­ría ca­daa no­che­no­che, pe­ro se le­van­le­van­ta­ba vic­to­rio­so ca­da ama­ne­cer. Es­te sim­bo­lis­mo es evi­den­te en la tum­ba del jo­ven Tu­tan­ka­món, con máscaras, ataú­des, jo­yas y mo­bi­lia­rio de oro.

En cues­tio­nes más te­rre­na­les, el oro tam­bién re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble pa­ra la po­lí­ti­ca, ya que fi­nan­cia­ba gue­rras y com­pra­ba leal­ta­des. Pe­ro la ri­que­za siem­pre es ten­ta­do­ra, y tam­po­co fal­ta­ron en Egip­to los fun­cio­na­rios co- rrup­tos: “El oro que mi her­mano me en­vía, no se con­fíe a nin­gún ofi­cial. Que los ojos de mi her­mano lo ins­pec­cio­nen, y que él mis­mo lo se­lle y lo re­mi­ta” (car­ta del rey Bur­na­bu­riash de Ba­bi­lo­nia al fa­raón Ake­na­tón).

El oro egip­cio con­tie­ne una no­ta­ble pro­por­ción de pla­ta (del 20 al 40 por cien­to) y una pe­que­ña can­ti­dad de co­bre. Cuan­do los ni­ve­les de pla­ta son al­tos, al­tos el oro es co­co no­ci­do co­mo electro, y se di­fe­ren­cia por el co­lor. Por otra par­te, el aná­li­sis de pie­zas de oro egip­cio mues­tra que el co­bre es­tá a me­nu­do pre­sen­te en ni­ve­les muy su­pe­rio­res a las im­pu­re­zas na­tu­ra­les, por lo que la adi­ción de­li­be­ra­da pa­re­ce cla­ra –un ras­go que el oro egip­cio com­par­te con el su­me­rio–. La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla: el oro pu­ro, de vein­ti­cua­tro qui­la­tes, es frá­gil, por lo que es pre­fe­ri­ble la alea­ción con otros me­ta­les, lo que au­men­ta su re­sis­ten­cia. Por otra par­te, la cos­tum­bre de aña­dir­le can­ti­da­des con­si­de­ra­bles de mi­ne­ral de co--

bre pa­ra con­se­guir un co­lor ro­ji­zo pa­re­ce ca­rac­te­rís­ti­ca del pe­río­do amar­nien­se. El co­bre con­tra­rres­ta­ba el tono pá­li­do que la pla­ta da­ba al oro, y qui­zás el co­lor do­ra­do­ro­ji­zo era más desea­ble en es­ta épo­ca en la que el cul­to a Atón, re­pre­sen­ta­do por el dis­co so­lar, pre­ten­día ser ex­clu­si­vo. El re­fi­na­mien­to no fue usa­do en la jo­ye­ría egip­cia has­ta la épo­ca tar­día, y qui­zás fue in­tro­du­ci­do por los per­sas, pues se re­la­cio­na su in­tro­duc­ción con la di­fu­sión de la mo­ne­da en Asia Me­nor.

La pu­re­za del oro egip­cio va­ría en­tre el 50 y el 90 por cien­to. Pu­re­zas su­pe­rio­res al 85 por cien­to son ra­ras, y lo más tí­pi­co es un con­te­ni­do de oro com­pren­di­do en­tre el 70 y el 85. Cu­rio­sa­men­te, el oro ca­si sin mez­cla ha si­do a ve­ces em­plea­do pa­ra las fal­si­fi­ca­cio­nes, por­que al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas creían que es­te era un ras­go ca­rac­te­rís­ti­co de las jo­yas an­ti­guas.

¿Pe­ro de dón­de pro­ce­día la do­ra­da abun­dan­cia que ador­nó la gran­de­za de la ci­vi­li­za­ción fa­raó­ni­ca? Bá­si­ca­men­te, los en­cla­ves mi­ne­ros se con­cen­tra­ban en dos zo­nas. En pri­mer lu­gar, en el de­sier­to orien­tal, for­ma­do de mon­ta­ñas ja­lo­na­das de va­lles ári­dos lla­ma­dos ua­dis, con es­ca­sa ve­ge­ta­ción y pre­ci­pi­ta­cio­nes re­la­ti­va­men­te abun­dan­tes, fa­vo­re­ci­das por la hu­me­dad pro­ce­den­te del mar Ro­jo. Los ua­dis se uti­li­za­ron co­mo vías de co­mu­ni­ca­ción y trans­por­te en las ex­pe­di­cio­nes mi­ne­ras. Los de­pó­si­tos au­rí­fe­ros eran tam­bién abun­dan­tes al sur de Egip­to, en Nu­bia. Se cree que el to­pó­ni­mo Nu­bia de­ri­va del egip­cio ne­bu, “oro”.

Los pri­me­ros fa­rao­nes ya ha­cían ex­traer oro: en la ru­ta ha­cia una ciu­dad pro­duc­to­ra de es­te me­tal ha apa­re­ci­do el nom­bre de un rey de la di­nas­tía I.

ZO­NAS AU­RÍ­FE­RAS

En el Im­pe­rio Nue­vo la pro­duc­ción de oro se con­cen­tra­ba en tres zo­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas: Cop­tos, Wa­wat (Ba­ja Nu­bia) y Kush (Al­ta Nu­bia). A los fi­lo­nes si­tua­dos más al nor­te de las for­ma­cio­nes ro­co­sas cer­ca­nas al mar Ro­jo se lle­ga­ba a par­tir de la ciu­dad de Qe­na. Una mi­na muy ri­ca era la de Fa­wak­hir: las ru­tas más an­ti­guas ha­cia ella par­tían de Cop­tos (Quft ac­tual) y atra­ve­sa­ban el ua­di Ham­ma­mat. La di­vi­ni­dad tu­te­lar de es­ta ciu­dad era el dios iti­fá­li­co Min, quien com­bi­na­ba sus fun­cio­nes de ga­ran­te de la fer­ti­li­dad con la pro­tecc­ción de las ru­tas del de­sier­to. Co­mo no era se­gu­ro al­ma­ce­nar el oro de las mi­nas en Cop­tos, por­que el lu­gar po­día ser ata­ca­do por las tri­bus del de­sier­to, el me­tal pre­cio­so se trans­por­ta­ba has­ta Nubt –“la ciu­dad de oro”–, don­de tam­bién se pro­ce­sa­ba.

Al sur de Cop­tos es­ta­ba la ciu­dad de Nek­heb (El Kab), que tam­bién con­ta­ba con cer­ca­nos de­pó­si­tos au­rí­fe­ros. En el ua­di Ba­rra­mi­ye, ru­ta ha­cia el oro que par­tía de Nek­heb, apa­re­ció el nom­bre del rey Djet (di­nas­tía I, c. 3040-3030 a. de C.), lo que in­di­ca­ría que la ex­trac­ción de oro en es­ta zo­na se re­mon­ta al rei­na­do de los pri­me­ros fa­rao­nes de Egip­to. En la ori­lla iz­quier­da del Nilo se en­cuen­tra Nek­hen (Hie­ra­cóm­po­lis), la se­de de es­tos go­ber­nan­tes an­ces­tra­les, don­de se ini­cia­ba otra ru­ta ha­cia mi­nas si­tua­das más al es­te. Aún exis­tía otro ca­mino con di­rec­ción a los fi­lo­nes me­ri­dio­na­les, que se ini­cia­ba en la ac­tual Kom Om­bo. En la zo­na se han des­cu­bier­to has­ta la fe­cha unos se­ten­ta en­cla­ves mi­ne­ros ex­plo­ta­dos des­de épo­ca fa­raó­ni­ca has­ta tiem­pos ro­ma­nos, y a ve­ces in­clu­so ára­bes.

Kush era es­pe­cial­men­te co­no­ci­da por su pro­duc­ción de oro, de lo cual es una prue­ba la in­sis­ten­cia con la que en los ana­les fa­raó­ni­cos se de­ja­ba cons­tan­cia de su mon­to pro­ce­den­te de su tri­bu­to. El “oro de Wa­wat” ca­si siem­pre es­ta­ba in­clui­do en el re­gis­tro del “oro de Kush”, de­bi­do a que to­dos los paí­ses al sur de Asuán es­ta­ban, du­ran­te el Im­pe­rio Nue­vo, ba­jo la su­per­vi­sión de un vi­rrey.

Los fa­rao­nes no fue­ron siem­pre lo su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­sos pa­ra man­te­ner ba­jo su con­trol las ri­cas pe­ro dis­tan­tes mi­nas de oro de Wa­wat. Así que es po­si­ble que en el pe­río­do ra­mé­si­da (c. 1295-

La ob­ten­ción de oro re­vi­vió con el ad­ve­ni­mien­to de una di­nas­tía nu­bia y se man­tu­vo en un al­to ni­vel con sus su­ce­so­res, los re­yes me­roí­ti­cos.

1070 a. de C.) el oro re­ci­bi­do de Nu­bia se li­mi­ta­ra al de la zo­na de Kush, con en­cla­ves más cer­ca­nos al Nilo, lo que ex­pli­ca­ría el des­cen­so de la pro­duc­ción.

La ob­ten­ción de es­te me­tal re­vi­vió pre­ci­sa­men­te con el ad­ve­ni­mien­to de una di­nas­tía nu­bia (la XXV, c. 747-656 a. de C.), y se man­tu­vo en un al­to ni­vel con sus su­ce­so­res, los re­yes me­roí­ti­cos (400 a. de C.-300 d. de C.), pe­ro la pér­di­da de ca­li­dad y el de­cli­ve pro­gre­si­vo de la can­ti­dad de oro em­plea­do en la or­fe­bre­ría me­roí­ti­ca per­mi­ten de­du­cir que es­tos re­yes se en­con­tra­ron con las mis­mas di­fi­cul­ta­des que los úl­ti­mos fa­rao­nes ra­mé­si­das. No fue­ron ca­pa­ces de im­po­ner su do­mi­nio so­bre las tri­bus del de­sier­to, por lo que tu­vie­ron que aban­do­nar va­rios en­cla­ves y con­for­mar­se de nue­vo con las mi­nas cer­ca­nas al río, o in­clu­so con el true­que con las tri­bus nó­ma­das.

¿Era Kush el úni­co pro­duc­tor del oro que lle­ga­ba a Egip­to des­de el sur, o aca­so los kus­hi­tas ad­qui­rían una par­te de es­te mi­ne­ral en paí­ses le­ja­nos pa­ra ex­por­tar­lo lue­go a Egip­to? La du­da na­ce de la pre­sen­cia de por­ta­do­res de oro ne­gros en va­rias re­pre­sen­ta­cio­nes de la épo­ca del Im­pe­rio Nue­vo, co­mo por ejem­plo en la tum­ba de Huy, vi­rrey de Kush en épo­ca de Tu­tan­ka­món. Los ras­gos fí­si­cos de es­tos in­di­vi­duos su­gie­ren que po­drían pro­ce­der del sur de Áfri­ca, de don­de trae­rían el oro.

LAS EX­PE­DI­CIO­NES MI­NE­RAS

En prin­ci­pio, el fa­raón te­nía el mo­no­po­lio de las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras. Los ex­plo­ra­do­res da­ban par­te de los fi­lo­nes de oro des­cu­bier­tos al ad­mi­nis­tra­dor pro­vin­cial. Es­te fun­cio­na­rio se en­car­ga­ba de pla­ni­fi­car la ex­pe­di­ción y re­mi­tía su in­for­me a los ad­mi­nis­tra­do­res cen­tra­les del Te­so­ro. En­ton­ces, el fa­raón or­de­na­ba la or­ga­ni- za­ción de los re­cur­sos (es­pe­cial­men­te el su­mi­nis­tro de agua, im­pres­cin­di­ble en el de­sier­to) y el re­clu­ta­mien­to del per­so­nal: fun­cio­na­rios, es­cri­bas, tra­ba­ja­do­res… Ade­más, se pre­pa­ra­ban el trans­por­te y los ví­ve­res ne­ce­sa­rios. El fun­cio­na­rio pro­vin­cial tam­bién re­clu­ta­ba gen­te –nó­ma­das no egip­cios– y con­se­guía as­nos pa­ra la car­ga. Por úl­ti­mo, un des­ta­ca­men­to mi­li­tar cus­to­dia­ba to­da la ex­pe­di­ción y el trans­por­te del oro has­ta la ca­pi­tal.

Co­mo la mi­ne­ría era mo­no­po­lio del Es­ta­do, el oro ob­te­ni­do era tra­ba­ja­do en ta­lle­res del pa­la­cio real o re­cin­tos tem­pla­rios. No obs­tan­te, la pre­sen­cia de oro en los ajua­res de per­so­na­jes no vin­cu­la­dos a la reale­za con­fir­ma

Al ago­tar­se los fi­lo­nes al ai­re li­bre ha­cia el 1500 a. de C., se im­pu­so el

tra­ba­jo ba­jo tie­rra y se mul­ti­pli­ca­ron las ga­le­rías sub­te­rrá­neas.

que par­te de es­ta ri­que­za es­ca­pa­ba del con­trol real. Los do­cu­men­tos re­la­ti­vos a los ro­bos de tum­bas pro­por­cio­nan evi­den­cia del re­ci­cla­je de me­ta­les pre­cio­sos: el ma­te­rial ro­ba­do lle­ga­ba a ma­nos de ar­te­sa­nos es­pe­cia­li­za­dos, mu­chos de los cua­les com­ple­men­ta­ban su jor­na­da en los ta­lle­res ofi­cia­les con en­car­gos clan­des­ti­nos pa­ra clien­te­la pri­va­da.

El grie­go Agat­har­chi­dos de Cni­dos, que via­jó a la re­gión mi­ne­ra del ua­di Alla­qi, en Nu­bia, ha­cia el 130 a. de C., de­jó es­te tes­ti­mo­nio de su ex­pe­rien­cia: “Cer­ca del mar Ro­jo, en las fron­te­ras de Egip­to, exis­te un lu­gar en el que hay gran­des mi­nas de oro. Lo ex­traen de ellas con tre­men­do es­fuer­zo y fa­ti­ga y gran­dí­si­mos gas­tos. Los ca­pa­ta­ces, con ayu­da de nu­me­ro­sos tra­ba­ja­do­res, lo arran­can a fuer­za de mar­ti­lla­zos del sue­lo ro­co­so, que es de por sí ne­gro, pe­ro en­cie­rra ve­tas de un cuar­zo blan­co ra­dian­te cu­ya blan­cu­ra su­pera en bri­llan­tez a to­das las co­sas más re­lu­cien­tes… Los re­yes de Egip­to en­vían a las mi­nas a los cri­mi­na­les con­vic­tos y a los pri­sio­ne­ros de gue­rra, pe­ro tam­bién a gen­te de­te­ni­da con falsas acu­sa­cio­nes, unas ve­ces so­los y otras jun­to a sus es­po­sas e hi­jos, por un la­do pa­ra cas­ti­gar a los pre­sos, pe­ro por otro pa­ra en­ri­que­cer­se”.

Los do­cu­men­tos de épo­ca fa­raó­ni­ca son mu­cho me­nos ex­plí­ci­tos, aun­que a ve­ces men­cio­nan el tra­la­do de hom­bres, mu­je­res y ni­ños pa­ra ma­cha­car y la­var el oro. A pe­sar de la es­ca­sez de tes­ti­mo­nios, re­sul­ta fá­cil ima­gi­nar que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, en lar­gas ga­le­rías a de­ce­nas de me­tros de pro­fun­di­dad, de­bían ser ex­tre­ma­da­men­te du­ras, y los re­clu­ta­mien­tos se­rían for­zo­sos.

TEC­NO­LO­GÍA DE LA ÉPO­CA

La ex­trac­ción de los fi­lo­nes de cuar­zo en zan­jas abier­tas –mi­ne­ría de su­per­fi­cie– fue la pri­me­ra téc­ni­ca uti­li­za­da en los Im­pe­rios An­ti­guo y Me­dio, ade­más de la sen­ci­lla ob­ten­ción me­dian­te la­va­do del oro que con­te­nían las are­nas au­rí­fe­ras de las la­de­ras mon­ta­ño­sas y de los ua­dis. Al ago­tar­se es­tos fi­lo­nes de oro, ha­cia el 1500 a. de C., se im­pu­so el tra­ba­jo ba­jo tie­rra y se mul­ti­pli­ca­ron las ga­le­rías sub­te­rrá­neas. Así, el cuar­zo au­rí­fe­ro se res­que­bra­ja­ba pri­me­ro me­dian­te el fue­go, y la ro­ca se ter­mi­na­ba de des­ga­jar con bo­las de do­le­ri­ta y cin­ce­les de co­bre.

Los tro­zos ob­te­ni­dos se ma­cha­ca­ban en mor­te­ros de pie­dra has­ta re­du­cir­los a frag­men­tos del ta­ma­ño de un gui­san­te, que des­pués se mo­lían con bo­las de pie­dra has­ta pul­ve­ri­zar­los por com­ple- to. Es­te tra­ba­jo es­ta­ba re­ser­va­do a las mu­je­res y a los hom­bres de más edad. Pa­ra se­pa­rar el oro del cuar­zo, es­te pol­vo se vol­ca­ba so­bre una lo­sa li­ge­ra­men­te in­cli­na­da pro­vis­ta de una aca­na­la­du­ra y se la­va­ba con agua va­rias ve­ces. Las par­tí­cu­las de oro, más pe­sa­das que las de cuar­zo, se hun­dían en el agua y que­da­ban ad­he­ri­das a la su­per­fi­cie de la lo­sa, mien­tras que el pol­vo de cuar­zo era arras­tra­do por el agua a tra­vés de la aca­na­la­du­ra. Des­gra­cia­da­men­te, la al­ta pro­por­ción de oro que con­te­nían esos re­si­duos pro­vo­có la des­truc­ción de mu­chos ya­ci­mien­tos a prin­ci­pios de es­te si­glo, al apli­car­se la téc­ni­ca mo­der­na de li­xi­via­ción por cia­nu­ro a los an­ti­guos res­tos.

La pre­sen­cia de es­ta­cio­nes de la­va­do de oro a lo lar­go del Nilo su­gie­re que el mi­ne­ral era tra­ta­do bas­tan­te le­jos de la mi­na. Po­cos en­cla­ves te­nían ins­ta­la­cio­nes per­ma­nen­tes; so­lo se han ha­lla­do al­gu­nos de las épo­cas ro­ma­na y ára­be. En las an­ti­guas mi­nas úni­ca­men­te se han en­con­tra­do mon­to­nes de pie­dras ro­tas y mo­li­nos pa­ra tri­tu­rar el mi­ne­ral.

Fi­nal­men­te, el pol­vo de oro se pre­pa­ra­ba en bol­si­tas que eran con­ta­bi­li­za­das por los es­cri­bas. Las can­ti­da­des de oro tam­bién po­dían ano­tar­se en pe­pi­tas, o se lo fun­día en lin­go­tes o ani­llos de un pe­so prees­ta­ble­ci­do. Pa­ra pe­sar el oro

FOR­TA­LE­ZA DE BE­RE­NI­CE PAN­CRI­SIA. La ciu­dad fue des­cu­bier­ta en 1989 por tres ar­queó­lo­gos ita­lia­nos. Pos­te­rior­men­te ha si­do iden­ti­fi­ca­da con la “ciu­dad de oro”

des­cri­ta por Pli­nio el Vie­jo.

Du­ran­te la di­nas­tía de los To­lo­meos se ex­plo­ta­ron a fon­do las mi­nas de la par­te cen­tral del de­sier­to, pa­ra evi­tar a las agre­si­vas tri­bus de más al sur.

se em­plea­ban una­sun pie­dras que lle­va­ban gra­ba­do el sím­bo­sím­bo­lo del oro y un nú­me­ro: el de­ben o pe­so deld oro (1 de­ben equi- va­lía­lía a 13 ó 14 gram­gra­mos).

Se co­no­cen muym po­cas mi­nas da­ta­das­das en­tre el pre­pre­di­nás­ti­co y el Im­pe­rio Me­dio. Pa­re­ce qque las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras­ne­ras en es­te pe­pe­río­do se con­cen­tra­ban en la par­te nor­te y cen­tral del de­sier­to orien­tal y cer­ca del va­lle del Nilo. No obs­tan­te, re­cien­tre­cie nte­men­te se han ha­lla­do al­gu­nas evi­de­ne vi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas de mi­ne­ría de oro en el ua­di Alla­qi, en el co­ra­zón del dde­sier­to Nu­bio, que se re­mon­ta­rían a lal épo­ca pre­di­nás­ti­ca. Las ex­ca­va­cion eex­ca­va­cio­nes lle­va­das a ca­bo por el Cen­tre de ReRe­cher­che sur le Dé­sert Orien­tal des­de 19941 han per­mi­ti­do lo­ca­li­za rca­li­zar las ruin­rui­nas de un po­bla­do fe­cha­do­cha­do en­tre el V y el IV mi­le­nio a. de C., con al­gu­nas tum­bas aso­cia­das. Los res­tos de fau­na su­gie­rens una eco­no­mía pas­to­ril, mien­tras­mientr que la ce­rá­mi­ca se­ña­la­ña­la con­tac­tos en­treen el Egip­to pre­di­ná sti­co­ti­co y Nu­bia. Pe­roPe los des­cu­bri­mien­tos más sig­ni­fi­ca ti­vos­ca­ti­vo son un bra­za­le­te de oro y un po­si­ble pozo mi­ne­ro, que in­di­ca­rí an­di­ca­rían que el oroo nu­bio era ex­plo­ta­do ya en es­ta épo­ca temprana.

EX­PLO­RA­CIÓN SIS­TE­MÁ­TI­CA

Des­de el Im­pe­rioIm­pe­ri Nue­vo, la ac­ti­vi­dad se con­cen­tró másm en la par­te cen­tral del de­sier­to, al sur del ca­mino de Qe­na-na-Sa­fa­ga, y se ex­ten­dió has­ta la por­ción­ción orien­tal ded las co­li­nas del mar Ro­jo y, gracias a la con­quis­ta de Nu­bia,bia, tam­bién has­taha el ua­di Alla­qi. Las zo­nas so­me­ti­das a pros­pec­ción cre­cie­ron,ron, y se ex­plo­rae xplo­ra­ron sis­te­má­ti­ca­men­te re­gio­nes re­mo­tas­re­mo­ta del de­sier­to. No obs­tan­te, tan­te, el ma­yor im­pac­to en la pro­duc­ción­ción de oro fue de­bi­do a una me­jo­ra en las he­rra­mien­ta she­rra­mien de mo­li­do.

Pa­re­ce muy ppro­ba­ble que en épo­ca de la di­nas­tía to­le­mai­ca­to y ro­ma­na no se pros­pec­ta­ran ape­nas nue­vas áreas, sino que se re­or­ga­niz aran­reor los an­ti­guos en­cla­ves y se ex­plo­ta­ra­nexxp más a fon­do. Es­tas mi­nas se con­cen­tra­ban en las pro­xi­mi­da­des dde los ca­mi­nos del de­sier­to.sier­to. Agre­si­vass tri­bus do­mi­na­ban la to­ta­li­dad de la ppar­te sur del de­sier­to orien­tal; en con­con­se cuen­cia, n los en­cla­ves­ves mi­ne­ros dde oro to­le­mai­cos se

El ar­ma más po­de­ro­sa de la po­lí­ti­ca ex­te­rior egip­cia fue el oro

en­tre­ga­do a los alia­dos pa­ra que res­pe­ta­sen sus pac­tos.

con­cen­tra­ron en la par­te cen­tral, al­re­de­dor de los ca­mi­nos de Qe­na-Sa­fa­ga, Quft-Qo­seir, Ed­fu-Be­re­ni­ce y La­qui­taBe­re­ni­ce, lu­ga­res don­de las for­ti­fi­ca­cio­nes ga­ran­ti­za­ban un mí­ni­mo de se­gu­ri­dad. Y de nue­vo, una me­jo­ra es­pec­ta­cu­lar en la téc­ni­ca de mo­li­do fue in­tro­du­ci­da en es­ta épo­ca.

En los pe­río­dos ro­mano y bi­zan­tino, la pro­duc­ción de oro de­ca­yó de­bi­do a los con­ti­nuos ata­ques de la tri­bu de los ble­mios. So­lo unos po­cos si­tios muy pro­duc­ti­vos y cer­ca­nos a los ca­mi­nos se­gu­ros per­ma­ne­cie­ron ex­plo­ta­dos. La me­jo­ra fi­nal en el pro­ce­sa­mien­to del oro fue la im­por­ta­ción de la tec­no­lo­gía ro­ma­na del mo­li­ni­llo –que pro­ba­ble­men­te sea un in­ven­to cel­ta–. Con­sis­tía en un dis­co de pie­dra de unos 20 a 45 cen­tí­me­tros de diá­me­tro y una pie­dra con­ve­xa con un ori­fi­cio axial en el cen­tro y uno la­te­ral pa­ra el asa. El mo­li­ni­llo re­du­cía a un ter­cio el tiem­po re­que­ri­do y se ob­te­nía un pol­vo me­jo­ra­do. Es­ta he­rra­mien­ta si­gue sien­do uti­li­za­da hoy pa­ra mo­ler ha­ri­na.

Fi­nal­men­te, se tie­ne cons­tan­cia que en la épo­ca ára­be, la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra se con­cen­tró al sur del de­sier­to orien­tal, in­clu­si­ve en el ua­di Alla­qi.

¿SE AGO­TÓ EL ORO?

La ex­plo­ta­ción inin­te­rrum­pi­da a lo lar­go de los si­glos, así co­mo la evi­den­cia geo­ló­gi­ca de la ac­tual pro­duc­ti­vi­dad de las mi­nas de oro egip­cias, pa­re­ce in­di­car con cla­ri­dad que los en­cla­ves se aban­do­na­ron prin­ci­pal­men­te de­bi­do a la in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral del Es­ta­do fa­raó­ni­co (y des­pués ro­mano, bi­zan­tino o ára­be) de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y la sub­sis­ten­cia de las ex­pe­di­cio­nes mi­ne­ras, y en nin­gún ca­so de­bi­do al ago­ta­mien­to de las re­ser­vas.

La ci­vi­li­za­ción egip­cia fue enor­me­men­te ri­ca, y el res­pe­to y las alian­zas que el oro con­se­guía fue­ron el ar­ma más po­de­ro­sa de su po­lí­ti­ca ex­te­rior: los rei­nos va­sa­llos pe­dían re­ga­los, y so­bre todo oro, pues “en Egip­to el oro es tan abun­dan­te co­mo el pol­vo” (Tush­rat­ta de Mi­tan­ni, Cartas de Amar­na). El oro fa­ci­li­ta­ba asi­mis­mo los asun­tos in­ter­nos. De ese mo­do, las do­na­cio­nes con­ten­ta­ban a los po­de­ro­sos sa­cer­do­tes (que a su vez le ga­ran­ti­za­ban al fa­raón el fa­vor di- vino en sus em­pre­sas), y los fun­cio­na­rios lea­les veían re­com­pen­sa­dos sus ser­vi­cios con “el oro del ho­nor”, co­lla­res de oro ma­ci­zo.

Sin em­bar­go, el oro se es­con­día en las le­ja­nas re­gio­nes de­sér­ti­cas o tras la fron­te­ra sur, en la re­mo­ta Nu­bia, mo­ti­vo por el cual las ex­pe­di­cio­nes mi­ne­ras eran pe­li­gro­sas aven­tu­ras que re­que­rían una or­ga­ni­za­ción es­cru­pu­lo­sa. Las in­va­sio­nes, las gue­rras ci­vi­les y la pro­gre­si­va de­sin­te­gra­ción del Es­ta­do cor­ta­ron el ac­ce­so a las fuen­tes del oro. El ajuar –tam­bién in­tac­to– de las tum­bas reales de Tanis es ya un re­fle­jo pá­li­do del ce­ga­dor bri­llo del oro de Tu­tan­ka­món.

DA­GA DE ORO en­con­tra­da en la tum­ba de Tu­tan­ka­món. La ima­gen del fon­do mues­tra una an­ti­gua ur­be egip­cia de Nu­bia, “to­da de oro”. Su gran de­pó­si­to au­rí­fe­ro se ha ex­ca­va­do re­cien­te­men­te.

ES­TA GRAN PIE­DRA SER­VÍA CO­MO UN PUN­TO de re­fe­ren­cia en el ca­mino ha­cia la for­ta­le­za de Buhen, en una zo­na ri­ca en cuar­zo au­rí­fe­ro de Nu­bia lla­ma­da Ge­bel Umm Na­ba­ri, en el de­sier­to orien­tal.

PEC­TO­RAL EN ORO y pie­dras se­mi­pre­cio­sas de Tun­ta­ka­món. Los ele­men­tos que lo com­po­nen co­rres­pon­den a los je­ro­glí­fi­cos de su nom­bre.

LA EN­TRA­DA A UNA MI­NA de Be­re­ni­ce Pan­cri­sia. El pro­ce­so pa­ra la ob­ten­ción de oro te­nía di­ver­sas fa­ses; pri­me­ro se ex­traía el cuar­zo au­rí­fe­ro y lue­go se lo ha­cía añi­cos.

1 UN AR­QUEÓ­LO­GO MUES­TRA una jo­ya de oro en­con­tra­da en la zo­na de Udi Ter­fo­wi. En to­tal apa­re­cie­ron die­ci­sie­te pie­zas de es­te me­tal, to­das ellas de no­ta­ble fac­tu­ra. 2 DOS NA­TI­VOS NU­BIOS mon­ta­dos en dro­me­da­rios pa­san an­te los res­tos de una de las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.